.

.

sábado, 10 de julio de 2010

Arthur Conan Doyle --- El mundo perdido (2ªparte)



Arthur Conan Doyle
El mundo perdido

2ªparte


-
9. ¿Quién podía haberlo previsto?
-
Algo terrible nos ha ocurrido. ¿Quién podía haberlo previsto? Yo no puedo prever ningún fin a nuestras
dificultades. Puede ser que estemos condenados a pasar toda nuestra vida en este lugar extraño e
inaccesible. Me hallo aún tan confuso que apenas puedo pensar con claridad en los hechos del presente o en
las posibilidades del futuro. Lo uno se presenta a mis sentidos pasmados como algo tremendo, y lo otro, tan
negro como la noche.
Jamás se enfrentaron otros hombres con una situación peor que ésta; tampoco serviría de nada revelarle a
usted nuestra posición geográfica exacta y pedir a nuestros amigos que organicen una expedición de
rescate. Aunque pudieran enviar una, ya se habría decidido nuestro destino, según todas las humanas
probabilidades, mucho antes de que pudieran llegar a Sudamérica.
En verdad, nos hallamos tan lejos de toda ayuda humana como si estuviéramos en la Luna. Si hemos de
salir victoriosos, serán únicamente nuestras propias virtudes las que han de salvarnos. Tengo como
compañeros a tres hombres notables, de gran vigor intelectual y de valor inquebrantable. Ahí se apoya
nuestra única esperanza. Sólo cuando considero los rostros tranquilos de mis camaradas percibo alguna trémula
luz a través de la oscuridad. Trato de aparecer exteriormente tan despreocupado como ellos, pero en
mi fuero interno estoy lleno de aprensiones.
Permítame que le exponga a usted, con tantos detalles como pueda, la sucesión de acontecimientos que
nos llevaron a esta catástrofe.
Cuando finalicé mi carta anterior, consignaba que estábamos a siete millas de distancia de una enorme
línea de riscos rojizos que, sin lugar a dudas, cercaban la meseta de la cual había hablado Challenger. A
medida que nos aproximábamos me pareció que su altura, en algunos lugares, era superior a la que éste
había calculado ––al menos unos mil pies en ciertos sectores––, y estaban curiosamente estriados, del modo
caracterísfico, según creo, de los levantamientos basálticos. Algo parecido puede verse en los Espolones de
Salisbury, en Edimburgo. La cima mostraba todos los signos de una vegetación exuberante, con arbustos
cerca de los bordes y muchos árboles altos más al fondo. No pudimos observar ningún indicio de alguna
clase de vida animal.
Esa noche armamos nuestro campamento junto a la base del farallón rocoso, un lugar de lo más salvaje y
desolado. Los riscos que se alzaban sobre nosotros no eran simplemente verticales, sino que se curvaban
hacia afuera en la cima de tal modo que descartaban un escalamiento. Cerca de nosotros se hallaba el alto y
estrecho pináculo de roca que creo haber mencionado anteriormente en esta narración. Se parece a un
ancho y rojo campanario de iglesia, y su cumbre se halla al mismo nivel que la meseta, aunque entre ambas
se abre una enorme sima. En su cúspide crece un árbol muy alto. Tanto el pináculo como el farallón eran
comparativamente bajos: unos quinientos o seiscientos pies, según creo.
––En aquel sitio estaba posado el pterodáctilo ––dijo el profesor Challenger apuntando hacia el árbol––.
Había escalado la roca hasta la mitad antes de hacer fuego sobre él. Me inclino a pensar que un buen
montañista como yo puede ascender por la roca hasta la cima, aunque no por eso estaría más cerca de la
meseta cuando llegase, como es natural.
Mientras Challenger hablaba de su pterodáctilo eché una mirada a Summerlee, y por primera vez me
pareció advertir en él algunos signos de naciente arrepentimiento y credulidad. Ya no mostraba su rictus
burlón en los delgados labios: al contrario, aparecía una gris y estirada expresión de asombro y excitación.
Challenger también lo había visto y gozaba de su primer regusto de victoria.
––Como es natural ––dijo con su pesado y demoledor acento de sarcasmo––, el profesor Summerlee
deberá comprender que cuando yo hablo de un pterodáctilo quiero decir grulla: ¡sólo que se trata de la clase
de grullas que carece de plumas, tiene una piel coriácea, alas membranosas y dientes en sus mandíbulas!
Dijo esto sonriendo sarcásticamente; luego guiñó un ojo, hizo una reverencia a su colega y se alejó.
Por la mañana, tras un frugal desayuno de café y mandioca ––debíamos economizar nuestras
provisiones––, celebramos un consejo de guerra para discutir acerca del mejor método para ascender a la
meseta que se levantaba ante nosotros.
Challenger ocupó la presidencia con tanta solemnidad como si fuese el presidente del Tribunal de
Justicia. Figúreselo usted sentado sobre una roca, con su absurdo sombrero juvenil de paja echado hacia
atrás, con sus ojos arrogantes dominándonos por debajo de sus párpados entrecerrados; su gran barba negra
ondulaba a medida que definía, con lentitud, nuestra situación actual y nuestros movimientos futuros.
Más abajo, usted podría habernos visto a nosotros tres: yo mismo, quemado por el sol, joven y vigoroso
después de nuestro vagabundeo al aire libre; Summerlee, solemne pero sin perder su aire crítico, detrás de
su eterna pipa; lord John, tan penetrante como el filo de una navaja de afeitar, apoyando su figura flexible y
alerta sobre su rifle, y su mirada de águila fija y anhelante sobre el orador. Detrás de nosotros se agrupaban
los dos morenos mestizos y el pequeño corrillo de los indios, mientras al frente y por encima se empinaban
aquellos inmensos y rojizos costillares rocosos que nos separaban de nuestro objetivo.
––No hace falta que explique ––dijo nuestro jefe–– que durante mi última visita agoté todos los medios
para escalar el farallón, y no creo que ningún otro pueda triunfar allí donde yo he fracasado, siendo como
soy un aceptable montañista. En esa oportunidad carecía de los instrumentos propios de un escalador de
rocas; pero he tenido la precaución de traerlos ahora. Con su ayuda sé positivamente que puedo trepar hasta
la cumbre de este aislado peñasco; pero es tarea vana esa ascensión mientras no logremos superar el risco
principal que sobresale por encima. Durante mi visita anterior tuve que moverme deprisa porque se
aproximaba la estación de las lluvias y se me estaban agotando las provisiones. Estos factores limitaron mi
tiempo y sólo puedo afirmar que he inspeccionado unas seis millas del farallón en dirección al este de
donde estamos ahora sin encontrar ninguna posible senda hacia arriba. De acuerdo con eso, ¿qué podemos
hacer ahora?
––Al parecer sólo hay un procedimiento razonable ––dijo el profesor Summerlee––. Puesto que usted ha
explorado el este, nosotros deberíamos seguir la base del farallón hacia el oeste, para ver si hallamos un
punto practicable para nuestra ascensión.
––Así es ––dijo lord John––. La ventaja para nosotros es que esta meseta no es muy extensa, y que
podremos ir rodeándola hasta encontrar un camino fácil para ascender; de lo contrario volveremos al punto
de partida.
––He explicado ya a nuestro joven amigo aquí presente ––dijo Challenger, que tenía la costumbre de
referirse a mí como si yo fuese un escolar de diez años–– que es prácticamente imposible que exista un
camino fácil en ningún lugar, por la sencilla razón de que si lo hubiese, la meseta no estaría aislada y no se
habrían presentado las condiciones que han interferido de manera tan singular en las leyes generales de la
supervivencia. No obstante, admito que muy bien pueden existir lugares que permitan a un escalador
experto alcanzar la cima, pero que resulten impracticables para el descenso de un animal pesado y torpe. Es
seguro que existe un punto por donde el ascenso es posible.
––¿Y cómo lo sabe usted, señor? ––preguntó Summerlee mordazmente.
––Porque mi predecesor, el americano Maple White, realizó efectivamente esa ascensión. ¿Cómo habría
podido, de otro modo, ver al monstruo que dibujó en su libro de notas?
––Ahí razona usted adelantándose a los hechos comprobados ––dijo el obstinado Summerlee––. Admito
su meseta, porque la he visto, pero hasta ahora no tengo ninguna certeza de que pueda albergar alguna
forma de vida.
––Lo que usted admita o deje de admitir, señor, es algo que realmente tiene una importancia
inconmensurablemente pequeña. Me alegra, por lo menos, que la meseta misma haya conseguido penetrar
en su inteligencia ––dirigió la mirada hacia aquélla y entonces, ante nuestra sorpresa, saltó de su roca y
agarrando a Summerlee por el cuello le hizo levantar la cara hacia arriba––. ¡Vamos, señor! ––gritó, ronco
de excitación––: ¿puedo ayudarlo a que se dé cuenta de que la meseta contiene alguna vida animal?
He dicho ya que una espesa franja de verde follaje sobresalía del borde del risco. De esta zona había
asomado un objeto negro y brillante. Al tiempo que se aproximaba lentamente y se inclinaba sobre el
precipicio, vimos que era una enorme serpiente con una curiosa cabeza aplanada en forma de azada. Se
balanceó y se estremeció por encima de nosotros durante un minuto, mientras el sol matinal brillaba en sus
anillos bruñidos. Luego, se retiró lentamente hacia el interior y desapareció.
Summerlee estaba tan interesado que no ofreció la menor resistencia mientras Challenger le doblaba la
cabeza hacia arriba. Por fin recobró su dignidad y apartó a su colega.
––Me complacería, profesor Chafenger ––dijo––, que cuando se le ocurra hacerme alguna observación
no sienta la necesidad de agarrarme por la barbilla. La aparición de una simple serpiente pitón de las rocas
no justifica que se tome semejantes libertades.
––Bueno, pero de todos modos resulta que hay vida animal en la meseta ––replicó triunfalmente su
colega––. Y ahora, habiendo sido demostrada esta importante afirmación de manera tan clara que no la
puede negar nadie, ya sea un obtuso o alguien predispuesto en contra, soy de la opinión de que lo mejor que
podemos hacer es desmontar nuestro campamento y caminar hacia el oeste hasta que hallemos algún medio
de ascender a la meseta.
Al pie del farallón, el suelo era abrupto y rocoso, por lo cual la marcha fue lenta y dificultosa. Pero de
pronto tropezamos con algo que alentó nuestros corazones. Era el asiento de un antiguo campamento, con
varias latas vacías de carne en conserva de Chicago, una botella con la etiqueta de «brandy», un abrelatas
roto y una cantidad de desperdicios propios de una expedición. Un periódico arrugado y medio deshecho
resultó ser el Chicago Democrat, aunque la fecha se había borrado.
––No hay nada mío ––dijo Challenger––. Deben ser cosas de Maple White.
Lord John había estado contemplando con curiosidad un gran helecho arborescente que sombreaba el
campamento. ––Oigan: miren esto ––dijo––. Creo que ha sido puesto como señal.
Un pedazo de madera dura había sido clavada sobre el árbol, de tal modo que apuntara al oeste.
––Lo más seguro es que haya sido puesto como señal indicadora ––dijo Challenger––. ¿Qué otra cosa
podría ser? Nuestro predecesor, al verse en una coyuntura peligrosa, dejó esta señal para que cualquiera que
viniese detrás de él pudiera saber el camino que había tomado. Quizá encontremos más adelante otras
indicaciones cuando avancemos.
Las encontramos, verdaderamente, pero eran de la más inesperada y terrible naturaleza. Junto a la base
misma del farallón crecía un gran macizo de altos bambúes, parecidos a los que habíamos atravesado
durante el viaje. Muchos de sus tallos tenían veinte pies de alto y sus puntas eran fuertes y afiladas, de
modo que cuando estaban erguidas semejaban formidables lanzas. Cruzábamos por el borde de aquel macizo
cuando mi atención fue atraída por el brillo de algo blanco. Introduje la cabeza por entre las cañas y
me hallé contemplando un cráneo descarnado. Estaba allí todo el esqueleto, pero el cráneo se había
desprendido y yacía a algunos pies, más próximo al claro.
Unos cuantos golpes de machete de nuestros indios despejaron el lugar y pudimos estudiar los detalles de
esa vieja tragedia. Sólo algunos jirones de ropa podían distinguirse, pero quedaban los restos de las botas y
dentro de ellas los pies huesudos, siendo evidente que se trataba de un europeo. Un reloj de oro marca
Hudson, de Nueva York, y una cadena de la cual colgaba una estilográfica yacían entre los huesos.
También había una pitillera de plata con las iniciales «J. C. de A. E. S.» grabadas en la tapa. El estado del
metal parecía demostrar que la tragedia había ocurrido en fecha no muylejana.
––¿Quién puede ser? ––preguntó lord John––. ¡Pobre diablo! Parecería que le hubiesen roto cada hueso
de su cuerpo.
––Y las cañas de bambú han crecido a través de sus costillas destrozadas ––dijo Summerlee––. Es una
planta de crecimiento rápido, pero resulta completamente inconcebible que este cuerpo haya estado aquí
mientras las cañas crecían hasta tener veinte pies de largo.
––En cuanto a la identidad del hombre ––dijo el profesor Challenger––, no tengo dudas sobre ese punto.
Cuando hice mi viaje río arriba antes de encontrarme con ustedes en la fazenda, inicié pesquisas muy
minuciosas acerca de Maple White. En Pará no sabían nada. Afortunadamente, yo tenía una clave muy
concreta, que era el dibujo de su álbum que lo mostraba almorzando con cierto eclesiástico en Rosario.
Pude hallar al sacerdote, y a pesar de que resultó ser un individuo muy afecto a la discusión, que se molestó
absurdamente cuando yo le señalé los efectos corrosivos que la ciencia moderna debe ejercer sobre sus
creencias, no es menos cierto que me dio algunas informaciones útiles. Maple White había pasado por
Rosario hacía cuatro años, o sea, dos años antes que yo viese su cadáver. No estaba solo, por entonces, sino
que tenía un amigo, un norteamericano llamado James Colver, que se quedó en el barco y no se encontró
con ese sacerdote. Creo, por lo tanto, que no cabe duda de que estamos contemplando los restos de ese
James Colver.
––Tampoco quedan muchas dudas de cómo halló la muerte ––dijo lord John––. Cayó o fue empujado
desde lo alto, y así quedó empalado. ¿Cómo pudo de otro modo resultar con todos sus huesos rotos y
atravesado por esas cañas cuyas puntas han crecido tan alto por encima de nuestras cabezas?
El silencio cayó sobre todos los que rodeábamos aquellos restos destrozados al comprender la verdad que
encerraban las palabras de lord Roxton. La cresta saliente del farallón se proyectaba sobre el matorral de
cañas. Sin duda había caído desde arriba. Pero, ¿se había caído? ¿Había sido un accidente? 0... Alrededor
de la tierra desconocida comenzaban ya a formarse posibilidades ominosas y terribles.
Nos alejamos de allí en silencio y seguimos costeando la línea de los acantilados, que proseguía tan
idéntica y sin soluciones de continuidad como algunos de esos monstruosos campos de hielo de la
Antártida, que había visto descritos abarcando todo el horizonte y cayendo a plomo sobre los mástiles del
navío explorador. En cinco millas no vimos ni una grieta, ni una abertura. Y de pronto percibimos algo que
nos llenó de nuevas esperanzas. En un hueco de la roca protegido de la lluvia había una flecha dibujada
rústicamente con tiza, que apuntaba hacia el oeste.
––Maple White otra vez ––dijo el profesor Challenger––. Tenía algún presentimiento de que otros dignos
pasos seguirían pronto a los suyos.
––Por lo visto llevaba tiza, ¿no es cierto?
––Una caja de tizas de colores figuraba entre los efectos que yo encontré en su mochila. Recuerdo que la
blanca estaba desgastada hasta que apenas quedaba un resto.
––Ciertamente éstas son pruebas de peso ––dijo Summerlee––. Sólo tenemos que seguir su guía y
avanzar hacia el oeste. Habríamos recorrido otras cinco millas cuando de nuevo vimos una flecha blanca
sobre las rocas. Se hallaba en un punto donde la superficie del farallón se plegaba por primera vez en una
estrecha grieta. Dentro de esa hendidura otra señal de guía apuntaba hacia adelante pero con la punta algo
inclinada hacia arriba, como si el sitio indicado estuviera por encima del nivel del suelo.
Era un lugar solemne, porque las murallas eran tan gigantescas y la hendidura de cielo azul tan estrecha y
oscurecida por una doble franja de vegetación que sólo penetraba hasta el fondo una luz confusa y sombría.
Hacía muchas horas que no probábamos bocado y estábamos agotados por la jornada a través de suelos
irregulares y pedregosos, pero nuestros nervios estaban demasiado tensos para que nos permitiésemos un
alto. Ordenamos que se instalase el campamento, sin embargo, y dejando a los indios para que dispusieran
esa tarea, nosotros cuatro, con los dos mestizos, proseguimos por la estrecha garganta.
Su boca no tenía más de cuarenta pies de anchura, pero se iba cerrando rápidamente hasta que concluía
en un ángulo agudo, demasiado recto y liso para ascenderlo. Ciertamente no era ése el sitio que nuestro
predecesor había querido indicar. Desanduvimos nuestro camino ––la garganta entera no tenía más de un
cuarto de milla de profundidad–– y de improviso los veloces ojos de lord John se posaron sobre lo que
estábamos buscando. Muy alto por encima de nuestras cabezas, entre las oscuras sombras, se vislumbraba
un círculo de tinieblas más profundas. Sólo podía tratarse de la abertura de una cueva.
La base del farallón estaba cubierta en ese lugar de piedras sueltas y por eso no fue difícil trepar hasta
allí. Cuando alcanzamos el lugar descartamos toda duda. No sólo había una abertura en la roca, sino que
uno de sus lados estaba marcado de nuevo con el signo de la flecha. Aquél era el lugar y ése era el medio
por el cual Maple White y su desventurado compañero habían realizado su ascenso.
Estábamos demasiado excitados para retornar al campamento; debíamos iniciar nuestra primera
exploración en el acto. Lord John tenía una linterna eléctrica en su mochila y ella nos serviría para
alumbrarnos. Avanzó, proyectando su pequeño y claro círculo de luz amarilla por delante, mientras
nosotros seguíamos sus huellas en fila india.
Era evidente que la cueva había sido perforada por las aguas, porque los costados eran lisos y el piso
estaba cubierto de cantos rodados. Sus dimensiones sólo facilitaban el paso de un hombre agachado.
Durante unas cincuenta yardas corría en línea casi recta dentro de la roca, y luego ascendía en ángulo de
cuarenta y cinco grados. De improviso esa inclinación se hizo más empinada aún y tuvimos que trepar con
manos y rodillas, por entre los pedruscos sueltos que resbalaban debajo de nosotros. De pronto brotó una
exclamación de lord Roxton:
––¡Está obstruida! ––dijo.
Arracimándonos detrás de él, vimos en el amarillo campo de luz de su linterna una pared de rotas piedras
basálticas que se extendía hasta la bóveda.
––¡Se ha hundido el techo!
En vano arrancamos algunos de sus trozos. La única consecuencia fue que las piedras mayores se
desprendieran amenazando con rodar por la pendiente y aplastarnos. Era evidente que el obstáculo era muy
superior a cuantos esfuerzos hiciéramos para removerlo. El camino que Maple White había seguido en su
ascenso ya no era accesible.
Demasiado descorazonados para hablar, descendimos a tropezones por el oscuro túnel y desanduvimos el
camino hacia nuestro campamento.
Sin embargo ocurrió un incidente, antes de que abandonásemos la garganta, que tiene importancia,
teniendo en cuenta lo que sucedió después.
Estábamos juntos, formando un pequeño grupo al pie de aquel abismo, unos cuarenta pies por debajo de
la boca de la cueva, cuando una enorme roca rodó de pronto hacia abajo y pasó junto a nosotros lanzada
con tremenda fuerza. Fue una escapada casi milagrosa para todos y cada uno de nosotros. No podíamos ver
de dónde había venido la roca, pero nuestros criados mestizos, que todavía estaban en la boca de la cueva,
dijeron que había pasado ante ellos, y que posiblemente había caído desde la cumbre. Al mirar hacia arriba,
no pudimos ver ningún signo de movimiento entre la maraña verde que coronaba la cima del risco. Sin
embargo, poca duda había de que la piedra estaba asestada contra nosotros. ¡Por lo tanto, el incidente
apuntaba hacia la existencia de seres humanos ––seres humanos malignos–– sobre la meseta!
Abandonamos rápidamente la sima con nuestras mentes invadidas por estas nuevas perspectivas y su
repercusión sobre nuestros planes. La situación era ya harto difícil antes de lo sucedido; pero si a los
obstáculos de la naturaleza se sumaba la deliberada oposición del hombre, nuestro caso era verdaderamente
desesperado. No obstante, al mirar hacia arriba y contemplar aquella hermosa faja de verdura a unos pocos
cientos de pies sobre nuestras cabezas, ni uno solo de nosotros concibió la idea de retornar a Londres hasta
haber explorado sus profundidades.
Discutiendo nuestra situación, decidimos que nuestra mejor conducta sería continuar costeando la meseta
con la esperanza de hallar algún otro medio de alcanzar la cumbre. La línea de farallones, que había
disminuido considerablemente en altura, había empezado a torcerse desde el oeste hacia el norte, y si
nosotros podíamos representarnos esto como el arco de un círculo, la circunferencia total no podía ser muy
grande. En el peor de los casos, entonces, podíamos estar de regreso en nuestro punto de partida dentro de
unos pocos días.
Aquel día hicimos una marcha que totalizó unas veintidós millas, sin ningún cambio en nuestras
perspectivas. Debo mencionar que nuestro aneroide indicaba que en nuestro continuo ascenso en pendiente,
que seguíamos desde que abandonamos las canoas, habíamos llegado a una altura no inferior a los tres mil
pies sobre el nivel del mar. Por eso se observa un considerable cambio en la temperatura y en la vegetación.
