.

.

sábado, 7 de agosto de 2010

EL ARCHIVO DE SHERLOCK HOLMES -- El Ritual de los Musgrave



El Ritual de los Musgrave
-
«¿Qué rescoldos de venganza se convirtieron de pronto en llamaradas en el
alma de aquella apasionada mujer?»
-
Una anomalía que a menudo me llamaba la atención en el carácter de mi
amigo Sherlock Holmes era la de que, a pesar de que en sus métodos de
pensamiento era el más ordenado y metódico de todos los hombres, y aunque
también mostraba un cierto esmero discreto en su manera de vestir, en sus
hábitos personales era, en cambio, uno de los hombres más desordenados que
jamás hayan llevado a la desesperación a un compañero de pensión. No es
que yo sea ni mucho menos convencional en este aspecto, pues la vida
desordenada en Afganistán, unida a una disposición de por si bastante
bohemia, me han convertido en hombre más descuidado de lo que
corresponde a un médico. Pero en mi caso existe un límite y, cuando encuentro
a un hombre que guarda sus cigarros en el cubo para el carbón, su tabaco en
la punta de una zapatilla persa y su correspondencia sin contestar atravesada
por una navaja de bolsillo en el centro de la repisa de madera de su chimenea,
entonces empiezo a darme aires virtuosos.
Siempre he sostenido también que la práctica del tiro de pistola deberla ser,
indiscutiblemente, un pasatiempo propio del aire libre, y cuando Holmes, en
uno de sus arrebatos de extravagante humor se sentaba en una butaca, con su
revólver y un centenar de cartuchos Boxer, y procedía a adornar la pared
opuesta con unas patrióticas iniciales V.R. trazadas a balazos, yo creía
firmemente que ni la atmósfera ni la apariencia de nuestra habitación
mejoraban con ello.
Nuestros aposentos siempre estaban llenos de productos químicos y de
reliquias del mundo criminal, que tenían la particularidad de desplazarse hasta
lugares improbables y aparecer en la mantequera o en si-tios todavía más
indeseables. Pero mi peor cruz eran sus papeles. Le causaba horror destruir
documentos, en especial aquellos que guardaban relación con anteriores casos
suyos, y sin embargo sólo una o dos veces al año reunía energías para
rotularlos y ordenarlos, pues, tal como he mencionado en algún lugar de estas
incoherentes memorias, sus arranques de apasionada energía, cuando llevaba
a cabo las notables hazañas con las que va asociado su nombre, eran
seguidos por reacciones letárgicas durante las cuales permanecía tumbado con
su violín y sus libros, casi sin moverse, salvo para pasar del sofá a la mesa.
Así, mes tras mes se acumulaban sus papeles, hasta que en todos los rincones
de la habitación se apilaban fajos de textos manuscritos que por nada del
mundo habían de quemarse y que no podían ser cambiados de lugar por nadie
que no fuera su propietario.
Una noche de invierno, sentados los dos frente al fuego, me aventuré a
sugerirle que, en vista de que ya había acabado de pegar recortes en su libro
de noticias, bien podía emplear las dos horas siguientes en hacer un poco más
habitable nuestra habitación. No pudo negar la justicia de mi petición y, con
cara un tanto severa, se fue a su dormitorio y volvió de él arrastrando tras de sí
una gran caja metálica. La colocó en medio del suelo y, poniéndose en cuclillas
ante ella, abrió la tapa. Pude observar que una tercera parte de ella ya estaba
llena de fajos de papel sujetos con cinta roja para formar diferentes paquetes.
–Aquí hay casos de sobra, Watson –anunció, mirándome con ojos maliciosos–
. Creo que si supiera usted todo lo que tengo en esta caja, me pediría que
sacara parte de su contenido en vez de meter más papeles en ella.
–¿Están en ella, pues, los documentos referentes a sus primeros trabajos? –
pregunté–. A menudo he deseado disponer de sus notas sobre estos casos.
–Sí, amigo mio, todos ellos fueron prematuros, anteriores a la llegada de mi
biógrafo para glorificarme.
–Levantaba un fajo tras otro, con manos cuidadosas, casi acariciantes–. No
todo son éxitos, Watson –añadió–, pero entre ellos hay algunos problemitas de
lo más atractivo. He aquí los datos del asesinato de Tarleton, y el caso de
Vamberry, el comerciante de vinos, y la aventura de la anciana rusa y el
singular asunto de la muleta de aluminio, así como un relato completo acerca
de Ricoletti, el del pie de piña, y su abominable esposa. Y aquí... ah, esto sí
que es en realidad algo un poco recherché.
Hundió el brazo hasta el fondo de la caja y extrajo una cajita de madera con
tapa deslizante, como las que contienen ciertos juguetes infantiles. Sacó de su
interior un trozo de papel arrugado, una llave de bronce de modelo antiguo y
tres discos metálicos viejos y oxidados.
–Y bien, muchacho, ¿qué deduce usted de este lote?–preguntó, sonriendo al
ver mi expresión.
–Es una colección curiosa.
–Muy curiosa, y la historia que la acompaña le parecerá todavía más curiosa.
–¿O sea, que estas reliquias tienen una historia?
–Tanto, que ellas mismas son historia.
–¿Qué quiere decir con esto?
Sherlock Holmes las cogió una por una y las depositó a lo largo del borde de la
mesa. Después, volvió a sentarse en su sillón y las contempló con un destello
de satisfacción en sus ojos.
–Esto –me dijo– es todo lo que me queda para recordarme «La aventura del
Ritual de los Musgrave».
Yo le había oído mencionar el caso más de una vez, aunque nunca había
podido ver reunidos sus detalles.
–Me agradaría mucho que me ofreciera un relato del mismo –le aseguré.
