.

.

viernes, 6 de agosto de 2010

EL ARCHIVO DE SHERLOCK HOLMES -- La aventura del constructor de Norwood



La aventura del constructor de Norwood

--
-Desde el punto de vista del experto criminalista -dijo Sherlock Holmes-,
Londres se ha convertido en una ciudad particularmente aburrida desde la
muerte del llorado profesor Moriarty.
-No creo que encuentre usted muchos ciudadanos honrados que compartan su
opinión -respondí yo.
-Bien, bien, ya sé que no debo ser egoísta -dijo él, sonriendo, mientras
apartaba su silla de la mesa del desayuno-. Desde luego, la sociedad sale
ganando y nadie sale perdiendo, con excepción del pobre especialista sin
trabajo que ye desaparecer su oficio. Mientras aquel hombre se mantuvo
activo, el periódico de cada mañana ofrecía infinitas posibilidades. Muchas
veces se trataba tan sólo de una mínima huella, Watson, del indicio más leve,
y, sin embargo, bastaba para que yo supiera que por allí andaba aquel
magnífico y maligno cerebro, del mismo modo que el más ligero temblor en los
bordes de la telaraña nos recuerda la existencia de la repugnante araña que
acecha en el centro. Pequeños hurtos, asaltos violentos, agresiones sin objeto
aparente... Para quien conociera la clave, todo se podía encajar de un modo
coherente. No existía entonces una sola capital en Europa que ofreciera las
oportunidades que Londres ofrecía para el estudio científico de las altas
esferas del crimen. Pero ahora... -se encogió de hombros, en burlona
desaprobación del estado de cosas al que tanto había contribuido él mismo.
En la época de la que estoy hablando, hacía varios meses que Holmes había
reaparecido, y yo, a petición suya había traspasado mi consultorio y volvía a
compartir con él los antiguos aposentos de Baker Street. Un joven doctor
apellidado Verner había adquirido mi pequeño consultorio de Kensington,
pagando con asombrosa celeridad el precio más alto que yo me atreví a pedir,
un asunto que no quedó explicado hasta varios años más tarde, cuando
descubrí que Verner era pariente lejano de Holmes y que en realidad había
sido mi amigo el que aportó el dinero.
Nuestros meses de asociación no habían sido tan anodinos como Holmes
afirmaba, ya que, revisando mis notas, veo que este período incluye el caso de
los documentos del ex-presidente Murillo y también el escandaloso asunto del
vapor holandés Friesland, que estuvo a punto de costarnos la vida a los dos.
Sin embargo, su carácter frío y orgulloso rechazaba por sistema todo lo que se
pareciera al aplauso público y me hizo prometer, en los términos más estrictos,
que no diría una sola palabra sobre él, sus métodos o sus éxitos; una
prohibición que, como ya he explicado, no levantó hasta hace muy poco.
Tras expresar su excéntrica protesta, Sherlock Holmes se arrellanó en su sillón,
v estaba desplegando el periódico de la mañana con aire despreocupado
cuando a ambos nos sobresaltó un tremendo campanillazo en la puerta,
seguido de inmediato por un fuerte repiqueteo, como si alguien estuviera
aporreando con los puños la puerta de la calle. Cuando ésta se abrió, oímos
una ruidosa carrera a través del vestíbulo v unos pasos que subían a toda prisa
las escaleras. Un instante después, irrumpía en nuestra habitación un joven
excitadísimo, con los ojos desorbitados, desmelenado v jadeante. Nos miró
primero al uno y luego al otro, y al advertir nuestras miradas inquisitivas cayó
en la cuenta de que debía ofrecer algún tipo de excusas por su desaforada
entrada.
-Lo siento, señor Holmes -exclamó-. Le ruego que no se ofenda. Estoy a punto
de volverme loco. Señor Holmes, soy el desdichado John Hector McFarlane.
Hizo esta presentación como si sólo con el nombre bastara para explicar su
visita y sus modales, pero por el rostro impasible de mi compañero me di
cuenta de que aquello le decía tan poco a él como a mí.
-Tome un cigarrillo, señor McFarlane -dijo Holmes, empujando su pitillera hacia
él-. Estoy seguro de que, a la vista de sus síntomas, mi amigo el doctor Watson
le recomendaría un sedante. Ha hecho tanto calor estos últimos días... Ahora,
si se siente usted más tranquilo, le agradecería que tomara asiento en esa silla
y nos contara muy despacio y con mucha calma quién es usted y qué desea.
Ha pronunciado usted su nombre como si yo tuviera necesariamente que
conocerlo, pero le aseguro que, aparte de los hechos evidentes de que es
usted soltero, procurador, masón y asmático, no sé nada en absoluto de usted.
Habituado como estaba a los métodos de mi amigo, no me resultó difícil seguir
sus deducciones y observar el atuendo descuidado, el legajo de documentos
legales, el amuleto del reloj y la respiración jadeante en que se había basado.
Sin embargo, nuestro cliente se quedó boquiabierto.
-Sí, señor Holmes, soy todas esas cosas, pero además soy el hombre más
desgraciado que existe ahora mismo en Londres. ¡Por amor de Dios, no me
abandone, señor Holmes! Si vienen a detenerme antes de que haya terminado
de contar mi historia, haga que me dejen tiempo de explicarle toda la verdad.
Iría contento a la cárcel sabiendo que usted trabaja para mí desde fuera.
-¡Detenerlo! -exclamó Holmes-. ¡Caramba, qué estupen..., qué interesante! ¿Y
bajo qué acusación espera que lo detengan? -Acusado de asesinar al señor
Jonas Oldacre, de Lower Norwood.
El expresivo rostro de mi compañero dio muestras de simpatía, que, mucho me
temo, no estaba exenta de satisfacción.
-¡Vaya por Dios! -dijo-. ¡Y yo que hace un momento, durante el desayuno, le
decía a mi amigo el doctor Watson que ya no aparecen casos sensacionales en
los periódicos!
Nuestro visitante extendió una mano temblorosa v recogió el Daily Telegraph
que aún reposaba sobre las rodillas de Holmes.
-Si lo hubiese leído, señor, habría sabido a primera vista qué es lo que me ha
traído a su casa esta mañana. Tengo la sensación de que mi nombre y mi
desgracia son la comidilla del día -desdobló el periódico para enseñarnos las
páginas centrales-.Aquí está y, con su permiso, se lo voy a leer. Escuche esto,
señor Holmes. Los titulares dicen: «Misterio en Lower Norwood. Desaparece un
conocido constructor. Sospechas de asesinato e incendio provocado. Se sigue
la pista del criminal.» Esta es la Dista que están siguiendo, señor Holmes, y sé
que conduce de manera infalible hacia mí. Me han seguido desde la estación
del Puente de Londres y estoy convencido de que sólo esperan que llegue el
mandamiento judicial para detenerme. ¡Esto le romperá el corazón a mi madre,
le romperá el corazón! -se retorció las manos, presa de angustiosos temores, y
comenzó a oscilar en su asiento, hacia delante y hacia atrás.