Nos hemos sacudido gran parte de la horrible familia de los insectos, que son la maldición de los viajes por
los trópicos. Todavía sobreviven algunas palmeras y muchos helechos arborescentes, pero los árboles
amazónicos han quedado atrás. Resultaba placentero ver el convólvulo, la pasionaria y la begonia, flores
todas que me traían el recuerdo de la patria entre estas rocas inhóspitas. Había una begonia roja de un color
exactamente igual al de la que había visto en un tiesto en la ventana de cierto chalé de Streatham... Pero me
estoy dejando llevar por reminiscencias privadas.
Aquella noche ––hablo todavía del primer día de nuestra circunnavegación de la meseta–– nos esperaba
una gran experiencia, una experiencia tal que eliminó para siempre cualquier duda que pudiéramos haber
mantenido acerca de las maravillas que estaban tan cerca de nosotros.
Cuando usted lea esto, mi querido McArdle, se dará cuenta, posiblemente por vez primera, de que el
periódico no me ha enviado a una empresa quimérica, y que será un reportaje inconcebiblemente atractivo
el que recibirá el mundo cuando el profesor nos dé permiso para hacer uso de sus datos. Yo no me atrevería
a publicar estos artículos hasta que pueda llevar mis pruebas a Inglaterra, porque, en caso contrario, sería
saludado como el Münchhausen periodístico de todos los tiempos. No dudo que usted sentiría lo mismo y
que no querría arriesgar todo el crédito de la Gazette en esta aventura mientras no podamos hacer frente al
coro de censura y escepticismo que estos artículos deberán forzosamente suscitar. Por eso este
extraordinario incidente, que serviría para hacer un titular soberbio de nuestro viejo periódico, deberá
esperar su turno en el cajón del editor.
Y, a pesar de todo, aquello fue como un relámpago, y no hubo secuelas, salvo en nuestras propias
convicciones.
Esto fue lo que ocurrió. Lord John había matado un agutí 21 ––que es un animal pequeño, parecido al
cerdo–– y, después de haber dado la mitad del mismo a los indios, estábamos cocinando la otra mitad sobre
nuestro fuego. La temperatura es bastante fría después de oscurecer y todos nos habíamos agrupado cerca
de la hoguera. La noche era sin luna, pero brillaban algunas estrellas y era posible ver en la llanura a corta
distancia. De pronto, en medio de la oscuridad, en medio de la noche, algo se precipitó zumbando como un
aeroplano. Todo nuestro grupo se vio por un instante cubierto por un dosel de alas correosas, y yo tuve la
visión momentánea de un cuello largo, parecido al de una serpiente, de unos ojos feroces, rojos y áridos, de
un gran pico que se abría y cerraba con chasquidos y lleno, para gran sorpresa mía, de dientes pequeños y
relucientes. Un instante después había desaparecido... y también nuestra cena. Una inmensa sombra negra,
de veinte pies de anchura, ascendía en vuelo rasante. Las alas del monstruo borraron por un instante las
estrellas y enseguida desapareció por encima de la cumbre del farallón que se alzaba sobre nosotros. Todos
nos quedamos sentados en asombrado silencio alrededor del fuego, como los héroes de Virgilio cuando las
Harpías 22 descendieron sobre ellos. Summerlee fue el primero en hablar.
21. Conan Doyle escribe erróneamente «ajuti». El agutí es un pequeño roedor sudamericano del tamaño
de un conejo.
22. Las Harpías eran tres diosas de las tempestades en la mitología griega: «eran monstruos con cara de
vieja, orejas de oso, cuerpo de ave y patas provistas de curvadas garras. Su especial placer lo constituía el
coger la carne de las mesas de los banquetes para alimentarse con ella o contaminarla, esparciendo olores
pútridos y sembrando el hambre por doquier» (F. Guirand, Mitología general).
––Profesor Challenger ––dijo con voz solemne y vibrante de emoción––, le debo a usted disculpas.
Señor, estaba completamente equivocado y le ruego que olvide lo pasado.
Lo dijo generosamente, y los dos hombres se estrecharon las manos por primera vez. Hemos ganado
mucho con esta clara aparición de nuestro primer pterodáctilo. Acercar a dos hombres como aquéllos bien
valía el robo de una cena.
Mas si la vida prehistórica existía sobre la meseta, no era demasiado abundante, porque en los próximos
tres días no volvimos a vislumbrarla. Durante ese tiempo atravesamos una región árida y repugnante, en la
que alternaban desiertos pedregosos y ciénagas desoladas, llenas de muchas especies de aves silvestres.
Estaba situada al norte y al oeste de los pedregosos farallones. Por aquel lado, la región era realmente
inaccesible, y de no ser por un reborde de terreno endurecido que corría por la base misma del precipicio,
hubiésemos tenido que retroceder. Muchas veces tuvimos que avanzar metidos hasta la cintura en el limo y
el légamo pegajoso de una antigua ciénaga semitropical. Para agravar las cosas, aquel lugar parecía el
criadero favorito de la serpiente jaracaca, la más venenosa y agresiva de América del Sur. Una y otra vez,
aquellos horribles animales nos acometían entre retorcimientos y brincos por la superficie de aquel pútrido
fangal, y sólo podíamos sentirnos a salvo de ellos teniendo nuestros fusiles siempre listos para disparar.
Una depresión en forma de embudo que había en aquella ciénaga y cuyo lívido color verde se debía a
algunos líquenes que crecían en ella quedará siempre en mi mente como el recuerdo de una pesadilla.
Parecía que aquel lugar había sido un nido especial para aquellos bichos asquerosos; sus laderas parecían
pulular de ellas, todas retorciéndose en nuestra dirección, porque una característica de la serpiente jaracaca
es que ataca siempre al hombre en cuanto le ve. Eran demasiadas para que las matásemos a tiros, de modo
que pusimos pies en polvorosa y corrimos hasta quedar exhaustos. Recordaré siempre que cuando
mirábamos hacia atrás podíamos ver las cabezas y cuellos de nuestras horribles perseguidoras alzándose y
cayendo entre las cañas. En el mapa que estamos levantando se llamará Ciénaga de las Jaracacas.
Los farallones que se sucedían por el lado más lejano habían perdido su color rojizo para adquirir un tinte
castaño achocolatado; la vegetación era más raleada en la cima de los mismos y su altitud había descendido
a trescientos o cuatrocientos pies. Pero por ningún lugar encontramos punto alguno que permitiese
escalarlos. En verdad, resultaban más impracticables que en el primer lugar que habíamos explorado. En la
fotografía que saqué del desierto pedregoso puede apreciarse su absoluto empinamiento.
––Pero, sin duda ––dije yo cuando discutíamos la situación––, la lluvia debe labrarse un camino por
algún lado. Debe haber alguna clase de canales por donde salga el agua en las rocas.
––Nuestro joven amigo tiene intervalos de lucidez ––dijo el profesor Challenger dándome palmaditas en
el hombro. ––Por algún lado tiene que pasar la lluvia ––insistí.
––Se aferra con firmeza a la realidad. El único inconveniente es que hemos probado en forma
concluyente con nuestro examen ocular que no hay canales de agua bajo las rocas.
––¿Entonces adónde va? ––insistí.
––Creo que se puede asegurar imparcialmente que si el agua no corre hacia afuera es porque corre hacia
adentro.
––Pues entonces debe haber un lago en el centro.
––Eso creo yo.
––Es más que probable que el lago sea un antiguo cráter ––dijo Summerlee––. La totalidad de la
formación es, por supuesto, eminentemente volcánica. Pero como quiera que sea, yo presumo que
hallaremos que la superficie de la meseta forma un declive hacia el interior, con un considerable depósito
de agua en el centro, que debe de desaguar por algún canal subterráneo en los pantanos de la Ciénaga de las
Jaracacas.
––O quizá sea la evaporación la que mantiene el equilibrio ––observó Challenger.
De inmediato, ambos sabios se extraviaron en una de sus habituales discusiones científicas, que para el
profano eran tan comprensibles como el chino.
Al sexto día completamos nuestra circunvalación de los farallones, encontrándonos de vuelta en el lugar
del primer campamento, junto al aislado pináculo de piedra. Constituíamos un grupo desconsolado, porque
nuestra investigación no podía haber sido más minuciosa y era ya absolutamente seguro que no existía
ningún punto por donde el hombre más activo pudiera tener la posibilidad de escalar el risco. El lugar que
las marcas de tiza de Maple White habían señalado como su propia vía de acceso era ahora completamente
intransitable.
¿Qué íbamos a hacer ahora? Nuestros depósitos de provisiones, secundados por nuestros fusiles, se
mantenían bien, pero llegaría el día en que necesitarían llenarse de nuevo. La estación de las lluvias debería
comenzar en un par de meses y entonces seríamos arrastrados de nuestro campamento por las aguas. La
roca era más dura que el mármol, y ningún intento de labrar un sendero hasta semejante altura era posible
con el tiempo y los recursos de que disponíamos. No debe extrañar que esa noche intercambiáramos
miradas lúgubres y fuésemos a buscar nuestras mantas casi sin hablar. Recuerdo que cuando nos
dispusimos a dormir, mi última visión fue la de Challenger, puesto en cuclillas junto al fuego, como una
monstruosa rana––toro, con su enorme cabeza entre las manos, sumido aparentemente en los más profundos
pensamientos y completamente absorto como para oír las «buenas noches» que le deseé.
Pero el Challenger que nos saludó en la mañana siguiente era muy distinto: era un Challenger que
resplandecía de satisfacción y autocomplacencia en toda su persona. Cuando nos reunimos para desayunar
se nos presentó con un aire de desaprobación y falsa modestia en sus ojos, como si dijese «yo sé que
merezco todo lo que ustedes puedan decir, pero les suplico que no me hagan enrojecer de vergüenza diciéndolo
». Su barba se erizaba exultante, su pecho se henchía y tenía metida su mano bajo la solapa de su
chaqueta. Quizá él se represente algunas veces así en su fantasía, adornando el pedestal vacante de
Trafalgar Square y aumentando con uno más los horrores de las calles de Londres.
––¡Eureka! ––gritó, con sus dientes brillando a través de la barba––. Caballeros, felicítenme y
felicitémonos todos. El problema está resuelto.
––¿Ha descubierto un medio para subir?
––Me atrevo a pensarlo.
––¿Por dónde?
Por toda respuesta apuntó con la mano hacia el pináculo parecido a un campanario que se elevaba a
nuestra derecha. Nuestros rostros ––el mío al menos–– se desanimaron al examinarlo. Nuestro compañero
nos daba la seguridad de que podía escalarse. Pero un horrible abismo se abría entre aquél y la meseta.
––Nunca podremos cruzarlo ––dije con voz entrecortada.
––Por lo menos podemos alcanzar todos la cima del pináculo ––dijo él––. Cuando estemos arriba, seré
capaz de demostrarles que los recursos de una mente inventiva aún no están exhaustos.
Después de desayunar desempaquetamos el bulto en que nuestro jefe había traído sus útiles de escalador.
Del mismo, Challenger extrajo un rollo de cuerda de la mayor resistencia y ligereza, de ciento cincuenta
pies de largo, hierros y ganchos de alpinista y otros artefactos. Lord John era un montañista experimentado
y Summerlee había cumplido en varias ocasiones escaladas rudas, de modo que yo era realmente el único
novicio de la expedición en materia de alpinismo; pero mi fuerza y mi energía podían contrarrestar mi falta
de experiencia.
En realidad, la empresa no era muy dura, a pesar de que hubo momentos en que se me erizaron los
cabellos. La primera mitad era completamente fácil, pero de allí hacia arriba la pared se empinaba cada vez
más hasta que, en los últimos cincuenta pies, teníamos literalmente que adherirnos con los dedos de manos
y pies a los estrechos rebordes y grietas de la roca. Y no'habría sido capaz de lograrlo, ni tampoco
Summerlee, si Challenger no hubiese ganado la cima (era extraordinario ver semejante actividad en un ser
tan pesado) y fijado la cuerda alrededor del tronco del gran árbol que crecía allí. Con este apoyo fuimos
capaces de trepar rápidamente por la pared mellada hasta que nos hallamos sobre la pequeña plataforma
herbosa, de alrededor de veinticinco pies de anchura, que formaba la cumbre.
La primera impresión que recibí una vez recobrado el aliento fue la del extraordinario panorama del país
que habíamos atravesado y que desde allí se divisaba. Toda la planicie brasileña parecía yacer a nuestros
pies, extendiéndose cada vez más lejos hasta terminar en una oscura neblina azul sobre la más remota línea
del horizonte. En primer plano estaba la extensa ladera sembrada de rocas y salpicada de helechos
arborescentes; más allá, a media distancia, mirando por encima de la arqueada colina, podía ver la masa
amarilla y verde de bambúes que habíamos atravesado; y entonces, poco a poco, la vegetación se
acrecentaba hasta formar la enorme floresta que se extendía hasta perderse de vista no menos de dos mil
millas más allá.
Aún estaba embebido en este maravilloso panorama cuando la pesada mano del profesor se apoyó sobre
mi hombro.
––Por este lado, mi joven amigo ––dijo––; vestigia nulla retrorsum. Nunca se vuelva a mirar atrás, sino
hacia nuestra gloriosa meta.
Al darme vuelta, observé que el nivel de la meseta era exactamente igual al de la plataforma en donde
nos encontrábamos, y el verde margen de arbustos, con árboles ocasionales, parecía tan cercano que
resultaba difícil darse cuenta de lo inaccesible que seguía estando. A ojo de buen cubero, la sima parecía
tener cuarenta pies de ancho, pero tal como estaban las cosas, era lo mismo que si tuviera cuarenta millas.
Pasé un brazo alrededor del tronco del árbol y me asomé al abismo. Muy lejos, allá abajo, estaban las
pequeñas figuras oscuras de nuestros servidores, que miraban hacia arriba en nuestra dirección. La pared
era totalmente vertical, exactamente igual que la que tenía enfrente.
––Es verdaderamente curioso ––se oyó decir a la voz chirriante del profesor Summerlee.
Me volví, hallando que el profesor estaba examinando con gran atención el árbol en que yo me apoyaba.
Aquella lisa corteza y aquellas hojas pequeñas con nervaduras parecieron familiares a mis ojos.
––¡Vaya! ––exclamé––. ¡Pero si es un haya!
––Exactamente ––dijo Summerlee––. Una compatriota familiar que hallamos en un país lejano.
––No sólo una compañera y compatriota, mi estimado señor ––dijo Challenger––, sino también, si me
permite ampliar su comparación, un aliado de valor inestimable. Esta haya va a ser nuestra salvadora.
––¡Por Dios! ––exclamó lord John––. ¡Un puente!
––Exactamente, amigos míos. ¡Un puente! No en vano empleé una hora la noche pasada enfocando mi
inteligencia sobre la situación. Creo recordar que dije en cierta ocasión a nuestro joven amigo aquí presente
que G. E. C. llega a su mejor nivel cuando está entre la espada y la pared. Deberán admitir que anoche
todos estábamos contra la pared. Pero cuando el intelecto y la voluntad van juntos, siempre se halla una
salida. Era necesario hallar un puente levadizo que pudiera tenderse sobre el abismo. ¡Helo aquí!
Ciertamente era una idea brillante. El árbol tenía sus buenos sesenta pies de altura y, si caía en el lugar
apropiado, cruzaría fácilmente el abismo. Challenger se había colgado al hombro el hacha del campamento
cuando ascendió a la roca. Ahora me la alcanzó.
––Nuestro joven amigo tiene músculo y nervio ––dijo––. Creo que será el más útil para esta tarea. Debo
rogarle, sin embargo, que tenga la bondad de abstenerse de pensar por sí mismo y que haga exactamente lo
que le digan.
Bajo su dirección, hice algunas incisiones en los costados del árbol para asegurar que caería en la
dirección deseada. No fue cosa difícil, porque ya tenía una fuerte inclinación natural hacia la meseta. Por
último, me puse a trabajar en serio sobre el tronco, turnándome de tanto en tanto con lord John. En poco
más de una hora de trabajo se produjo al fin un fuerte crujido, el árbol se inclinó hacia adelante y luego se
desplomó con estruendo, sepultando sus ramas entre los arbustos del otro lado.
El tronco cortado rodó hasta el borde mismo de nuestra plataforma y durante un terrible segundo todos
pensamos que iba a caer al vacío. Pero se equilibró a unas pocas pulgadas del borde y quedó así formando
nuestro puente hacia lo desconocido.
Todos nosotros, sin decir una palabra, estrechamos la mano del profesor Challenger, que a su vez se
quitaba el sombrero y se inclinaba profundamente ante cada uno de nosotros.
––Reclamo el honor ––dijo–– de ser el primero en cruzar hasta la tierra desconocida... un digno tema, sin
duda, para una futura pintura histórica.
Ya estaba cerca del puente cuando lord John apoyó su mano en la chaqueta del profesor.
––Mi querido camarada, yo no puedo permitir eso. ––¿Cómo que no puede permitirlo, señor? ––La
cabeza se alzó hacia atrás y la barba se proyectó hacia adelante. ––Cuando se trata de asuntos científicos,
como usted sabe, yo le sigo como jefe porque es su campo, es usted un hombre de ciencia. Pero a usted le
toca seguirme a mí cuando se trata de asuntos que entran en mi ramo.
––¿Su ramo, señor?
––Todos tenemos nuestra profesión y la mía es la milicia. De acuerdo con lo que pienso, estamos
invadiendo un nuevo país que lo mismo puede estar atestado de enemigos como no estarlo. El embarcarse
ciegamente en él, por falta de un poco de sentido común y paciencia, no entra en mi concepción del mando.
Era tan razonable esta amonestación que no podía ser desatendida. Challenger movió la cabeza y se
encogió de hombros.
––¿Y bien, señor, qué propone usted?
––Por todo lo que sabemos, puede haber una tribu de caníbales esperándonos para almorzar entre esos
arbustos ––dijo lord John mirando al otro lado del puente––. Es mejor aprender a ser cuerdos antes de
meterse en un caldero de agua hirviente; de modo que nos contentaremos con esperar que no habrá
problemas aguardándonos, pero al mismo tiempo obraremos como si los hubiese. Malone yyo bajaremos
otra vez y traeremos los cuatro rifles. Haremos subir también a Gómez y al otro mestizo. Luego podrá pasar
un hombre mientras el resto lo cubre con los rifles, hasta que compruebe que todos los demás pueden
cruzar con seguridad.
Challenger se sentó en el tronco cortado y gruñó de impaciencia; pero Summerlee y yo estuvimos de
acuerdo en que lord John fuera nuestro jefe cuando se trataba de cuestiones prácticas.
El escalamiento era más sencillo ahora que la cuerda pendía en el tramo más difícil de la ascensión. En
menos de una hora subimos los rifles y la escopeta. También ascendieron los dos mestizos, y bajo las
órdenes de lord John habían acarreado un fardo de provisiones, para el caso de que nuestra exploración
fuese prolongada. Cada uno de nosotros llevaba bandoleras de cartuchos.
––Adelante, Challenger, si insiste usted realmente en ser el primero en pasar.
––Le quedo muy agradecido por su amable autorización ––dijo el iracundo profesor; por cierto, nunca
hubo hombre tan refractario a toda forma de autoridad como él––. Ya que usted es tan bondadoso como
para permitírmelo, ciertamente cargaré sobre mi persona la misión de actuar como explorador en esta
ocasión.
Sentado a horcajadas en el tronco, con las piernas colgando sobre el abismo y el hacha sujeta a la
espalda, Challenger se deslizó con pequeños enviones, apoyándose en las manos, llegando enseguida al
otro lado. Trepó hasta arriba y agitó sus brazos en el aire.
––¡Al fin! ––gritó––, ¡al fin!
Yo lo observaba ansiosamente, con la vaga sensación expectante de que algo terrible podría lanzarse
sobre él desde la verde cortina de vegetación que se alzaba detrás de él. Pero todo estaba en calma, salvo
que un extraño pájaro multicolor alzó el vuelo bajo sus pies y desapareció entre los árboles.
Summerlee fue el segundo. Semejante energía en tensión, encerrada en un armazón tan frágil, siempre
resultaba maravillosa. Insistió en llevar dos rifles colgados de sus espaldas, para que de ese modo ambos
profesores estuvieran armados una vez que él hubiese pasado. Enseguida pasé yo, tratando de no mirar
hacia abajo, a la sima horrorosa que estaba trasponiendo. Summerlee me extendió la culata de su rifle y un
instante después pude agarrarle de la mano. En cuanto a lord John, cruzó caminando, ¡caminando y sin
apoyo! Debe tener nervios de acero.
Y ya estábamos allí los cuatro, en el país de los sueños, en el mundo perdido de Maple White. A todos
nos pareció que era el momento de nuestro supremo triunfo. ¿Quién iba a sospechar que era el preludio de
nuestro supremo desastre? Permítame describirle en pocas palabra el golpe demoledor que cayó sobre
nosotros.
Nos habíamos alejado del borde y penetrado unas cincuenta yardas en el espeso matorral cuando llegó a
nuestros oídos el espantoso crujido de algo que se desgarraba. Como impulsados por un mismo
movimiento, todos desanduvimos a la carrera el camino que habíamos seguido. ¡El puente había
desaparecido!
Cuando me asomé a mirar por el borde vi muy lejos allá abajo, al pie del farallón, una masa revuelta de
ramas y del tronco hecha astillas. Era nuestra haya. ¿Había cedido el borde de la plataforma dejándola caer?
Por un instante, ésa fue la explicación que se nos ocurrió a todos. Pero un momento más tarde fue
asomando lentamente del lado externo del pináculo rocoso una cara morena, la cara del mestizo Gómez. Sí,
era Gómez, pero no ya el Gómez de sonrisa formal y expresión de máscara. Era una cara de ojos
relampagueantes y facciones distorsionadas, una cara convulsa de odio y con la alegría demencial que
revelaba una venganza satisfecha.
––¡Lord Roxton! ––gritó––. ¡Lord John Roxton!
––Bien ––dijo nuestro compañero––. Aquí estoy.
