.

.

domingo, 21 de noviembre de 2010

MISS MARPLE -- Agatha Christie -- MÓVIL VERSUS MOVILIDAD



MISS MARPLE”
Agatha Christie
**

MÓVIL VERSUS MOVILIDAD
Mr. Petherick se aclaró la garganta con más ímpetu que de costumbre.
Temo que mi problema les parezca muy sencillo —dijo en tono de disculpa—, después de
las sensacionales historias que acabo de escuchar. En el mío no hay derramamiento de sangre,
pero a mí me parece un problemilla interesante e ingenioso y, por fortuna, me hallo en posición
de conocer la solución.
No será terriblemente legal, ¿verdad? —preguntó Joyce Lempriére—. Me refiero a que no
pretenderá abrumarnos con referencias a los artículos del Código, y un sinfín del caso de Tal
versus Cual en el año 1981 o algo parecido.
Mr Petherick la miró fijamente por encima de las gafas.
No, no querida jovencita, no debe temer nada de eso. La historia que voy a contarles es
bien sencilla y puede ser seguida por cualquier profano.
Nada de retóricas jurídicas —dijo miss Marple, amenazándole con una aguja de hacer
punto.
Desde luego que no —replicó Mr. Petherick.
Bien, yo no estoy tan segura, pero oigamos su historia.
Hace referencia a un antiguo cliente mío, a quien llamaré Mr. Clode, Simon Clode. Era un
hombre muy rico y vivía en una gran casa no muy lejos de aquí. Le mataron un hijo en la
guerra y este hijo había dejado una niñita. Su madre murió al nacer ella y, al fallecer su padre,
se fue a vivir con su abuelo, que en seguida le cobró gran afecto. La pequeña Chris hacía lo
que quería de su abuelo. Nunca he visto un hombre más dominado por una criatura, y no
puedo describir su pena y desesperación cuando, a los once años, la niña contrajo una
neumonía y falleció.
»El pobre Simon Clode estaba inconsolable. Un hermano suyo había fallecido recientemente,
dejando a su familia en una situación económica un tanto difícil, y Simon Clode ofreció
generosamente su casa a los hijos de su hermano, dos niñas, Grace y Mary, y un niño,
George. Pero aun siendo amable y generoso con ellos, el anciano nunca experimentó por sus
sobrinos el afecto y la devoción que sintiera por su pequeña nietecita. George Clode encontró
un empleo en un banco, y Grace contrajo matrimonio con un inteligente y joven químico
llamado Philip Garrod. Mary, que era una muchacha tranquila y reservada, continuó en la casa
cuidando de su tío. Yo creo que le apreciaba mucho, aunque de una forma poco efusiva. Al
parecer, todo marchaba sobre ruedas. Debo decir que, después de la muerte de la pequeña
Christobel, Simon Clode vino a yerme para que le redactara un testamento. Según éste último,
toda su fortuna, que era considerable, debía ser repartida a partes iguales entre sus sobrinos,
es decir, una tercera parte para cada uno.
»El tiempo pasó. Al encontrar un día casualmente a George Clode le pregunté por su tío, a
quien no había visto desde hacía algún tiempo y, ante mi sorpresa, vi que su rostro se
ensombrecía.
»—Ojalá pudiera usted hacer entrar en razón a tío Simon —me dijo dolido. Su apariencia
honesta pero poco brillante parecía atormentada y preocupada—. El asunto del espiritismo se
está poniendo mucho peor.
»—¿Qué asunto del espiritismo? —pregunté muy sorprendido.
»Entonces George me lo contó todo. Que Mr. Clode se había interesado poco a poco por el
tema y que, cuando más lo estaba, había encontrado casualmente a una médium
norteamericana, una tal Mrs. Eurydice Spragg. Esta mujer, a quien George no vacilaba en
calificar de estafadora de primera, había conseguido una gran ascendencia sobre Simon
Clode. Prácticamente estaba siempre en la casa, donde celebraban muchas sesiones en las
que el espíritu de Christobel se manifestaba al crédulo abuelo.
