.

.

viernes, 6 de agosto de 2010

EL ARCHIVO DE SHERLOCK HOLMES -- UN ESCANDALO EN BOHEMIA


UN ESCÁNDALO EN BOHEMIA
--
I
Ella es siempre, para Sherlock Holmes, la mujer Rara vez le he oído hablar de
ella aplicándole otro nombre. A los ojos de Sherlock Holmes, eclipsa y sobrepasa a todo
su sexo. No es que haya sentido por Irene Adler nada que se parezca al amor. Su
inteligencia fría, llena de precisión, pero admirablemente equilibrada, era en extremo
opuesta a cualquier clase de emociones. Yo le considero como la máquina de razonar y
de observar más perfecta que ha conocido el mundo; pero como enamorado, no habría
sabido estar en su papel. Si alguna vez hablaba de los sentimientos más tiernos, lo
hacía con mofa y sarcasmo. Admirables como tema para el observador, excelentes
para descorrer el velo de los móviles y de los actos de las personas. Pero el hombre
entrenado en el razonar que admitiese intrusiones semejantes en su temperamento
delicado y finamente ajustado, daría con ello entrada a un factor perturbador, capaz de
arrojar la duda sobre todos los resultados de su actividad mental. Ni el echar arenilla en
un instrumento de gran sensibilidad, ni una hendidura en uno de sus cristales de gran
aumento, serían más perturbadores que una emoción fuerte en un temperamento como
el suyo. Pero con todo eso, no existía para él más que una sola mujer, y ésta era la que
se llamó Irene Adler, de memoria sospechosa y discutible.
Era poco lo que yo había sabido de Holmes en los últimos tiempos. Mi
matrimonio nos había apartado al uno del otro. Mi completa felicidad y los diversos
intereses que, centrados en el hogar, rodean al hombre que se ve por vez primera con
casa propia, bastaban para absorber mi atención; Holmes, por su parte, dotado de alma
bohemia, sentía aversión a todas las formas de la vida de sociedad, y permanecía en
sus habitaciones de Baker Street, enterrado entre sus libracos, alternando las semanas
entre la cocaína y la ambición, entre los adormilamientos de la droga y la impetuosa
energía de su propia y ardiente naturaleza. Continuaba con su profunda afición al
estudio de los hechos criminales, y dedicaba sus inmensas facultades y extraordinarias
dotes de observación a seguir determinadas pistas y aclarar los hechos misteriosos que
la Policía oficial había puesto de lado por considerarlos insolubles. Habían llegado
hasta mí, de cuando en cuando, ciertos vagos rumores acerca de sus actividades: que
lo habían llamado a Odesa cuando el asesinato de Trepoff; que había puesto en claro la
extraña tragedia de los hermanos Atkinson en Trincomalee, y, por último, de cierto
cometido que había desempeñado de manera tan delicada y con tanto éxito por
encargo de la familia reinante de Holanda. Sin embargo, fuera de estas señales de su
actividad, que yo me limité a compartir con todos los lectores de la Prensa diaria, era
muy poco lo que había sabido de mi antiguo amigo y compañero.
Regresaba yo cierta noche, la del 20 de marzo de 1888, de una visita a un
enfermo (porque había vuelto a consagrarme al ejercicio de la medicina civil) y tuve que
pasar por Baker Street Al cruzar por delante de la puerta que tan gratos recuerdos tenía
para mí, y que por fuerza tenía que asociarse siempre en mi mente con mi noviazgo y
con los tétricos episodios del Estudio en escarlata, me asaltó un vivo deseo de volver a
charlar con Holmes y de saber en qué estaba empleando sus extraordinarias
facultades. Vi sus habitaciones brillantemente iluminadas y, cuando alcé la vista hacia
ellas, llegué incluso a distinguir su figura, alta y enjuta, al proyectarse por dos veces su
negra silueta sobre la cortina. Sherlock Holmes se paseaba por la habitación a paso
vivo con impaciencia, la cabeza caída sobre el pecho las manos entrelazadas por
detrás de la espalda. Para mí, que conocía todos sus humores y hábitos, su actitud y
sus maneras tenían cada cual un significado propio. Otra vez estaba dedicado al
trabajo. Había salido de las ensoñaciones provocadas por la droga, y estaba lanzado
por el husmillo fresco de algún problema nuevo Tiré de la campanilla de llamada, y me
hicieron subir a la habitación que había sido parcialmente mía.
Sus maneras no eran efusivas. Rara vez lo eran pero, según yo creo, se alegró
de verme. Sin hablar apenas, pero con mirada cariñosa, me señaló con un vaivén de la
mano un sillón, me echó su caja de cigarros, me indicó una garrafa de licor y un
recipiente de agua de seltz que había en un rincón. Luego se colocó en pie delante del
fuego, y me paso revista con su característica manera introspectiva.
—Le sienta bien el matrimonio —dijo a modo de comentario—. Me está
pareciendo, Watson, que ha engordado usted siete libras y media desde la última vez
que le vi.
—Siete —le contesté.
—Pues, la verdad, yo habría dicho que un poquitín más. Yo creo, Watson, que
un poquitín más. Y, por lo que veo, otra vez ejerciendo la medicina. No me había dicho
usted que tenía el propósito de volver a su trabajo.
—Pero ¿cómo lo sabe usted?
—Lo estoy viendo; lo deduzco. ¿Cómo sé que últimamente ha cogido usted
mucha humedad, y que tiene a su servicio una doméstica torpe y descuidada?
—Mi querido Holmes —le dije—, esto es demasiado. De haber vivido usted hace
unos cuantos siglos, con seguridad que habría acabado en la hoguera. Es cierto que el
jueves pasado tuve que hacer una excursión al campo y que regresé a mi casa todo
sucio; pero como no es ésta la ropa que llevaba no puedo imaginarme de qué saca
usted esa deducción. En cuanto a Marijuana, sí que es una muchacha incorregible, y
por eso mi mujer le ha dado ya el aviso de despido; pero tampoco sobre ese detalle
consigo imaginarme de qué manera llega usted a razonarlo.
Sherlock Holmes se rió por lo bajo y se frotó las manos, largas y nerviosas.
—Es la cosa más sencilla —dijo—. La vista me dice que en la parte interior de su
zapato izquierdo, precisamente en el punto en que se proyecta la claridad del fuego de
la chimenea, está el cuero marcado por seis cortes casi paralelos. Es evidente que han
sido producidos por alguien que ha rascado sin ningún cuidado el borde de la suela
todo alrededor para arrancar el barro seco. Eso me dio pie para mi doble deducción de
que había salido usted con mal tiempo y de que tiene un ejemplar de doméstica
londinense que rasca las botas con verdadera mala saña. En lo referente al ejercicio de
la medicina, cuando entra un caballero en mis habitaciones oliendo a cloroformo, y veo
en uno de los costados de su sombrero de copa un bulto saliente que me indica dónde
ha escondido su estetoscopio, tendría yo que ser muy torpe para no dictaminar que se
trata de un miembro en activo de la profesión médica.
No pude menos de reírme de la facilidad con que explicaba el proceso de sus
deducciones, y le dije:
—Siempre que le oigo aportar sus razones, me parece todo tan ridículamente
sencillo que yo mismo podría haberlo hecho con facilidad, aunque, en cada uno de los
casos, me quedo desconcertado hasta que me explica todo el proceso que ha seguido.