––¡Sí, ahí está usted y ahí se quedará, perro inglés! He esperado, he esperado mucho, pero al fin llegó mi
ocasión. Subir les ha resultado difícil, pero más difícil les resultará bajar. ¡Malditos idiotas, estáis
atrapados, todos, todos!
Estábamos demasiado asombrados para hablar. Sólo podíamos permanecer inmóviles, con la mirada fija
y llena de asombro. Una gran rama rota, que yacía sobre la hierba, mostraba de dónde había sacado la
palanca que había usado para volcar nuestro puente. La cara había desaparecido, pero volvió a emerger, aún
más frenética que antes.
––Ya estuvimos a punto de mataros con una piedra desde la cueva ––gritó––, pero esto es mejor. Es más
lento y terrible. Vuestros huesos se blanquearán ahí arriba y nadie sabrá dónde yacen para venir a
enterrarlos. Y cuando esté agonizando, acuérdese de López, a quien mató usted en el río Putumayo hace
cinco años. Yo soy hermano suyo y moriré feliz ahora, porque su memoria ha sido vengada.
Sacudió una mano furiosa hacia nosotros y luego todo quedó en silencio.
Si el mestizo hubiese consumado simplemente su venganza, para huir enseguida, quizá todo le hubiese
salido bien. Fue ese impulso estúpido e irresistible del temperamento latino para actuar dramáticamente lo
que provocó su propia ruina. Roxton, el hombre que había conquistado el nombre de mayal del Señor en
tres países, no era alguien a quien se podía insultar impunemente. El mestizo estaba descendiendo por el
lado exterior del pináculo; pero antes de que pudiese llegar al suelo lord John había corrido por el borde de
la meseta hasta alcanzar un punto desde donde podía ver a su hombre. Sólo hubo un disparo de su rifle, y,
aunque no veíamos nada, pudimos escuchar el alarido y luego el distante golpe sordo de un cuerpo al caer.
Roxton volvió a donde estábamos nosotros y su rostro parecía de granito.
––He sido un ciego y un tonto ––dijo amargamente––. Ha sido mi estupidez la que ha puesto a ustedes en
esta dificultad. Debería haber recordado que estos hombres tienen una memoria que no falla cuando se trata
de una deuda de sangre familiar. Debí mantenerme en guardia con más cuidado.
––¿Y qué hay del otro? Hicieron falta dos para arrastrar ese árbol por encima del borde.
––Pude haberlo matado, pero le dejé ir. Puede ser que no haya tomado parte en esto. Quizá hubiese hecho
mejor en matarlo, porque es posible que haya echado una mano, como dicen ustedes.
Ahora que teníamos la clave de su acción, cada uno de nosotros hizo memoria y pudo recordar algún acto
siniestro de parte del mestizo: su constante deseo de conocer nuestros planes, su detención junto a nuestra
tienda cuando estaba escuchando subrepticiamente lo que hablábamos; las furtivas miradas de odio que
habíamos sorprendido de tanto en tanto. Todavía estábamos discutiendo el asunto, procurando ajustar
nuestras mentes a las nuevas circunstancias, cuando una singular escena que se estaba produciendo allá
abajo, en la llanura, atrajo nuestra atención.
Un hombre de blancas vestiduras, que no podía ser otro que el mestizo superviviente, corría como si la
muerte pisara sus talones. Detrás de él, a unas pocas yardas de distancia, saltaba la enorme figura de ébano
de Zambo, nuestro leal negro. Mientras estábamos mirando, dio un gran salto sobre la espalda del fugitivo
y le echó los brazos al cuello. Rodaron juntos por el suelo. Un instante después Zambo se levantó, miró al
hombre postrado en tierra y agitando gozosamente las manos hacia nosotros echó a correr en nuestra
dirección. La figura blanca quedó inmóvil en medio de la gran planicie.
Los dos traidores habían sido destruidos..., pero el daño que habían ocasionado les sobrevivía. No
podíamos regresar al pináculo por ningún medio. Habíamos sido habitantes del mundo; ahora éramos
habitantes de la meseta. Ambas cosas estaban separadas y aparte. Allí estaba la llanura que conducía al
lugar donde estaban las canoas. Más allá, detrás del horizonte brumoso y violeta, estaba el río que conducía
de regreso a la civilización. Pero faltaba el eslabón entre ambos mundos. Ningún ingenio humano podía
sugerir los medios de tender un puente sobre el abismo que abría sus fauces entre nosotros y nuestras vidas
pasadas. Un solo instante había alterado todas las condiciones de nuestra existencia.
En un momento como aquél, pude comprender la fibra que templaba el carácter de mis tres compañeros.
Estaban serios, es verdad, y pensativos, pero con una indomable serenidad. Por el momento no podíamos
hacer nada, salvo sentarnos entre los arbustos pacientemente y esperar la llegada de Zambo. Su honesta
cara negra apareció al fin sobre las rocas y su hercúlea figura emergió en la cima del pináculo.
––¿Qué hago ahora? ––gritó––. Ustedes decirme y yo lo hago.
Era una pregunta más fácil de hacer que de contestar. Sólo una cosa estaba clara. Él era nuestro único
vínculo seguro con el mundo exterior. Por ningún motivo debía abandonarnos.
––¡No, no! ––gritó––. Yo no los abandono. Pase lo que pase, siempre me encuentran aquí. Pero no capaz
de hacer quedar los indios. Ya dicen demasiado que Curupuri vive en este lugar, y que ellos se van a casa.
Entonces, si ustedes los dejan, no sé si poder hacerlos quedar.
––Hágalos esperar hasta mañana, Zambo ––grité; así podré enviar una carta con ellos.
––¡Muy bien, señó! Yo prometo que ellos esperar hasta mañana ––dijo el negro––. ¿Pero qué puedo
hacer por ustedes ahora?
Había muchas cosas que podía hacer y el fiel compañero las hizo admirablemente. Ante todo, siguiendo
nuestras instrucciones, desató la cuerda que habíamos fijado al tocón del árbol y nos lanzó un extremo a
través del precipicio. No era más gruesa que las que se usan para tender ropa, pero poseía gran resistencia,
y aunque no podíamos hacer un puente con ella, podía sernos de inestimable utilidad si teníamos que
efectuar algún escalamiento. Luego sujetó el fardo de víveres que habíamos subido al extremo de la cuerda
que había conservado y así pudimos tirar del mismo hasta alcanzarlo. Con esto teníamos medios de vida
para una semana por lo menos, aun si no encontrábamos otra cosa. Por último, Zambo descendió otra vez y
acarreó en su ascenso otros dos bultos con artículos diversos: una caja de municiones y otras muchas cosas,
todo lo cual pudimos cruzar arrojándole la cuerda e izándola otra vez. Era ya de noche cuando Zambo
descendió por última vez, asegurándonos una vez más que retendría a los indios hasta la mañana siguiente.
Y así fue como pasé casi la totalidad de aquella nuestra primera noche sobre la meseta poniendo por
escrito nuestras experiencias a la luz de una linterna de una sola bujía.
Cenamos y acampamos al borde mismo del farallón, apagando nuestra sed con dos botellas de
Apollinaris que había en una de las cajas. Para nosotros es vital encontrar agua, pero creo que hasta el
mismo lord John halló que ya teníamos suficientes aventuras para un día, y ninguno de nosotros cayó en la
tentación de hacer una primera arremetida por lo desconocido. Nos abstuvimos de encender fuego o de
hacer cualquier ruido innecesario.
Mañana (o más bien hoy, porque ya está amaneciendo mientras escribo) nos aventuraremos por primera
vez en esta extraña tierra. No sé cuándo podré escribir otra vez, o si tendré la ocasión de hacerlo nunca.
Entretanto, puedo ver que los indios están aún en su lugar y estoy seguro de que el fiel Zambo se presentará
aquí para recoger mi carta. Sólo confío en que llegará a su destinatario.
P .D.: Cuanto más pienso en ello, más desesperada se me figura nuestra situación. No veo que haya
esperanzas de regreso. Si hubiera un árbol alto cerca del borde de la meseta, podríamos tender a través del
precipicio un puente de retorno, pero no hay ninguno a menos de cincuenta yardas. Uniendo todas nuestras
fuerzas, no seríamos capaces de arrastrar un tronco que pudiera servir para nuestro objetivo. La cuerda,
naturalmente, es demasiado corta para que podamos descender por ella. Nuestra situación es desesperada...
¡desesperada!
10. Han ocurrido las cosas más extraordinarias
Nos han ocurrido las cosas más portentosas y aún nos siguen ocurriendo, continuamente. Todo el papel
que poseo consiste en cinco viejos cuadernos de notas y una cantidad de fragmentos, y sólo tengo un lápiz
estilográfico; pero mientras esté en condiciones de mover la mano, continuaré asentando nuestras
experiencias e impresiones. Ya que somos los únicos hombres de toda la raza humana en presenciar estas
cosas, tiene una enorme importancia que las pueda registrar mientras aún están frescas en mi memoria, y
antes que el destino, que parece estar amenazándonos constantemente, pueda alcanzarnos. Sea porque
Zambo pueda llevar al fin estas cartas hasta el río, o porque yo mismo, por vía milagrosa, pueda
transportarlas conmigo a mi regreso, o porque algún osado explorador, siguiendo nuestras huellas (con la
ventaja, tal vez, de contar con un perfeccionado monoplano), encuentre este manojo de manuscritos, en
cualquier caso, digo, tengo la impresión de que lo que estoy escribiendo está destinado a la inmortalidad
como un clásico de la literatura de aventuras verídicas.
A la mañana siguiente del día en que quedamos atrapados en la meseta por obra del villano Gómez,
iniciamos una nueva etapa en nuestras experiencias. El primer incidente no fue tal como para que yo
formase una opinión muy favorable acerca del lugar en que estábamos extraviados. Al despertar de un
breve adormecimiento, poco después del alba, mis ojos se posaron sobre un objeto muy extraño que estaba
sobre mi pierna. Mi pantalón se había deslizado hacia arriba, dejando expuestas algunas pulgadas de piel
por encima de mi calcetín. Sobre ese lugar descansaba un ancho racimo de color púrpura. Asombrado ante
la visión, me incliné para quitármelo de encima, cuando, para horror mío, eso reventó entre mi índice y mi
pulgar, chorreando sangre en todas direcciones. El grito de asco que lancé atrajo a mi lado a los dos
profesores.
––Muy interesante ––dijo Summerlee inclinándose sobre mi espinilla––. Una enorme garrapata, que
según creo no ha sido todavía clasificada.
––El primer fruto de nuestros trabajos ––dijo Challenger en su estilo pedante y bombástico––. Lo menos
que podemos hacer es llamarle Ixodes Maloni. La insignificante incomodidad que representó su picadura,
mi joven amigo, no puede compararse, estoy seguro, con el glorioso privilegio de que su nombre quede
inscrito en el inmortal registro de la zoología. Infortunadamente, ha aplastado usted este bello ejemplar en
el momento en que se saciaba.
––¡Asquerosa sabandija! ––exclamé.
El profesor Challenger enarcó sus gruesas cejas como protesta y colocó su zarpa acariciadora sobre mi
hombro. ––Debería cultivar usted la observación científica y la imparcial inteligencia de la mente lógica.
Para un hombre de temperamento filosófico como yo, la garrapata, con su probóscide o trompa en forma de
lanceta y su estómago dilatable, es una bella obra de la Naturaleza, como el pavo real o, para el caso, como
una aurora boreal. Me duele oírle hablar en––forma tan despreciativa. Sin duda, como nos apliquemos a
ello, conseguiremos otro ejemplar.
––No cabe duda de eso ––dijo Summerlee ceñudamente––, pues acabo de ver otra que desaparecía por el
cuello de su camisa.
Challenger pegó un salto en el aire bramando como un toro, mientras se arrancaba frenéticamente la
chaqueta y la camisa. Summerlee y yo empezamos a reírnos de tal modo que apenas podíamos ayudarle.
Por fin dejamos al descubierto aquel monstruoso torso (cincuenta y cuatro pulgadas, medidas con cinta de
sastre). Todo su cuerpo parecía un bosque de pelo negro, y en esa maraña cazamos a la garrapata errabunda
antes de que le picara. Pero los arbustos que nos rodeaban estaban llenos de esta horrible peste, y era
evidente que teníamos que mudar de sitio nuestro campamento.
Pero ante todo era necesario tomar nuestras providencias respectivas al fiel negro, que justamente se
presentó en el pináculo con una cantidad de latas de cacao y galletas, que nos arrojó por encima del abismo.
Le ordenamos que de las provisiones que quedaban abajo retuviese todo lo que necesitaba para mantenerse
durante dos meses. El resto deberían recibirlo los indios, como recompensa por sus servicios y en pago por
llevar nuestras cartas hasta el Amazonas. Algunas horas después los vimos alejarse por la llanura en fila
india, cada uno con un fardo sobre la cabeza, volviendo por el sendero que habíamos recorrido al venir.
Zambo ocupó nuestra pequeña tienda en la base del pináculo, y allí permaneció, como nuestro único
vínculo con el mundo de abajo.
Y ahora teníamos que decidir cuáles serían nuestros movimientos inmediatos. Trasladamos nuestras
instalaciones de entre los arbustos plagados de garrapatas y nos situamos en un pequeño claro rodeado por
todos lados de árboles que crecían muy tupidos. Había en el centro unas losas de piedra lisa, con un
excelente manantial que surgía en las inmediaciones. Allí nos sentamos cómodamente y disfrutamos de la
limpieza del lugar, mientras esbozábamos nuestros primeros planes para la invasión de este nuevo
territorio. Los pájaros cantaban llamándose entre el follaje ––uno, especialmente, tenía un peculiar grito
ululante que era nuevo para nosotros––, pero fuera de estos sonidos no había otros signos de vida.
Nuestro primer cuidado fue confeccionar una especie de lista inventario de nuestros pertrechos, para
saber con cuánto podíamos contar. Entre las cosas que nosotros mismos habíamos subido y las que Zambo
nos había cruzado por medio de la cuerda, estábamos bastante bien provistos. Como lo más importante de
todo, en vista de los peligros que podrían rodearnos, teníamos los cuatro rifles y mil trescientos cartuchos;
también una escopeta, pero sólo ciento cincuenta cartuchos de perdigón, de tamaño medio. En materia de
provisiones, teníamos lo necesario para varias semanas, tabaco suficiente y algunos pocos instrumentos
científicos, incluyendo un gran telescopio y unos buenos gemelos de campo. Todas estas cosas las
acondicionamos en el centro del claro y, como precaución primera, cortamos con nuestras hachas y
cuchillos una cantidad de arbustos espinosos, que apilamos formando un círculo de alrededor de quince
yardas de diámetro. Éste sería nuestro cuartel general ––y nuestro refugio en caso de repentino peligro––
además de constituir nuestra caseta de guardia y depósito de pertrechos. Lo bautizamos Fuerte Challenger.
Era mediodía antes de que termináramos de instalarnos con seguridad. El calor no era opresivo y las
características generales de la meseta, tanto en temperatura como en vegetación, eran más bien propias de
un clima templado. Hayas, robles y hasta abedules podían descubrirse entre la maraña de árboles que nos
cercaban. Un inmenso gingko, que sobrepasaba a todos los demás árboles, extendía sus ramas y su follaje
parecido a una cabellera femenina sobre el fuerte que habíamos construido. A su sombra continuamos
nuestra discusión, mientras lord John, que había tomado rápidamente el mando a la hora de la acción, nos
explicaba sus puntos de vista.
––Hasta tanto los hombres y las bestias no nos hayan visto u oído, estamos seguros ––dijo––. Cuando
sepan que estamos aquí, nuestras dificultades comenzarán. Hasta ahora no hay señales de que nos hayan
sorprendido. Por lo tanto, nuestra jugada debe ser seguramente permanecer ocultos por un tiempo y atisbar
qué sucede en la comarca. Necesitamos saber cómo son nuestros vecinos antes de relacionarnos con ellos.
––Pero usted hizo fuego ayer ––dijo Summerlee.
––¡Por todos los medios, hijo! Avanzaremos. Pero avanzaremos con sentido común. Nunca deberemos ir
tan lejos como para no poder volver a nuestra base. Sobre todo, no debemos nunca, a menos que sea una
cuestión de vida o muerte, hacer fuego con nuestros fusiles.
––Pero usted hizo fuego ayer ––dijo Summerlee.
––Bueno, pero no había más remedio. No obstante, el viento era fuerte y soplaba hacia fuera de la
meseta. No es muy probable que el sonido haya viajado mucho tierra adentro. A propósito, ¿cómo
llamaremos a este lugar?
Hubo varias sugerencias más o menos felices, pero la de Challenger fue la definitiva.
––Sólo puede tener un nombre–– dijo––. Debe llevar el nombre del precursor que la descubrió. O sea, la
Tierra de Maple White.
Y en Tierra de Maple White se convirtió, y así se denominará en el mapa que se ha convertido en mi
tarea especial. Confio en que ese mismo nombre aparecerá en los atlas del futuro.
La penetración pacífica de la Tierra de Maple White era el objetivo más urgente que teníamos por
delante. Habíamos adquirido una evidencia ocular de que el lugar estaba habitado por algunos seres
desconocidos; también el álbum de dibujos de Maple White era una prueba de que podrían aparecer
monstruos aún más terribles y peligrosos. El esqueleto empalado en los bambúes, que no podía haber
quedado de ese modo sin ser precipitado desde lo alto, sugería la existencia de habitantes humanos y que
éstos eran de carácter malévolo. Nuestra situación, varados en aquella tierra sin posibilidad de escape,
estaba claramente llena de peligros, y nuestra razón endosaba todas las medidas de precaución que la
experiencia de lord John podía sugerir. No obstante, era ciertamente imposible que nos detuviéramos en el
borde de este mundo misterioso cuando todos sentíamos que nuestras almas hormigueaban de impaciencia
por avanzar y por arrancar el secreto de sus entrañas.
Por lo tanto, cerramos la entrada de nuestra zareba 23 con algunos arbustos espinosos y abandonamos
nuestro campamento, con sus depósitos enteramente rodeados por esta cerca protectora. Entonces
penetramos lentamente y con precauciones en lo desconocido, siguiendo el curso del pequeño arroyo que
fluía de nuestro manantial y que siempre podría servirnos de guía para regresar.
23. Recinto rústico cercado con ramas espinosas.
A poco de partir, tropezamos con señales reveladoras de que nos esperaban verdaderos portentos.
Después de unos pocos centenares de yardas de bosque espeso, que contenía muchos árboles desconocidos
para mí en su mayoría, pero que Summerlee, que era el botánico de la expedición, reconoció como especies
de coníferas y cicadáleas (plantas desaparecidas desde hace mucho tiempo del mundo que conocemos),
penetramos en una región donde el arroyo se ensanchaba y formaba un pantano bastante grande. Altas
cañas de un tipo singular crecían apretadamente ante nosotros, y fueron clasificadas como equisetáceas, o
cola de caballo en el lenguaje común. Los helechos arborescentes crecían diseminados entre ellas,
balanceándose con el fuerte viento. Lord John, que marchaba a la cabeza, se detuvo súbitamente alzando la
mano.
––¡Miren esto! ––dijo––. ¡Por Dios, ésta debe ser la huella del padre de todos los pájaros!
En el lodo blando que teníamos delante se imprimía la enorme pisada de un pie con tres dedos. Aquel ser,
cualquiera que fuese, había cruzado el pantano y se había introducido en el bosque. Todos nos detuvimos
para examinar la monstruosa marca. Si era verdaderamente la de un pájaro ––¿y qué otro animal podía
haber dejado semejante impresión?––, su pie era tan grande como el de un avestruz, y sus dimensiones
debían ser proporcionalmente enormes. Lord John miró ansiosamente a su alrededor y deslizó dos cartuchos
en su rifle para cazar elefantes.
––Apuesto mi prestigio de cazador a que esta huella es fresca ––dijo––. No hará ni diez minutos que la
bestia ha pasado por aquí. ¡Observen cómo todavía rezuma el agua en aquella marca más profunda! ¡Por
Júpiter! ¡Aquí pueden ver la pisada de un ejemplar más pequeño!
Por cierto, paralelamente a las huellas grandes corrían otras más pequeñas pero que tenían una misma
forma general.
––¿Y qué les parece esto? ––exclamó triunfalmente el profesor Summerlee, señalando lo que parecía ser
la enorme huella de una mano humana de cinco dedos, que aparecía entre las marcas de tres dedos.
––¡Wealden! ––gritó Challenger extasiado––. Yo las he visto en la arcilla del Wealden. Es un animal que
camina erecto sobre sus patas de tres dedos, y que a veces apoya una de sus garras delanteras de cinco
dedos en el suelo. No es un pájaro, mi querido Roxton... no es un pájaro.
––¿Es un animal cuadrúpedo?
––No; es un reptil... un dinosaurio. Ningún otro ser podría haber dejado semejantes huellas. Huellas
como éstas dejaron estupefacto a un digno doctor de Sussex hace noventa años; ¿pero cómo nadie en el
mundo podía esperar... esperar... que vería señales como éstas?
Sus últimas palabras murieron en un susurro y todos nos quedamos paralizados por el asombro.
Siguiendo las huellas habíamos abandonado la ciénaga y cruzado a través de una cortina de arbustos y
árboles. Detrás había un claro despejado y en él cinco de los animales más extraordinarios que yo haya
visto nunca. Agazapados entre los arbustos, los observamos a voluntad.
Había, como he dicho, cinco de ellos: dos adultos y tres más jóvenes. Su tamaño era enorme. Incluso los
pequeños eran grandes como elefantes, mientras los mayores sobrepasaban a cualquier ser que yo hubiera
visto. Su piel era de color pizarra, con escamas como las de un lagarto, que brillaban cuando reflejaban el
sol. Los cinco estaban sentados, balanceándose sobre sus anchas y poderosas colas y sus enormes patas
traseras de tres dedos, mientras con sus pequeñas patas delanteras de cinco dedos atraían hacia abajo las
ramas que ramoneaban. No se me ocurre cómo describir mejor a usted su apariencia que diciendo que se
asemejaban a monstruosos canguros, de veinte pies de largo y con una piel similar ala de los cocodrilos
negros.