–¡Dejando toda la basura tal como está! –exclamó con malicia–. Veo que,
después de todo, su amor al orden no soporta tensiones excesivas, Watson.
Pero yo me alegraría de que agregara este caso o sus anales, pues en él hay
detalles que le confieren un carácter único en los archivos criminales de este
país o, según creo, de cualquier otro. Ciertamente, una recolección de mis
ínfimos logros estaría incompleta si no contuviera un relato de este asunto tan
singular.
»Tal vez recuerde cómo el caso de la corbeta Gloria Scott, y mi conversación
con aquel hombre desdichado de cuyo destino ya le hablé, llamaron por
primera vez mi atención hacia la profesión que se ha convertido en el trabajo
de mi vida. Usted me ve ahora, cuando mi nombre es bien conocido por
doquier y reconocido en general, tanto por el público como por las fuerzas
oficiales, como un último tribunal de apelación en casos dudosos. Incluso
cuando usted me conoció, en tiempos de aquel asunto que ha conmemorado
en Estudio en escarlata, yo ya había establecido una relación considerable,
aunque no muy lucrativa. No puede imaginar cuán dificil me resultó todo al
principio y cuanto tiempo tuve que esperar antes de comenzar a abrirme
camino.
»Cuando llegué a Londres, tenía unas habitaciones en Montague Street, junto
a la esquina del British Museum, y allí esperé, rellenando mi abundante tiempo
de ocio con el estudio de todas aquellas ramas de la ciencia que pudieran
conferirme mayor eficiencia. De vez en cuando se me presentaban casos,
sobre todo por la mediación de colegas estudiantes, pues mis últimos años en
la universidad hubo allí abundantes comentarios sobre mi persona y sobre mis
métodos. El tercero de estos casos fue el del Ritual de los Musgrave, y en el
interés que suscitó tan singular cadena de acontecimientos, así como en las
importantes cuestiones que, según resultó, estaban en juego, sitúo yo mi
primer paso adelante hacia la posición que ahora ocupo.
»Reginald Musgrave habla pasado por mi colegio y nos conocíamos
superficialmente. No era popular en general entre los alumnos, aunque a mi
siempre me pareció que aquello que se consideraba como orgullo era en
realidad un intento de ocultar una extrema timidez natural. En apariencia, era
hombre de un tipo que no podía ser más aristocrático: alto, con nariz recta y
ojos grandes, de ademanes lánguidos y sin embargo corteses. Era,
efectivamente, el vástago de una de las familias más antiguas del reino,
aunque la suya era una rama menor que se había separado de los Musgrave
del norte en algún momento del siglo XVI y se había establecido en la parte
oeste de Sussex, donde la mansión solariega de Hurlstone sea tal vez el
edificio habitado más antiguo del condado. Algo de su lugar natal parecía
haberse adherido a él, y nunca miré su semblante pálido y anguloso ni la
postura de su cabeza sin asociarle arcadas grises y ventanas con parteluz, y
todos los vestigios venerables de una sede feudal. Algunas veces conversamos
y puedo recordar que, en más de una ocasión, expresó un manifiesto interés
por mis métodos de observación y deducción.
Durante cuatro años dejé de verlo, hasta que una mañana se presentó en mi
habitación de Montague Street. Poco había cambiado; vestía como un joven a
la moda –siempre había tenido un toque de dandy- y conservaba aquella
misma actitud tranquila y suave que siempre le había distinguido.
»–¿Cómo te van las cosas, Musgrave? –le pregunté, después de habernos
estrechado cordialmente la mano.
»–Te habrás enterado probablemente de la muerte de mi pobre padre –
repuso–. Nos dejó hace cosa de un par de años. Desde entonces he tenido que
administrar las fincas de Hurlstone, como es natural y, puesto que también soy
miembro del Parlamento por mi distrito, he llevado una vida muy atareada. Pero
tengo entendido, Holmes, que estás canalizando con fines prácticos aquellas
facultades con las que solías sorprendernos.
»–Sí –contesté–, he optado por vivir de mi ingenio.
»–Me agrada oírlo, porque en este momento tu consejo me resultará
extraordinariamente valioso. Han ocurrido algunas cosas muy extrañas en
Hurlstone, y la policía no ha sido capaz de arrojar ninguna luz sobre el asunto.
Se trata, en realidad, de un asunto de lo más extraordinario e inexplicable.
–Puede imaginar con qué interés lo escuchaba, Watson, pues parecía como si
aquella oportunidad que yo había estado anhelando durante aquellos meses se
presentara por fin. En mi fuero interno, creía que saldría airoso allí donde otros
habían fracasado, y ahora tenía la posibilidad de ponerme a prueba.
»–Por favor, dame todos los detalles –exclamé.
»Reginald Musgrave se sentó frente a mi y encendió el cigarrillo que yo le
había ofrecido.
»–Debes saber –comenzó– que, aunque yo esté soltero, tengo que mantener
una considerable plantilla de sirvientes en Hurlstone, pues es una mansión
antigua, muy grande e intrincada, y requiere mucha atención. También tengo
un vedado y en la temporada del faisán suelo dar fiestas en casa, por lo que no
podría ir escaso de personal. En conjunto, hay ocho criadas, una cocinera, el
mayordomo, dos lacayos y un muchacho. Jardín y establos, desde luego,
cuentan con una plantilla aparte.
»De todos estos sirvientes, el que llevaba mas tiempo a nuestro servicio era
Brunton, el mayordomo. Cuando lo contrató mi padre, era un joven maestro de
escuela sin destino, pero demostró ser un hombre de gran energía y mucho
carácter, y pronto se hizo indispensable en la casa. Era un individuo alto y bien
plantado, con una frente despejada y, aunque lleva veinte años con nosotros,
no puede tener ahora más de cuarenta. Con sus ventajas personales y sus
dotes extraordinarias, ya que habla varios idiomas y toca prácticamente todos
los instrumentos musicales, es extraordinario que se haya resignado tanto
tiempo a ocupar este puesto, pero supongo que se sentía a sus anchas con él
y le faltaban energías para efectuar un cambio. El mayordomo de Hurlstone es
siempre algo que recuerdan todos aquellos que nos visitan.