»Debo confesar, antes de seguir adelante, que yo no soy de los que hablan del espiritismo con
sarcasmo. Ya les he dicho que creo sólo en la evidencia y pienso que, si somos totalmente
imparciales y sopesamos la evidencia en lo tocante al espiritismo, siempre encontraremos
aspectos que no pueden atribuirse al fraude o ignorados a la ligera. Por tanto, les repito que
sobre este particular ni creo ni dejo de creer. Hay ciertos testimonios que uno no se puede
permitir ignorar.
»Por otro lado, también es cierto que el espiritismo conduce muy fácilmente al fraude y a la
impostura, y por todo lo que me dijo George Clode de aquella Mrs. Eurydice Spragg, me
convencí más y más de que Simon Clode se hallaba en malas manos y que probablemente
Mrs. Spragg era una impostora de la peor especie. El anciano, tan sagaz para los asuntos
prácticos, estaba siendo fácilmente engañado en lo que se refería a su afecto por la nieta
fallecida.
»A fuerza de darles vueltas al problema en mi mente, empecé a sentirme muy intranquilo. Yo
apreciaba a los jóvenes Clode, Mary y George, y comprendí que aquella Mrs. Spragg y su
influencia sobre su tío podría acarrear complicaciones en el futuro.
»A la primera oportunidad que se me presentó busqué un pretexto para visitar a Simon Clode.
Encontré a Mrs. Spragg instalada en su casa como huésped de honor. En cuanto la vi, se
confirmaron mis peores sospechas. Era una mujer robusta, de mediana edad, que vestía de un
modo extravagante y no dejaba de decir cosas como « nuestros seres queridos que han
pasado a la otra vida» y cosas por el estilo.»
»Su esposo estaba también instalado en la casa. Mr. Absalom Spragg era un hombre delgado,
de expresión melancólica y ojos de mirada extremadamente evasiva. Tan pronto como pude,
me llevé aparte a Simon Clode para sondearlo con tacto sobre el asunto. Se mostró
entusiasmado, ¡Eurydice Spragg era maravillosa! ¡Le había sido enviada como respuesta a sus
plegarias! A ella no le importaba el dinero, la satisfacción de ayudar a un corazón atribulado le
bastaba. Sentía un afecto completamente maternal por la pequeña Chris, a quien empezaba a
considerar casi como una hija. Luego me fue dando detalles: cómo había oído la voz de Chris
hablándole, diciéndole que estaba bien y feliz en compañía de sus padres. Continuó
relatándome otros sentimientos expresados por la niña, que me parecieron completamente
falsos al recordar a la pequeña Christobel, ya que decía que «su papá y su mamá querían
mucho a la querida Mrs. Spragg».
»—Pero, desde luego, usted se burla de estas cosas, Petherick —me dijo.
»—No, no me burlo. Nada más lejos de mi intención. Algunas de las personas que han escrito
sobre este tema me merecen el mayor respeto y confianza. No dudaría en aceptar su palabra
y concedería todo el crédito a cualquier médium que ellos me recomendaran. ¿Debo entender
que Mrs. Spragg le ha sido muy garantizada?
»Simon entró en éxtasis al alabar a Mrs. Spragg. Le había sido enviada por el cielo. La había
conocido en el balneario en el que él pasaba dos meses cada verano. ¡Un encuentro casual,
con un resultado maravilloso!
»Me marché muy disgustado. Mis peores sospechas se habían confirmado, pero no veía qué
podía hacer Después de pensarlo mucho, escribí a Philip Garrod quien, corno ya he dicho
antes, acababa de casarse con la mayor de los Clode, Grace. Le expuse el caso, desde luego
con la mayor prudencia. Le indiqué el peligro que representaba que una mujer semejante
ganara ascendencia en la voluntad del anciano y le sugerí que pusieran a Mr. Clode en
contacto con algún reputado experto de los círculos espiritistas que pudiese analizar la
conducta de Mrs. Spragg, cosa que consideré no sería difícil para Philip Garrod
»Garrod actuó rápidamente. Se había dado cuenta de que la salud de Simon Clode era
precaria y, como hombre práctico, no tenía intención de dejar que su esposa y sus cuñados se
quedaran sin la herencia que les correspondía por derecho. Se presentó a la semana siguiente
llevando consigo como invitado nada menos que al famoso profesor Longman. Longman era
un científico de primer orden, cuya relación con el espiritismo era suficiente garantía para tratar
esta disciplina con el máximo respeto. Y no sólo era un científico brillante, sino también un
hombre de la mayor rectitud e integridad.