No sé decir cuánto tiempo estuvimos inmóviles contemplando aquel maravilloso espectáculo. Un fuerte
viento soplaba hacia nosotros y estábamos bien ocultos, de modo que no podían descubrirnos. De vez en
cuando los pequeños jugaban alrededor de sus padres con pesadas cabriolas; las grandes bestias saltaban en
el aire y caían a tierra con sordos golpes. La fuerza de los padres parecía ilimitada, pues uno de ellos, al
tener cierta dificultad en alcanzar un manojo de follaje que crecía en un árbol de gran altura, abrazó el
tronco con sus patas delanteras y lo arrancó como si fuese un renuevo. Aquella acción, según creo, parecía
demostrar no sólo el gran desarrollo de sus músculos sino también el pequeño desarrollo de sus cerebros,
porque todo el peso del árbol le cayó encima con estrépito, con lo cual prorrumpió en una serie de agudos
gañidos, que revelaron que, a pesar de lo grande que era su capacidad de resistencia, tenía un límite.
Aparentemente, el suceso le hizo pensar que la vecindad era peligrosa, porque se alejó cabeceando
lentamente por el bosque, seguido por su pareja y sus tres enormes infantes. Vimos el destello brillante de
su piel pizarrosa entre los troncos de los árboles y sus cabezas que ondulaban muy por encima de los
arbustos. Luego desaparecieron de nuestra vista.
Observé a mis camaradas. Lord John permanecía al acecho, con el dedo en el gatillo de su rifle para la
caza de elefantes, con su ávida alma de cazador brillando en sus ojos fieros. ¡Qué no hubiese dado por
colocar una cabeza como aquella entre los dos remos cruzados encima de la repisa de su chimenea en el
cómodo aposento del Albany! Con todo, su razón lo refrenó, porque toda nuestra exploración de las
maravillas de esta tierra desconocida dependía de que nuestra presencia permaneciese ignorada por sus
habitantes. Los dos profesores estaban sumidos en un silencioso éxtasis. En medio de su excitación, se
habían cogido inconscientemente de la mano y permanecían como dos niños pequeños en presencia de un
prodigio. Las mejillas de Challenger se henchían con una sonrisa seráfica, y la cara sardónica se suavizaba
momentáneamente en una actitud de asombro y reverencia.
––Nunc dimittis 24! ––exclamó al fin––. ¿Qué dirán de esto en Inglaterra?
24. Alusión a las palabras de Simeón al tomar en sus brazos al Niño Jesús (Evangelio de San Lucas,
2,29).
––Mi querido Summerlee, yo le diré con toda seguridad lo que dirán exactamente en Inglaterra ––dijo
Challenger––. Dirán que usted es un infernal embustero y un charlatán científico, lo mismo que usted y
otros dijeron de mí.
––¿Puestos ante las fotografías?
––¡Trucadas, Summerlee! ¡Torpemente trucadas!
––¿Aun mostrándoles ejemplares?
––¡Ah, ahí sí que podemos atraparlos! Malone y toda su pandilla de Fleet Street 25 pueden todavía
vociferar en alabanza nuestra. Veintiocho de agosto: el día en que vimos cinco iguanodontes vivos en un
claro de la tierra de Maple White. Asiéntelo en su diario, mi joven amigo, y envíeselo a su pasquín.
25. Calle de Londres donde tradicionalmente tienen su sede muchos periódicos.
––Y prepárese a recibir un puntapié de la bota del editorialista de turno ––dijo lord John––. Las cosas son
algo diferentes vistas desde la latitud de Londres, compañerito––camarada. Hay muchos hombres que no
cuentan jamás sus aventuras porque no esperan que les crean. ¿Quién podría censurarles por ello? A
nosotros mismos esto nos parecerá algo soñado, dentro de un mes o dos. ¿Qué dijo usted que eran?
––Iguanodontes ––dijo Summerlee––. Puede usted encontrar sus huellas por todas las arenas de Hastings,
en Kent y en Sussex. Pululaban en el sur de Inglaterra cuando allí abundaban las sabrosas sustancias
vegetales que les permitían alimentarse. Cuando las condiciones cambiaron, las bestias no pudieron
sobrevivir. Al parecer, aquí no han cambiado esas condiciones y estas bestias siguen viviendo.
––Si alguna vez logramos salir vivos de aquí, me gustaría llevar conmigo una cabeza ––dijo lord John––.
¡Por Dios! ¡Si vieran esto algunos de los muchachos de Somalilandia y Uganda se pondrían verdes! No sé
lo que ustedes piensan, camaradas, pero yo me huelo algo extraño, como si estuviéramos todo el tiempo
sobre una capa de hielo a punto de quebrarse.
Yo tenía la misma sensación de misterio y peligro, que parecía rodearnos por todas partes. Entre las
tinieblas de la arboleda se cernía una constante amenaza, y cuando mirábamos su sombrío follaje, vagos
terrores se insinuaban en nuestros corazones. Es cierto que aquellos monstruosos se res que habíamos visto
eran bestias inofensivas y torpes, que no parecían capaces de causar daño a nadie, pero en este mundo de
maravillas podrían hallarse otros supervivientes. ¿Cuántos horrores activos y feroces podrían hallarse listos
para abalanzarse sobre nosotros, desde sus cubiles en las rocas o entre la maleza? Poco sé de la vida
prehistórica, pero tengo un claro recuerdo de un libro que había leído, y que hablaba de seres que vivían
cazando leones y tigres lo mismo que un gato mata ratones. ¿Qué pasaría si hubiese animales semejantes en
los bosques de la tierra de Maple White?
Aquella misma mañana ––la primera que pasábamos en el nuevo país–– parecía predestinada a que
descubriéramos los extraños riesgos que nos rodeaban. Fue una aventura aborrecible, que aún me resulta
odioso recordar. Si, como decía lord John, el claro de los iguanodontes persistirá en nuestra memoria como
un sueño, no menos cierto es que el pantano de los pterodáctilos será para siempre nuestra pesadilla. Voy a
relatar con exactitud lo que ocurrió.
Avanzábamos muy lentamente por los bosques, en parte porque lord John actuaba como explorador antes
de dejarnos proseguir, y en parte porque a cada paso uno u otro de nuestros profesores se detenía estático y
lanzaba una exclamación de asombro ante alguna flor o insecto que se le presentaba como de una nueva
especie. Habríamos andado dos o tres millas en total, manteniéndonos junto a la orilla derecha del arroyo,
cuando llegamos a un claro bastante grande que se abría entre los árboles. Un cinturón de maleza ascendía
hasta una confusa masa de rocas: toda la meseta estaba sembrada de cantos rodados. Caminábamos
lentamente hacia esas rocas, entre arbustos que nos llegaban a la cintura, cuando advertimos un extraño y
profundo sonido formado por graznidos y silbidos que llenaban los aires con una constante algarabía que
parecía provenir de algún lugar situado muy cerca y frente a nosotros. Lord John levantó su mano en señal
de que nos detuviéramos y se abrió camino velozmente, deteniéndose y corriendo, hasta la línea de rocas.
Vimos cómo espiaba por encima de ellas y hacía un gesto de asombro. Luego se quedó inmóvil, como si se
hubiese olvidado de nosotros, tan fascinado estaba por lo que veía. Por último nos hizo señas para que nos
acercásemos, pero mantuvo su mano en alto, como señal de precaución. Toda su actitud me hizo
comprender que algo asombroso pero lleno de peligros se presentaría ante nosotros.
Nos arrastramos hasta su vera y miramos por encima de las rocas. El lugar que contemplábamos era un
pozo, que quizá en un pasado remoto había sido uno de los pequeños cráteres volcánicos de la meseta.
Tenía la forma de un tazón y en el fondo, a unos centenares de yardas de donde nosotros estábamos, había
charcos de agua estancada con espuma verdosa, flanqueados por juncales.
El sitio en sí ya era fantasmagórico, pero sus ocupantes lo transformaban en un escenario de los Siete
Círculos de Dante. El lugar era un nido de pterodáctilos. Había centenares de ellos, congregados ante
nuestra vista. Toda el área del fondo alrededor de la orilla del agua pululaba con los jóvenes pterodáctilos y
sus hediondas madres, que estaban empollando sus huevos amarillentos y correosos. De esta masa de
obscena vida de reptiles que se arrastraba y aleteaba surgía el espantoso clamoreo que llenaba los aires y el
horrible, mefítico y rancio hedor que nos daba náuseas. Pero arriba, cada uno posado en su propia roca,
altos, grises, macilentos, más parecidos a ejemplares muertos y disecados que a seres llenos de vida,
estaban los horribles machos, absolutamente inmóviles salvo por el rodar de sus ojos rojos o cuando ocasionalmente
hacían chasquear sus picos semejantes a ratoneras para coger a alguna libélula que pasaba
junto a ellos. Tenían cerradas sus enormes alas membranosas por medio de sus antebrazos plegados, de
modo que parecían gigantescas viejas sentadas, rebozadas en hediondos mantones de color tela de araña, de
los que emergían sus cabezas feroces.
Entre grandes y pequeños, no menos de un millar de esos repugnantes animales descansaban en aquella
hondonada ante nosotros.
Nuestros profesores hubieran permanecido allí de buena gana todo el día, tan extasiados estaban ante esta
oportunidad de estudiar la vida de un período prehistórico. Señalaban los pájaros y peces muertos que
yacían entre las rocas como prueba de los hábitos alimentarios de aquellos seres; les escuché felicitarse
mutuamente por haber podido aclarar el motivo de que se hallasen en número tan grande los huesos de este
dragón volador en ciertas arcas bien definidas, como por ejemplo en las arenas de Cambridge Green, pues
ahora veían que éstos, como los pingüinos, vivían en forma gregaria.
Challenger, al fin, empeñado en probar un detalle que Summerlee había cuestionado, asomó
ostensiblemente su cabeza por encima de las rocas, y con ello estuvo a punto de provocar la destrucción de
todos nosotros. Instantáneamente, el macho más cercano lanzó un grito agudo y sibilante y desplegó los
veinte pies de envergadura de sus correosas alas al remontarse por los aires.
Las hembras y las crías se apiñaron junto al agua, mientras todo el círculo de centinelas se elevaba uno
tras otro, tomando altura hacia el cielo. Era un cuadro maravilloso el ver a no menos de un centenar de
aquellos animales de enorme tamaño y repelente aspecto volando como golondrinas sobre nuestras cabezas,
con aleteos veloces y cortantes; pero pronto comprobamos que no era un cuadro en el cual podíamos
demorarnos sin perjuicio. Al principio, las grandes bestias volaron describiendo un inmenso círculo, como
si quisieran asegurarse de la exacta extensión que el peligro podía tener. Luego, el vuelo se fue haciendo
más bajo y el círculo más estrecho, hasta que las sentíamos zumbar en torno a nosotros, cada vez más
cerca. El seco y crujiente aleteo de sus enormes alas de color pizarra llenaba el aire con un ruido tan intenso
que me hizo recordar el aeródromo de Hendon en un día de carreras aéreas.
––Hacia el bosque todos juntos ––gritó Roxton enarbolando su rifle como un garrote––. Esas bestias
tienen malas intenciones.
En el momento en que tratábamos de retirarnos, el círculo se cerró a nuestro alrededor, hasta que las
puntas de las alas de los que estaban más próximos casi tocaban nuestros rostros. Los golpeamos con las
culatas de nuestros rifles, pero no hallábamos nada sólido o vulnerable para herirlos. Entonces,
súbitamente, asomó de entre el círculo sibilante y de color pizarra un largo cuello y un pico feroz que nos
acometió. Le siguieron otro, y otro más. Summerlee lanzó un grito y se llevó la mano al rostro, del cual
empezó a manar sangre. Yo sentí una punzada en el cuello y quedé aturdido con el golpe. Challenger cayó
y cuando me detuve para levantarle recibí otro golpe por detrás, cayendo entonces encima de él. En ese
instante oí el disparo del rifle para elefantes de lord John y al levantar la vista observé a una de las bestias
que se agitaba en el suelo con un ala rota, escupiendo y gorgoteando hacia nosotros, con el pico muy
abierto y los ojos desorbitados e inyectados en sangre, como un demonio de pintura medieval. Sus
camaradas comenzaron a volar más alto ante el súbito estampido y trazaban círculos sobre nuestras
cabezas.
––¡Ahora! ––gritó lord John––. ¡Ahora, por nuestras vidas! Tambaleantes, nos precipitamos en el bosque,
y en el momento en que alcanzábamos los árboles aquellas harpías estaban de nuevo sobre nosotros.
Summerlee fue derribado, pero lo arrancamos de allí y nos metimos entre los troncos. Una vez allí
estábamos a salvo, porque aquellas alas enormes no tenían espacio para moverse entre las ramas. Mientras
regresábamos cojeando hacia nuestro cobijo, tristemente aporreados y desconcertados, los vimos durante
mucho tiempo volando muy alto, recortados sobre el profundo cielo azul, sobre nuestras cabezas,
remontándose en círculos hasta que no parecían más grandes que palomas torcaces; pero sin duda siguiendo
todavía nuestro avance con sus ojos. Al fin, cuando alcanzamos los bosques más espesos, abandonaron la
caza y no los vimos más.
––Una experiencia de lo más interesante y convincente ––dijo Challenger cuando hicimos un alto junto al
arroyo y él bañaba su rodilla hinchada––. Ahora estamos excepcionalmente bien informados sobre las
costumbres del pterodáctilo enfurecido.
Summerlee estaba restañando la sangre que manaba de un corte que tenía en la frente, mientras yo trataba
de obstruir una fea puñalada en el músculo del cuello. Lord John tenía un desgarrón en el hombro de su
chaqueta, pero sin que los dientes del pajarraco hubieran podido hacer otra cosa que rozar la carne.
––Resulta digno de anotarse ––continuó Challenger–– que nuestro joven amigo ha recibido una
indiscutible puñalada, mientras que la chaqueta de lord John sólo ha sido desgarrada por un mordisco. En
mi propio caso, fui golpeado por sus alas en torno a la cabeza. De modo que hemos tenido una notable
exhibición de sus diversos métodos de ataque.
––Hemos salvado la vida por un pelo ––dijo lord John seriamente––, y no puedo imaginar una forma de
morir más hedionda que la de ser despachados por esas asquerosas alimañas. Lamento haber tenido que
disparar mi rifle, pero, ¡por Júpiter!, no había mucho que elegir.
––Si usted no lo hubiese hecho no estaríamos aquí ––dije convencido.
––Tal vez no nos perjudique ––dijo él––. En estos bosques deben producirse muchos estallidos fuertes al
rajarse o desplomarse los árboles y esos ruidos deben ser muy semejantes al disparo de un rifle. Pero ahora,
si ustedes son de mi opinión, ya hemos tenido bastantes conmociones para un solo día, y lo mejor que
podemos hacer es volver al campamento a buscar el botiquín para aplicarnos un poco de ácido fénico.
¿Quién sabe la clase de veneno que esas bestias pueden tener en sus hediondas mandíbulas?
Parece indudable que ningún hombre, desde que el mundo es mundo, ha pasado un día semejante.
Todavía se nos guardaba una sorpresa inédita. Cuando, siguiendo el curso de nuestro arroyo, alcanzamos
finalmente nuestro claro y vimos la cerca espinosa de nuestro campamento, pensamos que nuestras
aventuras tocaban a su fin. Pero antes de que pudiésemos descansar, nos aguardaban otras cosas en que
pensar. La puerta del Fuerte Challenger estaba intacta, las paredes no tenían roturas y sin embargo alguna
poderosa y extraña criatura había visitado el lugar durante nuestra ausencia. Ninguna huella de pies
revelaba trazas de su naturaleza, y sólo la rama colgante del enorme árbol gingko sugería cómo podía haber
entrado y salido; pero el estado en que hallamos nuestras reservas nos ofrecía una amplia evidencia de su
fuerza maligna. Estaban dispersas al azar por el suelo de todo el campamento y una lata de carne había sido
destrozada para extraer su contenido. Una caja de cartuchos estaba hecha astillas y una de las cápsulas
metálicas había sido desmenuzada. Otra vez la sensación de vago terror invadió nuestras almas y lanzamos
miradas asustadas a nuestro alrededor, hacia las negras sombras que se cernían a nuestro lado por todas
partes y en cada una de las cuales podía estar en acecho alguna forma temible. Qué magnífico fue oír el
saludo de la voz de Zambo; cuando nos acercamos al borde de la meseta, lo vimos sentado, gesticulando,
en la cumbre del pináculo que teníamos frente a nosotros.
––¡Todo bien, Massa Challenger, todo bien! ––gritó––. Yo quedar aquí. No miedo. Ustedes siempre
encontrarme aquí cuando necesitan.
Su honesta cara negra y el inmenso panorama que se desplegaba ante nosotros y que nos hacía alcanzar
con la vista medio camino hasta el afluente del Amazonas nos ayudaron a recordar que estábamos de
verdad en el siglo XX, sobre esta tierra nuestra, y que no habíamos sido trasladados, por arte de magia, a
algún tosco planeta en las primeras y más salvajes etapas de su desarrollo. ¡Qué dificil era comprender que
la línea violácea que señalaba el borde del lejano horizonte estaba muy cerca del gran río surcado por los
enormes navíos de vapor, en los cuales la gente hablaba de sus pequeños problemas cotidianos, mientras
nosotros, abandonados entre los seres de una edad lejana, sólo podíamos lanzar nuestras miradas hacia allá
y suspirar por todo lo que involucraba!
Otro recuerdo queda en mí de aquel día maravilloso y con él deseo cerrar esta carta. Con su
temperamento quisquilloso aún más irritable por las heridas recibidas, los dos profesores se querellaron
acerca de la naturaleza de nuestros atacantes: que si era el género pterodáctilo o el dimorphodon. Acabaron
intercambiando gruesos epítetos. Para evitar sus reyertas, me aparté un corto trecho. Estaba sentado sobre
el tronco de un árbol caído, fumando, cuando se me acercó lord John con aire de paseante.
––Hola, Malone ––dijo––. ¿Recuerda el lugar donde estaban aquellas bestias?
––Como si lo estuviera viendo.
––Era una especie de pozo volcánico, ¿no es cierto?
––Exactamente ––dije.
––¿Se fijó en el terreno?
––Rocas.
––Pero alrededor del agua... donde crecían las cañas.
––Era una tierra azulada, que parecía arcilla.
––Exacto. Un embudo volcánico relleno de arcilla azul.
––¿Y qué hay con eso? ––pregunté.
––Oh, nada, nada ––dijo, y reanudó su paseo, esta vez regresando hacia donde las voces de los dos
polémicos hombres de ciencia surgían en un prolongado dúo, donde se alzaba la aguda y estridente nota de
Summerlee y descendía el sonoro grave, de bajo, que emitía Challenger. No habría pensado más en las
preguntas de lord John si no fuese porque aquella noche le oí murmurar para sus adentros:
––Arcilla azul... ¡arcilla en un embudo volcánico!
Fue lo último que oí antes de hundirme en un sueño fatigado.
11. Por una vez fui el héroe
Lord John Roxton tenía razón al pensar que alguna específica cualidad tóxica podía estar vinculada a la
mordedura de aquellos horribles animales que nos habían atacado. A la mañana siguiente, después de
nuestra primera aventura sobre la meseta, tanto Summerlee como yo experimentamos grandes dolores y
fiebre, mientras la rodilla de Challenger estaba tan magullada que apenas podía caminar cojeando. Por lo
tanto permanecimos todo el día en nuestro campamento. Lord John estuvo ocupado, con nuestra ayuda en
lo que pudimos, en elevar la altura y el espesor de la pared espinosa que constituía nuestra única defensa.
Recuerdo que durante todo el día estuve perturbado por la sensación de que éramos estrechamente
vigilados, aunque no pudiera sospechar quién era y dónde se ocultaba.
La impresión era tan fuerte que se la comuniqué al profesor Challenger, quien opinó que sólo era un
efecto de la excitación cerebral causada por la fiebre. Una y otra vez me di vuelta rápidamente para mirar a
mi alrededor, con la convicción de que iba a ver algo, pero sólo me hallé con la oscura maraña de nuestra
cerca o la solemne y cavernosa tiniebla de los grandes árboles que formaban un arco sobre nuestras
cabezas. Y sin embargo la sensación se fue haciendo cada vez más fuerte en mi mente: algo nos observaba
y ese algo era malévolo y estaba a nuestra vera. Pensé en la superstición india de Curupuri ––el espantoso y
acechante espíritu de los bosques–– y llegué a imaginar que su terrible presencia perseguía a los que habían
invadido su más remoto y secreto refugio.
Aquella noche (la tercera en la Tierra de Maple White) tuvimos una experiencia que dejó una
sobrecogedora impresión en nuestro ánimo y nos hizo agradecer que lord John hubiese trabajado tan duro
para hacer inexpugnable nuestro refugio. Dormíamos todos alrededor de nuestra mortecina hoguera cuando
nos despertó ––o mejor dicho nos arrancó de nuestro adormecimiento–– una sucesión de los más espantables
gritos y alaridos que jamás había escuchado. No conozco ningún sonido al que pueda comparar
ese tumulto asombroso, que parecía venir de algún lugar situado a pocos centenares de yardas de nuestro
campamento. Desgarraba los oídos como el silbido de una locomotora; pero en tanto el silbato tiene una
sonoridad clara, aguda y mecánica, este otro era vibrante y mucho más profundo en volumen, con la
máxima tensión de la agonía y el horror. Nos tapamos los oídos con las manos para no escuchar aquel grito
que destrozaba los nervios. Un sudor frío brotó en todo mi cuerpo y mi corazón se llenó de angustia ante
tanta desgracia. Todas las angustias de una vida torturada, toda la tremenda acusación a los altos cielos y
sus innumerables pesares parecían centrarse y condensarse en aquel único grito de agonía y espanto. Y
entonces, por debajo de aquel sonido agudísimo y vibrante se oyó otro, más intermitente, una risa apagada
y profunda, un gorgoteo gutural, un gruñido regocijado que formaba un grotesco acompañamiento al
chillido con el que se mezclaba. Durante tres o cuatro minutos continuó el espantoso dúo, mientras todo el
follaje crepitaba con el aleteo sobresaltado de los pájaros. Entonces, todo se acalló tan súbitamente como
había empezado. Durante un largo rato permanecimos en un horrorizado silencio. Luego, lord John arrojó
un manojo de ramillas al fuego, y su rojo resplandor iluminó los rostros atentos de mis compañeros y
fluctuó sobre las grandes ramas que se extendían sobre nuestras cabezas.