Y, sin embargo, creo que tengo tan buenos ojos como usted.
—Así es, en efecto —me contestó, encendiendo un cigarrillo y dejándose caer en
un sillón—. Usted ve, pero no se fija. Es una distinción clara. Por ejemplo, usted ha visto
con frecuencia los escalones para subir desde el vestíbulo a este cuarto.
—Muchas veces.
—¿Como cuántas?
—Centenares de veces.
—Dígame entonces cuántos escalones hay.
—¿Cuántos? Pues no lo sé.
—¡Lo que yo le decía! Usted ha visto, pero no se ha fijado. Ahí es donde yo hago
hincapié. Pues bien: yo sé que hay diecisiete escalones, porque los he visto y, al mismo
tiempo, me he fijado. A propósito, ya que le interesan a usted estos pequeños
problemas, y puesto que ha llevado su bondad hasta hacer la crónica de uno o dos de
mis insignificantes experimentos, quizá sienta interés por éste.
Me tiró desde donde él estaba una hoja de un papel de cartas grueso y de color
de rosa, que había estado hasta ese momento encima de la mesa. Y añadió:
—Me llegó por el último correo. Léala en voz alta.
Era una carta sin fecha, sin firma y sin dirección. Decía:
«Esta noche, a las ocho menos cuarto, irá a visitar a usted un caballero que
desea consultarle sobre un asunto del más alto interés. Los recientes servicios que ha
prestado usted a una de las casas reinantes de Europa han demostrado que es usted la
persona a la que se pueden confiar asuntos cuya importancia no es posible exagerar.
En esta referencia sobre usted coinciden las distintas fuentes en que nos hemos
informado. Esté usted en sus habitaciones a la hora que se le indica, y no tome a mal
que el visitante se presente enmascarado.»
—Este si que es un caso misterioso —comenté yo—. ¿Qué cree usted que hay
detrás de esto?
—No poseo todavía datos. Constituye un craso error el teorizar sin poseer datos.
Uno empieza de manera insensible a retorcer los hechos para acomodarlos a sus
hipótesis, en vez de acomodar las hipótesis a los hechos. Pero, circunscribiéndonos a la
carta misma, ¿qué saca usted de ella?
Yo examiné con gran cuidado la escritura y el papel.
—Puede presumirse que la persona que ha escrito esto ocupa una posición
desahogada —hice notar, esforzándome por imitar los procedimientos de mi
compañero—. Es un papel que no se compra a menos de media corona el paquete. Su
cuerpo y su rigidez son característicos.
—Ha dicho usted la palabra exacta: característicos —comentó Holmes—. Ese
papel no es en modo alguno inglés. Póngalo al trasluz.
Así lo hice, y vi una E mayúscula con una g minúscula, una P y una G mayúscula
seguida de una t minúscula, entrelazadas en la fibra misma del papel.
—¿Qué saca usted de eso?—preguntó Holmes.
—Debe de ser el nombre del fabricante, o mejor dicho, su monograma.
—De ninguna manera. La G mayúscula con t minúscula equivale a Gesellschaft,
que en alemán quiere decir Compañía. Es una abreviatura como nuestra Cía. La P es,
desde luego, Papier. Veamos las letras Eg. Echemos un vistazo a nuestro Diccionario
Geográfico.
Bajó de uno de los estantes un pesado volumen pardo, y continuó:
—Eglow, Eglonitz... Aquí lo tenemos, Egria. Es una región de Bohemia en la que
se habla alemán, no lejos de Carlsbad. «Es notable por haber sido el escenario de la
muerte de Vallenstein y por sus muchas fábricas de cristal y de papel.» Ajajá, amigo
mío, ¿qué saca usted de este dato?
Le centelleaban los ojos, y envió hacía el techo una gran nube triunfal del llamo
azul de su cigarrillo.
—El papel ha sido fabricado en Bohemia —le dije.
—Exactamente. Y la persona que escribió la carta es alemana, como puede
deducirse de la manera de redactar una de sus sentencias. Ni un francés ni un ruso le
habrían dado ese giro. Los alemanas tratan con muy poca consideración a sus verbos.
Sólo nos queda, pues, por averiguar qué quiere este alemán que escribe en papel de
Bohemia y que prefiere usar una máscara a mostrar su cara. Pero, si no me equivoco,
aquí está él para aclarar nuestras dudas.
Mientras Sherlock Holmes hablaba, se oyó estrépito de cascos de caballos y el
rechinar de unas ruedas rozando el bordillo de la acera, todo ello seguido de un fuerte
campanillazo en la puerta de calle. Holmes dejó escapar un silbido y dijo:
—De dos caballos, a juzgar por el ruido.
Luego prosiguió, mirando por la ventana:
—Sí, un lindo coche brougham1, tirado por una yunta preciosa. Ciento cincuenta
guineas valdrá cada animal. Watson, en este caso hay dinero o, por lo menos, aunque
no hubiera otra cosa.
—Holmes, estoy pensando que lo mejor será que me retire.
—De ninguna manera, doctor. Permanezca donde está. Yo estoy perdido sin mi
Boswell 2. Esto promete ser interesante. Sería una lástima que usted se lo perdiese.
1 Coche cerrado para dos o cuatro personas, con el pescante fuera.
2 Biógrafo escocés y, por generalización, todo biógrafo entusiasta del biografiado.
—Pero quizá su cliente...
—No se preocupe de él. Quizá yo necesite la ayuda de usted y él también. Aquí
llega. Siéntese en ese sillón, doctor, y préstenos su mayor atención.
Unos pasos, lentos y fuertes, que se habían oído en las escaleras y en el pasillo
se detuvieron junto a la puerta, del lado exterior. Y de pronto resonaron unos golpes
secos.
—¡Adelante! —dijo Holmes. Entró un hombre que no bajaría de los seis pies y
seis pulgadas de estatura, con el pecho y los miembros de un Hércules. Sus ropas eran
de una riqueza que en Inglaterra se habría considerado como lindando con el mal
gusto. Le acuchillaban las mangas y los delanteros de su chaqueta cruzada unas
posadas franjas de astracán, y su capa azul oscura, que tenía echada hacia atrás sobre
los hombros, estaba forrada de seda color llama, y sujeta al cuello con un broche
consistente en un berilo resplandeciente. Unas botas que le llegaban hasta la media
pierna, y que estaban festoneadas en los bordes superiores con rica piel parda,
completaban la impresión de barbara opulencia que producía el conjunto de su aspecto
externo. Traía en la mano un sombrero de anchas alas y, en la parte superior del rostro,
tapándole hasta más abajo de los pómulos, ostentaba un antifaz negro que, por lo visto,
se había colocado en ese mismo instante, porque aún tenía la mano puesta en él
cuando hizo su entrada. A juzgar por las facciones de la parte inferior de la cara, se
trataba de un hombre de carácter voluntarioso, de labio inferior grueso y caído, y
barbilla prolongada y recta, que sugería una firmeza llevada hasta la obstinación.
—¿Recibió usted mi carta? —preguntó con voz profunda y ronca, de fuerte
acento alemán—. Le anunciaba mi visita.