»El resultado de su visita fue de lo más desafortunado. Al parecer, Longman habló muy poco
mientras estuvo allí. Se celebraron dos sesiones, bajo condiciones que ignoro. Longman no
hizo comentarios mientras permaneció en la casa, pero después de su marcha escribió una
carta a Philip Garrod en la que admitía que no pudo sorprender a Mrs. Spragg llevando a
cabo ningún truco, pero que, sin embargo, su opinión particular era que el fenómeno no era
auténtico. Mr. Garrod era libre de enseñar la carta a su tío si lo creía conveniente, y sugería
que él mismo podía poner a Mr. Clode en contacto con alguna médium de perfecta integridad.
»Philip Garrod le llevó la carta directamente a su tío, pero el resultado fue muy distinto al que
él había esperado. El anciano montó en cólera, diciendo que todo aquello era un complot para
desacreditar a Mrs. Spragg, que era una santa calumniada e insultada injustamente. Ya le
habían informado de la envidia que le tenían en aquel país. Señaló que Longman se veía
obligado a confesar que no había logrado sorprenderla realizando ninguna superchería.
Eurydice Spragg había aparecido a su lado en las horas más negras de su vida, le había dado
ayuda y consuelo, y estaba dispuesto a defender su causa, aunque ello significara tener que
romper con todos los miembros de su familia. Ella era para él más que ninguna otra persona
en el mundo.
»Philip Garrod fue echado de la casa sin grandes ceremonias, pero como resultado de su
ataque de ira, la salud de Clode empeoró notablemente. Durante el último mes había estado
en cama casi continuamente y cabía la posibilidad de que no pudiera volver a levantarse hasta
que la muerte le liberara. Dos días después de la partida de Philip, recibí una llamada urgente
y acudí a la casa a toda prisa. Clode estaba en cama y parecía muy enfermo, incluso ante mis
ojos de profano. Luchaba por respirar.
»—Este es mi fin —me dijo—. Lo presiento. No discuta conmigo, Petherick. Pero, antes de
morir, quiero cumplir con el único ser humano que ha hecho por mí más que nadie en el
mundo. Deseo hacer otro testamento.
»—Muy bien —le dije—. Si me da instrucciones, le redactaré uno y se lo enviaré para que lo
firme.
»—Sería inútil —replicó—, pues es posible que no pase de esta noche. Aquí he escrito lo que
deseo
buscó debajo de su almohada— y usted dirá si está como es debido.
»Sacó una hoja de papel en la que aparecían burdamente escritas unas pocas palabras en
lápiz. Era sencillo y estaba bien claro. Dejaba cinco mil libras a cada uno de sus sobrinos y el
resto de sus vastas propiedades a Eurydice Spragg «como prueba de gratitud y admiración».
»No me gustó nada, pero allí estaba. No cabía la posibilidad de que hubiera perdido la razón,
el anciano estaba completamente cuerdo.
»hizo sonar el timbre para llamar a las criadas, que acudieron prontamente. La criada, Emma
Gaunt, era una mujer de mediana edad y elevada estatura que llevaba muchos años al servicio
de Clode y lo había cuidado con devoción. Con ella vino la cocinera, una mujer joven y
frescachona de unos treinta años. Simon Clode las contempló a las dos por debajo de sus
pobladas cejas.
»—Quiero que seáis testigos en mi testamento. Emma, tráeme mi pluma estilográfica.
»Emma se aproximó obediente al escritorio.