Examiné con interés a aquel hombre, acusado de haber cometido un crimen
violento. Era rubio y poseía un cierto atractivo, aunque fuera más bien del tipo
enfermizo. Tenía los ojos azules y asustados, el rostro bien afeitado y la boca
de una persona débil v sensible. Podría tener unos veintidós años; su
vestimenta v su porte eran los de un caballero. Del bolsillo de su abrigo de
entretiempo sobresalía un manojo de documentos sellados que delataban su
profesión.
-Aprovecharemos el tiempo lo mejor que podamos -dijo Holmes-. Watson,
¿sería usted tan amable de coger el periódico y leerme el párrafo en cuestión?
Bajo los sonoros titulares que nuestro cliente había citado, leí el siguiente y
sugestivo relato:
«A última hora de la noche pasada, o a primera hora de esta mañana, se ha
producido en Lower Norwood un incidente que induce a sospechar un grave
crimen, cometido en la persona del señor Jonas Oldacre, conocido residente de
este distrito, donde llevaba muchos años al frente de su negocio de
construcción. El señor Oldacre era soltero, de 52 años, y residía en Deep Dene
House, en el extremo más próximo a Sydenham de la calle del mismo nombre.
Tenía fama de hombre excéntrico, reservado y retraído. Llevaba algunos años
prácticamente retirado de sus negocios, con los cuales se dice que había
amasado una considerable fortuna. No obstante, todavía existe un pequeño
almacén de madera en la parte de atrás de su casa, y esta noche, a eso de las
doce, se recibió el aviso de que una de las pilas de madera estaba ardiendo.
Los bomberos acudieron de inmediato, pero la madera seca ardía de manera
incontenible v resultó imposible apagar la conflagración hasta que toda la pila
quedó consumida por completo. Hasta aquí, el suceso tenía toda la apariencia
de un vulgar accidente, pero nuevos datos parecen apuntar hacia un grave
crimen. En un principio, causó extrañeza la ausencia del propietario del
establecimiento en el lugar del incendio, y se inició una investigación que
demostró que había desaparecido de su casa. Al examinar su habitación, se
descubrió que no había dormido en ella. La caja fuerte estaba abierta, había un
montón de papeles importantes esparcidos por toda la habitación v, por último,
se encontraron señales de una lucha violenta, pequeñas manchas de sangre
en la habitación y un bastón de roble que también presentaba manchas de
sangre en el puño. Se ha sabido que aquella noche, a horas bastante
avanzadas, el señor Jonas Oldacre recibió una visita en su dormitorio, y se ha
identificado el bastón encontrado como perteneciente a un visitante, que es un
joven procurador de Londres llamado John Hector McFarlane, socio más joven
del bufete Graham & McFarlane, con sede en el 426 de Gresham Buildings,
E.C. La policía cree disponer de pruebas que indican un móvil muy convincente
para el crimen, y no cabe duda de que muy pronto se darán a conocer noticias
sensacionales.
ÚLTIMA HORA.-A la hora de entrar en máquinas ha corrido el rumor de que
John Hector McFarlane ha sido detenido ya, acusado del asesinato de Mr.
Jonas Oldacre. Al menos, se sabe a ciencia cierta que se ha expedido una
orden de detención. La investigación en Norwood ha re velado nuevos y
siniestros detalles. Además de encontrarse señales de lucha en la habitación
del desdichado constructor, se ha sabido ahora que se encontraron abiertas las
ventanas del dormitorio (situado en la planta baja), y huellas que parecían
indicar que alguien había arrastrado un objeto voluminoso hasta la pila de
madera. Por último, se dice que entre las cenizas del incendio se han
encontrado restos carbonizados. La policía maneja la hipótesis de que se ha
cometido un crimen, v supone que la víctima fue muerta a golpes en su propia
habitación, tras lo cual el asesino registró sus papeles y luego arrastró el
cadáver hasta la pila de madera, incendiándola para borrar todas las huellas de
su crimen. El trabajo de investigación policial se ha encomendado en las
expertas manos del inspector Lestrade, de Scotland Yard, que sigue las pistas
con su energía y sagacidad habituales.»
Sherlock Holmes escuchó este extraordinario relato con los ojos cerrados v las
puntas de los dedos juntos.
-Desde luego, el caso presenta algunos aspectos interesantes -dijo con su
acostumbrada languidez-. ¿Puedo preguntarle en primer lugar, señor
McFarlane, cómo es que todavía sigue en libertad, cuando parecen existir
pruebas suficientes para justificar su detención?
-Vivo en Torrington Lodge, Blackheath, con mis padres; pero anoche, como
tenía que entrevistarme bastante tarde con el señor Jonas Oldacre, me quedé
en un hotel de Norwood y fui a mi despacho desde allí. No supe nada de este
asunto hasta que subí al tren y leí lo que usted acaba de oír. Me di cuenta al
instante del terrible peligro que corría y me apresuré a poner el caso en sus
manos. No me cabe duda de que me habrían detenido en mi despacho de la
City o en mi casa. Un hombre me ha venido siguiendo desde la estación del
Puente de Londres y estoy seguro... ¡Cielo santo! ¿Qué es eso?
Era un campanillazo en la puerta, seguido al instante por fuertes pisadas en la
escalera. Al cabo de un momento, nuestro amigo Lestrade apareció en el
umbral. Por encima de su hombro pude advertir la presencia de uno o dos
policías de uniforme. -¿El señor John Hector McFarlane? -dijo Lestrade.
Nuestro desdichado cliente se puso en pie con el rostro descompuesto.
-Queda detenido por el homicidio intencionado del señor Jonas Oldacre, de
Lower Norwood.
McFarlane se volvió hacia nosotros con gesto de desesperación y se hundió de
nuevo en su asiento, como aplastado por un peso.
-Un momento, Lestrade -dijo Holmes-. Media hora más o menos no significa
nada para usted, v el caballero se disponía a darnos una información sobre
este caso tan interesante, que podría servirnos de ayuda para esclarecerlo.
-No creo que resulte nada difícil esclarecerlo -dijo Lestrade muy serio.
-A pesar de todo, y con su permiso, me interesaría mucho oír su explicación.
-Bueno, señor Holmes, me resulta muy difícil negarle nada, teniendo en cuenta
la ayuda que ha prestado al Cuerpo en una o dos ocasiones. Scotland Yard
está en deuda con usted -dijo Lestrade-. Pero al mismo tiempo debo
permanecer junto al detenido, v me veo obligado a advertirle que todo lo que
diga puede utilizarse como prueba en contra suya.
-No deseo otra cosa -dijo nuestro cliente-. Todo lo que les pido es que
escuchen v reconocerán la pura verdad.
Lestrade consultó su reloj.
-Le doy media hora -dijo.
-Antes que nada, debo explicar -dijo McFarlane- que yo no conocía de nada al
señor Jonas Oldacre. Su nombre sí que me era conocido, porque mis padres
tuvieron tratos con él durante muchos años, aunque luego se distanciaron. Así
pues, me sorprendió muchísimo que ayer se presentara, a eso de las tres de la
tarde, en mi despacho de la City. Pero todavía quedé más asombrado cuando
me explicó el objeto de su visita. Llevaba en la mano varias hojas de cuaderno,
cubiertas de escritura garabateada -son éstas-, que extendió sobre la mesa.