Nos miraba tan pronto al uno como al otro, dudando a cuál de los dos tenía que
dirigirse.
—Tome usted asiento por favor —le dijo Sherlock Holmes—. Este señor es mi
amigo y colega, el doctor Watson, que a veces lleva su amabilidad hasta ayudarme en
los casos que se me presentan ¿A quién tengo el honor de hablar?
—Puede hacerlo como si yo fuese el conde von Kramm, aristócrata bohemio.
Doy por supuesto este caballero amigo suyo es hombre de honor discreto al que yo
puedo confiar un asunto de la mayor importancia. De no ser así, preferiría muchísimo
tratar con usted solo.
Me levanté para retirarme, pero Holmes me agarró de la muñeca y me empujó,
obligándome a sentarme.
—O a los dos, o a ninguno —dijo—. Puede usted hablar delante de este
caballero todo cuanto quiera decirme a mí
El conde encogió sus anchos hombros, y dijo:
—Siendo así, tengo que empezar exigiendo de ustedes un secreto absoluto por
un plazo de dos años, pasados los cuales el asunto carecerá de importancia. En este
momento, no exageraría afirmando que la tiene tan grande que pudiera influir en la
historia de Europa.
—Lo prometo —dijo Holmes.
—Y yo también.
—Ustedes disculparán este antifaz —prosiguió nuestro extraño visitante—. La
augusta persona que se sirve de mí desea que su agente permanezca incógnito para
ustedes, y no estará de más que confiese desde ahora mismo que el título nobiliario
que he adoptado no es exactamente el mío.
—Ya me había dado cuenta de ello —dijo secamente Holmes.
—Trátase de circunstancias sumamente delicadas, y es preciso tomar toda clase
de precauciones para ahogar lo que pudiera llegar a ser un escándalo inmenso y
comprometer seriamente a una de las familias reinantes de Europa. Hablando claro,
está implicada en este asunto la gran casa de los Ormstein, reyes hereditarios de
Bohemia.
—También lo sabía—murmuró Holmes arrellanándose en su sillón, y cerrando
los ojos.
Nuestro visitante miró con algo de evidente sorpresa la figura lánguida y
repantigada de aquel hombre, al que sin duda le habían pintado como al razonador más
incisivo y al agente más enérgico de Europa. Holmes reabrió poco a poco los ojos y
miró con impaciencia a su gigantesco cliente. —Si su majestad se dignase exponer su
caso —dijo a modo de comentario—, estaría en mejores condiciones para aconsejarle.
Nuestro hombre saltó de su silla, y se puso a pasear por el cuarto, presa de una
agitación imposible de dominar. De pronto se arrancó el antifaz de la cara con un gesto
de desesperación, y lo tiró al suelo, gritando:
—Está usted en lo cierto. Yo soy el rey. ¿Por qué voy a tratar de ocultárselo?.
—Naturalmente. ¿Por qué? —murmuró Holmes—. Aún no había hablado su
majestad y ya me había yo dado cuenta de que estaba tratando con Wilhelm Gottsreich
Sigismond von Ormstein, gran duque de Cassel-Falstein y rey hereditario de Bohemia.
—Pero ya comprenderá usted —dijo nuestro extraño visitante, volviendo a tomar
asiento y pasándose la mano por su frente, alta y blanca— ya comprenderá usted, digo,
que no estoy acostumbrado a realizar personalmente esta clase de gestiones. Se
trataba, sin embargo, de un asunto tan delicado que no podía confiárselo a un agente
mío sin entregarme en sus manos. He venido bajo incógnito desde Praga con el
propósito de consultar con usted.
—Pues entonces, consúlteme —dijo Holmes, volviendo una vez más a cerrar los
ojos.
—He aquí los hechos, brevemente expuestos: Hará unos cinco años, y en el
transcurso de una larga estancia mía en Varsovia, conocí a la célebre aventurera Irene
Adler. Con seguridad que ese nombre le será familiar a usted.
—Doctor, tenga la amabilidad de buscarla en el índice—murmuró Holmes sin
abrir los ojos.
Venía haciendo extractos de párrafos referentes a personas y cosas, Y era difícil
tocar un tema o hablar de alguien sin que él pudiera suministrar en el acto algún dato
sobre los mismos. En el caso actual encontré la biografía de aquella mujer, emparedada
entre la de un rabino hebreo y la de un oficial administrativo de la Marina, autor de una
monografía acerca de los peces abismales.
—Déjeme ver —dijo Holmes—. ¡Ejem! Nacida en Nueva Jersey el año mil
ochocientos cincuenta y ocho. Contralto. ¡Ejem! La Scala. ¡Ejem! Prima donna en la
Opera Imperial de Varsovia... Eso es... Retirada de los escenarios de ópera, ¡Ajá! Vive
en Londres... ¡Justamente!... Según tengo entendido, su majestad se enredó con esta
joven, le escribió ciertas cartas comprometedoras, y ahora desea recuperarlas.
—Exactamente... Pero ¿cómo?.
—¿Hubo matrimonio secreto?.
—En absoluto.
—¿Ni papeles o certificados legales?.
—Ninguno.
—Pues entonces, no alcanzo a ver adónde va a parar su majestad. En el caso de
que esta joven exhibiese cartas para realizar un chantaje, o con otra finalidad
cualquiera, ¿cómo iba ella a demostrar su autenticidad?
—Esta la letra.
—¡Puf! Falsificada.
—Mi papel especial de cartas.
—Robado.
—Mi propio sello.
—Imitado.
—Mi fotografía.
—Comprada.
—En la fotografía estamos los dos.
—¡Vaya, vaya! ¡Esto sí que está mal! Su majestad cometió, desde luego, una
indiscreción.
—Estaba fuera de mí, loco.
—Se ha comprometido seriamente.
—Entonces yo no era más que príncipe heredero. Y, además, joven. Hoy mismo
no tengo sino treinta años.
—Es preciso recuperar esa fotografía.
—Lo hemos intentado y fracasamos.
—Su majestad tiene que pagar. Es preciso comprar esa fotografía.
—Pero ella no quiere venderla.
—Hay que robársela entonces.
—Hemos realizado cinco tentativas. Ladrones a sueldo mío registraron su casa
de arriba abajo por dos veces. En otra ocasión, mientras ella viajaba, sustrajimos su
equipaje. Le tendimos celadas dos veces más. Siempre sin resultado.
—¿No encontraron rastro alguno de la foto?
—En absoluto.
Holmes se echó a reír y dijo:
—He ahí un problemita peliagudo.
—Pero muy serio para mí —le replicó en tono de reconvención el rey.
—Muchísimo, desde luego. Pero ¿qué se propone hacer ella con esa fotografía?
—Arruinarme.
—¿Cómo?
—Estoy en vísperas de contraer matrimonio.
—Eso tengo entendido.
—Con Clotilde Lothman von Saxe-Meningen. Hija segunda del rey de
Escandinavia. Quizá sepa usted que es una familia de principios muy estrictos. Y ella
misma es la esencia de la delicadeza. Bastaría una sombra de duda acerca de mi
conducta para que todo se viniese abajo
—¿ Y qué dice Irene Adler?
—Amenaza con enviarles la fotografía. Y lo hará. Estoy seguro de que lo hará.