» Pero este dechado de perfección tiene un defecto: es un poquitín don Juan, y
ya puedes imaginar que, para un hombre como él, no es un papel muy difícil de
representar en un tranquilo distrito rural.
»Mientras estuvo casado, todo fue muy bien, pero, desde que enviudó, nos ha
dado muchos quebraderos de cabeza. Hace unos meses, tuvimos la esperanza
de que se dispusiera a sentar de nuevo la cabeza, pues se prometió con
Rachel Howells, nuestra segunda camarera, pero ya la ha dejado y se dedica a
Janet Tregellis, la hija del guardabosque mayor. Rachel, que es muy buena
chica, pero tiene un excitable temperamento galés, sufrió un arrebato de fiebre
cerebral, y ahora circula por la casa, o al menos así lo hacía hasta ayer, como
un alma en pena y una sombra de lo que había sido. Tal fue nuestro primer
drama en Hurlstone, pero un segundo drama nos lo borró de la cabeza,
precedido por la caída en desgracia y el despido del mayordomo Brunton. Así
ocurrieron las cosas.
»Ya he dicho que era un hombre inteligente, y precisamente esta inteligencia
ha causado su ruina, ya que al parecer le produjo una curiosidad insaciable
respecto a cosas que ni mucho menos le concernían. Yo no barrunté lo muy
lejos a lo que esto le llevaría, hasta que un ínfimo incidente me abrió los ojos.
»También he dicho que el caserón es grande e intrincado. Una noche de la
semana pasada, el jueves por la noche, para ser más exacto, constaté que no
me era posible dormir, ya que después de la cena había cometido la
imprudencia de tomar una taza de fuerte café noir. Después de luchar con el
insomnio hasta las dos de la madrugada, comprendí que todo era inútil, por lo
que me levanté y encendí la vela con la intención de continuar una novela que
estaba leyendo. Sin embargo, había dejado el libro en la sala de billar, en vista
de lo cual me eché la bata encima y me dispuse a ir a buscarlo.
»Para llegar hasta allí, tenía que bajar un tramo de escalera y después cruzar
el comienzo de un pasadizo que conduce a la biblioteca y a la armería. Puedes
imaginar mi sorpresa cuando, al mirar a lo largo de este pasillo, vi un destello
de luz procedente de la puerta abierta de la biblioteca. Yo mismo había
apagado la lámpara y cerrado la puerta antes de ir a acostarme. Naturalmente,
lo primero que pensé fue en ladrones. En Hurlstone, los pasillos tienen sus
paredes decoradas en gran parte con trofeos a base de armas antiguas. De
uno de ellos descolgué un hacha de combate y, dejando la vela detrás mío,
avancé de puntillas por el pasadizo y atisbé a través de la puerta abierta.
»Quien se encontraba en la biblioteca era Brunton, el mayordomo. Estaba
sentado en un sillón, con una hoja de papel que parecía un mapa sobre su
rodilla, y la frente apoyada en su mano, como sumido en profundos
pensamientos. Estupefacto, me quedé mirándolo desde la oscuridad. Una velita
larga y delgada, colocada junto al borde de la mesa, proyectaba una débil luz
que bastó para indicarme que estaba totalmente vestido. De pronto, mientras
yo miraba, abandonó el sillón, se encaminó hacia un escritorio situado a un
lado y abrió uno de los cajones. De éste sacó un papel y, volviendo a su
asiento, lo alisó junto a la velita y contra el borde de la mesa. Seguidamente
empezó a estudiarlo con profunda atención. Me invadió tal indignación por su
desparpajo y la forma tan hogareña de examinar nuestros documentos
familiares, que di un paso adelante y Brunton, alzando la vista, me descubrió
enmarcado en el umbral. Se levantó de un salto, el miedo dio un tono lívido a
su semblante y ocultó en su pecho el papel parecido a un mapa que antes
había estado estudiando.
»–¡Muy bien! –exclamé–. ¿Así nos paga la confianza que hemos puesto en
usted? Mañana mismo abandonará mi servicio.
»Se inclinó con el aspecto del hombre que se siente completamente aplastado
y pasó junto a mí sin pronunciar palabra. La vela seguía sobre la mesa y a su
luz eché un vistazo para saber qué era el papel que Brunton había sacado del
escritorio. Con sorpresa, constaté que no era nada que tuviera importancia,
sino tan sólo una copia de las preguntas y respuestas en el singular y antiguo
ceremonial conocido como Ritual de los Musgrave. Es una especie de
ceremonia peculiar de nuestra familia, por la que cada Musgrave, a lo largo de
los siglos, ha pasado al llegar a su mayoría de edad, una cosa de interés
privado y acaso de una cierta pequeña importancia para el arqueólogo, como
nuestros escudos y blasones, pero sin el menor uso práctico.
»–Mejor será que después volvamos a hablar de este papel –dije yo.
»–Si lo consideras realmente necesario... –contestó Musgrave, no sin cierto
titubeo–. Siguiendo con mi relato, te diré que volví a cerrar el escritorio,
utilizando la llave que Brunton había dejado, y ya me había vuelto para
marcharme, cuando quedé sorprendido al descubrir que el mayordomo había
regresado y se encontraba de pie ante mí.
»–Señor Musgrave, mi señor –exclamó con una voz ronca por la emoción–, no
puedo soportar este deshonor. Siempre me he enorgullecido de mi situación en
la vida y caer en desgracia me mataría. Mi sangre caera sobre su cabeza,
señor, se lo juro, si me induce al desespero. Si no puede usted conservarme a
su lado después de lo que ha pasado, por el amor de Dios déjeme que me
despida yo y me marche dentro de un mes, como si fuera por mi propia
voluntad. Esto podría soportarlo, señor Musgrave, pero no que se me eche
delante de toda la gente que tan bien me conoce.