»-Este es mi testamento -dijo-, y quiero que usted, señor McFarlane, lo redacte
en forma legal. Me sentaré aquí mientras lo hace.
»Me puse a copiarlo, y pueden ustedes imaginarse mi asombro al descubrir
que, con algunas salvedades, me dejaba a mí todas sus propiedades. Era un
hombrecillo extraño, con aspecto de hurón y pestañas blancas, y cuando alcé
la vista para mirarlo encontré sus ojos grandes y penetrantes clavados en mí
con una expresión divertida. Al leer los términos del testamento, no di crédito a
mis ojos. Pero él me explicó que era soltero, que apenas le quedaban parientes
vivos, que había conocido a mis padres cuando era joven y que siempre había
oído decir que yo era un joven de muchos méritos, por lo que estaba seguro de
que su dinero quedaría en buenas manos. Por supuesto, no pude hacer otra
cosa que balbucir algunos agradecimientos. El testamento quedó debidamente
redactado y firmado, con mi escribiente respaldándolo como testigo. Es este
papel azul, v estas hojas, como va he explicado, son el borrador. A
continuación el señor Oldacre me informó de la existencia de una serie de
documentos -contratos de arrendamiento, títulos de propiedad, hipotecas,
cédulas v esas cosas- que era preciso que Yo examinase. Dijo que no sesentiría
tranquilo hasta que todo el asunto hubiera quedado arreglado, y me
rogó que acudiese aquella misma noche a su casa de Norwood, llevando el
testamento, para dejarlo todo a punto. "Recuerde, muchacho, no diga ni una
palabra de esto a sus padres hasta que todo quede arreglado. Entonces les
daremos una pequeña sorpresa." Insistió mucho en este detalle y me hizo
prometérselo solemnemente.
»Como podrá imaginar, señor Holmes, yo no estaba de humor para negarle
nada que me pidiera. Ante semejante benefactor, lo único que yo deseaba era
cumplir su voluntad hasta el menor detalle. Así que envié un telegrama a casa,
diciendo que tenía un trabajo importante y que me resultaba imposible saber a
qué hora podría regresar. El señor Oldacre me dijo que le gustaría que yo fuera
a cenar con él a las nueve, ya que antes de esa hora no se encontraría en su
casa. Pero tuve algunas dificultades para encontrar la casa y eran casi las
nueve y media cuando llegué. Lo encontré...
-¡Un momento! -interrumpió Holmes-. ¿Quién abrió la puerta?
-Una mujer madura, supongo que su ama de llaves.
-Y supongo que fue ella la que facilitó su nombre.
-Exacto -dijo McFarlane.
-Continúe, por favor.
McFarlane se enjugó el sudor de la frente y prosiguió con su relato:
-Esta mujer me hizo pasar a un cuarto de estar, donde ya estaba servida una
cena ligera. Después de cenar, el señor Oldacre me condujo a su habitación,
donde había una pesada caja de caudales. La abrió y sacó de ella un montón
de documentos, que empezamos a revisar juntos. Serían entre las once y las
doce cuando terminamos. Oldacre comentó que no debíamos molestar al ama
de llaves y me hizo salir por la ventana, que había permanecido abierta todo el
tiempo.
-¿Estaba bajada la persiana? -preguntó Holmes.
-No estoy seguro, pero creo que sólo estaba medio bajada. Sí, recuerdo que él
la levantó para abrir la ventana de par en par. Yo no encontraba mi bastón, y él
me dijo: «No se preocupe, muchacho, a partir de ahora espero que nos veamos
con frecuencia, y guardaré su bastón hasta que venga a recogerlo.» Allí lo dejé,
con la caja abierta v los papeles ordenados en paquetes sobre la mesa. Era tan
tarde que no pude volver a Blackheath; así que pasé la noche en el «Anerley
Arms» y no supe nada más hasta que leí la horrible crónica del suceso por la
mañana.
-¿Hay algo más que quiera usted preguntar, señor Holmes? -dijo Lestrade,
cuyas cejas se habían alzado una o dos veces durante la sorprendente
narración.
-No, hasta que haya estado en Blackheath.
-Querrá usted decir en Norwood -dijo Lestrade.
-Ah, sí, seguramente eso es lo que quería decir -respondió Holmes, con su
sonrisa enigmática. Lestrade había aprendido, a lo largo de más experiencias
que las que le gustaba reconocer, que aquel cerebro afilado como una navaja
podía penetrar en lo que a él le resultaba impenetrable. Vi que miraba a mi
compañero con expresión de curiosidad.
-Creo que me gustaría cambiar unas palabras con usted ahora mismo, señor
Holmes -dijo-. Señor McFarlane, hay dos de rnis agentes en la puerta y un
coche aguardando.
El angustiado joven se puso en pie y, dirigiéndonos una última mirada
suplicante, salió de la habitación. Los policías lo condujeron al coche, pero
Lestrade se quedó con nosotros.
Holmes había recogido las hojas que formaban el borrador del testamento v las
estaba examinando, con el más vivo interés reflejado en su rostro.
-Este documento tiene su miga, ¿no cree usted, Lestrade? -dijo, pasándole los
papeles.
El inspector los miró con expresión de desconcierto.
-Las primeras líneas se leen bien, y también éstas del centro de la segunda
página, y una o dos al final. Tan claro como si fuera letra de imprenta -dijo-.
Pero entre medias está muy mal escrito, y hay tres partes donde no se
entiende nada.
-¿Y qué saca de eso? -preguntó Holmes.
-Bueno, ¿qué saca usted?
-Que se escribió en un tren; la buena letra corresponde a las estaciones, la
mala letra al tren en movimiento, y la malísima al paso por los cambios de
agujas. Un experto científico dictaminaría en el acto que se escribió en una
línea suburbana, ya que sólo en las proximidades de una gran ciudad puede
haber una sucesión tan rápida de cambios de agujas. Si suponemos que la
redacción del testamento ocupó todo el viaje, entonces se trataba de un tren
expreso, que sólo se detuvo una vez entre Norwood y el Puente de Londres.
Lestrade se echó a reír.
-Me abruma usted cuando empieza con sus teorías, señor Holmes -dijo-. ¿Qué
relación tiene esto con el caso?
-Para empezar, corrobora el relato del joven en lo referente a que Jonas
Oldacre redactó el testamento durante su viaje de ayer. Es curioso, ¿no le
parece?, que alguien redacte un documento tan importante de una forma tan a
la ligera. Parece dar a entender que el hombre no pensaba que aquello fuera a
tener mucha importancia práctica. Como si no pretendiera que el testamento se
llevase a efecto.
-Pues al mismo tiempo estaba redactando su sentencia de muerte -dijo
Lestrade.
-¿Eso cree usted?
-¿Usted no?
-Bueno, es bastante posible; pero aún no veo claro el caso.
-¿Que no lo ve claro? Pues si esto no está claro, no sé qué puede estarlo.