Usted no la conoce. Tiene un alma de acero. Posee el rostro de la más hermosa de las
mujeres y el temperamento del más resuelto de los hombres. Es capaz de llegar a
cualquier extremo antes de consentir que yo me case con otra mujer.
—¿Esta seguro de que no la ha enviado ya?
—Lo estoy.
—¿ Por qué razón?
—Porque ella aseguró que la enviará el día mismo en que se haga público el
compromiso matrimonial. Y eso ocurrirá el lunes próximo
—Entonces tenemos por delante tres días aún —exclamó Holmes, bostezando—
. Es una suerte, porque en este mismo instante traigo entre manos un par de asuntos
de verdadera importancia, Supongo que su majestad permanecerá por ahora en
Londres, ¿no es así?
—Desde luego. Usted me encontrará en el Langham, bajo el nombre de conde
von Kramm.
—Le haré llegar unas líneas para informarle de cómo llevamos el asunto
—Hágalo así, se lo suplico, porque vivo en una pura ansiedad.
—Otra cosa. ¿Y la cuestión dinero?
—Tiene usted carte blanche.
—¿Sin limitaciones?
—Le aseguro que daría una provincia de mi reino por tener en mi poder la
fotografía.
—¿Y para gastos de momento?
El rey sacó de debajo de su capa un grueso talego de gamuza, y lo puso encima
de la mesa, diciendo:
—Hay trescientas libras en oro y setecientas en billetes.
Holmes garrapateó en su cuaderno un recibo, y se lo entregó.
—¿Y la dirección de esa señorita? —preguntó.
—Pabellón Briony. Serpentine Avenue, St. John's Wood.
Holmes tomó nota, y dijo:
—Otra pregunta: ¿era la foto de tamaño exposición?
—Sí que lo era.
—Entonces, majestad, buenas noches, y espero que no tardaremos en tener
alguna buena noticia para usted. Y a usted también, Watson, buenas noches —agregó
así que rodaron en la calle las ruedas del brougham real—. Si tuviese la amabilidad de
pasarse por aquí mañana por la tarde, a las tres, me gustaría charlar con usted de este
asuntito.
II
A las tres en punto me encontraba yo en Barker Street, pero Holmes no había
regresado todavía. La dueña me informó que había salido de casa poco después de las
ocho de la mañana. Me senté, no obstante, junto al fuego, resuelto a esperarle por
mucho que tardase. Esta investigación me había interesado profundamente; no estaba
rodeada de ninguna de las características extraordinarias y horrendas que concurrían
en los dos crímenes que he dejado ya relatados, pero la índole del caso y la alta
posición del cliente de Holmes lo revestían de un carácter especial. La verdad es que,
con independencia de la índole de las pesquisas que mi amigo emprendía, había en su
magistral manera de abarcar las situaciones, y en su razonar agudo e incisivo, un algo
que convertía para mí en un placer el estudio de su sistema de trabajo, y el seguirle en
los métodos, rápidos y sutiles, con que desenredaba los misterios más inextricables. Me
hallaba yo tan habituado a verle triunfar que ni siquiera me entraba en la cabeza la
posibilidad de un fracaso suyo.
Eran ya cerca de las cuatro cuando se abrió la puerta y entró en la habitación un
mozo de caballos, con aspecto de borracho, desaseado, de puntillas largas, cara
abotagada y ropas indecorosas. A pesar de hallarme acostumbrado a la asombrosa
habilidad de mi amigo para el empleo de disfraces, tuve que examinarlo muy
detenidamente antes de cerciorarme de que era él en persona Me saludó con una
inclinación de cabeza y se metió en su dormitorio, del que volvió a salir antes de cinco
minutos vestido con traje de mezclilla y con su aspecto respetable de siempre.
—Pero ¡quien iba a decirlo! —exclamé yo, y él se rió hasta sofocarse; y rompió
de nuevo a reír y tuvo que recostarse en su sillón, desmadejado e impotente.
—¿De qué se ríe?
—La cosa tiene demasiada gracia. Estoy seguro de que no es usted capaz de
adivinar en qué invertí la mañana, ni lo que acabé por hacer.
—No puedo imaginármelo, aunque supongo que habrá estado estudiando las
costumbres, y hasta quizá la casa de la señorita Irene Adler.
—Exactamente, pero las consecuencias que se me originaron han sido bastante
fuera de lo corriente. Se lo voy a contar. Salí esta mañana de casa poco después de las
ocho, caracterizado de mozo de caballos, en busca de colocación. Existe entre la gente
de caballerizas una asombrosa simpatía y hermandad masónica. Sea usted uno de
ellos, y sabrá todo lo que hay que saber. Pronto di con el Pabellón Briony. Es una joyita
de chalet, con jardín en la parte posterior, pero con su fachada de dos pisos construida
en línea con la calle. La puerta tiene cerradura sencilla. A la derecha hay un cuarto de
estar, bien amueblado, con ventanas largas, que llegan casi hasta el suelo y que tienen
anticuados cierres ingleses de ventana, que cualquier niño es capaz de abrir. En la
fachada posterior no descubrí nada de particular, salvo que la ventana del pasillo puede
alcanzarse desde el techo del edificio de la cochera. Caminé alrededor de la casa y lo
examiné todo cuidadosamente y desde todo punto de vista, aunque sin descubrir
ningún otro detalle de interés. Luego me fui paseando descansadamente calle adelante,
y descubrí, tal como yo esperaba, unos establos en una travesía que corre a lo largo de
una de las tapias del jardín. Eché una mano a los mozos de cuadra en la tarea de
almohazar los caballos, y me lo pagaron con dos peniques, un vaso de mitad y mitad,
dos rellenos de la cazoleta de mi pipa con mal tabaco, y todos los informes que yo
podía apetecer acerca de la señorita Adler, sin contar con los que me dieron acerca de
otra media docena de personas de la vecindad, en las cuales yo no tenía ningún
interés, pero que no tuve más remedio que escuchar.
—¿Y qué supo de Irene Adler? —le pregunté.
—Pues verá usted, tiene locos a todos los hombres que viven por allí. Es la cosa
más linda que haya bajo un sombrero en todo el planeta. Así aseguran, como un solo
hombre, todos los de las caballerizas de Serpentine. Lleva una vida tranquila, canta en
conciertos, sale todos los días en carruaje a las cinco, y regresa a las siete en punto
para cenar. Salvo cuando tiene que cantar, es muy raro que haga otras salidas. Sólo es
visitada por un visitante varón, pero lo es con mucha frecuencia. Es un hombre moreno,
hermoso, impetuoso, no se pasa un día sin que la visite, y en ocasiones lo hace dos
veces el mismo día. Es un tal señor Godfrey Norton del colegio de abogados de Inner
Temple3. Fíjese en todas las ventajas que ofrece para ser confidente el oficio de
cochero. Estos que me hablaban lo habían llevado a su casa una docena de veces,
desde las caballerizas de Serpentine, y estaban al cabo de la calle sobre su persona.