»–No merece tantas consideraciones, Brunton –repliqué yo–. Su conducta no
ha podido ser más infame. No obstante, puesto que lleva largo tiempo con la
familia, no deseo que caiga sobre usted la vergüenza pública. Sin embargo, un
mes es demasiado largo. Márchese dentro de una semana y dé la razón que
quiera para justificar su partida.
»–¿Solo una semana, señor? –exclamó con la desesperación en la voz–.
Quince días... digamos al menos quince días.
»–Una semana –repetí–, y debe admitir que se le ha tratado con gran
benevolencia.
»Se retiró arrastrando los pies y con el rostro hundido en su pecho, como un
hombre hecho añicos, y yo apagué la luz y volví a mi habitación.
»Durante un par de días después de lo ocurrido, Brunton se mostró más asiduo
que nunca en el cumplimiento de sus obligaciones. Yo no hice la menor alusión
a lo que había pasado y, no sin cierta curiosidad, quise ver cómo ocultaba su
desgracia. Sin embargo, la tercera mañana no se dejó ver, como era su
costumbre, después del desayuno a fin de recibir mis instrucciones para la
jornada. Al salir del comedor, me encontré casualmente con Rachel Howells, la
camarera. Ya te he contado que hacía muy poco que se había restablecido de
una enfermedad y su rostro estaba tan pálido y macilento que la reprendí por
haberse reintegrado al trabajo.
»–Deberías estar en cama –le dije–. Vuelve a tus obligaciones cuando te
sientas más fuerte.
»Me miró con una expresión tan extraña que empecé a sospechar que su
cerebro pudiera estar afectado.
»–Estoy fuerte, señor Musgrave –me contestó. -Veremos lo que dice el médico
–dije–. De momento, deja de trabajar y, cuando bajes, dile a Brunton que
quiero verle.
»–El mayordomo se ha marchado –anunció.
»–¿Que se ha marchado? ¿A dónde?
»–Se ha marchado y nadie lo ha visto. No está en su habitación. ¡Sí, se ha
marchado, ya lo creo que se ha marchado!
»Se dejó caer de espaldas contra la pared, lanzando agudas carcajadas,
mientras yo, horrorizado ante ese repentino ataque de histeria, me precipitaba
hacia la campanilla para pedir auxilio. La joven fue conducida a su habitación,
entre gritos y sollozos, mientras yo indagaba qué se había hecho de Brunton.
No cabía duda de que había desaparecido. No había dormido en su cama,
nadie lo había visto desde que la noche anterior se retiró a su habitación y, sin
embargo, resultaba difícil averiguar como había podido salir de la casa, ya que
por la mañana tanto ventanas como puertas se encontraron debidamente
cerradas. Sus ropas, su reloj e incluso su dinero se encontraban en su
habitación, pero faltaba el traje negro que usualmente llevaba. También hablan
desaparecido sus zapatillas, pero había dejado sus botas. ¿Adónde pudo haber
ido, pues, el mayordomo en plena noche, y dónde podía estar ahora?
»Desde luego, registramos la casa desde el sótano hasta las buhardillas, pero
no se halló traza de él. Es, como ya he dicho, un viejo caserón laberíntico, en
especial el ala original, hoy prácticamente deshabitada, pero recorrimos todas
las habitaciones y el sótano sin descubrir el menor vestigio del desaparecido. A
mi me resultaba increíble que hubiese podido marcharse, abandonando todas
sus pertenencias y, sin embargo, ~dónde podía estar? Llamé a la policía local
sin el menor resultado. Había llovido la noche anterior y examinamos el césped
y los caminos alrededor de la casa, pero en vano. Y así estaban las cosas,
cuando un nuevo suceso desvió nuestra atención respecto al misterio anterior.
»Durante dos días, Rachel Howells había estado tan enferma, delirando en
ciertos momentos e histérica en otros, que se había buscado una enfermera
para que la velara por la noche. La tercera noche después de la desaparición
de Brunton, la enfermera, al ver que su paciente dormía pacíficamente, se
adormeció a su vez en una butaca, y cuando despertó a primera hora de la
mañana encontró la cama vacía, la ventana abierta y ninguna traza de la
enferma.
»Me despertaron en el acto y, acompañado por dos lacayos, inicié al momento
la búsqueda de la muchacha desaparecida. No fue difícil determinar la
dirección que habla tomado, puesto que, comenzando por debajo de su
ventana, pudimos seguir fácilmente las huellas de sus pisadas a través del
césped hasta el borde del estanque, donde desaparecían, junto al camino de
tierra que sale de la finca. El lago tiene allí ocho pies de profundidad; puedes
imaginar lo que pensamos al ver que la pista de aquella pobre desequilibrada
terminaba al borde del mismo.
»Desde luego, en seguida buscamos medios de rastreo y se iniciaron los
trabajos para recuperar sus restos, pero no pudimos encontrar trazas del
cadáver. En cambio, sacamos a la superficie un objeto de lo más inesperado.
Era una bolsa de lona que contenía un bloque de viejo metal oxidado y
descolorido, así como unos cuantos guijarros y trozos de vidrio deslustrado.
Este extraño hallazgo fue todo lo que pudimos sacar del estanque y, aunque
ayer efectuamos todas las búsquedas e indagaciones posibles, nada sabemos
de lo que haya podido ocurrirles a Rachel Howells o a Richard Brunton. La
policía del condado se muestra impotente y yo acudo a ti como último recurso.