Tenemos un joven que se entera de repente de que si cierto anciano fallece, él
heredará la fortuna. ¿Qué es lo que hace? No le dice nada a nadie v se las
arregla, con cualquier pretexto, para visitar a su cliente esa misma noche;
espera hasta que se haya acostado la única otra persona de la casa y
entonces, en la soledad de la habitación, asesina al viejo, quema el cadáver en
la pila de madera v se marcha a dormir a un hotel cercano. Las manchas de
sangre encontradas en la habitación y en el bastón son muy ligeras. Es
probable que creyera que el crimen no había derramado sangre, y confiara en
que si el cuerpo quedaba consumido desaparecerían todas las huellas del
método empleado, huellas que por una u otra razón lo señalarían a él. ¿No
resulta evidente todo esto?
-Mi buen Lestrade, para mi gusto es un pelín demasiado evidente -dijo Holmes-
. La imaginación no figura entre sus grandes cualidades, pero si pudiera por un
momento ponerse en el lugar de este joven, ¿habría usted escogido para
cometer el crimen precisamente la primera noche después de redactar el
testamento? ¿No le habría parecido peligroso establecer una relación tan
próxima entre los dos hechos? Y lo que es más: ¿habría usted elegido una
ocasión en la que se sabía que estaba usted en la casa, ya que un sirviente le
ha abierto la puerta? Y por último: ¿se tomaría usted tantas molestias para
hacer desaparecer el cuerpo, dejando al mismo tiempo su bastón para que
todos supieran que es usted el asesino? Confiese, Lestrade, todo eso es muy
improbable.
-En cuanto al bastón, señor Holmes, usted sabe tan bien como yo que los
criminales a veces se ofuscan y hacen cosas que un hombre sereno no haría.
Probablemente, le dio miedo entrar otra vez en la habitación. A ver si puede
presentarme otra teoría que encaje con los hechos.
-Podría presentarle media docena con toda facilidad -respondió Holmes-. Aquí
tiene, por ejemplo, una muy posible, e incluso probable. Se la ofrezco gratis,
como regalo. Un vagabundo que pasa por allí los ve a través de la ventana,
que sólo tiene la persiana medio bajada. El abogado se marcha. El vagabundo
entra. Coge un bastón que encuentra por ahí, mata a Oldacre v se larga
después de quemar el cadáver.
-¿Para qué iba el vagabundo a quemar el cadáver?
-¿Y para qué iba a quemarlo McFarlane?
-Para hacer desaparecer alguna prueba.
-Puede que el vagabundo quisiera ocultar el hecho mismo de que se había
cometido un asesinato.
-¿Y cómo es que el vagabundo no se llevó nada?
-Porque se trataba de documentos no negociables. Lestrade sacudió la cabeza,
aunque me pareció que ya no sentía la misma seguridad absoluta que antes.
-Bien, señor Sherlock Holmes, puede usted buscar a su vagabundo, v mientras
lo busca nosotros nos quedaremos con nuestro hombre. El futuro dirá quién
tiene razón. Pero fíjese tan sólo en esto, señor Holmes: hasta donde sabemos,
no falta ninguno de los papeles, y el detenido es la única persona del
mundo que no tenía ningún motivo para llevárselos, va que, como heredero
legal, pasarían a su poder de todas formas.
Mi amigo pareció impresionado por este comentario.
-No pretendo negar que, en algunos aspectos, las pruebas se inclinan hacia su
teoría -dijo-. Lo único que quiero hacer ver es que existen otras teorías
posibles. Como usted ha dicho, el futuro decidirá. Buenos días. Creo poder
asegurar que en el transcurso de la jornada me dejaré caer por Norwood para
ver cómo le va.
Cuando el policía se hubo marchado, mi amigo se puso en pie y comenzó sus
preparativos para la jornada de trabajo, con el aire animado de quien tiene por
delante una tarea que le encanta.
-Mi primer movimiento, Watson -dijo mientras se enfundaba en su levita-, será,
como va he dicho, en dirección a Blackheath.
-¿Y por qué no a Norwood?
-Porque en este caso tenemos un suceso muy curioso que viene pisándole los
talones a otro suceso igualmente curioso. La policía está cometiendo el error
de concentrar su atención en el segundo, porque da la casualidad de que es el
único verdaderamente criminal. Pero para mí resulta evidente que la única
manera lógica de abordar el caso es comenzando por arrojar alguna luz sobre
el primer suceso: ese extraño testamento, redactado tan aprisa y con un
heredero tan inesperado. Eso podría contribuir a aclarar lo que sucedió
después. No, querido amigo, no creo que pueda usted ayudar. No se vislumbra
ningún peligro; de lo contrario, ni se me ocurriría dar un paso sin usted. Confío
en que, cuando nos veamos esta tarde, pueda comunicarle que he conseguido
hacer algo en favor de este desdichado joven que ha venido a ponerse bajo mi
protección.
Era ya tarde cuando regresó mi amigo, y se notaba a primera vista, por su
expresión preocupada y ansiosa, que las grandes esperanzas con que había
salido de casa no se habían cumplido. Se pasó una hora sacándole sonidos al
violín, en un intento de apaciguar sus excitados ánimos. Por último, dejó a un
lado el instrumento v me soltó un relato detallado de sus desventuras.
-Todo va mal, Watson. No podría ir peor. Mantuve el tipo ante Lestrade, pero
por mi alma que parece que, por una vez, el tipo anda por buen camino v
nosotros por el malo. Todos mis instintos apuntan en una dirección v todos los
hechos en la otra, v mucho me temo que los jurados británicos aún no han
alcanzado el nivel de inteligencia necesario para que den preferencia a mis
teorías sobre los hechos de Lestrade.
-¿Ha estado usted en Blackheath?
-Sí, Watson, estuve allí y no tardé en averiguar que el difunto v llorado Oldacre
era un pájaro de mucho cuidado. El padre había salido a ver a su hijo. La
madre estaba en casa: una mujercita tierna, de ojos azules, que temblaba de
miedo e indignación. Naturalmente, se negaba a admitir la mera posibilidad de
que su hijo fuera culpable, pero tampoco manifestó ni sorpresa ni pena por la
suerte de Oldacre. Por el contrario, habló de él con tal rabia que, sin darse
cuenta, estaba reforzando considerablemente la hipótesis de la policía, ya que
si su hijo la hubiera oído hablar del muerto en semejantes términos, no cabe
duda de que se habría sentido predispuesto al odio v a la violencia. «Más que
un ser humano, era un mono astuto v maligno -dijo-, y siempre lo fue, desde
que era joven.»
»-¿Lo conoció usted entonces? -pregunté yo.
»-Sí, lo conocí muy bien; en realidad, fue pretendiente mío. Gracias a Dios que
tuve el buen sentido de dejarlo y casarme con un hombre mejor, aunque fuera
más pobre. Estábamos prometidos, señor Holmes, pero entonces me contaron
una historia espantosa sobre él: que había soltado un gato dentro de una
pajarera, v aquella crueldad tan brutal me horrorizó tanto que no quise saber
nada más de él -se puso a rebuscar en un escritorio y por fin sacó una
fotografía de una mujer, toda cortada y apuñalada con un cuchillo-. Esta
fotografía es mía, dijo. Él me la envió en este estado, junto con una maldición,
la mañana de mi boda.