––¿Qué ha sido eso? ––susurré.
––Lo sabremos por la mañana ––dijo lord John––. Fue muy cerca de aquí... no más allá del claro.
––Hemos tenido el privilegio de escuchar por casualidad una tragedia prehistórica, la especie de drama
que ocurría entre los cañaverales de las orillas de algún lago del Jurásico, cuando el dragón más grande
sujetaba al más pequeño en el limo ––dijo Challenger con una solemnidad que jamás habíamos escuchado
en su voz––. Sin duda fue mejor que el hombre llegara tarde en el proceso de la creación. En aquellos días
tempranos había poderes desencadenados a los cuales no habría podido enfrentarse ni con el coraje ni con
ningún mecanismo. ¿De qué le habrían valido su honda, su lanza o sus flechas contra fuerzas como las que
esta noche han andado sueltas? Incluso con un rifle moderno, la ventaja hubiera estado de parte del
monstruo.
––Pues yo pienso que podría confiar en este amiguito mío ––dijo lord John acariciando su Express––.
Aunque la bestia habría tenido también sus buenas oportunidades deportivas.
Summerlee alzó su mano.
––¡Silencio! ––exclamó––. Seguro que he oído algo.
Del absoluto silencio emergió un profundo y regular pisoteo. Eran las pisadas de algún animal... el ritmo
de unas patas blandas pero pesadas apoyándose cautelosamente en el suelo. Se deslizaron con lentitud
alrededor del campamento y luego hicieron alto cerca de nuestra puerta. Se oyó un jadeo bajo y sibilante,
que subía y bajaba... la respiración de la bestia. Sólo nuestra débil empalizada nos separaba de este horror
nocturno. Cada uno de nosotros había empuñado un rifle y lord John había apartado un pequeño arbusto
para hacer una tronera en la cerca.
––¡Por Dios! ––susurró––. ¡Creo que lo veo!
Me incliné y espié por encima de su hombro a través del hueco. Sí, yo también pude verlo. En medio de
la profunda sombra de los árboles había una sombra aún más profunda, negra, informe, confusa... una
forma agazapada llena de salvaje vigor y amenaza. No era más alta que un caballo, pero sus confusos
contornos sugerían una inmensa fuerza y corpulencia. Aquel jadeo siseante, tan regular y potente como el
escape de un motor, hablaba de un organismo monstruoso. Una vez, cuando se movió, me pareció ver el
reflejo de dos terribles ojos verdosos. Se produjo un pesado crujido, como si aquello se arrastrase
lentamente hacia adelante.
––Creo que va a saltar ––dije amartillando mi rifle.
––¡No dispare! ¡No dispare! ––susurró lord John––. El estampido de un rifle en esta noche silenciosa se
oiría a millas de distancia. Resérvelo como su última carta.
––Si pasa por encima de la cerca estamos perdidos ––dijo Summerlee, y su voz se quebró en una risa
nerviosa al hablar.
––No, no debe pasar ––exclamó lord John––; pero retengan sus disparos hasta el último momento. Quizá
pueda hacer algo con este fulano. De todos modos lo intentaré.
Fue un acto tan valeroso como jamás vi hacer a otro hombre. Se inclinó sobre la hoguera, levantó una
rama ardiente y se deslizó rápidamente por un resquicio que había hecho en nuestra entrada. La cosa
avanzó con un gruñido espantoso. Lord John no vaciló: corrió hacia ella con paso rápido y ligero y estrelló
el madero llameante en el hocico de la bestia. Tuve la visión momentánea de una máscara horrenda,
parecida a un sapo gigantesco, de piel arrugada y leprosa, de una boca desencajada y baboseante de sangre
fresca. Enseguida, se oyó crujir la maleza y nuestro espantoso visitante desapareció.
––Me imaginé que no haría frente al fuego ––dijo lord John riendo, mientras volvía a entrar y arrojaba su
rama entre las demás que ardían en la hoguera.
––¡No debió usted arriesgarse de ese modo! ––exclamamos todos.
––No se podía hacer otra cosa. Si se hubiese metido entre nosotros, nos habríamos herido los unos a los
otros tratando de darle a él. Por otra parte, si hubiésemos hecho fuego a través de la cerca y lográbamos
herirle, no habría tardado en superarnos... sin hablar de que así revelábamos nuestra presencia. Pero en
general, creo que hemos salido bonitamente del paso. ¿Y a propósito, qué era eso?
Nuestros hombres sabios se miraron entre sí con cierta duda.
––Por mi parte, no me siento capaz de clasificar a ese ser con alguna certeza ––dijo Summerlee
encendiendo su pipa en el fuego.
––Al no pronunciarse en forma concluyente ha demostrado usted una prudencia apropiadamente
científica ––dijo Challenger con su demoledora condescendencia––. Yo, por mi parte, no me siento capaz
de ir más allá, salvo aventurar, en términos generales, que esta noche hemos estado en contacto,
probablemente, con alguna clase de dinosaurio carnívoro. Antes he manifestado mi opinión de que algo así
podría existir en esta meseta.
––Debemos tener en cuenta ––subrayó Summerlee–– que hay muchas especies prehistóricas que nunca
han llegado hasta nosotros. Sería imprudente suponer que podemos identificar a todos los seres que
pudiéramos encontrar.
––Exacto. Lo mejor que podemos intentar es una clasificación preliminar. Tal vez mañana hallemos una
evidencia más amplia que nos ayude a identificar a la bestia. Mientras tanto, lo único que podemos hacer es
reanudar nuestro sueño interrumpido.
––Pero no sin colocar un centinela ––dijo lord John con firmeza––. No podemos correr albures en un país
como éste. Desde ahora nos turnaremos cada dos horas.
––Entonces comenzaré el primer turno mientras termino de fumar mi pipa ––dijo el profesor Summerlee;
y desde ese momento ya no volvimos a descansar sin vigilancia.
No tardamos en descubrir, a la mañana siguiente, la causa de los horrendos rugidos que nos habían
despertado en medio de la noche. El calvero de los iguanodontes había sido el escenario de una horrible
carnicería. Imaginamos al principio, ante los charcos de sangre y los enormes trozos de carne esparcidos en
todas direcciones sobre la verde hierba, que una cantidad de animales habían hallado la muerte, pero al
examinar más de cerca los restos, descubrimos que toda aquella matanza tenía como único protagonista a
uno de aquellos pesados monstruos, que había sido literalmente hecho pedazos por algún otro animal, quizá
no más grande que él pero muchísimo más feroz.
Nuestros dos profesores se sentaron a discutir, absortos, mientras examinaban, uno tras otro, aquellos
trozos, que mostraban las huellas de salvajes dientes y garras enormes.
––Todavía debemos mantener en suspenso nuestro dictamen ––dijo el profesor Challenger, que tenía
sobre sus rodillas una enorme loncha de carne blancuzca––. Los indicios parecen corresponder a la
presencia de un tigre dientes––desable, como los que aún se encuentran en las brechas de nuestras
cavernas; pero el ser que hemos visto era sin duda más grande y de un carácter más afín a la especie de los
reptiles. Personalmente, me declararía en favor del allosaurus.
––O un megalosaurus ––observó Summerlee.
––Exactamente. Para el caso sería lo mismo cualquiera de los grandes dinosaurios carnívoros. Entre ellos
se pueden encontrar los más terribles tipos de vida animal que alguna vez fueron la maldición de la tierra o
que constituyen la bendición de un museo.
Rió sonoramente ante su propia fantasía, porque aunque tenía un escaso sentido del humor, la más tosca
chuscada de sus labios le suscitaba siempre rugidos laudatorios.
––Cuanto menos ruido, mejor ––dijo lord John brevemente––. No sabemos qué o a quién tenemos en
nuestra cercanía. Si el fulano aquel vuelve para desayunar y nos coge aquí, no tendremos mucho de qué
reírnos. A propósito, ¿qué es esa señal que hay en el pellejo del iguanodonte?
Sobre la piel opaca, escamosa y de color pizarra, en la parte superior del brazuelo, había un extraño
círculo negro de alguna sustancia que se asemejaba al asfalto. Ninguno de nosotros pudo sugerir qué
significaba, aunque Summerlee fue de opinión coincidente: dos días antes había visto algo similar en uno
de los iguanodontes jóvenes. Challenger no dijo nada, pero adoptó una pose pomposa y campanuda, de
alguien que podría, si quisiese, dar una explicación. Por eso, lord John terminó por pedirle directamente su
opinión.
––Si su señoría se digna graciosamente darme permiso para abrir la boca, me sentiré muy feliz de poder
expresar mis sentimientos ––dijo con elaborado sarcasmo––. No tengo costumbre de que me señalen tareas
del modo que parece habitual en su señoría. No sabía que era necesario pedirle permiso para sonreírme ante
una broma inofensiva.
Hasta que no recibió sus disculpas, nuestro susceptible amigo no quiso calmarse. Cuando al fin sus
irritados sentimientos se desahogaron, se dirigió a nosotros con cierta extensión, desde su asiento en un
árbol caído, hablando según su costumbre como si estuviera impartiendo la más valiosa información a una
clase de mil alumnos.
––Respecto mesas marcas ––dijo––, me inclino a concordar con mi amigo y colega el profesor
Summerlee en que son manchas de asfalto. Como toda esta meseta es, por naturaleza propia, sumamente
volcánica, y como el asfalto es una sustancia que asociamos con las fuerzas plutónicas, no dudo que existe
en estado líquido, libre, y que esos animales deben haberse puesto en contacto con el mismo. Mucho más
importante es el problema de la existencia del monstruo carnívoro que ha dejado sus huellas en este claro
del bosque. Sabemos aproximadamente que la extensión de esta meseta no es mucho más grande que el
término medio de los condados ingleses. Dentro de este espacio limitado han vivido juntos, durante años
innumerables, cierto número de seres pertenecientes, en su mayor parte, a especies extinguidas ya en el
mundo exterior. Ahora bien, a mí me parece evidente que en un período tan largo podía esperarse que los
animales carnívoros, al multiplicarse sin tasa, deberían haber agotado sus reservas alimenticias, viéndose
obligados a modificar sus hábitos de comer carne o, si no, a morir de hambre. Vemos que esto no ha
sucedido. Por tanto, nos vemos en la necesidad de imaginar que el equilibrio de la Naturaleza ha sido
preservado por alguna clase de control que limita el número de estos seres feroces. Uno de los muchos
problemas interesantes que esperan nuestra solución es por lo tanto el descubrir cuál puede ser ese control y
de qué manera opera. Me aventuro a creer que tendremos alguna oportunidad en el futuro para estudiar más
de cerca a los dinosaurios carnívoros.
––Y yo me aventuro a creer que no tendremos esa oportunidad ––observé.
El profesor sólo frunció sus gruesas cejas, como hace el maestro ante la observación irrelevante de un
niño travieso.
––Quizá el profesor Summerlee tenga algún comentario que hacer ––dijo, y los dos savants 26
ascendieron juntos por una atmósfera científica enrarecida, donde sopesaron las posibilidades de una
modificación de la escala de natalidad frente a la declinación del suministro de alimentos como un freno en
la lucha por la existencia.
26. ‘Sabios’. En francés en el original.
Aquella mañana exploramos una pequeña porción de la meseta, evitando el pantano de los pterodáctilos
y manteniéndonos al este de nuestro arroyo, en lugar de avanzar hacia el oeste. En esa dirección, la
comarca era todavía muy boscosa, con tanta cantidad de maleza que nuestro avance era muy lento.
Hasta ahora me he ocupado de los terrenos de la Tierra de Maple White; pero había otra cara de la
cuestión, porque toda aquella mañana nos estuvimos paseando entre atractivas flores... la mayoría de las
cuales, observé, eran de color blanco o amarillo. Y esto era así, según nuestros profesores, porque ésas eran
las tonalidades primitivas de las flores. En muchos lugares, ellas cubrían totalmente el suelo y, cuando
caminábamos hundiéndonos hasta los tobillos en aquella alfombra mullida y maravillosa, el perfume era
casi intoxicante en su dulzura e intensidad. La abeja inglesa doméstica zumbaba por todas partes a nuestro
alrededor. Pasábamos bajo muchos árboles cuyas ramas se doblaban bajo el peso de sus frutos, algunos de
los cuales pertenecían a especies que conocíamos, pero otras eran variedades nuevas para nosotros.
Observando cuáles de ellos eran picoteados por los pájaros evitamos todo peligro de envenenamiento y
añadimos una deliciosa diversificación a nuestras reservas alimenticias. En la jungla que atravesamos había
numerosas sendas trilladas hechas por bestias feroces, y en los lugares más cenagosos vimos una profusión
de extrañas huellas de pisadas, entre ellas muchas pertenecientes a iguanodontes. Una vez observamos
paciendo en un bosquecillo a unas cuantas de estas grandes bestias. Lord John, con ayuda de sus
binoculares, pudo informar que también tenían las manchas de asfalto, pero situadas en lugar diferente del
que habíamos examinado por la mañana. No lográbamos imaginar el significado de este fenómeno.
Vimos muchos animales pequeños, como puercoespines, un oso hormiguero con escamas y un cerdo
salvaje variopinto de color y con largos colmillos curvos. Una vez, vimos a través de una brecha entre los
árboles la lometa despejada de una verde colina, bastante lejana. Por ella cruzaba a considerable velocidad
un corpulento animal de color castaño oscuro. Pasó tan velozmente que no pudimos decir qué era; pero si
efectivamente era un ciervo, como aseguraba lord John, debería ser tan grande como aquellos monstruosos
alces irlandeses que aún se desentierran, de tiempo en tiempo, en los pantanos de mi tierra natal.
Desde la misteriosa visita hecha a nuestro campamento, siempre retornábamos al mismo con cierta
desconfianza. Sin embargo, en esta ocasión hallamos todo en orden. Aquella noche tuvimos una gran
discusión acerca de nuestra situación actual y nuestros futuros proyectos. Debo describirla con cierta
amplitud, porque nos condujo a un nuevo punto de partida, que nos permitió lograr un conocimiento más
completo de la Tierra de Maple White que el que hubiésemos alcanzado en muchas semanas de
exploración. Summerlee fue quien abrió el debate. Durante todo el día había estado de humor quejicoso, y
ahora, ante alguna observación de lord John acerca de lo que habríamos de hacer al día siguiente, toda su
amargura se desbordó.
––Lo que deberíamos hacer hoy, mañana y todo el tiempo ––dijo–– es buscar alguna manera de salir de
la trampa en que hemos caído. Ustedes sólo estrujan sus cerebros para tratar de penetrar en este país. Yo
digo que deberíamos urdir la manera de salir de él.
––Me sorprende, señor ––bramó Challenger mesando su mayestática barba––, que un hombre de ciencia
pueda comprometerse en sentimientos tan ignominiosos. Usted se halla en una tierra que ofrece tales
alicientes a un naturalista ambicioso como jamás se los brindó ninguna otra desde el principio de la
creación; y usted sugiere abandonarlo antes de que hayamos adquirido siquiera un conocimiento superficial
de lo que contiene. Esperaba algo mejor de usted, profesor Summerlee.
––Usted debe recordar ––dijo Summerlee agriamenteque yo tengo en Londres una clase numerosa que en
estos momentos está a merced de un locum tenen 27 sumamente ineficaz. Esto hace que mi situación sea
diferente de la suya, profesor Challenger, puesto que a usted nunca se le encomendaron, que yo sepa, tareas
educativas de responsabilidad.
27. ‘Sustituto’, ‘profesor suplente’.
––Justamente ––dijo Challenger––. Siempre creí que era un sacrilegio que un cerebro con capacidad para
la más elevada investigación original fuera desviado hacia objetivos menores. Por eso me he opuesto con
firmeza a los compromisos escolásticos que se me han ofrecido.
––¿Por ejemplo? ––preguntó Summerlee con sorna; pero lord John se apresuró a cambiar de
conversación.
––Debo decir ––interrumpió–– que pienso haría muy mala figura volviendo a Londres antes de averiguar
muchas más cosas sobre este lugar de las que sé en este momento.
––Yo nunca me atrevería a pisar otra vez la redacción de mi periódico y presentarme ante el viejo
McArdle ––dije––. (Usted disculpará la franqueza de este relato, ¿verdad, señor?) Él nunca me perdonaría
que abandonase un reportaje semejante que aún tiene inagotables posibilidades. Además, por lo visto, es
inútil discutir esto, pues no podemos bajar aunque quisiésemos.
––Nuestro joven amigo compensa muchas de sus obvias lagunas mentales porque posee en cierta medida
un sentido común primitivo ––señaló Challenger––. Los intereses de su deplorable profesión carecen de
importancia para nosotros; pero, como ha señalado, no podemos bajar de ninguna manera. Por lo tanto,
discutir el asunto es una pérdida de energía.
––Es una pérdida de energía hacer cualquier otra cosa ––rezongó Summerlee detrás de su pipa––.
Permítanme que les recuerde que vinimos aquí con una misión perfectamente definida, que nos fue
confiada en una asamblea del Instituto Zoológico de Londres. Esa misión tenía como objetivo verificar las
afirmaciones del profesor Challenger. Debo admitir que ahora estamos en condiciones de respaldar esas
afirmaciones. Por lo tanto, nuestra ostensible tarea ha sido cumplida. En cuanto a todos los detalles que
restan por investigar en esta meseta, el trabajo es tan enorme que sólo una expedición muy grande, con un
equipamiento muy especial, podría hacer frente a todas sus necesidades. Si intentásemos hacerlo por
nuestra cuenta, el único resultado posible será que nunca retornaríamos con la importante contribución para
la ciencia que ya hemos obtenido. El profesor Challenger creó los medios para ascender a esta meseta, que
parecía inaccesible. Creo que ahora debemos pedirle que haga uso de un ingenio igual para devolvernos al
mundo del que hemos venido.
Confieso que tal como Summerlee expuso su tesis, me impresionó como algo enteramente razonable.
Hasta Challenger quedó afectado por la consideración de que sus enemigos jamás serían refutados si la
confirmación de sus aseveraciones nunca llegaba a quienes habían dudado de él.
––A primera vista, el problema del descenso es formidable ––dijo––, pero no dudo sin embargo que el
intelecto es capaz de resolverlo. Estoy dispuesto a concordar con mi colega en que no es actualmente
aconsejable una estancia prolongada en la Tierra de Maple White, y que la cuestión del regreso tendrá que
ser afrontada en breve. Sin embargo, me opongo terminantemente a abandonarla hasta que hayamos
realizado por lo menos un examen superficial de esta comarca, y hasta que seamos capaces de llevar con
nosotros algo semejante a un mapa.
El profesor Summerlee lanzó un gruñido de impaciencia. ––Hemos pasado dos días largos dedicados a la
exploración ––dijo–– y no estamos más enterados de la geografía real de este lugar que cuando
empezamos. Es innegable que todo está cubierto de espesos bosques y que llevaría meses penetrarlos y
enterarnos de las relaciones entre cada una de sus partes. Sería diferente si hubiese un pico central, pero,
hasta donde podemos ver, todo desciende en declive hacia adentro. Cuanto más lejos vayamos, menos
probable será que obtengamos una visión de conjunto.
Ése fue el momento en que tuve mi inspiración. Mis ojos se alzaron por casualidad hacia el tronco
nudoso del árbol gingko que desplegaba sobre nosotros sus enormes ramas. Ciertamente, si su tronco era
mayor que todos los demás, lo mismo sucedería con su altura. Si el margen de la meseta era
verdaderamente su parte más elevada, ¿por qué este árbol gigantesco no habría de constituir una verdadera
torre vigía que dominase todo el país? Y bien: desde mis correrías salvajes de mozalbete, allá en Irlanda,
fui un osado y hábil trepador de árboles. Mis camaradas podrían ser mis maestros escalando rocas, pero yo
sabía que era insuperable entre las ramas. Si lograba colocar mis piernas en el más bajo de estos
gigantescos vástagos, sería verdaderamente raro que no pudiese abrirme camino hasta la copa. Mis
camaradas quedaron encantados con mi idea.
––Nuestro joven amigo ––dijo Challenger inflando las rojas manzanas de sus carrillos–– es capaz de
ejercicios acrobáticos que serían imposibles para un hombre de más sólida y posiblemente más dominante
apariencia. Aplaudo su determinación.
––¡Por Dios, compañerito, ha dado usted en el clavo! ––dijo lord John dándome palmadas en la espalda–
–. ¡No puedo entender cómo no pensamos antes en eso! Sólo nos queda una hora de luz, pero si lleva su
libro de notas quizá pueda ser capaz de hacer un boceto preliminar del lugar. Si ponemos estas tres cajas de
municiones debajo de la rama, yo puedo fácilmente alzarlo hasta ella.
Se puso de pie sobre las cajas mientras yo me colocaba de frente al tronco. Ya estaba levantándome
suavemente cuando Challenger saltó hacia adelante y me dio tal empujón con su enorme mano que
prácticamente me proyectó dentro del árbol. Me abracé con ambas manos a la rama y bregué fuerte con mis
pies hasta que logré apoyar encima de ella primero mi cuerpo y después mis rodillas. Había tres excelentes
vástagos que nacían del tronco, por encima de mi cabeza, que parecían tres anchos peldaños de escalera, y
más allá una maraña de ramas convenientemente situadas, de modo que pude trepar hacia arriba con tal
rapidez que pronto perdí de vista el suelo y no vi más que follaje debajo de mí. Aquí y allá encontraba un
impedimento, y una vez tuve que trepar por una enredadera hasta nueve o diez pies, pero hice excelentes
progresos y la voz retumbante de Challenger parecía llegar hasta mí desde una gran distancia hacia abajo.