»Puede usted imaginar, Watson, con qué afán escuché esta extraordinaria
secuencia de hechos, y me esforcé en ensamblarlos y en buscar un hilo común
del que pudieran colgar todos.
»El mayordomo había desaparecido. La camarera había desaparecido. La
camarera había amado al ma-yordomo, pero después había tenido motivos
para odiarlo. Era una joven de sangre galesa, violenta y apasionada. Se había
mostrado terriblemente excitada inmediatamente después de la desaparición
de él. Había arrojado al lago una bolsa de curioso contenido. Todos éstos eran
factores que habían de ser tenidos en cuenta y, sin embargo, ninguno de ellos
se situaba de lleno en el meollo del asunto. ¿Cuál era el punto de partida en
esa cadena de eventos? En él radicaría el extremo final de tan embrollado
ovillo.
»–Debo ver aquel papel, Musgrave –dije–. Aquél que tu mayordomo juzgó que
tanto merecía ser examinado, aun a riesgo de perder su colocación.
»–Ese Ritual nuestro es más bien una cosa absurda–me contestó–, pero al
menos lo excusa en parte el valor de la antigüedad. Tengo aquí una copia de
las preguntas y respuestas, si es que te interesa echarles un vistazo.
»Me entregó este mismo papel que tengo aquí, Watson, y tal es el extraño
catecismo al que cada Mus-grave había de someterse al hacerse cargo de la
propiedad. Voy a leerle las preguntas y respuestas tal como aparecen aqui:
»–¿De quién era?
»–Del que se ha marchado. a–¿Quién la tendrá?
»–El que vendrá.
»–¿Dónde estaba el sol? a–Sobre el roble.
»–¿Dónde estaba la sombra?
»–Bajo el olmo.
»¿Con qué pasos se media?
»–Al norte por diez y por diez, al este por cinco y por cinco, al sur por dos y por
dos, al oeste por uno y por uno, y por debajo.
»–¿Qué daremos por ella?
»–Todo lo que poseemos.
»–¿Por qué deberíamos darlo?
»–Para responder a la confianza.
»–El original no lleva fecha, pero corresponde a mediados del siglo diecisiete –
observó Musgrave–. Temo, sin embargo, que en poco puede ayudarte esto a
resolver el misterio.
»–Al menos nos ofrece otro misterio –repuse–, y un misterio que es incluso
más interesante que el primero. Puede ser que la solución de uno resulte ser la
solución del otro. Me excusarás, Musgrave, si digo que tu mayordomo me hace
todo el efecto de haber sido un hombre muy inteligente y de haber tenido una
percepción más aguda que diez generaciones de sus amos.
»–No sigo tu razonamiento, Holmes –dijo Musgrave–. A mí, el papel me parece
carente de toda importancia práctica.
»–Pues a mí me parece inmensamente práctico, y creo que Brunton era de la
misma opinión. Es probable que lo hubiera visto antes de aquella noche en que
tú le sorprendiste.
»–Es muy posible. Nunca hicimos nada para ocultarlo.
»–Yo imagino que él deseaba simplemente refrescar su memoria por si fuera
aquella su última ocasión. Según tengo entendido, utilizaba una especie de
mapa o carta que estaba comparando con el manuscrito y que se metió en el
bolsillo al aparecer tú, ¿no es así?
»–Así es. Pero ¿qué podía tener esto que ver con esa antigua costumbre
familiar nuestra, y qué significa toda esa jerigonza?
»–No creo que vayamos a tener gran dificultad para determinar esto –
respondí–. Con tu permiso, tomare-mos el primer tren para Sussex y
profundizaremos un poco más en el asunto en el lugar que le corresponde.
»Aquella misma tarde nos plantamos los dos en Hurlstone. Posiblemente,
usted habrá visto fotografías y leído descripciones de este famoso y antiguo
edificio, de manera que limitaré mi descripción del mismo a decir que fue
construido en forma de L, cuyo brazo largo es la parte más moderna y el más
corto corresponde al viejo núcleo a partir del cual se amplió la otra. Sobre la
puerta, baja y de recios paneles, en el centro de esta zona antigua, se cinceló
la fecha 1607, pero los expertos coinciden en afirmar que las vigas y la obra de
piedra son en realidad mucho más antiguas.
El enorme grosor de los muros y las ventanas diminutas de esta parte movieron
a la familia, en el siglo pasado, a edificar la nueva ala, y la vieja se utilizaba
ahora como almacén y bodega, ello cuando se la utilizaba. Un parque
espléndido, con árboles antiguos y magníficos, y el lago al que mi cliente se
había referido, se encontraban muy cerca de las avenidas, a unas doscientas
yardas del edificio.
»Yo ya estaba firmemente convencido, Watson, de que no había allí tres
misterios separados, sino uno solo, y que si conseguía descifrar el Ritual de los
Musgrave, tendría en mi mano la clave que me permitiría averiguar la verdad,
tanto a lo que se refería al mayordomo Brunton como a la camarera Howells. A
ello, por tanto, dediqué todas mis energías. ¿Por qué este criado había de
sentir tanto afán por desentrañar aquella vieja fórmula? Evidentemente, porque
vio algo en ella que había escapado a todas aquellas generaciones de hidalgos
rurales, y de ese algo esperaba obtener alguna ventaja personal. ¿Qué era,
pues, y como había afectado a su sino?
»Fue perfectamente obvio para mi, al leer el Ritual de los Musgrave, que las
medidas habían de referirse sin duda a algún punto al que aludía el resto del
documento, y que si podíamos encontrar ese punto estaríamos en buen camino
para saber cuál era aquel secreto que los antiguos Musgrave habían juzgado
necesario enmascarar de un modo tan curioso y peculiar. Para comenzar se
nos daban dos guías: un roble y un olmo. En cuanto al roble, no podía haber la
menor duda. Directamente ante la casa, a la izquierda del camino que llevaba a
la misma, se alzaba un patriarca entre los robles, uno de los árboles más
magníficos que yo haya visto jamás.