»-Bueno -dije yo-, al menos parece que al final la perdonó, puesto que le dejó a
su hijo todo lo que poseía.
-Ni mi hijo ni yo queremos nada de Jonas Oldacre, ni vivo ni muerto -exclamó
ella con mucha dignidad-. Hay un Dios en los cielos, señor Holmes, y ese
mismo Dios, que ha castigado a ese malvado, demostrará a su debido tiempo
que las manos de mi hijo no se han manchado con su sangre.
»Procuré seguir una o dos pistas, pero no encontré nada a favor de nuestra
hipótesis, y sí varios detalles en contra. Por último, me rendí y me dirigí a
Norwood.
»La casa en cuestión, Deep Dene House, es una residencia grande y moderna,
de ladrillo descubierto, con terrenos propios y un césped delante, en el que hay
plantados varios grupos de laureles. A la derecha, y a cierta distancia de la
carretera, se encuentra el almacén de madera donde se produjo el incendio.
Aquí tiene un plano aproximado, en esta hoja de mi cuaderno. Esta ventana de
la izquierda es la de la habitación de Oldacre. Como puede ver, la habitación se
ve perfectamente desde la carretera. Es el único detalle consolador que he
obtenido en todo el día. Lestrade no estaba allí, pero un cabo de la policía me
hizo los honores. Acababan de hacer un gran descubrimiento. Se habían
pasado la mañana hurgando entre las cenizas de madera quemada v, además
de los restos orgánicos carbonizados que a tenían, encontraron varios discos
metálicos desconocidos. Los examiné con atención v no cabía la menor duda
de que se trataba de botones de pantalón. Hasta se distinguía en uno de ellos
la marca “Hyams”, que es el nombre del sastre de Oldacre. A continuación,
examiné minuciosamente el césped, en busca de rastros y huellas, pero esta
sequía lo ha dejado todo duro como el hierro. No se veía nada, exceptuando
que un cuerpo o un bulto grande había sido arrastrado a través de un seto bajo
de aligustre que hay delante de la pila de madera. Todo eso, por supuesto,
concuerda con la teoría oficial. Me arrastré por el césped bajo el sol de agosto.
Pero al cabo de una hora tuve que levantarme, sin haber sacado nada en
limpio.
»Después de este fracaso, pasé al dormitorio v lo inspeccioné también. Las
manchas de sangre eran muy ligeras, meras gotitas borrosas, pero recientes
sin lugar a dudas. Se habían llevado el bastón, pero sabemos que también en
él las manchas eran pequeñas. No hay duda de que el bastón pertenece a
nuestro cliente. Él mismo lo reconoce. En la alfombra se advertían las pisadas
de los dos hombres, pero no había ni rastro de una tercera persona; otra baza
para la parte contraria. Ellos no paran de anotarse tantos y nosotros seguimos
parados.
»Sólo vislumbré una chispita de esperanza, y aun así se quedó en nada.
Examiné el contenido de la caja fuerte, que estaba casi todo sacado y colocado
sobre la mesa. Los papeles se habían distribuido en sobres lacrados, uno o dos
de los cuales habían sido abiertos por la policía. Por lo que pude apreciar, no
tenían mucho valor, y tampoco la cuenta bancaria indicaba que el señor
Oldacre se encontrara en una situación muy boyante. Sin embargo, me dio la
impresión de que allí faltaban documentos. Encontré alusiones a ciertas
escrituras -posiblemente las más valiosas- que no aparecían por ninguna parte.
Naturalmente, si pudiéramos demostrar esto, volveríamos el argumento de
Lestrade en contra suya, porque ¿quién iba a robar una cosa que sabe que no
tardará en heredar?
»Por último, tras husmear por todas partes sin llegar a olfatear nada, probé
suerte con el ama de llaves, la señora Lexington, una mujer pequeña, morena v
callada, de ojos recelosos y mirada torva. Si quisiera, podría decirnos algo,
estoy convencido de ello. Pero se cerró como una tumba. Sí, había abierto la
puerta al señor McFarlane a las nueve y media. Ojalá se le hubiera secado la
mano antes de hacerlo. Se había ido a la cama a las diez v media. Su
habitación está al otro extremo de la casa v no ovó nada de lo que ocurría. El
señor McFarlane había dejado en el vestíbulo su sombrero y, según creía
recordar, también su bastón. Se había despertado al oír la alarma de incendio.
Era indudable que su pobre y querido señor había sido asesinado. ¿Tenía
Oldacre algún enemigo? Bueno, todo el mundo tiene algún enemigo, pero el
señor Oldacre sólo se ocupaba de sus asuntos v no se trataba con nadie más
que por cuestiones de negocios. Había visto los botones y estaba segura de
que pertenecían a la ropa que Oldacre llevaba puesta aquella noche. La
madera estaba muy seca, porque llevaba un mes sin llover. Ardió como la
estopa, y cuando ella llegó al almacén no se veían más que llamas. Tanto ella
como los bomberos habían notado el olor a carne quemada. No sabía nada de
los documentos, ni de los asuntos privados del señor Oldacre.
»Y aquí tiene, querido Watson, el informe completo de mi fracaso. Y sin
embargo..., y sin embargo... -apretó sus huesudas manos en un paroxismo de
convicción-, yo sé que todo es un error. Lo siento en los huesos. Hay algo que
no ha salido a la luz, y esa ama de llaves está enterada de ello. Había en sus
ojos una especie de desafío rencoroso que siempre acompaña al sentimiento
de culpa. Sin embargo, de nada sirve seguir hablando de ello, Watson; como
no tengamos un golpe de suerte, mucho me temo que el Caso de la
Desaparición de Norwood no figurará en esta futura crónica de nuestros éxitos
que el paciente público tendrá que soportar tarde o temprano.
-Supongo -dije yo- que el aspecto del joven influirá favorablemente en cualquier
jurado.
-Ese argumento es muy peligroso, querido Watson. Acuérdese de Bert
Stevens, aquel terrible asesino que pretendió que le sacásemos de apuros en
el 87. ¿Ha conocido a algún hombre de modales tan suaves, tan de catequesis,
como aquél?
-Es cierto.
-A menos que consigamos establecer una hipótesis alternativa, nuestro hombre
está perdido. Resulta difícil encontrar un punto flaco en la acusación que ahora
mismo puede presentarse contra él, v todas las investigaciones realizadas han
servidlo para reforzarla. Por cierto, existe un detalle curioso en esos papeles
que quizás podría servirnos de punto de partida para nuestras pesquisas. Al
examinar la cuenta bancaria, descubrí que el saldo tan bajo que presenta se
debe principalmente a una serie de cheques por cantidades importantes que se
han librado durante el último año a favor de un tal Cornelius. Confieso que me
gustaría mucho saber quién puede ser este señor Cornelius al que un
constructor retirado transfiere sumas tan elevadas. ¿Es posible que tenga algo
que ver en el asunto? Podría tratarse de un agente de bolsa, pero no hemos
encontrado ningún título que corresponda a dichos pagos. Mucho me temo,
querido camarada, que nuestro caso tenga un final poco glorioso, con Lestrade
ahorcando a nuestro cliente, lo cual, sin duda, constituirá un triunfo para
Scotland Yard.