»—En el cajón de la izquierda, no —dijo el viejo Clode irritado—. ¿Es que no sabes que está
en el de la derecha?
»—No, está aquí, señor —replicó Emma sacándola.
»—Entonces debes de haberla guardado mal la última vez —gruñó el anciano—. No puedo
soportar que las cosas no estén siempre en su sitio.
»Todavía refunfuñando, tomó la pluma de su mano y copió su borrador, enmendado por mí,
en otro papel. Luego firmó, así como también Emma Gaunt y la cocinera, Lucy David. Yo
doblé el testamento y lo introduje en un sobre azul. Comprendan que, necesariamente, el
testamento había sido redactado en una hoja de papel corriente.
»Cuando las dos mujeres se disponían a abandonar la habitación, Clode se desplomó sobre
las almohadas respirando entrecortadamente y con el rostro descompuesto. Me incliné sobre
él con ansiedad y Emma Gaunt regresó junto al lecho. El anciano se recobró sonriendo
débilmente.
»—Estoy bien. No se alarme, Petherick. De todas formas, ahora que he hecho lo que
deseaba, moriré más tranquilo.
»Emma Gaunt me miró inquisitivamente, como si me pidiera permiso para abandonar la
habitación.
Asentí para confirmárselo y salió, deteniéndose primero para recoger el sobre azul que yo
había dejado caer al suelo a causa del sobresalto. Me lo entregó, lo introduje en el bolsillo de
mi chaqueta y luego se marchó.
»—Está usted molesto, Petherick —me dijo Simon Clode—. Está predispuesto en contra,
como todo el mundo.
»—No es cuestión de prejuicios —repliqué—. Mrs. Spragg puede ser todo lo que ella dice y
no vería inconveniente en que le dejara un pequeño legado como recuerdo agradecido. Pero,
se lo digo con franqueza, Clode, es una equivocación desheredar a los de su propia sangre
por favorecer a una extraña.
»Y dicho esto me volví para marcharme. Había hecho todo lo posible y demostrado mi
protesta.
»Mary Clode salió del salón y se reunió conmigo en el recibidor.
»—Tomará el té antes de marcharse, ¿verdad? Pase usted, haga el favor —y me introdujo en
el salón.
»En la chimenea ardía un alegre fuego y la estancia resultaba cómoda y acogedora. Me ayudó
a quitarme el abrigo, y su hermano, que en ese momento entraba en la habitación, lo tomó de
sus manos y lo dejó sobre una silla al otro extremo del salón, y luego vino a sentarse junto al
fuego, donde tomamos el té. Durante la comida había surgido una pregunta acerca de un
asunto referente a la hacienda, y Simon Clode dijo que no quería que le molestaran con eso y
que dejaba que George lo decidiera. George estaba algo inquieto por tener que confiar en su
propio juicio y, después del té, pasamos al despacho para que yo echara un vistazo a los
papeles en cuestión. Mary Clode nos acompañó.
»Un cuarto de hora más tarde me dispuse a marcharme y, recordando que había dejado mi
abrigo en el salón, entré a buscarlo. El único ocupante de la habitación era Mrs. Spragg, que
estaba arrodillada junto a la silla donde estaba mi abrigo. Al parecer arreglaba
innecesariamente la funda de cretona y, al verme entrar, se levantó con el rostro sonrojado.
»—Esta funda no cae bien —se lamentó—. ¡Dios mío! Yo hubiera sabido hacerla mejor.
» Cogí mi abrigo y me lo puse. Al hacerlo, observé que el sobre que contenía el testamento se
había salido del bolsillo y estaba en el suelo. Volví a meterlo en el bolsillo y, tras despedirme,
me marché.
»Al llegar a mi despacho, les describiré mis siguientes actos con todo cuidado. Me quité el
abrigo y saqué el testamento del bolsillo. Lo tenía en la mano cuando entró mi pasante.
Alguien quería hablar conmigo por teléfono y la extensión de mi despacho no funcionaba. Por
tanto, le acompañé al despacho contiguo y, por espacio de cinco minutos, estuve ocupado
hablando por teléfono.