»–¿Ya estaba aquí cuando se redactó vuestro Ritual? –pregunté al pasar
delante de él.
»–Según todas las probabilidades, ya lo estaba cuando se produjo la conquista
normanda –me respondió–. Tiene una circunferencia de veintitrés pies.
»Asi quedaba asegurado uno de mis puntos de partida.
»–¿Tenéis algún olmo viejo? –inquirí.
»–Antes había uno muy viejo, pero hace diez años cayó sobre él un rayo y sólo
quedó el tocón.
»–¿Puedes enseñarme dónde estaba? a–Ya lo creo.
»–¿Y no hay más olmos?
»–Viejos no, pero abundan las hayas. –Me gustaría ver dónde crecía.
»Habiamos llegado en un dog-cart, y mi cliente me condujo en seguida, sin
entrar en la casa, a una cicatriz en la hierba que marcaba donde se había
alzado el olmo. Estaba casi a mitad de camino entre el roble y la casa. Mi
investigación parecía progresar.
»–Supongo que es imposible averiguar qué altura tenía el olmo? –quise saber.
»–Puedo decírtelo en seguida. Medía sesenta y cuatro pies.
como lo sabes? –pregunté sorprendido.
»–Cuando mi viejo profesor me planteaba un problema de trigonometría,
siempre consistía en una medición de alturas. Cuando era un mozalbete
calculé las de todos los árboles y edificios de la propiedad.
»Había sido un inesperado golpe de suerte y mis datos acudían a mí con
mayor rapidez de la que yo hubiera podido esperar razonablemente.
»–Dime –inquirí–, ¿acaso tu mayordomo te hizo alguna vez esta misma
pregunta?
»Reginald Musgrave me miró estupefacto.
»–Ahora que me lo recuerdas –contestó–, Brunton me preguntó la altura del
árbol hace unos meses, debido a una cierta discusión que había tenido con el
caballerizo.
ȃsta era una excelente noticia, Watson, pues indicaba que me encontraba en
el buen camino. Miré el sol. Estaba bajo en el cielo, y calculé que en menos de
una hora se situaría exactamente sobre las ramas más altas del viejo roble, y
se cumpliría entonces una condición mencionada en el Ritual. Y la sombra del
olmo había de referirse al extremo distante de la sombra, pues de lo contrario
se habría elegido como guía el tronco. Por consiguiente, había de averiguar
dónde se encontraba el extremo distante de la sombra cuando el sol estuviera
exactamente fuera del árbol.
–Esto debió de ser difícil, Holmes, dado que el olmo ya no estaba allí.
–Pero al menos sabía que, si Brunton pudo hacerlo, yo también podría.
Además, de hecho no había dificultad. Fui con Musgrave a su estudio y me
confeccioné esta clavija, a la que até este largo cordel, con un nudo en cada
yarda. Cogí después dos tramos de caña de pescar, que representaban
exactamente seis pies, y volví con mi cliente allí donde había estado el olmo. El
sol rozaba ya la copa del roble. Aseguré la caña de pescar en el suelo, marqué
la dirección de la sombra y la medí. Su longitud era de nueve pies.
»Desde luego, el cálculo era ahora de lo más sencillo. Si una caña de seis pies
proyectaba una sombra de nueve, un árbol de sesenta y cuatro pies
proyectaría una de noventa y seis, y ambas tendrían la misma dirección. Medí
la distancia, lo que me llevó casi hasta la pared de la casa, y fijé una clavija en
aquel punto.
»Puede imaginar mi satisfacción, Watson, cuando a un par de pulgadas de mi
clavija observé una depresión cónica en el suelo. Supe que ésta era la marca
hecha por Brunton en sus mediciones, y que yo me encontraba todavía sobre
su pista.
»Desde este punto de partida procedí a dar mis pasos, después de haber
verificado primero los puntos cardinales con mi brújula de bolsillo. Diez pasos
con cada pie me situaron paralelamente a la pared de la casa, y de nuevo
marqué la posición con una clavija. Di después, cuidadosamente, cinco pasos
al este y dos al sur, lo que me llevó hasta el mismísimo umbral de la vieja
puerta. Dos pasos en dirección oeste significaban ahora dos pasos por el
pasadizo enlosado, y éste era el lugar indicado por el Ritual.
»Jamás he sentido una sensación tan helada de desilusión, Watson. Por unos
momentos me pareció que debía de haber algún error radical en mis cálculos.
El sol poniente daba de lleno en el suelo del pasillo y pude observar que las
viejas losas que lo pavimentaban, desgastadas por las pisadas, estaban
firmemente unidas entre si y que, desde luego, no se habían movido durante
años. Brunton no había trabajado allí. Golpeé el suelo, pero el sonido era igual
en todas partes y no había señal de grietas o rendijas. Pero por suerte
Musgrave, que había empezado a valorar el significado de mis procedimientos,
y que ahora se mostraba tan excitado como yo mismo, sacó su manuscrito
para verificar mis cálculos.
»–¡Y por debajo! –gritó–. ¡Has omitido el «y por debajo»!
»Yo había pensado que esto significaba que tendríamos que excavar, pero
ahora vi en seguida que, evidentemente, estaba equivocado.
»- ¿ O sea que debajo de aquí hay un sótano?–grité.
–Sí, y tan viejo como la casa. Aquí debajo, atravesando la puerta.
»Bajamos por una escalera de caracol tallada en la piedra, y mi compañero
encendió una cerilla y con ella una gran linterna que había sobre un barril, en el
rincón. Al instante fue obvio que por fin habíamos dado con el verdadero lugar,
y que no éramos los únicos en visitar aquel sitio.