De todos modos, el árbol era enorme, y mirando hacia arriba no pude apreciar ningún claro entre las hojas
por encima de mi cabeza. Sobre una de estas ramas por la cual me estaba arrastrando había una especie de
mata tupida, parecida a un arbusto aéreo parásito. Apoyé la cabeza por su costado para ver qué había detrás
y estuve a punto de caer del árbol de la sorpresa y el horror que me produjo lo que contemplé.
Una cara me miraba con fijeza... a una distancia de uno o dos pies solamente. El ser al cual pertenecía
estaba agazapado detrás de la mata parásita y se había puesto a mirar alrededor al mismo tiempo que yo.
Era un rostro humano... o por lo menos era mucho más humano que el de cualquier mono que yo hubiera
visto. Era largo, blancuzco y cubierto de granos, con la nariz achatada y la mandíbula inferior protuberante,
con una pelambre tosca y cerdosa alrededor de la barbilla. Los ojos, bajo unas cejas espesas y gruesas, eran
bestiales y feroces, y cuando abrió la boca para gruñirme algo que sonaba como una maldición, observé que
tenía dientes caninos, curvos y afilados. Por un instante leí el odio y la amenaza en aquellos ojos malignos.
Luego, con la rapidez de un relámpago, se llenaron de una expresión de temor abrumador. Hubo un crujido
de ramas rotas cuando se sumergió desatinadamente en la maraña del follaje. Vislumbré el reflejo de un
cuerpo peludo semejante al de un cardo rojizo y luego desapareció entre un torbellino de hojas y ramas.
––¿Qué sucede? ––gritó Roxton desde abajo––. ¿Le ocurre algo malo?
––¿No lo vieron ustedes? ––exclamé con mis brazos aferrados a la rama y todos mis nervios trepidando.
––Hemos oído un estrépito, como si su pie hubiese resbalado. ¿Qué fue?
Estaba tan conmovido por la súbita y extraña aparición de ese mono––hombre que dudé ante la
posibilidad de bajar otra vez y narrar la experiencia a mis compañeros. Pero había llegado tan alto por el
gran árbol que me pareció humillante volver sin haber llevado a cabo mi misión.
Hice una larga pausa, no obstante, para recobrar mi aliento y mi valor, y luego continué mi ascenso. Una
vez apoyé todo mi peso sobre una rama podrida y quedé columpiándome por unos instantes con las manos,
pero en lo principal fue una escalada muy fácil. Poco a poco el follaje se fue aclarando a mi alrededor y
comprendí, al sentir el viento sobre mi rostro, que ya había sobrepasado a todos los árboles del bosque.
Pero estaba decidido, sin embargo, a no mirar a mi alrededor hasta alcanzar el punto más alto; de modo que
seguí trepando hasta que la rama extrema de la copa se curvó bajo mi peso. Entonces me afirmé en una
horqueta conveniente y, balanceándome con seguridad, me hallé contemplando el más maravilloso
panorama del extraño país en que nos encontrábamos.
El sol estaba justamente rozando la línea del horizonte por el oeste, y el atardecer era especialmente
brillante y claro, de modo que toda la extensión de la meseta se ofrecía ante mi vista. Vista desde esa altura,
se presentaba como un óvalo de unas treinta millas de largo por unas veinte de ancho. Su conformación
general era la de un embudo poco profundo, que descendía en declive por todos sus lados hasta un lago
bastante grande que había en su centro. El lago debía de tener unas diez millas de circunferencia y se
extendía muy verde y hermoso a la luz del atardecer, con una espesa orla de cañaverales en sus orillas y su
superficie quebrada por algunos amarillos bancos de arena que brillaban como el oro al suave resplandor
del sol. En los bordes de aquellas manchas arenosas se veían cantidades de objetos largos y oscuros,
demasiado gruesos para ser caimanes y demasiado largos para ser canoas. Con mis gemelos pude ver
claramente que estaban vivos, pero no pude imaginar cuál podría ser su naturaleza.
Desde el lado de la meseta en que estábamos descendían las tierras boscosas, con ocasionales claros que
se desplegaban hacia el lago central en una extensión de cinco o seis millas. Pude ver a mis mismos pies el
calvero de los iguanodontes y, más lejos, una abertura redonda entre los árboles señalaba la ciénaga de los
pterodáctilos. Sin embargo, por la parte que quedaba frente a mí, la meseta presentaba un aspecto muy
diferente. Allí, los riscos basálticos del exterior se reproducían por el interior, formando una escarpa de
unos doscientos pies de altura, con una pendiente boscosa por debajo. A lo largo de la base de estos riscos
rojizos, a cierta altura sobre el suelo, pude ver con ayuda de mis prismáticos una cantidad de agujeros
negros, que debían ser las bocas de cuevas, según conjeturé. En la entrada de una de ellas resaltaba
débilmente algo blanco, pero no pude descubrir qué era. Me puse a dibujar el mapa de la comarca hasta que
el sol se puso y estuvo demasiado oscuro para distinguir los detalles. Luego descendí hasta donde me
esperaban ansiosamente mis compañeros, al pie del gran árbol. Por una vez fui el héroe de la expedición.
Sólo a mí se me había ocurrido la idea y yo solo la había llevado a cabo; y aquí estaba el mapa que podía
salvarnos de un mes de ciegos tanteos entre peligros desconocidos. Cada uno de ellos me estrechó solemnemente
la mano. Pero antes de que discutieran los detalles de mi mapa tenía que contarles mi encuentro con
el monohombre entre el ramaje.
––Ha estado ahí todo el tiempo ––dije.
––¿Cómo lo sabe usted? ––preguntó lord John.
––Porque en ningún momento me abandonó la sensación de que algo maligno estaba observándonos. Se
lo mencioné a usted, profesor Challenger.
––En efecto, nuestro joven amigo me dijo algo por el estilo. Además, él es el único de nosotros que posee
ese temperamento celta que puede hacerlo sensible a tales impresiones.
––Toda la teoría de la telepatía... ––comenzó a decir Summerlee mientras llenaba su pipa.
––Es demasiado vasta para que la discutamos ahora ––dijo Challenger con decisión––. Y ahora dígame –
–añadió con el aire de un obispo dirigiéndose a los alumnos de una escuela dominical––. ¿Pudo observar si
esa criatura podía cruzar su pulgar sobre la palma de la mano?
––No, verdaderamente.
––¿Tenía cola?
––No.
––¿Los pies eran prensiles?
––No creo que pudiera huir tan rápidamente por entre las ramas si no se pudiese agarrar a ellas con los
pies.
––Hay en Sudamérica, si mi memoria no falla (usted puede controlar mi observación, profesor
Summerlee), unas treinta y seis especies de monos, pero el mono antropoide es desconocido. Está claro, sin
embargo, que existe en esta región y que no es la variedad velluda del gorila, que nunca se ha observado
fuera de África y Oriente ––yo, mientras lo miraba, me sentía inclinado a añadir que había visto a un primo
hermano suyo en el zoo de Kensington––. Éste es un tipo barbado y descolorido, y esta última característica
apunta al hecho de que pasa sus días en una reclusión arbórea. La cuestión que debemos afrontar es la de si
se aproxima más al mono o al hombre. En este último caso, podría aproximarse a lo que el vulgo ha
llamado «el eslabón perdido». La solución de este problema es nuestro deber más inmediato.
––Nada de eso ––dijo Summerlee abruptamente––. Ahora que, gracias a la inteligencia y actividad del
señor Malone (no tengo más remedio que citar sus palabras), hemos conseguido nuestro mapa, nuestro
deber único e inmediato es salir sanos y salvos de este espantoso lugar.
––Los efectos debilitadores de la civilización ––gruñó Challenger.
––Los efectos de la tinta de imprenta de la civilización, señor. Nuestra tarea debe ser la de dejar
constancia de lo que hemos visto, y dejar a otros una exploración más amplia. Todos ustedes estuvieron de
acuerdo con esto antes de que el señor Malone nos trajera el mapa.
––Bien ––dijo Challenger––. Admito que mi ánimo estará más a gusto cuando esté seguro de que el
resultado de nuestra expedición ha sido comunicado a nuestros amigos. En cuanto a cómo lograremos bajar
de este lugar, no tengo aún la menor idea. Sin embargo, jamás me enfrenté hasta ahora con ningún
problema que mi inventiva no haya sido capaz de resolver, y les prometo que mañana volcaré mi atención
al problema de nuestro descenso.
Y así quedó el asunto por el momento. Pero aquella noche, a la luz de la hoguera y de una única bujía,
quedó elaborado el primer mapa del mundo perdido. Cada detalle de los que había anotado someramente
desde mi torre de vigía fue dibujado en su lugar aproximado. El lápiz de Challenger quedó en suspenso
sobre la gran mancha vacía que señalaba el lago.
––¿Cómo lo llamaremos? ––preguntó.
––¿Por qué no aprovecha la oportunidad de perpetuar su propio nombre? ––dijo Summerlee con su
habitual toque de acritud.
––Confío, señor, en que mi nombre será reclamado por la posteridad debido a otras y más personales
razones ––dijo Challenger severamente––. Cualquier ignorante puede inmortalizar su insignificante
recuerdo colocando su nombre a una montaña o a un río. Yo no necesito un monumento semejante.
Summerlee, con una retorcida sonrisa, estaba a punto de asaltarlo con una nueva agresión cuando lord
John se apresuró a intervenir.
––A usted le toca, compañerito, bautizar el lago ––dijo––. Usted lo vio primero, y por Dios que si elige
llamarlo «Lago Malone», nadie con mayores derechos para hacerlo.
––Sin duda. Dejemos que sea nuestro joven amigo quien le ponga un nombre ––dijo Challenger.
––Pues entonces ––dije sonrojándome, pero me atreví a decirlo–– bauticémoslo Lago Gladys.
––¿No cree que Lago Central sería un nombre más descriptivo? ––señaló Summerlee.
––Yo preferiría Lago Gladys.
Challenger me miró con simpatía y sacudió su gran cabeza con burlona desaprobación:
––Los muchachos serán siempre muchachos ––dijo––. Sea pues Lago Gladys.
12. Todo era espanto en el bosque
He dicho ya ––o quizá no lo he dicho, porque la memoria me ha hecho bromas pesadas durante estos
días–– que resplandecía de orgullo cuando hombres de la talla de mis tres camaradas me agradecían por
haber salvado ––o por lo menos aliviado en parte–– la situación. Como el más joven del grupo, no
solamente en años sino también en experiencia, carácter, conocimientos y todo aquello que contribuye a
forjar un hombre, había quedado desde el principio en un cono de sombra. Y ahora era la mía. La idea me
enfervorizó. ¡Ay, que siempre el orgullo anticipa la caída! Esa cálida sensación de confianza en mí mismo,
a la que se añadía una medida de autosatisfacción, iban a arrastrarme, esa misma noche, a la más espantosa
experiencia de mi vida, a una conmoción que aún me pone enfermo cada vez que la recuerdo.
Sucedió de este modo. La aventura del árbol me había producido una desmedida excitación y me hacía el
sueño imposible. Summerlee estaba haciendo la guardia, encorvado junto a nuestra pequeña hoguera; una
figura sutilmente arcaica en su angulosidad, con el rifle sobre las rodillas y su puntiaguda barba de chivo
oscilando cada vez que cabeceaba de fatiga. Lord John estaba acostado en silencio, arrebujado en el poncho
sudamericano que usaba, mientras Challenger roncaba con retumbos y rechinamientos que resonaban en
todo el bosque. Brillaba esplendorosamente la luna llena y el aire era de un frescor vigorizante. ¡Qué noche
para un paseo! Y entonces, de pronto, se me ocurrió la idea: ¿por qué no? Supongamos que me marcho a
hurtadillas, silenciosamente, supongamos que camino hasta el lago central y que regreso a tiempo para el
desayuno con algunas informaciones sobre el lugar... ¿no sería contemplado, en tal caso, como un asociado
aún más digno de mención? Entonces, si Summerlee ganaba la partida y descubríamos algún medio para
escapar, retornaríamos a Londres con información de primera mano acerca del misterio central de la meseta,
en el cual yo solo, entre todos los hombres, habría penetrado. Pensé en Gladys y en su «estamos
rodeados de heroísmos». Me parecía oír su voz al decir esas palabras. Recordé también a McArdle. ¡Qué
artículo a tres columnas para el periódico! ¡Qué base para una carrera! Entonces podría estar a mi alcance
una corresponsalía en la próxima guerra mundial. Empuñé un arma ––mis bolsillos estaban llenos de
cartuchos–– y, apartando los arbustos espinosos de la puerta de nuestra zareba, me deslicé con rapidez
hacia afuera. Mi última mirada me mostró al inconsciente Summerlee, el más inútil de los centinelas,
todavía cabeceando como un estrafalario juguete mecánico frente a los rescoldos de la hoguera.
No había recorrido aún un centenar de yardas cuando me arrepentí profundamente de mi imprudencia.
Creo haber dicho en alguna parte de esta crónica que soy excesivamente imaginativo para ser un hombre
auténticamente valeroso, pero que tengo un temor invencible a parecer miedoso. Ésta era la fuerza que
ahora me empujaba hacia adelante. Aun si mis camaradas no hubiesen notado mi ausencia y no llegasen
jamás a saber de mi flaqueza, todavía quedaría en mi alma una intolerable vergüenza interior. Y sin
embargo me estremecía ante la situación en que me hallaba y habría dado todo cuanto poseía en aquel
momento por obtener una salida honrosa a aquel asunto.
La selva estaba preñada de espantos. Los árboles crecían tan juntos y su follaje se expandía tan
profusamente que nada me llegaba de la luz de la luna, salvo que aquí y allá las altas ramas formaban una
filigrana enmarañada contra el cielo estrellado. A medida que mis ojos se fueron acostumbrando a la
oscuridad, aprendieron a distinguir distintos grados de tinieblas entre los árboles... Algunos eran confusamente
visibles, en tanto que entre ellos había parches de oscuridad, negros como el carbón, semejantes a
bocas de cavernas, de los que me apartaba horrorizado cuando pasaba. Recordé el alarido desesperado del
iguanodonte martirizado... aquel grito espantoso que había despertado los ecos del bosque. Recordé
también la imagen fugaz de un hocico abotagado, verrugoso y babeante de sangre visto a la luz de la
antorcha de lord John. Y ahora estaba en sus cotos de caza. En cualquier momento podía saltar sobre mí de
entre las sombras... aquel monstruo horrible y sin nombre. Me detuve, y sacando un cartucho de mi bolsillo,
abrí la recámara de mi rifle. Al tocar la palanca, me dio un vuelco el corazón. ¡Había cogido la escopeta en
lugar del rifle!
Otra vez me arrastró el impulso de volver. Aquí tenía la mejor de las razones para justificar mi fracaso:
una razón por la cual nadie podría pensar mal de mí. Y una vez más el estúpido orgullo luchó hasta con la
misma palabra fracaso. No podía ––no debía–– fracasar. Después de todo mi rifle habría resultado tan inútil
como la escopeta contra los peligros que pudiera encontrar. Si volvía al campamento para cambiar el arma,
dificilmente podía esperar que mi entrada y mi nueva salida pasaran inadvertidas. En tal caso tendría que
dar explicaciones y mi intento ya no sería totalmente mío. Tras una pequeña duda, aguijoneé mi valor y
proseguí mi camino, con la inútil escopeta bajo el brazo.
La oscuridad de la selva había sido alarmante, pero aún peor era la blanca y desbordante luz de la luna en
el abierto claro de los iguanodontes. Escondido entre los arbustos, lo observé con precaución. Ninguna de
aquellas grandes bestias estaba a la vista. Tal vez la tragedia acaecida a uno de ellos los había apartado de
sus campos de pastoreo. En la noche brumosa y argentada no pude advertir signo alguno de seres vivientes.
Por tanto, tomando coraje, lo crucé deslizándome rápidamente, y por entre la maleza del lado opuesto,
alcancé de nuevo el arroyo que me servía de guía. Era un acompañante jovial, que fluía entre murmullos y
gorgoteos, igual que mi querido y viejo arroyo truchero de West Country donde había pescado de noche
durante mi infancia. Mientras siguiese su corriente aguas abajo tenía que llegar necesariamente al lago, y
también me guiaría hacia el campamento mientras lo acompañase en sentido opuesto. A menudo lo perdí de
vista a causa de la enmarañada maleza, pero siempre tenía al alcance del oído su cristalino chapoteo.
Al tiempo que descendía la pendiente los bosques iban raleando, y los arbustos, con algunos árboles
altos, ocupaban el lugar de la selva. Pude hacer, por lo tanto, excelentes progresos y podía ver sin ser visto.
Pasé por las cercanías del pantano de los pterodáctilos y, cuando lo hacía, uno de esos grandes animales ––
tendría por lo menos veinte pies de envergadura–– alzó el vuelo desde algún lugar cercano a donde yo
estaba, con el seco, quebradizo y correoso batir de sus alas. Cuando cruzaba por la faz de la luna, la luz
brilló con claridad a través de las membranosas alas, y parecía un esqueleto volador recortado sobre el
fondo de la blanca y tropical radiación del cielo. Me acurruqué muy agachado entre los arbustos, pues sabía
por pasadas experiencias que bastaba un solo grito de la bestia para atraer a un centenar de sus repelentes
compañeros sobre mi cabeza. Hasta que no se posó de nuevo, no me atreví a seguir mi camino a hurtadillas.
La noche había sido excepcionalmente callada, pero a medida que avanzaba comencé a prestar atención a
un ruido sordo y retumbante, un murmullo continuo que venía de alguna parte frente a mí. A medida que yo
proseguía mi camino el ruido crecía en volumen, hasta brotar, sin duda, muy cerca de mí. Cuando me
detuve, el sonido seguía con igual intensidad, de modo que parecía provenir de una fuente estacionaria. Se
parecía al hervor de una olla o al burbujear de un gran caldero. Pronto descubrí su origen, porque en el
centro de un pequeño claro hallé un lago ––o más bien un lagunajo, pues no era mayor que el tazón de la
fuente de Trafalgar Square––, de alguna materia negra, parecida a la brea, cuya superficie subía y bajaba
formando grandes ampollas de gas que reventaban. Por encima el aire tremolaba por el calor y el suelo a su
alrededor estaba tan caldeado que apenas podía soportar mi mano apoyada en el mismo. Era claro que la
gran erupción volcánica que había levantado aquella extraña meseta hacía tantos años aún no había
extinguido totalmente sus fuerzas. Ya había visto rocas ennegrecidas y montículos de lava diseminados por
todas partes, asomando entre la lujuriante vegetación que los revestía, pero aquella alberca de asfalto en
medio de la maleza era el primer indicio que teníamos de la actividad actual en las laderas del antiguo
cráter. No tenía tiempo de examinar con mayor amplitud aquello, porque tenía necesidad de darme prisa
para regresar al campamento en la mañana.
Fue un paseo espantoso y que me acompañará en tanto conserve la memoria. En los grandes calveros del
bosque que iluminaba la luna me escurría por entre las sombras de sus márgenes. Avanzaba arrastrándome
entre los matorrales, deteniéndome con el corazón palpitante cada vez que oía (como sucedió a menudo) el
crujido de ramas rotas por el paso de algún animal salvaje. De vez en cuando asomaban por un instante
grandes sombras que desaparecían enseguida... grandes, silenciosas sombras que parecían rondar con patas
almohadilladas. Cuán a menudo me detuve con la intención de volver... Pero otras tantas veces mi orgullo
pudo vencer mi temor y me empujó de nuevo en pos del objetivo que deseaba alcanzar.
Al fin (mi reloj señalaba la una de la madrugada) vi el resplandor del agua entre los claros de la maleza y
diez minutos después me hallaba entre las cañas, en las orillas del lago central. Estaba muerto de sed: me
tendí en el borde y bebí un largo sorbo de sus aguas, que eran puras y frescas. En aquel sitio se abría un
ancho sendero donde se veían muchas huellas de pisadas; era con seguridad uno de los abrevaderos de los
animales. Junto a la orilla del agua había un enorme y aislado bloque de lava. Trepé por él y me tendí en su
cima, desde donde obtenía una excelente vista en todas direcciones.
Lo primero que observé me llenó de sorpresa. Cuando describí el panorama que se vislumbraba desde la
copa del gran árbol, dije que en el risco más alejado pude ver un cierto número de manchas negras que
parecían bocas de cuevas. Ahora, al alzar la mirada hacia el mismo risco, vi discos de luz en todas
direcciones: manchas rojizas claramente definidas que se parecían a los ojos de buey de un transatlántico en
medio de la oscuridad. En el primer momento pensé que podrían ser los resplandores de la lava producida
por alguna erupción volcánica; pero esto era imposible. La actividad volcánica se desarrolla en el fondo de
las cavidades y no en lo alto de las rocas. ¿Entonces, cuál podría ser la alternativa? Era insólito, pero sin
embargo tenía que ser así. Las manchas rojizas tenían que ser reflejos de hogueras encendidas en el interior
de las cuevas... hogueras que sólo la mano del hombre podía haber encendido. Había, pues, seres humanos
en la meseta. ¡Qué gloriosa justificación cobraba mi exploración! ¡Ésta sí era una noticia que merecía
llevarse de regreso a Londres!
Durante mucho tiempo permanecí echado sobre la roca y observando aquellas rojas y palpitantes
manchas de luz. Estimo que estarían a unas diez millas de donde yo las observaba, pero aun desde esa
distancia era posible advertir cómo, de tanto en tanto, centelleaban o se oscurecían cuando alguien pasaba
delante de ellas. ¡Qué no hubiera dado por trepar hasta allá arriba, atisbar lo que sucedía adentro y llevar a
mis camaradas alguna información sobre el aspecto y las características de la raza que vivía en un lugar tan
extraño! Por el momento aquello estaba fuera de la cuestión, aunque por cierto ya era imposible que
abandonásemos la meseta sin haber logrado algún conocimiento preciso sobre aquel punto.