Ignoro si Sherlock Holmes llegó a dormir algo aquella noche, pero cuando bajé
a desayunar me lo encontré, pálido e inquieto, con sus brillantes ojos aún más
brillantes a causa de las oscuras ojeras que los rodeaban. Alrededor de su silla,
la alfombra estaba cubierta de colillas y de las primeras ediciones de
los periódicos de la mañana. Sobre la mesa había un telegrama abierto.
-¿Qué le parece esto, Watson? -preguntó, extendiéndomelo.
Venía de Norwood y decía lo siguiente:
«Nuevas e importantes pruebas. Culpabilidad McFarlane demostrada
definitivamente. Aconsejo abandone caso. -LESTRADE.»
-Parece que va en serio -dije.
-Es el cacareo de victoria de Lestrade -respondió Holmes con una sonrisa
amarga-. Sin embargo, sería prematuro abandonar el caso. Al fin y al cabo, las
pruebas nuevas e importantes son un arma de doble filo, y bien pudiera ser que
cortaran en dirección muy diferente a la que Lestrade imagina. Tómese el
desayuno, Watson, e iremos juntos a ver qué podemos hacer. Me parece que
hoy voy a necesitar su compañía y su apoyo moral.
Mi amigo no había desayunado, porque una de sus manías era la de no tomar
alimento alguno en los momentos de más tensión, y alguna vez lo he visto
confiar en su resistencia de hierro hasta caer desmayado por pura inanición.
«En estos momentos no puedo malgastar energías y fuerza nerviosa en una
digestión», solía decir en respuesta a mis recriminaciones médicas. Así pues,
no me sorprendió que aquella mañana dejara el desayuno sin tocar y saliera
conmigo hacia Norwood. Todavía había un montón de mirones morbosos en
torno a Deep Dene House, que era una típica residencia suburbana, tal como
yo me la había imaginado. Lestrade salió a recibirnos nada más cruzar la
puerta, con la victoria reflejada en el rostro y los moda; les agresivos de un
triunfador.
-Y bien, señor Holmes, ¿ha demostrado ya lo equivocados que estamos?
¿Encontró va a su vagabundo? -exclamó.
-Todavía no he llegado a ninguna conclusión -respondió mi compañero.
-Pero nosotros ya llegamos a la nuestra ayer, v ahora se ha demostrado que
era la acertada. Tendrá que reconocer que esta vez le hemos sacado un poco
de delantera, señor Holmes.
-Desde luego, da usted la impresión de que ha ocurrido algo extraordinario -dijo
Holmes.
Lestrade se echó a reír ruidosamente.
-No le gusta que le venzan, como a cualquiera -dijo-. Pero
uno no puede esperar salirse siempre con la suya, ¿no cree, doctor Watson?
Pasen por aquí, por favor, caballeros, y creo que podré convencerles de una
vez por todas de que fue John McFarlane quien cometió este crimen.
Nos guió a través de un pasillo que desembocaba en un oscuro vestíbulo.
-Por aquí debió venir el joven McFarlane a recoger su sombrero después de
cometer el crimen -dijo-. Y ahora, fíjese en esto.
Con un gesto dramático, encendió una cerilla e iluminó con su llama una
mancha de sangre en la pared encalada. Era la huella inconfundible de un
dedo pulgar.
-Examínela con su lupa, señor Holmes.
-Sí, eso hago.
-Estará usted al corriente de que no existen dos huellas dactilares iguales.
-Algo de eso he oído decir .
-Muy bien, pues entonces haga el favor de comparar esta huella con esta
impresión en cera del pulgar derecho del joven McFarlane, tomada por orden
mía esta mañana.
Colocó la impresión en cera junto a la mancha de sangre, y no hacía falta
ninguna lupa para darse cuenta de que las dos marcas estaban hechas, sin
lugar a dudas, por el mismo pulgar. Tuve la seguridad de que nuestro
desdichado cliente estaba perdido.
-Esto es definitivo -dijo Lestrade.
-Sí, es definitivo -repetí yo, casi sin darme cuenta.
-Es definitivo -dijo Holmes.
Creí percibir algo raro en su tono y me volví para mirarlo. En su rostro se había
producido un cambio extraordinario. Estaba temblando de regocijo contenido.
Sus ojos brillaban como estrellas. Me pareció que hacía esfuerzos
desesperados por contener un ataque convulsivo de risa.
-¡Caramba, caramba! -exclamó por fin-. ¡Vaya, vaya! ¿Quién lo iba a pensar?
¡Qué engañosas pueden ser las apariencias, ya lo creo! ¡Un joven de aspecto
tan agradable! Debe servirnos de lección para que no nos fiemos de nuestras
impresiones, ¿no cree, Lestrade?
-Pues sí, hay gente que tiende a creerse infalible, señor Holmes -dijo Lestrade.
Su insolencia resultaba insufrible, pero no podíamos darnos por ofendidos.
-¡Qué cosa más providencial que el joven fuera a apretar el pulgar derecho
contra la pared al coger su sombrero de la percha! ¡Una acción tan natural, si
nos ponemos a pensar en ello! -Holmes estaba tranquilo por fuera, pero todo
su cuerpo se estremecía de emoción reprimida mientras hablaba-. Por cierto,
Lestrade, ¿quién hizo este sensacional descubrimiento?
-El ama de llaves, la señora Lexington, fue quien se lo hizo notar al policía que
hacía la guardia de noche.
-¿Dónde estaba el policía de noche?
-Se quedó de guardia en el dormitorio donde se cometió el crimen, para que
nadie tocase nada.
-¿Y cómo es que la policía no vio esta huella ayer? -Bueno, no teníamos
ningún motivo especial para examinar con detalle el vestíbulo. Además, no está
en un lugar muy visible, como puede apreciar.
-No, no, claro que no. Supongo que no hay ninguna duda de que la huella
estaba aquí ayer.
Lestrade miró a Holmes como si pensara que éste se había vuelto loco.
Confieso que yo mismo estaba sorprendido, tanto de, su comportamiento
jocoso como de aquel extravagante comentario.
-A lo mejor piensa usted que McFarlane salió de su celda en el silencio de la
noche con objeto de reforzar la evidencia en su contra -dijo Lestrade-. Emplazo
a cualquier especialista del mundo a que diga si ésta es o no la huella de su
pulgar.
-Es la huella de su pulgar, sin lugar a discusión.
-Bien, pues con eso me basta -dijo Lestrade-. Soy un hombre práctico, señor
Holmes, y cuando reúno mis pruebas saco mis conclusiones. Si tiene usted
algo que decir, me encontrará en el cuarto de estar, redactando mi informe.
Holmes había recuperado su ecuanimidad, aunque todavía me parecía detectar
en su expresión destellos de regocijo.
-Vaya por Dios, qué mal se ponen las cosas, ¿no cree, Watson? -dijo-. Y sin
embargo, existen algunos detalles que parecen ofrecer alguna esperanza a
nuestro cliente.