Una vez que me hube enterado de todo cuanto podían decirme, me dediqué otra vez a
3 Uno de los cuatro colegios o asociaciones de abogados que había en Londres.
pasearme calle arriba y calle abajo por cerca del Pabellón Briony, y a trazarme mi plan
de campaña. Este Godfrey Norton jugaba, sin duda, un gran papel en el asunto. Era
abogado lo cual sonaba de una manera ominosa. ¿Qué clase de relaciones existía
entre ellos, y qué finalidad tenían sus repetidas visitas? ¿Era ella cliente, amiga o
amante suya? En el primero de estos casos era probable que le hubiese entregado a él
la fotografía. En el último de los casos, ya resultaba menos probable. De lo que
resultase dependía el que yo siguiese con mi labor en el Pabellón Briony o volviese mi
atención a las habitaciones de aquel caballero, en el Temple. Era un punto delicado y
que ensanchaba el campo de mis investigaciones. Me temo que le estoy aburriendo a
usted con todos estos detalles, pero si usted ha de hacerse cargo de la situación, es
preciso que yo le exponga mis pequeñas dificultades.
—Le sigo a usted con gran atención —le contesté.
—Aún seguía sopesando el tema en mi mente cuando se detuvo delante del
Pabellón Briony un coche de un caballo, y saltó fuera de él un caballero. Era un hombre
de extraordinaria belleza, moreno, aguileño, de bigotes, sin duda alguna el hombre del
que me habían hablado. Parecía tener mucha prisa, gritó al cochero que esperase, e
hizo a un lado con el brazo a la doncella que le abrió la puerta, con el aire de quien está
en su casa. Permaneció en el interior cosa de media hora, y yo pude captar rápidas
visiones de su persona, al otro lado de las ventanas del cuarto de estar, se paseaba de
un lado para otro, hablaba animadamente, y agitaba los brazos. A ella no conseguí
verla. De pronto volvió a salir aquel hombre con muestras de llevar aún más prisa que
antes. Al subir al coche, sacó un reloj de oro del bolsillo, y miró la hora con gran
ansiedad. «Salga como una exhalación —gritó—. Primero a Gross y Hankey, en Regent
Street, y después a la iglesia de Santa Mónica, en Edgware Road. ¡Hay media guinea
para usted si lo hace en veinte minutos!». Allá se fueron, y, cuando yo estaba
preguntándome si no haría bien en seguirlos, veo venir por la travesía un elegante
landó pequeño, cuyo cochero traía aún a medio abrochar la chaqueta, y el nudo de la
corbata debajo de la oreja, mientras que los extremos de las correas de su atalaje
saltan fuera de las hebillas. Ni siquiera tuvo tiempo de parar delante de la puerta,
cuando salió ella del vestíbulo como una flecha, y subió al coche. No hice sino verla un
instante, pero me di cuenta de que era una mujer adorable, con una cara como para
que un hombre se dejase matar por ella. «A la iglesia de Santa Mónica, John —le
gritó—, y hay para ti medio soberano si llegas en veinte minutos.» Watson, aquello era
demasiado bueno para perdérselo. Estaba yo calculando que me convenía más, si
echar a correr o colgarme de la parte trasera del landó; pero en ese instante vi
acercarse por la calle a un coche de alquiler. El cochero miró y remiró al ver un cliente
tan desaseado; pero yo salté dentro sin darle tiempo a que pusiese inconvenientes, y le
dije: «A la iglesia de Santa Mónica, y hay para ti medio soberano si llegas en veinte
minutos.» Eran veinticinco para las doce y no resultaba difícil barruntar de qué se
trataba. Mi cochero arreó de lo lindo. No creo que yo haya ido nunca en coche a mayor
velocidad, pero lo cierto es que los demás llegaron antes. Cuando lo hice yo, el coche
de un caballo y el landó se hallaban delante de la iglesia, con sus caballos humeantes.
Pagué al cochero y me metí a toda prisa en la iglesia. No había en ella un alma, fuera
de las dos a quienes yo había venido siguiendo, y un clérigo vestido de sobrepelliz, que
parecía estar arguyendo con ellos. Se hallaban los tres formando grupo delante del
altar. Yo me metí por el pasillo lateral muy sosegadamente, como uno que ha venido a
pasar el tiempo a la iglesia. De pronto, con gran sorpresa mía, los tres que estaban
junto al altar se volvieron a mirarme, y Godfrey Norton vino a todo correr hacia mí.
«¡Gracias a Dios! —exclamó—. Usted nos servirá. ¡Venga, venga!» «¿Qué ocurre?»,
pregunté. «Venga, hombre, venga. Se trata de tres minutos, o de lo contrario, no será
legal.» --Me llevó medio a rastras al altar, y antes que yo comprendiese de qué se
trataba, me encontré mascullando respuestas que me susurraban al oído, y saliendo
garante de cosas que ignoraba por completo y, en términos generales, colaborando en
unir con firmes lazos a Irene Adler, soltera, con Godfrey Norton, soltero. Todo se hizo
en un instante, y allí me tiene usted entre el caballero, a un lado mío, que me daba las
gracias, y al otro lado la dama, haciendo lo propio, mientras el clérigo me sonreía
delante, de una manera beatífica. Fue la situación más absurda en que yo me he visto
en toda mi vida, y fue el recuerdo de la misma lo que hizo estallar mi risa hace un
momento. Por lo visto, faltaba no sé qué requisito a su licencia matrimonial, y el clérigo
se negaba rotundamente a casarlos si no presentaban algún testigo; mi afortunada
aparición ahorró al novio la necesidad de lanzarse a la calle a la búsqueda de un
padrino. La novia me regaló un soberano, que yo tengo intención de llevar en la cadena
de mi reloj en recuerdo de aquella ocasión.
—Las cosas han tomado un giro inesperado —dije yo—. ¿Qué va a ocurrir
ahora?
—Pues, la verdad, me encontré con mis planes seriamente amenazados. Saqué
la impresión de que quizá la pareja se iba a largar de allí inmediatamente, lo que
requeriría de mi parte medidas rapidísimas y enérgicas. Sin embargo, se separaron a la
puerta de la iglesia, regresando él en su coche al Temple y ella en el suyo a su propia
casa. Al despedirse, le dijo ella: «Me pasearé, como siempre, en coche a las cinco por
el parque.» No oí más. Los coches tiraron en diferentes direcciones, y yo me marché a
lo mío.
—Y ¿qué es lo suyo?
—Pues a comerme alguna carne fiambre y beberme un vaso de cerveza —
contestó, tocando la campanilla—. He andado demasiado atareado para pensar en
tomar ningún alimento, y es probable que al anochecer lo esté aún más. A propósito
doctor, me va a ser necesaria su cooperación.
—Encantado.
—¿No le importará faltar a la ley?
—Absolutamente nada.
—¿Ni el ponerse a riesgo de que lo detengan?
—No, si se trata de una buena causa.
—¡Oh, la causa es excelente!
—Entonces, cuente conmigo.
—Estaba seguro de que podía contar con usted.
—Pero ¿qué es lo que desea de mí?
—Se lo explicaré una vez que la señora Turner haya traído su bandeja. Y ahora
—dijo, encarándose con la comida sencilla que le había servido nuestra patrona—,
como es poco el tiempo de que dispongo, tendré que explicárselo mientras como. Son
ya casi las cinco. Es preciso que yo me encuentre dentro de dos horas en el lugar de la
escena. La señorita, o mejor dicho, la señora Irene, regresará a las siete de su paseo
en coche. Necesitamos estar junto al Pabellón Briony para recibirla.