El Lago Gladys ––mi propio lago–– se extendía ante mí como una lámina de azogue, con la luna
reflejándose llena de luminosidad en su centro. Era poco profundo, pues en muchos lugares vi asomar bajos
blancos de arena sobre las aguas. Por todas partes, sobre la quieta superficie, pude advertir señales de vida:
a veces eran simples círculos y arrugas en el agua; otras, la espalda arqueada y de color pizarroso de algún
monstruo que pasaba. Una vez, sobre un amarillo banco de arena, vi un ser que se parecía a un enorme
cisne, con un cuerpo desmañado y un largo y flexible cuello, que se arrastraba por la orilla. De pronto se
zambulló y durante algunos momentos pude ver el curvado cuello y la cabeza lanceolada ondulando sobre
las aguas. Luego se sumergió y no volví a verlo.
Pronto tuve que arrancar mi atención de aquellas imágenes distantes para devolverla a lo que estaba
sucediendo a mis propios pies. Dos animales semejantes a grandes armadillos habían bajado hasta el
abrevadero y estaban agazapados al borde del lago, con sus largas y flexibles lenguas parecidas a cintas
rojas que se hundían y retiraban lamiendo el agua. Un gigantesco ciervo de ramificados cuernos, un magnífico
animal con presencia de rey, bajó con la hembra y dos cervatillos y se puso a beber entre los dos
armadillos. No hay ciervos como éste en ninguna parte del mundo actual, porque los alces o antas que he
visto apenas le llegarían a los cuartos delanteros. Luego, lanzó un resoplido de advertencia y se alejó con su
familia por entre las cañas, en tanto los armadillos también se aprestaban a correr en busca de refugio. Un
recién llegado, el más monstruoso de los animales, llegaba bajando por el sendero.
Por un instante me pregunté dónde había podido ver aquel cuerpo desmañado, aquella espalda arqueada
con una orla de flecos triangulares y esa extraña cabeza de pájaro que se mantenía cerca del suelo. Y
entonces recordé. ¡Era el estegosaurio... el mismo animal que Maple White había conservado en su álbum
de dibujos y que había sido el primer objeto que atrajo la atención de Challenger! Allí estaba... y quizá era
el mismo ejemplar que había visto el artista americano. El suelo se estremecía bajo su tremendo peso y sus
sorbos de agua resonaban en la noche tranquila. Durante cinco minutos estuvo tan cerca de mi roca que
alargando mi mano habría podido tocar el hediondo rastrillo ondulado que tenía sobre su dorso. Después se
alejó pesadamente y se perdió entre los pedruscos del camino.
Al mirar mi reloj vi que eran las dos y media, o sea, que ya era tiempo sobrado para que iniciase el viaje
de regreso. No había dificultades en cuanto a la dirección que debía tomar para volver, porque a lo largo del
viaje de ida había tenido el arroyuelo a mi izquierda, y éste desembocaba en el lago a un tiro de piedra del
peñasco sobre el cual había estado tendido. Partí, pues, alegremente, porque sentía que había hecho un buen
trabajo y llevaba a mis compañeros una excelente colección de noticias. Por encima de todas, naturalmente,
la obtenida ante la vista de las cuevas con sus fuegos, y la certeza de que alguna raza troglodítica las
habitaba. Pero también podía hablar de las experiencias recogidas en el lago central. Podía probar que
estaba lleno de extraños seres y que había visto algunas formas terrestres de vida primitiva que no
habíamos hallado anteriormente. Mientras caminaba iba reflexionando acerca de que pocos hombres en el
mundo podrían haber pasado una noche más extraña o que hubiera añadido tantas cosas al conocimiento
humano durante su transcurso.
Trajinaba pendiente arriba dando vueltas en mi mente a estos pensamientos y había alcanzado ya un
punto que debía estar a medio camino de nuestro campamento cuando un ruido extraño a mis espaldas me
trajo de vuelta a la conciencia de mi propia posición. Era algo que parecía mitad ronquido y mitad gruñido,
profundo, sordo y extremadamente amenazador. Evidentemente, alguna extraña criatura andaba cerca de
mí, pero nada se veía y por lo tanto seguí mi camino con mayor rapidez. Llevaría avanzada media milla
poco más o menos cuando de pronto se repitió el ruido, siempre detrás de mí, pero más fuerte y más
amenazador que antes. Mi corazón pareció detenerse cuando me asaltó de golpe la idea: aquella bestia,
fuera lo que fuese, me estaba siguiendo a mí. Sentí un escalofrío y mi cabello se erizó ante esa idea. Que
aquellos monstruos se despedazaran entre sí era parte de su singular lucha por la existencia, pero que se
volviesen contra el hombre moderno, pudieran seguir deliberadamente su rastro y hacerlo su presa, como si
no fuese la especie dominante de la humanidad, era un hecho aterrador y que daba vértigo. Volví a recordar
el hocico baboseante de sangre que había visto a la luz de la antorcha de lord John, como una horrible
visión surgida del más profundo círculo del infierno de Dante. Me detuve con las rodillas entrechocándose
y clavé los ojos asustados en el parche de luz lunar que había detrás de mí. Todo era quietud en un paisaje
de ensueño. Claros de luz plateada y las manchas oscuras de los arbustos... Nada más pude ver. Y entonces
surgió otra vez del silencio, inminente y amenazador, aquel gruñido profundo y gorgoteante, más fuerte y
más cerca que antes. No cabía dudar por más tiempo. Algo venía siguiendo mi rastro y se me acercaba
minuto a minuto.
Me quedé inmóvil, como un hombre paralizado, mirando todavía con fijeza el terreno que había
atravesado. Y entonces, de pronto, lo vi. Hubo un movimiento entre los arbustos, en el extremo más
distante del calvero que acababa de cruzar. Una gran sombra oscura se desprendió de las demás sombras y
saltó en medio del claro lunar. Dije «saltó» deliberadamente, porque la bestia se movía como un canguro,
saltando en posición erecta sobre sus poderosas patas traseras, mientras mantenía dobladas las delanteras.
Era de un tamaño y una fuerza enormes, parecía un elefante erguido en posición erecta, pero sus
movimientos, a pesar de su corpulencia, eran sumamente activos. Por un momento, al ver su figura, confié
en que fuera un iguanodonte, que conocía como un animal inofensivo, pero a pesar de mi ignorancia no
tardé en advertir que ésta era una bestia muy diferente. En lugar de la bondadosa cabeza parecida a la de un
ciervo, característica del gran animal de patas de tres dedos que comía hojas, esta fiera tenía un hocico
ancho, aplastado, semejante al de un sapo, como el de aquel que nos había alarmado en nuestro
campamento. Tanto su grito feroz como la horrible energía que ponía en su persecución me persuadieron de
que era seguramente uno de los grandes dinosaurios carnívoros, o sea, una de las bestias más terribles que
habían pisado la faz de la tierra. Cuando el enorme bruto saltaba, se dejaba caer sobre sus patas delanteras y
acercaba su nariz al suelo cada veinte yardas o cosa así. Estaba husmeando mi rastro. A veces, por un
instante, lo perdía, pero volvía a encontrarlo enseguida y avanzaba saltando rápidamente por el sendero que
yo había tomado.
Todavía hoy, cuando pienso en esa pesadilla, mi frente se cubre de sudor. ¿Qué podía hacer? Llevaba en
la mano mi inútil escopeta. ¿Qué ayuda podía proporcionarme? Miré desesperadamente a mi alrededor en
busca de una roca o de un árbol, pero estaba en un monte bajo donde no había nada más alto que un retoño
de árbol joven; pero yo sabía que la fiera que venía tras de mí podía derribar un árbol adulto como si fuese
una caña. Mi única posibilidad era la fuga. No podía moverme con rapidez en aquel terreno áspero y quebrado,
pero al mirar a mi alrededor con desesperación vi una senda bien marcada y apisonada que cruzaba
frente a mí. Durante nuestras exploraciones habíamos visto varias de la misma clase, labradas por el paso
de los animales salvajes. Por ello podría quizá defenderme, porque era un corredor veloz y estaba en
excelentes condiciones. Arrojando mi inútil escopeta, me lancé a una carrera de media milla como nunca la
había hecho antes ni la he vuelto a hacer después. Me dolían las piernas, mi pecho jadeaba y sentía que mi
garganta iba a estallar por falta de aire, pero, con aquel horror detrás de mí, corría, corría y corría. Al fin
hice un alto, porque apenas me podía mover. Por un momento creí que me lo había sacado de encima. Todo
estaba quieto en el sendero. Pero de pronto, con un crujido y unos desgarramientos, con un blando y pesado
andar de pies gigantescos y un jadeo de pulmones monstruosos, la fiera estaba otra vez sobre mis pasos.
Venía pisándome los talones. Estaba perdido.
¡Qué insensato había sido al demorarme tanto en huir! Hasta entonces me había seguido por el olfato y
sus movimientos eran lentos. Pero cuando eché a correr me había visto. De allí en adelante me perseguía
con los ojos, porque el sendero le mostraba por dónde iba. Ahora, al torcer por una curva, corría a grandes
saltos. El resplandor de la luna brillaba en sus ojos enormes y protuberantes, en la fila de enormes dientes
de sus abiertas fauces y en la bruñida guarnición de sus garras, sobre sus cortas y poderosas patas
delanteras. Con un alarido de terror, me di vuelta y corrí locamente por el sendero. Detrás de mí, la
respiración espesa y jadeante de la bestia sonaba cada vez más fuerte. Sus pesados pasos ya se apoyaban a
mi lado. A cada instante esperaba sentir que me apresaba por la espalda. Y de pronto sentí un estrépito...
Estaba cayendo en el vacío y todo lo demás fue silencio y oscuridad.
Cuando emergí de mi desmayo ––que supongo no pudo durar más de unos pocos minutos–– advertí un
olor espantoso y penetrante. Tanteando con la mano en la oscuridad, tropecé con algo que parecía un
enorme trozo de carne, mientras mi otra mano tocaba un hueso muy grande. Muy arriba, sobre mí, había un
círculo de cielo estrellado, que me demostró que estaba en el fondo de un profundo pozo. Lentamente y
tambaleándome, me puse de pie y fui tanteando todo mi cuerpo. Me sentía embotado y dolorido de la
cabeza a los pies, pero no había miembro que no se moviese ni articulación que no pudiera doblar. Según
iban retornando a mi cerebro confuso las circunstancias de mi caída, alcé la vista aterrorizado, esperando
ver la espantosa cabeza recortada sobre el cielo que palidecía. Pero no había señales del monstruo, sin
embargo, ni tampoco pude oír ruido alguno que llegara de arriba. Comencé a caminar lentamente alrededor,
tanteando en todas direcciones para averiguar en qué extraño lugar me había precipitado tan
oportunamente.
Era, como he dicho ya, un pozo, con las paredes sumamente empinadas y el fondo raso de unos veinte
pies de anchura. Este fondo estaba sembrado de grandes trozos de carne, la mayor parte de los cuales estaba
en el más avanzado estado de descomposición.. La atmósfera era ponzoñosa y horrible. Después de
tropezar y tambalearme al pisar sobre aquellos montones de podredumbre, di de pronto con algo duro y
descubrí que era un poste recto, firmemente empotrado en el centro del hueco. Era tan alto que no pude
alcanzar su extremo con la mano. Parecía estar cubierto de grasa.
De pronto recordé que tenía una caja de hojalata con cerillas de cera en mi bolsillo. Al encender una de
ellas pude al fin formarme una opinión acerca del lugar en que había caído. No cabían interrogantes sobre
su naturaleza. Era una trampa... hecha por la mano del hombre. El poste en el centro, de unos nueve pies de
largo, estaba aguzado en el extremo superior y ennegrecido por la sangre coagulada de los seres que habían
quedado empalados allí. Los restos desperdigados por el suelo eran fragmentos de las víctimas, que habían
sido cortados para dejar libre la estaca para los que consumaran el desatino de caer a su vez. Recordé que
Challenger había dicho que el hombre no podía sobrevivir en la meseta, puesto que sus débiles armas no le
permitirían afrontar a los monstruos que erraban por ella. Ahora resultaba evidente que ello era posible. En
sus cuevas de bocas estrechas, los nativos de esta tierra, quienes quiera que fuesen, tenían refugios donde
los enormes saurios no podían penetrar; en tanto eran capaces, con sus desarrollados cerebros, de preparar
unas trampas como aquéllas, cubiertas de ramas y dispuestas en los senderos transitados por los animales, y
que podían destruirlos a pesar de su fuerza y agilidad. El hombre era siempre el amo.
No era difícil, para un hombre activo, el escalamiento de las empinadas paredes del pozo, pero titubeé
mucho tiempo antes de arriesgarme a quedar al alcance de aquella espantosa bestia que había estado a
punto de destruirme. ¿Cómo podía saber yo si no estaba emboscado en el matorral de arbustos más
próximo esperando mi reaparición? Cobré aliento al recordar una conversación entre Challenger y
Summerlee a propósito de las costumbres de los grandes saurios. Ambos estaban de acuerdo en que estos
monstruos carecían prácticamente de cerebro, que en sus menudas cavidades craneanas no había lugar para
la razón y que si habían desaparecido del resto del mundo era debido seguramente a su propia estupidez,
que les había hecho imposible la adaptación a circunstancias cambiantes.
Si aquella bestia hubiera permanecido esperándome esto significaría que comprendía lo que me había
ocurrido, y a su vez probaría que poseía cierta capacidad para unir causa y efecto. Pero con seguridad era
más probable que un ser sin cerebro actuando únicamente en función de un confuso instinto rapaz hubiese
abandonado la caza cuando desaparecí, y que, después de una pausa asombrada, se hubiera alejado en
busca de alguna otra presa. Trepé hasta el borde del pozo y miré a mi alrededor. Las estrellas palidecían, el
cielo adquiría una tonalidad blanquecina y el frío viento matinal soplaba agradablemente sobre mi rostro.
No pude ver ni oír nada que tuviera que ver con mi enemigo. Lentamente, ascendí hasta salir fuera del pozo
y me senté por un rato en el suelo, dispuesto a saltar otra vez dentro de mi refugio si surgía algún peligro.
Luego, tranquilizado por la absoluta quietud que reinaba y por la creciente claridad, hice acopio de todo mi
valor y me encaminé furtivamente por el sendero que había tomado para venir. Un trecho más adelante
recogí mi escopeta y poco después topé con el arroyo que constituía mi guía. Luego, lanzando muchas
miradas temerosas hacia atrás, emprendí el regreso al campamento.
Y de pronto sucedió algo que me hizo recordar a mis ausentes compañeros. En el aire quieto y puro del
amanecer resonó lejanamente la nota cortante y seca de un disparo de rifle. Me detuve y escuché, pero no
hubo nada más. Por un instante me conmovió la idea de que algún repentino peligro podía haber caído
sobre ellos. Pero enseguida se me ocurrió una explicación más simple y natural. La claridad diurna era ya
completa. Habrían imaginado que yo estaba perdido en los bosques y habían disparado para guiarme hacia
el campamento. Es cierto que habíamos tomado la resolución estricta de no hacer fuego, pero si estimaban
que yo podría estar en peligro no vacilarían. A mí me tocaba ahora apresurarme todo lo posible para
tranquilizarlos.
Como estaba rendido y sin fuerzas, no pude avanzar con tanta rapidez como hubiera deseado; pero al fin
entré en unos parajes conocidos. Allí estaba la ciénaga de los pterodáctilos, a mi izquierda; más allá, frente
a mí, el claro de los iguanodontes. Ahora, ya estaba en el último cinturón de árboles que me separaba del
Fuerte Challenger. Alcé mi voz en un grito jubiloso para alejar sus temores. Se me encogió el corazón ante
aquel ominoso silencio. Apreté el paso hasta la carrera. La zareba se alzaba ante mí tal como la había dejado,
pero la puerta estaba abierta. Me precipité en el recinto. Un espantoso panorama se presentó ante mis
ojos, en la fría luz de la mañana. Nuestros efectos estaban esparcidos por el suelo en salvaje confusión; mis
camaradas habían desaparecido y junto a las humeantes cenizas de nuestra hoguera la hierba estaba teñida
de escarlata por un espantoso charco de sangre.
Tan aturdido quedé por este golpe repentino que durante unos instantes debo haber estado a punto de
perder la razón. Tengo un vago recuerdo, tal como se rememora un mal sueño, de haber echado a correr a
través de los bosques que rodeaban el campamento vacío, llamando desesperadamente a mis compañeros.
Ninguna respuesta llegó desde las silenciosas sombras. El horrible pensamiento de que quizá nunca
volvería a verlos, de que yo mismo quedaría abandonado y completamente solo en aquel espantoso lugar,
sin una vía posible para descender al mundo de abajo y que tal vez tendría que vivir y morir en aquel país
de pesadilla, me llevaba a la desesperación. Debo haberme arrancado los cabellos y golpeado la cabeza en
mi desconsuelo. Sólo ahora comprendía la forma en que había aprendido a apoyarme en mis compañeros;
en la serena confianza en sí mismo de Challenger y en la sangre fría llena de dominio y humor que poseía
lord Roxton. Sin ellos era como un niño en la oscuridad, desvalido e impotente. No sabía qué camino tomar
ni qué hacer primero.
Después de un período de tiempo en que permanecí sentado en pleno azoramiento, traté de descubrir qué
inopinada catástrofe podía haber sobrevenido a mis compañeros. El desorden que reinaba en todo el
campamento demostraba que había sufrido alguna clase de ataque, y el disparo de rifle señalaba, sin duda,
el momento en que había ocurrido. El que sólo hubiera habido un disparo indicaba que todo había
terminado en un instante. Los rifles aún yacían sobre el suelo, y uno de ellos, el de lord John, tenía un
cartucho vacío en la recámara. Las mantas de Challenger y Summerlee, junto al fuego, sugerían que ambos
estaban durmiendo en el momento en que ocurrieron los hechos. Las cajas de municiones y de alimentos
estaban esparcidas en salvaje desorden, junto con nuestras infortunadas cámaras fotográficas y portaplacas,
pero no faltaba ninguna. Por otra parte, todas las provisiones no envasadas ––y recordé que había una
considerable cantidad–– habían desaparecido. Por lo visto habían sido animales y no indígenas los autores
de la incursión, porque seguramente estos últimos no habrían dejado nada.
Pero si habían sido animales, o un solo y terrible animal, ¿qué había sido de mis camaradas?
Probablemente una bestia feroz los había despedazado y abandonado allí sus restos. Es cierto que el
espantoso charco de sangre hablaba de violencia. Un monstruo tal como el que me había perseguido a mí
durante la noche hubiese podido llevarse una víctima con tanta facilidad como un gato apresa un ratón. En
ese caso, los demás habrían salido en su persecución. Pero seguramente se habrían llevado consigo sus
rifles. Cuanto más trataba de pensar en ello con mi confuso y fatigado cerebro, menos conseguía hallar una
explicación plausible. Exploré los alrededores de la floresta, pero no pude hallar rastros que pudieran
ayudarme a llegar a una conclusión. Me extravié una vez, y sólo la buena suerte, después de una hora de
vagabundeo, me ayudó a encontrar de nuevo el campamento.
De pronto concebí una idea que trajo un pequeño consuelo a mi corazón. No estaba absolutamente solo
en el mundo. Abajo, al pie del farallón y al alcance de mis llamadas, estaba esperando el fiel Zambo. Fui
hasta el borde de la meseta y miré hacia abajo. Por cierto, estaba en cuclillas entre sus mantas, junto al
fuego de su pequeño campamento. Pero, para mi sorpresa, otro hombre estaba sentado frente a él. Por un
instante mi corazón saltó de alegría, porque pensé que uno de mis camaradas había logrado descender con
éxito. Pero una segunda mirada disipó la esperanza. La luz del sol naciente brilló rojiza sobre la piel de ese
hombre. Era un indio. Grité a plena voz y agité mi pañuelo. Entonces Zambo miró hacia arriba, hizo señas
con la mano y se dirigió hacia el pináculo para ascenderlo. En poco tiempo llegó arriba y se situó cerca de
mí, escuchando con profunda pena la historia que le relataba.
––El diablo se los llevó seguramente, Massa Malone ––dijo––. Ustedes entrar en el país del diablo, señó,
y los llevará a todos con él. Hágame caso, Massa Malone, y baje pronto, si no se lleva a usted también.
––¿Pero cómo podré bajar, Zambo?
––Coja lianas trepadoras de los árboles, Massa Malone. Tírelas hasta aquí. Yo las sujeto al tocón del
árbol y usted tiene puente.
––Ya pensamos en eso. Aquí no hay lianas trepadoras que puedan sostenernos.
––Mande buscar cuerdas, Massa Malone.
––¿A quién puedo mandar a buscarlas y adónde?
––A la aldea india, señó. La aldea india llena de cuerdas de cuero. El indio está abajo. Envíelo a él.
––¿Quién es él?
––Uno de nuestros indios. Los otros le pegaron y quitaron la paga. Volvió con nosotros. Pronto para
llevar carta, traer cuerda... cualquier cosa.
¡Llevar una carta! ¿Por qué no? Quizá podría regresar con ayuda, pero en todo caso podría asegurar que
nuestras vidas no se han sacrificado en vano y que las noticias de todo lo que hemos conquistado para la
ciencia llegarían a nuestros amigos de la patria. Ya tenía terminadas dos cartas completas. Ocuparía todo el
día escribiendo una tercera, que daría cuenta de todas mis experiencias hasta estos momentos. El indio
podría llevarlas de regreso al mundo. Ordené a Zambo, por lo tanto, que regresara por la tarde, y pasé toda
mi solitaria y miserable jornada registrando todas mis aventuras de la noche pasada. También redacté una
nota, que deberá ser entregada a cualquier mercader blanco o al capitán de un vapor que los indios puedan
encontrar, rogándoles que se ocupen de que nos sean enviadas las cuerdas, porque de ellos dependen en
gran parte nuestras vidas. Arrojaré estos documentos a Zambo cuando llegue al atardecer, y también mi
portamonedas, que contiene tres soberanos ingleses. Éstos serán entregados al indio, con la promesa de
doblar esa cantidad si regresa con las cuerdas.