»Había sido utilizado como almacén de leña, pero los zoquetes de madera, que
evidentemente habían estado esparcidos en el suelo, estaban ahora apilados a
los lados, a fin de dejar expedito el espacio central. Había en este espacio una
losa grande y pesada, con una oxidada anilla de hierro en medio, a la que
había sido atada una gruesa bufanda a cuadros, como las usadas por los
pastores.
»–¡Por Júpiter! –gritó mi cliente–. ¡Ésta es la bufanda de Brunton! Se la he visto
puesta y podría jurarlo. ¿Qué ha estado haciendo aquí este villano?
»Sugerí que se llamara a un par de policías del condado para que estuvieran
presentes, y a continuación intenté alzar la piedra tirando de la bufanda. Lo
único que logré fue moverla ligeramente y sólo con la ayuda de uno de los
agentes conseguí por fin correrla a un lado. Un negro agujero bostezaba bajo
ella, y atisbamos su interior mientras Musgrave, arrodillado al lado, hacía bajar
la linterna.
»Ante nosotros se abría una pequeña cámara de siete pies de profundidad y
cuatro de anchura. A un lado había un arca de madera, más bien baja y con
refuerzos de metal, cuya tapa estaba alzada y de cuya cerradura sobresalía
esta llave tan curiosa y antigua.
Dentro estaba cubierto por una espesa capa de polvo, y la humedad y la
carcoma habían raído la madera hasta el punto de que en su interior crecían
colonias de hongos de color lívido. Varios discos de metal, aparentemente
monedas antiguas, como la que tengo aquí, estaban esparcidas en el fondo del
arca, pero ésta no contenía nada más.
»En aquellos momentos, sin embargo, no prestamos atención al viejo arcón,
pues nuestros ojos estaban clavados en algo que se agazapaba junto a él. Era
la figura de un hombre, vestido de negro, en cuclillas, con la frente apoyada en
el borde del arca y con los brazos abiertos para abarcar todo el ancho de ella.
Esta postura había agolpado toda la sangre estancándola en su cara, y nadie
hubiera reconocido aquella fisonomía deformada y color de hígado, pero su
altura, su traje y sus cabellos bastaron para demostrar a mi cliente, una vez
hubimos subido el cadáver, que se trataba indudablemente de su mayordomo
desaparecido. Llevaba muerto varios días, pero en su persona no se
apreciaban heridas ni magulladuras que explicaran cómo había encontrado tan
espantoso final. Una vez retirado su cuerpo del sótano, nos encontrábamos
todavía con un problema que era casi tan formidable como aquél con el que
habíamos comenzado.
»Confieso que hasta el momento, Watson, me sentia decepcionado en mi
investigación. Yo había contado con solucionar el asunto apenas encontrara el
lugar al que hacía referencia el Ritual, pero ahora me encontraba allí y, al
parecer, tan lejos como siempre de saber qué era aquello que la familia había
ocultado con tan elaboradas precauciones. Cierto que había hecho luz respecto
al sino de Brunton, pero ahora tenía que averiguar cómo se había abatido
aquel sino sobre él, y qué papel desempeñó en la cuestión de la mujer que
había desaparecido. Me senté en un barrilete que había en un rincón y medité
cuidadosamente todo lo sucedido.
»Usted ya conoce mis métodos en tales casos, Watson; me pongo en el lugar
del sujeto y, después de calibrar ante todo su inteligencia, trato de imaginar
cómo habría procedido yo en las mismas circunstancias. En este caso, la
cuestión se simplifica por el hecho de poseer Brunton una inteligencia de
primera fila, de modo que era innecesario proceder a una bonificación para
conseguir la ecuación personal, como dicen los astrónomos. El sabia que se
había ocultado algo valioso. Localizó el sitio. Descubrió que la piedra que lo
cubría era demasiado pesada para que un hombre pudiera moverla sin ayuda.
¿Qué iba a hacer a continuación? No podía obtener ayuda del exterior, aun en
el caso de contar con alguien en quien pudiera confiar, sin desatrancar puertas
y correr un riesgo muy alto de ser descubierto. Era mejor, si existía la
posibilidad, disponer de un ayudante dentro de la casa. Pero ¿a quién podía
pedírselo? Aquella chica le había amado sinceramente. A un hombre siempre
le resulta difícil admitir que finalmente haya perdido el amor de una mujer por
muy mal que él la haya tratado. Mediante unas pocas atenciones intentaría
hacer las paces con la joven Howells, y acto seguido la enrolaría como
cómplice. Irían juntos una noche al sotano y sus fuerzas unidas bastarían para
levantar la piedra. Hasta el momento, yo podía seguir sus acciones como si en
realidad hubiera asistido a ellas.
»Sin embargo, para dos personas, y una de ellas mujer, levantar la piedra
representaba un duro esfuerzo. Un robusto policía de Sussex y yo no lo
habíamos considerado ni mucho menos una tarea ligera.
¿Qué podían hacer que les sirviera de ayuda? Probablemente, lo que yo
mismo hubiera hecho. Me levanté y examiné atentamente los diferentes trozos
de madera esparcidos por el suelo. Casi en seguida, encontré lo que esperaba.
Un trozo de unos tres pies de longitud tenía bien marcada una muesca en un
extremo, en tanto que otros varios estaban esparcidos en los lados como si los
hubiese comprimido algún peso considerable. Era evidente que, al levantar la
piedra, habían introducido cuñas de madera en la grieta formada hasta que al
final, cuando la abertura ya era lo bastante grande como para pasar por ella, la
mantuviera expe-ita mediante un tronco colocado en sentido longitudinal y que
muy bien pudo quedar marcado por una muesca en el extremo inferior, dado
que todo el peso de la piedra había de presionarlo contra el borde de esa otra
losa. Hasta el momento, yo seguía pisando terreno firme.