«Cuando terminé, encontré esperándome a mi pasante.
»—Mr. Spragg ha venido a verle, señor. Le he hecho pasar a su despacho.
»Encontré a Mr. Spragg sentado junto a mi mesa. Se puso en pie para saludarme de un modo
muy obsequioso, y luego pronunció un largo discurso cuya principal intención parecía ser
justificarse a sí mismo y a su esposa. Temía que la gente anduviese diciendo que tal y que cual.
Su esposa había sido conocida desde su infancia por la pureza de su corazón y sus motivos
eran esto, lo otro y lo de mas allá. Temo que estuve bastante brusco con él. Finalmente debió
comprender que su visita no era precisamente un gran éxito y se marchó un tanto
intempestivamente. Entonces recordé que había dejado el testamento encima de la mesa. Lo
cogí, sellé el sobre, escribí una palabras en él y lo guardé en la caja fuerte.
»Ahora viene el punto crucial de mi historia. Dos meses más tarde falleció Simon Clode. No
entraré en profusas consideraciones. Me limitaré ahora a los hechos concretos. Cuando fue
abierto el sobre sellado que contenía el testamento, se encontró únicamente una hoja en
blanco.
Hizo una pausa para contemplar el círculo de rostros interesados. Se sonrió con cierto
regocijo.
¿Se dan cuenta, verdad? Por espacio de dos meses el sobre sellado había permanecido en
mi caja fuerte y por tanto nadie pudo tocarlo. No, el cambio tuvo que realizarse en un margen
de tiempo muy limitado:
entre el momento en que fue firmado el testamento y lo guardé en la caja fuerte.
Ahora bien, ¿quién tuvo la oportunidad y quién se beneficiaba con ello?
»Enumeraré los puntos principales en un breve resumen: El testamento fue firmado por Mr.
Clode y colocado por mí mismo dentro del sobre. Mi abrigo fue recogido por Mary, quien se
lo dio a George, al que no perdí de vista mientras lo colocaba en la silla. Durante el rato que
yo permanecí en el despacho, Mrs. Eurydice Spragg hubiera tenido tiempo de sobra para
sacar el sobre del bolsillo de mi abrigo, leer su contenido y, a decir verdad, el hecho de
encontrar el sobre en el suelo y no en el bolsillo, parecía indicar que así lo hizo. Pero ahora
llegamos a un punto curioso: ella tuvo la oportunidad de sustituirlo por una hoja en blanco,
pero no motivo. El testamento fue hecho en su favor y, al sustituirlo por una hoja en blanco, se
privaba de la herencia que tanto había deseado alcanzar. Lo mismo se aplicaba a Mr. Spragg.
El también tuvo la oportunidad. Se quedó solo con el documento en cuestión durante unos
dos o tres minutos en mi propio despacho. Pero nuevamente, no hubiera sido en su provecho
hacerlo. De modo que nos enfrentamos con este curioso problema. Las dos personas que
tuvieron oportunidad de sustituirlo por un papel en blanco carecen de motivo para hacerlo, y
las dos que tenían motivo les faltó la oportunidad. A propósito, no descartaré la criada, Emma
Gaunt, como sospechosa. Era muy fiel a su joven amo y a miss Mary, y detestaba a los
Spragg. Estoy seguro de que hubiera sido igualmente capaz de sustituirlo de habérsele
ocurrido. Pero, aunque me lo entregó al recogerlo del suelo, ciertamente no tuvo oportunidad
de variar su contenido y no pudo sustituirlo por otro sobre con un hábil manejo (cosa a todas
luces imposible), pues el sobre en cuestión lo había traído a la casa yo y no era probable que
nadie tuviera otro idéntico.
Miró a todos los reunidos.
Ahí tienen mi pequeño problema. Espero haberlo expuesto con claridad y me gustaría oír
sus opiniones.
Ante el asombro de todos, miss Marple lanzó una risita prolongada. Al parecer algo la divertía
extraordinariamente.