-Me alegra mucho saberlo -dije yo, de todo corazón-. Me temía ya que todo
había terminado para él.
-Pues yo no diría tanto, querido Watson. Lo cierto es que existe un fallo
verdaderamente grave en esta evidencia a la que nuestro amigo atribuye tanta
importancia.
-¿De verdad, Holmes? ¿Y cuál es?
-'Tan sólo esto: que me consta que esa huella no estaba ahí cuando yo
examiné esta pared ayer. Y ahora, Watson, salgamos a dar un paseíto al sol.
Con la mente confusa, pero sintiendo renacer en el corazón una llama de
esperanza, acompañé a mi amigo en su paseo por el jardín. Holmes examinó
una a una y con gran interés todas las fachadas de la casa. A continuación,
entró en ella e inspeccionó todo el edificio, desde el sótano a los áticos. La
mayoría de las habitaciones estaban desamuebladas, pero aun así, Holmes las
examinó minuciosamente. Por último, en el pasillo del piso superior, al que
daban tres habitaciones deshabitadas, volvió a acometerle el espasmo de risa.
-Desde luego, esta casa tiene aspectos muy curiosos, Watson -dijo-. Creo que
va siendo hora de que pongamos al corriente a nuestro amigo Lestrade. Él ha
pasado un buen rato a costa nuestra, v puede que nosotros lo pasemos a costa
suya, si mi interpretación del problema resulta ser correcta. Sí, sí, creo que va
sé cómo tenemos que hacerlo.
El inspector de Scotland Yard estaba aún escribiendo en la salita cuando llegó
Holmes a interrumpirle.
-Tengo entendido que está usted redactando un informe sobre este caso -dijo.
-Así es.
-¿No le parece que quizá sea un poco prematuro? No puedo dejar de pensar
que sus pruebas no son concluyentes.
Lestrade conocía demasiado bien a mi amigo para no hacer caso de sus
palabras. Dejó la pluma y le miró con gesto de curiosidad.
-¿Qué quiere usted decir, señor Holmes?
-Sólo que hay un testigo muy importante, al que usted todavía no ha visto.
-¿Puede usted presentármelo?
-Creo que sí.
-Pues hágalo.
-Haré lo que pueda. ¿Cuántos policías tiene usted aquí?
-Hay tres al alcance de mi voz.
-¡Excelente! -dijo Holmes-. ¿Puedo preguntar si son todos hombres grandes y
fuertes, con voces potentes?
-Estoy seguro de que sí, aunque no sé qué tienen que ver sus voces con esto.
-Tal vez yo pueda ayudarle a comprender eso, y una o dos cosillas más -dijo
Holmes-. Haga el favor de llamara sus hombres y lo intentaré.
Cinco minutos más tarde, los tres policías estaban reunidos en el vestíbulo.
-En el cobertizo de fuera encontrarán una considerable cantidad de paja -dijo
Holmes-. Les ruego que traigan un par de brazadas. Creo que resultarán de
suma utilidad para convocar al testigo que necesitamos. Muchas gracias.
Watson, creo que lleva usted cerillas en el bolsillo. Y ahora, señor Lestrade, le
ruego que me acompañe al piso de arriba.
Como ya he dicho, en aquel piso había un amplio pasillo al que daban tres
habitaciones vacías. Sherlock Holmes nos condujo hasta un extremo de dicho
pasillo. Los policías sonreían y Lestrade miraba a mi amigo con una expresión
en la que se alternaban el asombro, la impaciencia y la burla. Holmes se plantó
ante nosotros con el aire de un mago que se dispone a ejecutar un truco.
-¿Haría el favor de enviar a uno de sus agentes a por dos cubos de agua?
Pongan la paja aquí en el suelo, separada de las paredes. Bien, creo que todo
está listo.
La cara de Lestrade había empezado a ponerse roja de irritación.
-¿Es que pretende jugar con nosotros, señor Sherlock Holmes? -dijo-. Si sabe
algo, podría decirlo sin tanta payasada.
-Le aseguro, mi buen Lestrade, que tengo excelentes razones para todo lo que
hago. Tal vez recuerde usted el pequeño pitorreo que se corrió a costa mía
cuando el sol parecía dar en su lado de la valla, así que no debe reprocharme
ahora que yo le eche un poco de pompa y ceremonia. ¿Quiere hacer el favor,
Watson, de abrir la ventana v luego aplicar una cerilla al borde de la paja?
Hice lo que me pedía, y pronto se levantó una columna de humo gris, que la
corriente hizo girar a lo largo del pasillo mientras la paja seca ardía v crepitaba.
-Ahora, veamos si logramos encontrar a su testigo, Lestrade. Hagan todos el
favor de gritar «fuego». Vamos allá: uno, dos, tres...
-¡Fuego! -gritamos todos a coro.
-Gracias. Por favor, otra vez.
-¡Fuego!
-Sólo una vez más, caballeros, todos a una. -¡¡Fuego!! -el grito debió resonar
en todo Norwood.
Apenas se habían extinguido sus ecos cuando sucedió algo
asombroso. De pronto se abrió una puerta en lo que parecía ser una pared
maciza al extremo del pasillo, y un hombrecillo arrugado salió corriendo por
ella, como un conejo de su madriguera.
-¡Perfecto! -dijo Holmes muy tranquilo-. Watson, eche un cubo de agua sobre la
paja. Con eso bastará. Lestrade, permita que le presente al testigo fundamental
que le faltaba: el señor Jonas Oldacre.
El inspector miraba al recién llegado mudo de asombro. Éste, a su vez,
parpadeaba a causa de la fuerte luz del pasillo y nos miraba a nosotros y al
fuego a punto de apagarse. Tenía una cara repugnante, astuta, cruel, maligna,
con ojos grises e inquietos y pestañas blancas.
-¿Qué significa esto? -dijo por fin Lestrade-. ¿Qué ha estado usted haciendo
todo este tiempo, eh?
Oldacre dejó escapar una risita nerviosa, retrocediendo ante el rostro furioso v
enrojecido del indignado policía.
-No he causado ningún daño.
-¿Qué no ha causado daño? Ha hecho todo lo que ha podido para que
ahorquen a un inocente. Y de no ser por este caballero, no estoy seguro de que
no lo hubiera conseguido.
La miserable criatura se puso a gimotear.
-Se lo aseguro, señor, no era más que una broma.
-¿Conque una broma, eh? Pues le prometo que no será usted quien se ría.
Llévenselo abajo y ténganlo en la salita hasta que yo llegue. Señor Holmes -
continuó cuando los demás se hubieron ido-, no podía hablar delante de los
agentes, pero no me importa decir, en presencia del doctor Watson, que esto
ha sido lo más brillante que ha hecho usted en su vida, aunque para mí sea un
misterio cómo lo ha logrado. Ha salvado la vida de un inocente v ha evitado un
escándalo gravísimo, que habría arruinado mi reputación en el Cuerpo.
Holmes sonrió y palmeó a Lestrade en el hombro.
-En lugar de verla arruinada, amigo mío, va usted a ver enormemente
acrecentada su reputación. Basta con que introduzca unos ligeros cambios en
ese informe que estaba redactando, y todos comprenderán lo difícil que es
pegársela al inspector Lestrade.