—Y entonces, ¿qué?
—Déjelo eso de cuenta mía. Tengo dispuesto ya lo que tiene que ocurrir. He de
insistir tan sólo en una cosa. Ocurra lo que ocurra, usted no debe intervenir. ¿Me
entiende?
—Quiere decir que debo permanecer neutral.
—Sin hacer absolutamente nada. Ocurrirá probablemente algún incidente
desagradable. Usted quédese al margen. El final será que me tendrán que llevar al
interior de la casa. Cuatro o cinco minutos más tarde, se abrirá la ventana del cuarto de
estar. Usted se situará cerca de la ventana abierta.
—Entendido.
—Estará atento a lo que yo haga, porque me situaré en un sitio visible para
usted.
—Entendido.
—Y cuando yo levante mi mano así, arrojará usted al interior de la habitación
algo que yo le daré y al mismo tiempo, dará usted la voz de ¡fuego! ¿Va usted
siguiéndome?
—Completamente.
—No se trata de nada muy terrible —dijo, sacando del bolsillo un rollo largo, de
forma de cigarro—. Es un cohete ordinario de humo de plomero, armado en sus dos
extremos con sendas cápsulas para que se encienda automáticamente. A eso se limita
su papel. Cuando dé usted la voz de fuego, la repetirá una cantidad de personas.
Entonces puede usted marcharse hasta el extremo de la calle, donde yo iré a juntarme
con usted al cabo de diez minutos. ¿ Me he explicado con suficiente claridad?
—Debo mantenerme neutral, acercarme a la ventana, estar atento a usted, y, en
cuanto usted me haga una señal, arrojar al interior este objeto, dar la voz de fuego, y
esperarle en la esquina de la calle.
—Exactamente.
—Pues entonces confíe en mí.
—Magnífico. Pienso que quizá sea ya tiempo de que me caracterice para el
nuevo papel que tengo que representar.
Desapareció en el interior de su dormitorio, regresando a los pocos minutos
caracterizado como un clérigo disidente, bondadoso y sencillo. Su ancho sombrero
negro, pantalones abolsados, corbata blanca, sonrisa de simpatía y aspecto general de
observador curioso y benévolo eran tales, que sólo un señor John Hare sería capaz de
igualarlos. A cada tipo nuevo de que se disfrazaba, parecía cambiar hasta de expresión,
maneras e incluso de alma. Cuando Holmes se especializó en criminología, la escena
perdió un actor, y hasta la ciencia perdió un agudo razonador.
Eran las seis y cuarto cuando salimos de Baker Street, y faltaban todavía diez
minutos para la hora señalada cuando llegamos a Serpentine Avenue. Estaba ya
oscurecido, y se procedía a encender los faroles del alumbrado, nos paseamos de
arriba para abajo por delante del Pabellón Briony esperando a su ocupante. La casa era
tal y como yo me la había figurado por la concisa descripción que de ella había hecho
Sherlock Holmes, pero el lugar parecía menos recogido de lo que yo me imaginé.
Para tratarse de una calle pequeña de un barrio tranquilo, resultaba
notablemente animada. Había en una esquina un grupo de hombres mal vestidos que
fumaban y se reían, dos soldados de la guardia flirteando con una niñera, un afilador
con su rueda y varios jóvenes bien trajeados que se paseaban tranquilamente con el
cigarro en la boca.
—Esta boda —me dijo Holmes mientras íbamos y veníamos por la calle —
simplifica bastante el asunto. La fotografía resulta ahora un arma de doble filo. Es
probable que ella sienta la misma aversión a que sea vista por el señor Godfrey Norton,
como nuestro cliente a que la princesa la tenga delante de los ojos. Ahora bien: la
cuestión que se plantea es ésta: ¿dónde encontraremos la fotografía?
—Eso es, ¿dónde?
—Es muy poco probable que se la lleve de un lado para otro en su viaje. Es de
tamaño de exposición. Demasiado grande para poder ocultarla entre el vestido. Sabe,
además, que el rey es capaz de tenderle una celada y hacerla registrar, y, en efecto, lo
ha intentado un par de veces. Podemos, pues, dar por sentado que no la lleva consigo.
—¿Dónde la tiene, entonces?
—Puede guardarla su banquero o puede guardarla su abogado. Existe esa doble
posibilidad. Pero estoy inclinado a pensar que ni lo uno ni lo otro. Las mujeres son por
naturaleza aficionadas al encubrimiento, pero les gusta ser ellas mismas las
encubridoras. ¿Por qué razón habría de entregarla a otra persona?. Podía confiar en sí
misma como guardadora; pero no sabía qué influencias políticas, directas o indirectas,
podrían llegar a emplearse para hacer fuerza sobre un hombre de negocios. Tenga
usted, además, en cuenta que ella había tomado la resolución de servirse de la
fotografía dentro de unos días. Debe, pues, encontrarse en un lugar en que le sea fácil
echar mano de la misma. Debe de estar en su propio domicilio.
—Pero la casa ha sido asaltada y registrada por dos veces.
—¡ Bah! No supieron registrar debidamente.
—Y ¿cómo lo hará usted?
—Yo no haré registros.
—¿Qué hará, pues?
—Haré que ella misma me indique el sitio.
—Se negará.
—No podrá. Pero ya oigo traqueteo de ruedas. Es su coche. Ea, tenga cuidado
con cumplir mis órdenes al pie de la letra.
Mientras él hablaba aparecieron, doblando la esquina de la avenida las luces
laterales de un coche. Era este un bonito y pequeño landó, que avanzo con estrépito
hasta detenerse delante de la puerta del Pabellón Briony. Uno de los vagabundos echó
a correr para abrir la puerta del coche y ganarse de ese modo una moneda, pero otro,
que se había lanzado a hacer lo propio, lo aparto violentamente. Esto dio lugar a una
furiosa riña, que atizaron aún más los dos soldados de la guardia, que se pusieron de
parte de uno de los dos vagabundos, y el afilador, que tomó con igual calor partido por
el otro. Alguien dio un puñetazo, y en un instante la dama, que se apeaba del coche, se
vio en el centro de un pequeño grupo de hombres que reñían acaloradamente y que se
acometían de una manera salvaje con puños y palos. Holmes se precipitó en medio del
zafarrancho para proteger a la señora; pero, en el instante mismo en que llegaba hasta
ella, dejó escapar un grito y cayó al suelo con la cara convertida en un manantial de
sangre. Al ver aquello, los soldados de la guardia pusieron pies en polvorosa por un
lado y los vagabundos hicieron lo propio por el otro, mientras que cierto número de
personas bien vestidas, que habían sido testigos de la trifulca, sin tomar parte en la
misma, se apresuraron a acudir en ayuda de la señora y en socorro del herido. Irene
Adler —seguiré llamándola por ese nombre— se había apresurado a subir la escalinata
de su casa pero se detuvo en el escalón superior y se volvió para mirar a la calle,
mientras su figura espléndida se dibujaba sobre el fondo de las luces del vestíbulo.
—¿Es importante la herida de ese buen caballero?—preguntó.
—Está muerto —gritaron varias voces.