¿Qué ocurre, tía Jane? ¿Podemos saber de qué te ríes? —preguntó Raymond.
Estaba pensando en el pequeño Tommy Symonds, un muchacho muy travieso, pero
algunas veces muy divertido. Es uno de esos niños con cara inocente que siempre andan
tramando una diablura u otra. Recordaba que la semana pasada, en la escuela dominical, dijo:
«Maestra, ¿se dice la yema de los huevos es blanca o la yema de los huevos son blancas?». Y
miss Durston explicó que todo el mundo diría «las yemas de los huevos son blancas o la yema
del huevo es blanca», y el travieso Tommy replicó: «¡Bueno, yo diría que la yema del huevo es
amarilla!». Desde luego fue una diablura y más antigua que las montañas. Yo la sabía desde
pequeña.
Muy divertido, querida tía Jane —dijo Raymond en tono amable—, pero sin duda no tiene
nada que ver con la interesantísima historia que nos ha contado Mr Petherick.
Oh, sí que la tiene —replicó la señorita Marple—. ¡Es una triquiñuela! Lo mismo que la
historia de Mr. Petherick. ¡Y tan propia de un abogado! ¡Ah, mi querido amigo! —y movió la
cabeza con aire reprobador.
Me pregunto si sabe usted la solución realmente
dijo el abogado guiñándole un ojo.
Miss Marple escribió unas palabras en un pedazo de papel y se lo entregó.
Mr Petherick lo desdobló y, al leer lo que había escrito, la miró con admiración.
Mi querida amiga —le dijo—, ¿es que hay algo que usted no sepa?
La conozco desde niña —contestó miss Marple—. Y también la usé varias veces.
Yo me siento desorientado —intervino sir Henry—. Estoy seguro de que Mr. Petherick se
ha sacado de la manga algún truco jurídico.
En absoluto —replicó el aludido—, en absoluto, es un problema perfectamente justo. No
deben prestar atención a miss Marple, que tiene un modo muy personal de ver las cosas.
Deberíamos ser capaces de desentrañar la verdad
dijo Raymond West un tanto molesto—. Los hechos parecen bien sencillos. Cinco
personas tocaron ese sobre. Es evidente que los Spragg pudieron efectuar la sustitución, pero
es igualmente manifiesto que no lo hicieron. Nos quedan otros tres. Ahora bien, considerando
las maravillas que los prestidigitadores realizan para efectuar cualquier escamoteo ante nuestra
vista, me parece que el papel pudo ser extraído del sobre por George Clode y sustituido por
otro mientras llevaba el abrigo al otro extremo de la habitación para guardarlo.
Pues yo creo que fue la joven —replicó Joyce—. La criada bajaría a toda prisa a decirle lo
que estaba ocurriendo y conseguiría otro sobre azul, que cambió por el otro.
Sir Henry meneó la cabeza.
No estoy de acuerdo con ninguno de los dos —dijo despacio—. Los prestidigitadores
hacen cosas semejantes, pero sólo en las novelas y en el escenario, pero serían imposibles en
la vida real, especialmente ante la mirada experta de un hombre como mi amigo Petherick.
Pero tengo una idea, es sólo una idea y nada más. Sabemos que el profesor Longman fue a
hacerles una visita y que habló muy poco, y es razonable suponer que los Spragg estuvieran
ansiosos de conocer el resultado de esta visita. Si Simon Clode no les dijo lo que proyectaba,
cosa muy probable, pudieron creer que había enviado a buscar a Mr. Petherick por un motivo
muy distinto. Tal vez creyeron que Mr. Clode había hecho ya testamento en beneficio de
Eurydice Spragg y que ahora expresaba el deseo de negarle toda participación en él como
resultado de las revelaciones del profesor. O cabe la alternativa, como dicen ustedes los
abogados, de que Philip Garrod hubiera impresionado a su tío al reclamar los derechos de la
propia sangre. En este caso, supongamos que Mrs. Spragg se dispusiera a efectuar la
sustitución. La lleva a cabo, pero la entrada de Mr. Petherick en el momento crítico le impide
leer el documento auténtico y se apresura a quemarlo por si el abogado descubriera su
pérdida.