-¿No desea usted que aparezca su nombre?
-De ningún modo. El trabajo lleva consigo su propia recompensa. Quizás yo
también reciba algún crédito en un día lejano, cuando permita que mi leal
historiador vuelva a emborronar cuartillas, ¿eh, Watson? I ahora, veamos cómo
era el escondrijo de esa rata.
A unos dos metros del extremo del pasillo se había levantado un tabique de
listones y yeso, con una puerta hábilmente disimulada. El interior recibía la luz
a través de ranuras abiertas bajo los aleros. Dentro del escondrijo había unos
pocos muebles, provisiones de comida y agua y una buena cantidad de libros y
documentos.
-Estas son las ventajas de ser constructor -dijo Holmes al salir-. Uno puede
arreglarse un escondite sin necesidad de ningún cómplice..., exceptuando, por
supuesto, a esa alhaja de ama de llaves, a la que yo metería también al saco
sin pérdida de tiempo, Lestrade.
-Seguiré su consejo. Pero ¿cómo descubrió usted este lugar, señor Holmes?
-Llegué a la conclusión de que el tipo estaba escondido en la casa. Y cuando
medí este pasillo, contando los pasos, y descubrí que era dos metros más corto
que el del piso de abajo, me resultó evidente dónde se encontraba. Pensé que
le faltarían agallas para quedarse quieto al oír la alarma de fuego.
Naturalmente, podríamos haber irrumpido por las buenas v detenerlo, pero me
pareció divertida la idea de hacer que se descubriera él mismo. Y además,
Lestrade, le debía a usted una pequeña mascarada por sus chuflas de esta
mañana.
-Pues la verdad, señor, ahora hemos quedado en paz. Pero ¿cómo demonios
sabía que ese individuo estaba en la casa?
-La huella del pulgar, Lestrade. Usted mismo dijo que era definitiva, v va lo creo
que lo era, aunque en otro sentido. Yo sabía que el día anterior no estaba ahí.
Presto mucha atención a los detalles, como quizás haya observado, v había
examinado la pared. Me constaba que el día anterior estaba limpia. Por tanto,
la huella se había dejado durante la noche.
-Pero, ¿cómo?
-Muy sencillo. Cuando estuvieron lacrando esos paquetes, Jonas Oldacre hizo
que McFarlane sujetara uno de los sellos colocando el dedo pulgar sobre el
lacre aún caliente. Debió de suceder de manera tan rápida y natural que me
atrevería a decir que el joven ni se dio cuenta. Lo más probable es que
ocurriera como le digo, y que ni el mismo Oldacre pensara en sacarle partido.
Pero luego, mientras le daba vueltas al asunto en esa madriguera suya, se le
debió ocurrir de pronto que la huella del pulgar podía servirle para aportar una
prueba absolutamente condenatoria contra McFarlane. Era la cosa más fácil
del mundo sacar una impresión en cera del sello, humedecerla con la sangre
que saliera de un pinchazo y aplicar la marca a la pared durante la noche, bien
por su propia mano, bien por la de su ama de llaves. Si examina estos
documentos que se llevó a su refugio, le apuesto lo que quiera a que encuentra
el sello con la huella del pulgar.
-¡Maravilloso! -exclamó Lestrade-. ¡Maravilloso! Tal como usted lo expone, está
claro como el agua. Pero ¿qué objeto tenía este siniestro engaño, señor
Holmes?
Resultaba divertidísimo ver cómo los modales presuntuosos del inspector se
habían transformado de pronto en los de un niño que hace preguntas a su
maestro.
-Bueno, no creo que sea difícil de explicar. Ese caballero que nos aguarda
abajo es una persona de lo más astuta, maligna y vengativa. ¿Sabía usted que
la madre de McFarlane lo rechazó hace tiempo? ¡Claro que no! Ya le dije que
primero había que ir a Blackheath y luego a Norwood. Pues bien, aquel insulto,
que es como él lo consideraba, quedó enquistado en su mente malvada v
calculadora. Toda su vida ha anhelado vengarse, pero nunca se le presentó la
oportunidad. Durante los últimos años, las cosas no le han ido bien -
especulaciones secretas, supongo- y se encontraba en situación apurada.
Entonces decidió defraudar a sus acreedores, y para ello pagó fuertes
cantidades a un tal señor Cornelius, que sospecho que es él mismo con otro
nombre. Aún no he seguido la pista de estos cheques, pero estoy seguro de
que el propio Oldacre los cobró en algún pueblo de provincias donde, de
cuando en cuando, lleva una doble vida. Se proponía cambiar definitivamente
de nombre, recoger el dinero v desaparecer, para iniciar una nueva vida en otra
parte.
-Parece bastante verosímil.
-Debió ocurrírsele que desapareciendo se libraba para siempre de sus
acreedores v, al mismo tiempo, podría disfrutar de una cumplida y demoledora
venganza contra su antigua novia, si conseguía dar la impresión de que el hijo
de ésta lo había asesinado. Como canallada, era una obra maestra v la ha
llevado a cabo como un auténtico maestro. La idea del testamento, que
aportaría un móvil convincente para el crimen, la visita secreta sin que los
padres lo supieran, el escamoteo del bastón, la sangre, los restos de animales
v los botones encontrados entre las cenizas... todo ha sido admirable. Pero le
ha faltado el don supremo del artista, el de saber cuándo hay que pararse.
Quiso mejorar lo que ya era perfecto, estrechar aún más el lazo en torno al
cuello de su desgraciada víctima... y lo echó todo a perder. Bajemos, Lestrade,
hay una o dos preguntas que me gustaría hacerle a ese tipo.
La maligna criatura estaba sentada en su propia sala, con un policía a cada
lado.
-Era una broma, señor, nada más que una broma -gemía sin cesar-. Le
aseguro, señor, que me escondí sólo para ver qué efecto producía mi
desaparición, y estoy seguro de que no cometerá usted la injusticia de imaginar
que yo habría permitido que le ocurriese nada malo al pobre joven McFarlane.
-Eso lo decidirá el jurado -dijo Lestrade-. En cualquier caso, vamos a detenerlo
bajo la acusación de conspiración, si es que no le acusamos de asesinato
frustrado.
-Y es muy probable que se encuentre con que sus acreedores embargan la
cuenta bancaria del señor Cornelius -dijo Holmes.
El hombrecillo dio un respingo y clavó sus malignos ojos en mi amigo.
-Tengo mucho que agradecerle -dijo-. Puede que algún día ajustemos cuentas.
Holmes sonrió con aire indulgente.
-Me temo que durante unos cuantos años va a estar muy ocupado -dijo-. Por
cierto, ¿qué es lo que metió en la pila de madera, junto a sus pantalones
viejos? ¿Un perro muerto, conejos o qué? ¿No quiere decirlo? ¡Vaya por Dios,
qué poco amable es usted! En fin, me atrevería a decir que con un par de
conejos bastaría para explicar la sangre y los restos calcinados. Si alguna vez
escribe usted un pequeño relato de esto, Watson, puede apañarse con los
conejos.

º