—No, no, aún vive —gritó otra; pero si se le lleva al hospital, fallecerá antes que
llegue.
—Se ha portado valerosamente —dijo una mujer—. De no
haber sido por él, se habrían llevado el bolso y el reloj de la
señora. Formaban una cuadrilla, y de las violentas, además. ¡Ah! Miren cómo
respira ahora.
—No se le puede dejar tirado en la calle. ¿Podemos entrarlo en la casa, señora?
—¡Claro que sí! Éntrenlo al cuarto de estar, donde hay un cómodo sofá. Por
aquí, hagan el favor.
Lenta y solemnemente fue metido en el Pabellón Briony, y tendido en la
habitación principal, mientras yo me limitaba a observarlo todo desde mi puesto junto a
la ventana. Habían encendido las luces, pero no habían corrido las cortinas, de modo
que veía a Holmes tendido en el sofá. Yo no sé si él se sentiría en ese instante
arrepentido del papel que estaba representando, pero si sé que en mi vida me he
sentido yo tan sinceramente avergonzado de mí mismo, como cuando pude ver a la
hermosa mujer contra la cual estaba yo conspirando, y la gentileza y amabilidad con
que cuidaba al herido. Sin embargo, el echarme atrás en la representación del papel
que Holmes me había confiado equivaldría a la más negra traición. Endurecí mi
sensibilidad y saqué de debajo de mi amplio gabán el cohete de humo. Después de
todo pensé no le causamos a ella ningún perjuicio. Lo único que hacemos es impedirle
que ella se lo cause a otro.
Holmes se había incorporado en el sofá, y le vi que accionaba como si le faltase
el aire. Una doncella corrió a la ventana y la abrió de par en par. En ese mismo instante
le vi levantar la mano y, como respuesta a esa señal, arrojé yo al interior el cohete y di
la voz de ¡fuego!. No bien salió la palabra de mi boca cuando toda la muchedumbre de
espectadores, bien y mal vestidos, caballeros, mozos de cuadra y criadas de servir,
lanzaron a coro un agudo grito de ¡fuego! Se alzaron espesas nubes ondulantes de
humo dentro de la habitación y salieron por la ventana al exterior. Tuve una visión fugaz
de figuras humanas que echaban a correr, y oí dentro la voz de Holmes que les daba la
seguridad de que se trataba de una falsa alarma. Me deslicé por entre la multitud
vociferante, abriéndome paso hasta la esquina de la calle, y diez minutos más tarde
tuve la alegría de sentir que mi amigo pasaba su brazo por el mío, alejándonos del
escenario de aquel griterío. Caminamos rápidamente y en silencio durante algunos
minutos, hasta que doblamos por una de las calles tranquilas que desembocan en
Edgware Road.
—Lo hizo usted muy bien, doctor —me dijo Holmes—. No hubiera sido posible
mejorarlo. Todo ha salido perfectamente.
—¿Tiene ya la fotografía?
—Sé dónde está.
—¿Y cómo lo descubrió?
—Ya le dije a usted que ella me lo indicaría.
—Sigo a oscuras.
—No quiero hacer del asunto un misterio —exclamó, riéndose—. Era una cosa
sencilla. Ya se daría usted cuenta de que todos cuantos estaban en la calle eran
cómplices. Los había contratado para la velada.
—Lo barrunté.
—Pues cuando se armó la trifulca, yo ocultaba en la mano una pequeña cantidad
de pintura roja, húmeda Me abalancé, caí, me di con fuerza en la cara con la palma de
la mano, y ofrecí un espectáculo que movía a compasión. Es un truco ya viejo.
—También llegué a penetrar en ese detalle.
—Luego me metieron en la casa. Ella no tenía más remedio que recibirme. ¿Qué
otra cosa podía hacer? Y tuvo que recibirme en el cuarto de estar, es decir, en la
habitación misma en que yo sospechaba que se encontraba la fotografía. O allí o en su
dormitorio, Y yo estaba resuelto a ver en cuál de los dos. Me tendieron en el sofá, hice
como que me ahogaba, no tuvieron más remedio que abrir la ventana, y tuvo usted de
ese modo su oportunidad.
—¿Y de qué le sirvió mi acción?
—De ella dependía todo. Cuando una mujer cree que su casa está ardiendo, el
instinto la lleva a precipitarse hacia el objeto que tiene en más aprecio. Es un impulso
irresistible, del que más de una vez me he aprovechado. Recurrí a él cuando el
escándalo de la suplantación de Darlington y en el del castillo de Arnsworth. Si la mujer
es casada, corre a coger en brazos a su hijito; si es soltera, corre en busca de su
estuche de joyas. Pues bien: era evidente para mí que nuestra dama de hoy no
guardaba en casa nada que fuese más precioso para ella que lo que nosotros
buscábamos. La alarma, simulando que había estallado un fuego, se dio
admirablemente. El humo y el griterío eran como para sobresaltar a una persona de
nervios de acero. Ella actuó de manera magnífica. La fotografía está en un escondite
que hay detrás de un panel corredizo, encima mismo de la campanilla de llamada de la
derecha. Ella se plantó allí en un instante, y la vi medio sacarla fuera. Cuando yo
empecé a gritar que se trataba de una falsa alarma, volvió a colocarla en su sitio, echó
una mirada al cohete, salió corriendo de la habitación, y no volví a verla. Me puse en pie
y, dando toda clase de excusas, huí de la casa. Estuve dudando si apoderarme de la
fotografía entonces mismo; pero el cochero había entrado en el cuarto de estar y no
quitaba de mí sus ojos. Me pareció, pues, más seguro esperar. Con precipitarse
demasiado quizá se echase todo a perder.
—¿Y ahora? —le pregunté.
—Nuestra investigación está prácticamente acabada. Mañana iré allí de visita
con el rey, y usted puede acompañarnos, si le agrada. Nos pasarán al cuarto de estar
mientras avisan a la señora, pero es probable que cuando ella se presente no nos
encuentre ni a nosotros ni a la fotografía. Quizá constituye para su majestad una
satisfacción el recuperarla con sus propias manos.
—¿A qué hora irán ustedes?
—A las ocho de la mañana. Ella no se habrá levantado todavía, de modo que
tendremos el campo libre. Además, es preciso que actuemos con rapidez, porque quizá
su matrimonio suponga un cambio completo en su vida y en sus costumbres. Es preciso
que yo telegrafíe sin perder momento al rey.
Habíamos llegado a Baker Street, y nos habíamos detenido delante de la puerta.
Mi compañero rebuscaba la llave en sus bolsillos cuando alguien le dijo al pasar:
—Buenas noches, señor Sherlock Holmes.
Había en ese instante en la acera varias personas, pero el saludo parecía
proceder de un Joven delgado que vestía ancho gabán y que se alejó rápidamente.
Holmes dijo mirando con fijeza hacia la calle débilmente alumbrada:
—Yo he oído antes esa voz. ¿Quién diablos ha podido ser?
III
Dormí esa noche en Baker Street, y nos hallábamos desayunando nuestro café
con tostada cuando el rey de Bohemia entró con gran prisa en la habitación
—¿De verdad que se apoderó usted de ella? —exclamó agarrando a Sherlock
Holmes por los dos hombros, y clavándole en la cara una ansiosa mirada.
—Todavía no.