Joyce meneó la cabeza con mucha determinación.
No lo hubiera quemado nunca sin leerlo.
La solución es bastante endeble —admitió sir Henry—. Supongo que Mr Petherick no se
encargaría de hacer de... Providencia.
La sugerencia fue hecha en tono festivo, mas el abogado se incorporó con aire ofendido.
Es un comentario del todo impropio —dijo con cierta aspereza.
¿Qué dice el doctor Pender? —preguntó sir Henry.
No puedo decir que tenga ideas claras. Yo creo que la sustitución pudo ser efectuada por
Mrs. Spragg o su esposo por el motivo indicado por sir Henry. Si ella no leyó el testamento
hasta después de la marcha de Mr Petherick, debió encontrarse en un dilema, pues no podía
rectificar su intervención en el asunto. Posiblemente lo colocaría entre los papeles de Mr.
Clode con la esperanza de que fuese encontrado después de su muerte. Pero ignoro por qué
no fue encontrado. Pudiera ser que Emma Gaunt lo encontrase y, llevada de su devoción por
sus amos, lo destruyera deliberadamente.
Creo que la solución del doctor Pender es la mejor de todas —dijo la joven—. ¿Fue
efectivamente así, doctor Petherick?
El abogado negó con la cabeza.
Continuaré a partir del punto en que lo dejé. Yo estaba tan perplejo y despistado como
todos ustedes, y no creo que hubiese adivinado nunca la verdad, probablemente no lo habría
hecho, pero me la hicieron ver y de un modo muy inteligente.
»Cosa de un mes más tarde fui a cenar con Philip Garrod y, en el transcurso de nuestra
sobremesa, él mencionó un caso muy interesante que acababa de llegar a su conocimiento.
»—Me gustaría contárselo, Petherick, de un modo confidencial, por supuesto —me dijo.
»—Desde luego —repliqué.
»—Un amigo mío que esperaba heredar de uno de sus parientes sufrió una gran decepción al
descubrir que su deudo tenía intención de beneficiar a una persona totalmente inmerecedora
de ello. Mi amigo, según me temo, no es muy escrupuloso en sus métodos y en la casa había
una doncella fiel a los intereses de la que llamaremos parte legítima. Mi amigo le dio unas
instrucciones bien sencillas: le entregó una pluma estilográfica debidamente cargada, que debía
colocar en un cajón de su escritorio, pero no en el que acostumbraba a guardarla. Si su amo
le pedía que atestiguara su firma de cualquier documento y le pedía que le trajera la pluma, ella
no debía entregarle la suya sino aquella, que era un duplicado exacto. Eso era todo lo que
tenía que hacer y no le dio más detalles. Era una doncella fiel y cumplió sus instrucciones al pie
de la letra.
»Se interrumpió para decirme:
»—Espero no estarle cansando con mi prolijidad, Petherick.
»—En absoluto —repliqué—. Me interesa muchísimo.
»Nuestros ojos se encontraron.
»—Desde luego, mi amigo le es completamente desconocido —dijo.
»—Completamente —le contesté.
»—Entonces, magnífico —replicó entusiasmado Philip Garrod. Hizo una pausa y sonrió—.
¿Comprenden ahora? La pluma estaba cargada con lo que vulgarmente llamamos tinta
invisible, una solución de almidón y agua a la que se han añadido unas gotas de yodo. Produce
un líquido azul oscuro, pero la escritura desaparece por completo a los cuatro o cinco días.
Miss Marple se rió por lo bajo.
Tinta invisible —dijo—, la conozco. Muchas veces he jugado con ella siendo niña.
Y les miró a todos con el rostro resplandeciente, deteniéndose para amenazar con el dedo a
Mr. Petherick una vez más.
Pero de todas formas es una triquiñuela, Mr Petherick —le dijo—, muy propia de un
abogado.

º