»Y seguidamente, ¿cómo iba yo a proceder para reconstruir aquel drama de
medianoche? Estaba bien claro que sólo una persona podía introducirse en
aquel agujero, y que esta persona fue Brunton. La chica debió de esperar
arriba. Brunton abrió entonces el arca, le entregó a ella el contenido,
presumiblemente, puesto que nada se ha encontrado, y entonces... ¿qué
ocurrió entonces?
»Qué rescoldos de venganza se convirtieron de pronto en llamaradas en el
alma de aquella apasionada mujer celta, cuando vio que el hombre que la
había agraviado, acaso mucho más de lo que él pudiera sospechar, se
encontraba en su poder? ¿Fue una casualidad que el madero resbalara y que
la piedra encerrara a Brunton en lo que se había convertido en su sepulcro?
¿Era ella tan sólo culpable de haber guardado
silencio respecto a la suerte corrida por él? ¿O bien un golpe repentino
asestado por su mano había desviado el soporte y permitido que la losa se
asentara de nuevo en su lugar? Fuera lo que fuese, a mí me parecía ver
aquella figura femenina, agarrando todavía el tesoro recién hallado y subiendo
precipitadamente por la escalera de caracol, mientras tal vez resonaban detrás
de ella gritos sofocados y el golpeteo de unas manos frenéticas contra la losa
de piedra que estaba privando de aire a su amante infiel.
»Tal era el secreto de la palidez de ella, de sus nervios maltrechos y de sus
arrebatos de risa histérica la mañana siguiente. Pero ¿qué había contenido el
arca? ¿Y qué había hecho ella con ese contenido? Desde luego, debía tratarse
del metal viejo y no de los guijarros que mi cliente había sacado del estanque.
Ella lo había arrojado todo allí apenas tuvo una oportunidad, a fin de eliminar la
última traza de su crimen.
»Durante veinte minutos yo había permanecido sentado e inmóvil, meditando
sobre estas cuestiones. Musgrave seguía de pie, muy pálido su semblante,
balanceando su linterna y mirando el fondo de aquel agujero.
»–Son monedas de Carlos 1 –dijo, mostrando las pocas que habían quedado
en el arca–. Como puedes ver, acertamos al calcular la fecha del Ritual.
»–Es posible que encontremos algo más de Carlos 1
–exclamé, ya que de pronto se me ocurrió el probable significado de las dos
primeras preguntas del Ritual–. Déjame ver el contenido de la bolsa que
pescaste en el estanque.
»Subimos a su estudio y puso aquellos restos ante mi. Pude comprender que
les adjudicara tan poca importancia cuando los miré a mi vez, ya que el metal
estaba ennegrecido y las piedras carecían de todo lustre. Sin embargo, froté
una de ellas con la manga y poco después brilló como una chispa en la oscura
cavidad de mi mano. La pieza metálica tenía la forma de un aro doble, pero
había sido doblada y retorcida hasta perder su forma original.
»–Debes tener en cuenta –dije– que el partido realista tuvo cierto poder en
Inglaterra incluso después de la muerte del rey, y que, cuando finalmente sus
componentes huyeron, es probable que dejaran muchas de sus más preciadas
pertenencias enterradas, con la in-tención de volver en busca de ellas en
tiempos mas pacíficos.
»–Mi antepasado, sir Ralph Musgrave, fue un caballero muy destacado y mano
derecha de Carlos II en las correrías del rey –explicó mi amigo.
»–¿De veras? –respondí–. Pues entonces creo que de hecho esto debería
facilitarnos el último eslabón que deseamos. Debo felicitarte por entrar en
posesión, aunque de manera más bien trágica, de una reliquia que es de gran
valor intrínseco, pero de una importancia todavía mayor como curiosidad
histórica.
»–¿Qué es, pues? –preguntó lleno de asombro.
»–Nada menos que la antigua corona de los reyes de Inglaterra.
»–¿La corona!
»–Exactamente. Piensa en lo que dice el Ritual. ¿Cómo lo expresa? “De quién
era?” “Del que se ha marchado.” Esto fue después de la ejecución de Carlos. Y
a continuación: “¿Quién la tendrá?” “El que vendrá.” Esto se refería a Carlos II,
cuyo advenimiento ya estaba previsto. No creo que pueda haber duda de que
esta diadema maltrecha e informe rodeó en otros tiempos las reales frentes de
los Estuardo.
»–¿Y cómo fue a parar al estanque?
»–Ah, ésta es una pregunta cuya respuesta exigirá algún tiempo –declaré. Y
acto seguido, le esbocé toda la larga secuencia de supuestos y pruebas que yo
había construido.
»Anochecía ya y la luna brilló nítidamente en el firmamento antes de que yo
concluyera mi narración.
»–¿Y cómo se explica, pues, que Carlos no recuperase su corona cuando
regresó? –preguntó Musgrave, metiendo de nuevo la reliquia en su bolsa de
tela.
»–Bien, aquí pones el dedo precisamente en el punto que según toda
probabilidad nunca podremos aclarar. Lo más seguro es que el Musgrave que
detentaba el secreto muriera en el intervalo y que, por un exceso de celo,
dejara esta gula a su descendiente sin explicarle el significado. A partir de
aquel día y hasta hoy, ha pasado de padre a hijo, hasta caer en manos de un
hombre que supo desentrañar su secreto y perdió la vida en el intento.
»Y ésta es la historia del Ritual de los Musgrave, Watson. Guardan la corona
en Hurlstone, aunque tuvieron algunas dificultades legales y se vieron
obligados a pagar una suma considerable antes de obtener permiso para
conservarla. Estoy seguro de que si mencionara usted mi nombre, les daría
una gran satisfacción enseñársela. En lo que respecta a la mujer, nada más se
ha sabido de ella y lo más probable es que se marchase de Inglaterra y se
trasladase, junto con el recuerdo de su crimen, a algún país de allende los
mares.

º