—Pero ¿confía en hacerlo?
—Confío.
—Vamos entonces. Ya estoy impaciente por ponerme en camino.
—Necesitamos un carruaje.
—No, tengo esperando mi brougham
—Eso simplifica las cosas.
Bajamos a la calle, y nos pusimos una vez más en marcha hacia el Pabellón
Briony.
—Irene Adler se ha casado —hizo notar Holmes.
—¡Que se ha casado! ¿Cuándo?
—Ayer.
—¿Y con quién?
—Con un abogado inglés apellidado Norton.
—Pero no es posible que esté enamorada de él.
—Yo tengo ciertas esperanzas de que lo esté.
—Y ¿por qué ha de esperarlo usted?
—Porque ello le ahorraría a su majestad todo temor de futuras molestias. Si esa
dama está enamorada de su marido, será que no lo está de su majestad. Si no ama a
su majestad, no habrá motivo de que se entremeta en vuestros proyectos.
—Eso es cierto. Sin embargo... ¡Pues bien: ojalá que ella hubiese sido una mujer
de mi misma posición social! ¡Qué gran reina habría sabido ser!
El rey volvió a caer en un silencio ceñudo, que nadie rompió hasta que nuestro
coche se detuvo en la Serpentine Avenue.
La puerta del Pabellón Briony estaba abierta y vimos a una mujer anciana en lo
alto de la escalinata. Nos miró con ojos burlones cuando nos apeamos del coche del
rey, y nos dijo:
—En señor Sherlock Holmes, ¿verdad?
—Yo soy el señor Holmes —contestó mi compañero alzando la vista hacia ella
con mirada de interrogación y de no pequeña sorpresa.
—Me lo imaginé. Mi señora me dijo que usted vendría probablemente a visitarla.
Se marchó esta mañana con su esposo en el tren que sale de Charing Cross a las cinco
horas quince minutos con destino al Continente.
—¡Cómo! —exclamó Sherlock Holmes retrocediendo como si hubiese recibido un
golpe, y pálido de pesar y de sorpresa—. ¿Quiere usted decirme con ello que su señora
abandonó ya Inglaterra?
—Para nunca más volver.
—¿Y esos documentos? —preguntó con voz ronca el rey—. Todo está perdido.
—Eso vamos a verlo.
Sherlock Holmes apartó con el brazo a la criada, y se precipitó al interior del
cuarto de estar, seguido por el rey y por mí. Los muebles se hallaban desparramados
en todas direcciones; los estantes, desmantelados; los cajones, abiertos, como si
aquella dama lo hubiese registrado y saqueado todo antes de su fuga. Holmes se
precipitó hacia el cordón de la campanilla, corrió un pequeño panel, y, metiendo la
mano dentro del hueco, extrajo una fotografía y una carta. La fotografía era la de Irene
Adler en traje de noche, y la carta llevaba el siguiente sobrescrito: «Para el señor
Sherlock Holmes.—La retirará él en persona.» Mi amigo rasgó el sobre, y nosotros tres
la leímos al mismo tiempo. Estaba fechada a medianoche del día anterior, y decía así:
«Mi querido señor Sherlock Holmes: La verdad es que lo hizo usted muy bien.
Me la pegó usted por completo. Hasta después de la alarma del fuego no sospeché
nada. Pero entonces, al darme cuenta de que yo había traicionado mi secreto, me puse
a pensar. Desde hace meses me habían puesto en guardia contra usted,
asegurándome que si el rey empleaba a un agente, ése sería usted, sin duda alguna.
Me dieron también su dirección. Y sin embargo, logró usted que yo le revelase lo que
deseaba conocer. Incluso cuando se despertaron mis recelos, me resultaba duro el
pensar mal de un anciano clérigo, tan bondadoso y simpático. Pero, como usted sabrá,
también yo he tenido que practicar el oficio de actriz. La ropa varonil no resulta una
novedad para mí, y con frecuencia aprovecho la libertad de movimientos que ello
proporciona. Envié a John, el cochero, a que lo vigilase a usted, eché a correr escaleras
arriba, me puse la ropa de paseo, como yo la llamo, y bajé cuando usted se marchaba.
»Pues bien: yo le seguí hasta su misma puerta comprobando así que me había
convertido en objeto de interés para el célebre señor Sherlock Holmes. Entonces, y con
bastante imprudencia, le di las buenas noches, y marché al Temple en busca de mi
marido.
»Nos pareció a los dos que lo mejor que podríamos hacer, al vernos perseguidos
por tan formidable adversario, era huir; por eso encontrará usted el nido vacío cuando
vaya mañana a visitarme. Por lo que hace a la fotografía, puede tranquilizarse su
cliente. Amo y soy amada por un hombre que vale más que él. Puede el rey obrar como
bien le plazca, sin que se lo impida la persona a quien él lastimó tan cruelmente. La
conservo tan sólo a título de salvaguardia mía, como arma para defenderme de
cualquier paso que él pudiera dar en el futuro. Dejo una fotografía, que quizá le agrade
conservar en su poder, y soy de usted, querido señor Sherlock Holmes, muy
atentamente,
Irene Norton, nacida Adler.»
—¡Qué mujer; oh, qué mujer! —exclamó el rey de Bohemia una vez que leímos
los tres la carta—. No le dije lo rápida y resuelta que era? ¿No es cierto que habría sido
una reina admirable? ¿No es una lástima que no esté a mi mismo nivel?
—A juzgar por lo que de esa dama he podido conocer, parece que, en efecto,
ella y su majestad están a un nivel muy distinto —dijo con frialdad Holmes—. Lamento
no haber podido llevar a un término más feliz el negocio de su majestad.
—Todo lo contrario, mi querido señor —exclamó el rey—. No ha podido tener un
término más feliz. Me consta que su palabra es sagrada. La fotografía es ahora tan
inofensiva como si hubiese ardido en el fuego.
—Me felicito de oírle decir eso a su majestad.
—Tengo contraída una deuda inmensa con usted. Dígame, por favor, de qué
manera puedo recompensarle. Este anillo...
Se saco del dedo un anillo de esmeralda en forma de serpiente, y se lo presentó
en la palma de la mano.
—Su majestad está en posesión de algo que yo valoro en mucho más —dijo
Sherlock Holmes.
—No tiene usted más que nombrármelo.
—Esta fotografía.
El rey se le quedó mirando con asombro, y exclamó:
—¡La fotografía de Irene! Suya es, desde luego, si así lo desea.
—Doy las gracias a su majestad. De modo, pues, que ya no queda nada por
tratar de este asunto. Tengo el honor de dar los buenos días a su majestad.
Holmes se inclinó, se volvió sin darse por enterado de la mano que el rey le
alargaba, y echó a andar, acompañado por mí, hacia sus habitaciones.
Y así fue como se cernió, amenazador, sobre el reino de Bohemia un gran
escándalo, y cómo el ingenio de una mujer desbarató los planes mejor trazados de
Sherlock Holmes. En otro tiempo, acostumbraba este bromear a propósito de la
inteligencia de las mujeres; pero ya no le he vuelto a oír expresarse de ese modo en los
últimos tiempos. Y siempre que habla de Irene Adler, o cuando hace referencia a su
fotografía, le da el honroso título de la mujer.

º