De este modo comprenderá usted, mi querido McArdle, de qué modo llega a sus manos esta
comunicación y conocerá también la verdad, en caso de que nunca más vuelva a saber de su infortunado
corresponsal. Esta noche estoy demasiado fatigado y demasiado deprimido para hacer proyectos. Mañana
reflexionaré sobre los medios para mantenerme en contacto con este campamento y además para buscar por
todas partes alguna traza de mis infelices amigos.
13. Una escena que no olvidaré jamás
Cuando el sol se ponía y comenzaba aquella melancólica noche, vi la solitaria figura del indio en la vasta
planicie que se abría allá abajo ante mí, y lo contemplé, como a una débil esperanza de salvación, hasta que
desapareció entre las nieblas del atardecer, que se elevaban teñidas de rosa por el sol poniente entre el río
distante y yo.
Estaba ya muy oscuro cuando regresé al fin a nuestro devastado campamento, y mi última visión al irme
fue el rojo resplandor de la hoguera de Zambo, único punto de luz en el ancho mundo de abajo, como lo era
su presencia leal en mi propia alma ensombrecida. Y, sin embargo, me sentía más contento ahora, como no
me había sentido después de aquel golpe aplastante que había caído sobre mí: porque era bueno pensar que
el mundo sabría lo que habíamos hecho, de modo que en el peor de los casos nuestros nombres no perecerían
con nuestros cuerpos, sino que pasarían a la posteridad asociados al resultado de nuestros trabajos.
Era algo aterrador dormir en aquel fatídico campamento; pero aún era más enervante hacerlo en la
maraña de la jungla. Pero no había otra alternativa. Por un lado, la prudencia me avisaba de que me
mantuviese en guardia, pero, por el otro, mi exhausta naturaleza me impelía a no hacer nada de esta clase.
Trepé a una rama del gran árbol gingko, pero su redonda superficie no me ofrecía una sustentación estable,
y seguramente me vendría abajo rompiéndome el cuello en el momento en que me adormeciera. Por lo
tanto bajé de nuevo y me puse a meditar sobre lo que debería hacer. Por último, cerré la puerta de la
zareba, encendí tres fuegos separados en triángulo. Después de haber ingerido una cena reconfortante, me
sumí en un profundo sueño, que tuvo un despertar tan sorprendente como bienvenido. Al amanecer, justo
cuando despuntaba el día, una mano se posó en mi brazo. Me levanté de golpe, con todos mis nervios
vibrando y mi mano tanteando el rifle. Lancé un grito de alegría cuando, en la fría y gris luz de la mañana,
vi a lord John arrodillado junto a mí.
Era él ... y, con todo, no era él. Cuando lo había dejado era una persona de talante sereno, maneras
correctas y pulcritud en el vestir. Ahora estaba pálido, con ojos extraviados, respirando a boqueadas, como
si hubiera corrido rápido y muy lejos. Su rostro delgado estaba ensangrentado y arañado, su ropa le colgaba
en andrajos y había perdido el sombrero. Lo contemplé asombrado, pero él no me dio oportunidad para
hacer preguntas. Al mismo tiempo que hablaba iba cogiendo cosas de entre nuestros depósitos.
––¡Rápido, compañerito! ¡Rápido! ––exclamó––. Ahora cada momento cuenta. Agarre los rifles... los
dos. Yo tengo los otros dos. Y ahora todos los cartuchos que pueda reunir. Llene sus bolsillos. Ahora, algo
de comida. Media docena de latas será suficiente. ¡Ya está bien! No se demore en hablar ni en pensar.
¡Dése prisa o estamos perdidos!
Aún semidormido e incapaz de imaginar el significado de todo aquello, me vi corriendo alocadamente
por el bosque detrás de lord John, llevando un rifle bajo cada brazo y un montón de alimentos en las manos.
Corría escabulléndose por entre lo más espeso del monte bajo, hasta que llegó a una densa mata de
arbustos. Se arrojó dentro, sin cuidarse de las espinas, y se echó en el corazón del matorral, empujándome
para que me colocase a su lado.
––¡Eso es! ––jadeó––. Creo que aquí estamos a salvo. Tan seguro como el destino que ellos van a ganar
el campamento. Va a ser su primera idea. Pero lo que hemos hecho los confundirá.
––¿Qué significa todo esto? ––pregunté cuando hube recobrado el aliento––. ¿Dónde están los
profesores? ¿Y quién nos persigue?
––Los monos––hombre ––exclamó––. ¡Por Dios, qué bestias! No levante la voz porque tienen el oído
muy aguzado... y la vista muy penetrante, también, pero su olfato es muy débil, hasta donde pude juzgar.
Por eso, no creo que puedan descubrirnos husmeando. ¿Dónde estuvo usted, compañerito? ¡De buena se
salvó!
En pocas frases y con voz susurrante le conté lo que había hecho.
––Eso es bastante malo ––dijo cuando oyó lo del dinosaurio y el pozo––. No es un sitio muy apropiado
para una cura de reposo, ¿eh? Pero yo no tenía idea de sus posibilidades hasta que esos demonios se
apoderaron de nosotros. Una vez caí en manos de los caníbales papúas, pero ellos son unos caballeros
comparados con esta caterva.
––¿Y cómo sucedieron las cosas? ––pregunté.
––Fue a la mañana temprano. Nuestros doctos amigos empezaban a moverse. Ni siquiera habían
comenzado a discutir. De pronto, empezaron a llover monos. Caían tan abundantes como las manzanas de
un árbol. Supongo que se habían ido reuniendo en la oscuridad hasta que el gran árbol que se extendía
sobre nuestras cabezas estuvo repleto de ellos. Yo le disparé a uno de ellos en la barriga, pero antes de que
supiéramos dónde estábamos nos habían puesto de espaldas en el suelo, con los brazos abiertos. Yo los
llamo monos, pero llevaban garrotes y piedras en las manos y farfullaban entre ellos en alguna jerigonza.
Por fin nos ataron las manos con lianas trepadoras, y por ende están mucho más adelantados que cualquier
animal que yo haya visto en mis andanzas. Monos––hombres, eso es lo que son: «Eslabones perdidos»; y
ojalá que siguieran perdidos. Se llevaron a su camarada herido, que sangraba como un cerdo, y se sentaron
a nuestro alrededor. Y si alguna vez he visto en una cara la fría determinación de matar, fue en las suyas.
Eran fulanos muy grandes, grandes como un hombre y mucho más fuertes. Tienen unos extraños ojos
grises y cristalinos, bajo unas cejas peludas y rojizas. Permanecieron sentados, así, deleitándose,
deleitándose con su caza. Challenger no es un gallina, pero hasta él se sentía acobardado. Se las arregló
para ponerse de pie y les dijo a gritos que acabaran con aquello y se fueran. Creo que lo inesperado de todo
esto le había hecho perder un poco la cabeza, porque los insultaba y maldecía como un lunático. No les
hubiera dicho tantas palabrotas ni si se tratase de un grupo de esos periodistas que suelen ser sus favoritos.
––Bien, ¿y qué hicieron ellos?
Yo escuchaba con el ánimo en suspenso la extraña historia que mi compañero me susurraba al oído,
mientras durante todo el tiempo sus ojos agudos vigilaban en todas direcciones y su mano mantenía
empuñado su rifle amartillado.
––Pensé que había llegado el fin para todos nosotros, pero en lugar de matarnos pareció que aquel
discurso les había hecho variar sus intenciones. Todos ellos farfullaban y charlaban entre sí. Entonces, uno
de ellos se puso de pie junto a Challenger. Sonríase si quiere, compañerito, pero palabra de honor que
parecían parientes. Nunca lo habría creído si no lo hubiese visto con mis propios ojos. Este viejo mono––
hombre, que era el jefe, parecía una especie de Challenger rojizo, con todos y cada uno de los rasgos
peculiares de belleza que adornan a nuestro amigo, sólo que un poco más destacados.
Tenía el cuerpo breve, los hombros anchos, el pecho abombado, sin cuello, la gran chorrera rojiza que
formaba la barba, las cejas muy pobladas, la mirada de «¡qué quieres, maldita sea!» en sus ojos: en fin, todo
el catálogo. Cuando el mono––hombre se colocó al lado de Challenger y le puso su manaza en el hombro,
la impresión era completa. Summerlee estaba un poquito histérico y se puso a reír hasta las lágrimas. Los
monos––hombres rieron también (o por lo menos charlaron en su endemoniado cacareo) y luego se dispusieron
a conducirnos a través del bosque. No quisieron tocar nuestras armas y las cosas (supongo que las
consideraron peligrosas), pero se llevaron todos los víveres sueltos. Summerlee y yo fuimos tratados con
rudeza durante la jornada (mis ropas y mi piel lo demuestran), porque nos hicieron caminar en linea recta a
través de los matorrales; su propia piel no era afectada, ya que está curtida como el cuero. Pero Challenger
estaba muy bien. Cuatro de ellos lo transportaban sobre sus hombros, e iba como un emperador romano.
¿Qué es eso?
Se oía a la distancia un extraño ruido tintineante parecido a unas castañuelas.
––¡Allí van! ––dijo mi compañero, poniendo cartuchos en el segundo de sus rifles Express de dos
cañones––. ¡Cargue todos los suyos, compañerito––camarada, porque no nos vamos a dejar prender con
vida, y no lo piense más! Ése es el bochinche que hacen cuando están excitados. ¡Por Dios! Van a tener
algo con qué excitarse si nos descubren. No será como en La última resistencia de los Grey. Como cantaba
cierto cabezota: «Aferrando sus rifles en sus rígidas manos, en medio de un círculo de muertos y
moribundos». ¿Puede oírlos ahora?
––Muy alejados.
––Esa pequeña banda no logrará nada, pero supongo que sus partidas de búsqueda están por todo el
bosque. Bien: le estaba contando la historia de nuestras desgracias. Rápidamente nos llevaron a su poblado,
que tiene alrededor de mil chozas de ramas y hojas, en una gran arboleda cercana al borde del farallón. Está
a tres o cuatro millas de aquí. Las asquerosas bestias me palparon por todo el cuerpo, y me siento como si
nunca más pudiera estar limpio otra vez. Nos ataron (el fulano que me manipulaba sabía atar como una
marinero) y allí quedamos tendidos boca arriba cerca de un árbol, mientras un gran bruto armado de un
garrote montaba guardia junto a nosotros. Cuando digo «nosotros» quiero decir Summerlee y yo. El viejo
Challenger estaba subido a un árbol, comiendo piñas y pasándolo estupendamente. Tengo el deber de
reconocer que se las ingenió para conseguirnos algunas frutas, y con sus propias manos aflojó nuestras ligaduras.
Si usted lo hubiese visto sentado en lo alto de aquel árbol, en plena intimidad con su hermano
gemelo... y cantando con su retumbante voz de bajo Repicad, locas campanas (porque cualquier clase de
música los pone de buen humor), habría sonreído. Pero como usted comprenderá, nosotros no estábamos
muy predispuestos a la risa. Dentro de ciertos límites, ellos se inclinaban a dejarle hacer lo que quisiese,
pero a nosotros nos tenían con la rienda corta. Era un gran consuelo para todos nosotros el saber que usted
andaba suelto y que tenía bien guardados nuestros archivos.
»Y ahora, compañerito, le diré algo que lo va a sorprender. Dice usted que ha visto señales de vida
humana, fuegos, trampas y todo lo demás. Y bien: nosotros hemos visto a los indígenas en persona. Eran
unos pobres diablos, unos hombrecitos con cara de abatimiento, que tenían hartos motivos para estar así. Al
parecer los seres humanos ocupan un lado de la meseta, allá enfrente, donde usted vio las cuevas, y los
monos––hombres dominan este lado. Entre todos ellos hay una guerra sangrienta y constante. Ésta es la
situación, hasta donde pude entenderla. Bueno, ayer los monos––hombres se apoderaron de una docena de
humanos y los trajeron prisioneros. En su vida oirá usted una cháchara y un griterío semejantes. Los
hombres eran unos camaradas pequeñitos y cobrizos y tenían tantas mordeduras y zarpazos que apenas
podían caminar. Los monos––hombres mataron a dos de ellos allí mismo (a uno le arrancaron
prácticamente el brazo); fue algo completamente bestial. Eran unos chicos animosos y apenas si lanzaron
un gemido. Pero a nosotros nos dejó literalmente enfermos. Summerlee se desmayó y el mismo Challenger
tuvo gran trabajo para sostenerse firme. Creo que ya se han esfumado, ¿no es cierto?
Escuchamos atentamente, pero sólo las llamadas de los pájaros turbaban la profunda paz de la selva.
Lord John volvió a su relato.
––Creo que se ha escapado usted de milagro, compañeritocamarada. Probablemente la captura de esos
indios les hizo borrar de la memoria la presencia de usted, porque de otro modo hubieran vuelto al
campamento, fatalmente, y le habrían cogido allí. Naturalmente, como usted dijo, nos habían estado
vigilando desde el principio encaramados en aquel árbol y sabían perfectamente que faltaba uno de nosotros.
No obstante, sólo podían pensar en su última redada; por eso fui yo y no una pandilla de monos quien
le despertó esta mañana. Bueno, después tuvimos otro asunto horripilante. ¡Dios mío! ¡Qué pesadilla fue
todo aquello! ¿Recuerda aquella gran franja de cañas aguzadas, allá abajo, donde encontramos el esqueleto
del norteamericano? Bien: está exactamente debajo del poblado de los monos––hombres y por allí hacen
saltar a sus prisioneros. Creo que si buscamos encontraremos montones de esqueletos en ese lugar. Tienen
una especie de campo de desfiles en la cima y el despeñamiento se hace con las ceremonias apropiadas.
Uno a uno, los pobres diablos tienen que saltar, y el juego consiste en ver si sencillamente se hacen pedazos
contra el suelo o si quedan ensartados en las cañas. Nos llevaron a ver la ceremonia y toda la tribu se alineó
en el borde. Cuatro indios saltaron y las cañas los atravesaron como agujas de coser a un pedazo de
mantequilla. No es raro que hayamos encontrado el esqueleto del pobre yanqui con las cañas creciendo
entre sus costillas. Era horrible... mas diabólicamente interesante. Todos mirábamos fascinados a los que
daban la zambullida, aun cuando pensásemos que el próximo podía ser nuestro turno en el trampolín.
»Pero no nos tocó el turno. Guardaron a seis de los indios para hoy (eso al menos me pareció entender),
pero sospecho que íbamos a ser nosotros los astros protagonistas de la función. Puede que Challenger
quedase fuera, pero Summerlee y yo estábamos en la lista. Su lenguaje incluye muchas señas, y no era
difícil seguirlo. Por eso, me pareció que era tiempo de arruinarles la función. Yo había estado maquinando
el asunto y tenía dos o tres cosas claras en mi cabeza. Todo recaería sobre mí, porque Summerlee estaba
inutilizado y Challenger no podía mucho más. La única vez que pudieron acercarse el uno al otro,
comenzaron a hablar en su jerga, porque no podían ponerse de acuerdo en la clasificación de aquellos
demonios de cabeza pelirroja que nos habían atrapado. Uno decía que eran driopitecos de Java y el otro
aseguraba que se trataba del pitecántropo. Locura llamo yo a eso, tonterías, o ambas cosas. Pero, como
digo, yo había pensado en una o dos cosas que podían ser de provecho. Una era que aquellos brutos no
podían correr tan rápido como un hombre en terreno abierto. Tienen las piernas cortas y combadas, ve
usted, y cuerpos pesados. El mismo Challenger podría dar unas yardas de ventaja en una distancia de cien
al mejor de ellos, y usted o yo seríamos unos perfectos campeones a su lado. La otra cosa era que no sabían
nada acerca de las armas de fuego. Creo que nunca llegaron a comprender cómo se había herido el fulano
aquel que derribé de un balazo. Si lográbamos apoderarnos de nuestros rifles, nadie podría decir lo que
éramos capaces de hacer.
»Por eso me escapé esta mañana temprano; le di una patada a mi guardián en la barriga que le dejó fuera
de combate y me lancé a la carrera hacia el campamento. Allí lo encontré a usted y a los rifles. Y ahora
aquí estamos.
––¡Pero los profesores! ––exclamé consternado.
––Bueno, debemos volver para buscarlos y sacarlos de allí. Yo no pude traerlos. Challenger seguía
subido en el árbol y Summerlee no estaba en condiciones de soportar el esfuerzo. La única probabilidad era
venir a buscar las armas y tratar de rescatarlos. Claro que podría ser que los arrojaran de inmediato por los
imbornales para vengarse. No creo que se animen a tocar a Challenger, pero no respondería de Summerlee.
De todos modos, hubieran vuelto a cogerlo. De eso estoy seguro. Por lo tanto, las cosas no han empeorado
con mi fuga. Pero es para nosotros un punto de honor volver allí, liberarlos o seguir con ellos hasta el final.
De modo, compañerito––camarada, que arriba los corazones, porque antes de amanecer se habrá resuelto el
asunto de un modo u otro.
He tratado de imitar aquí la jerga cortante de lord Roxton, sus breves y vigorosas frases, el tono a medias
burlón y a medias temerario que recorría su conversación. Pero era un jefe nato. Cuando el peligro
arreciaba, sus modales garbosos se incrementaban, su conversación se hacía más chispeante, sus ojos fríos
centelleaban de vida ardiente y sus bigotes de Don Quijote se erizaban con jubilosa excitación. Su amor al
peligro, su intensa apreciación del sentido dramático de una aventura ––tanto más intensa cuanto más
estrechamente metido estaba en ella––, su firme visión de que cada peligro es en la vida una forma de
deporte, un juego feroz entre uno mismo y el Destino, con la Muerte como prenda, hacían de él un
compañero maravilloso en momentos como aquéllos. De no haber sido por los temores que nos inspiraba la
suerte de nuestros compañeros, hubiera sido una auténtica alegría el lanzarme a una aventura como aquélla
con un hombre como éste. Nos estábamos levantando de nuestro escondite en la maleza cuando de pronto
sentí el apretón de su mano sobre mi brazo.
––¡Por Dios! ––susurró––. ¡Aquí vienen!
Desde donde nos encontrábamos tendidos podíamos entrever una nave parda, abovedada por los arcos
verdes de las ramas y los troncos. Una partida de monos––hombres cruzaba por allí. Iban en fila india, con
sus piernas arqueadas y sus espaldas encorvadas, tocando a veces el suelo con las manos y volviendo las
cabezas a derecha e izquierda, mientras avanzaban al trote. Su postura agazapada hacía que parecieran más
bajos, pero yo les calculé unos cinco pies de estatura. Tenían largos los brazos y su pecho era enorme.
Muchos de ellos llevaban garrotes y a la distancia se parecían a una fila de hombres muy peludos y
deformes. Durante unos instantes tuve esta clara imagen de ellos; luego desaparecieron entre los arbustos.
––Esta vez no será ––dijo lord John, que había empuñado su rifle––. Nuestra mejor oportunidad está en
permanecer quietos hasta que hayan abandonado la búsqueda. Luego veremos cuándo podemos volver a su
poblado y golpearlos donde más les duela. Démosles una hora y luego partiremos.
Llenamos la espera abriendo una de nuestras latas de comida y asegurándonos el desayuno. Lord Roxton
sólo había probado algo de fruta desde la mañana anterior, y devoró como un hombre hambriento. Luego,
por fin, con nuestros bolsillos atestados de cartuchos y un rifle en cada mano, nos dirigimos a nuestra
misión de rescate. Antes de abandonar nuestro escondite entre la maleza señalamos cuidadosamente su
posición y su orientación respecto al Fuerte Challenger, para poder hallarlo de nuevo en caso de necesidad.
Nos escurrimos silenciosamente por entre los arbustos hasta que llegamos al mismo borde del farallón,
cerca del viejo campamento. Allí hicimos alto y lord John me adelantó algo de sus planes.
––Mientras estemos dentro de la espesura del bosque, estos cerdos dominan la situación. Pueden vernos y
nosotros no. Pero en el espacio abierto la cosa es diferente. Allí podemos movernos más rápido que ellos.
Por lo tanto, debemos permanecer en el campo abierto todo lo que podamos. El borde de la meseta está
menos poblada de árboles grandes que la tierra interior. Ésta será, entonces, nuestra línea de avance.
Camine despacio, mantenga los ojos abiertos y su rifle preparado. Sobre todo, no deje que lo hagan
prisionero mientras le quede un cartucho... ¡Éste es mi último mensaje, compañerito!
Cuando llegamos al borde del risco, miré hacia abajo y vi a nuestro buen negro Zambo sentado sobre una
roca situada debajo de nosotros y fumando. Me hubiese gustado saludarlo con un grito y contarle cómo
estábamos, pero era demasiado peligroso, ya que podían oírnos. Los bosques parecían estar llenos de
monos-hombres; una y otra vez oímos su curioso parloteo tintineante. En tales ocasiones nos sumergíamos
en el macizo de arbustos más próximo y nos quedábamos quietos hasta que el ruido se alejaba. Nuestro
avance, por lo tanto, era muy lento, y habrían transcurrido por lo menos dos horas cuando advertí, ante la
cautela de los movimientos de lord John, que deberíamos estar muy cerca de nuestro destino. Me hizo señas
de que permaneciera inmóvil y se adelantó arrastrándose. Un minuto después estaba de vuelta, con su
rostro temblando de ansiedad.
––¡Venga! ––dijo––. ¡Venga rápido! ¡Quiera Dios que no sea demasiado tarde!
Cuando me arrastré hacia adelante para colocarme a su lado, estaba temblando de excitación nerviosa;
atisbando entre los arbustos, pude ver el claro que se abría ante nosotros.
Era una escena que no olvidaré jamás hasta el día de mi muerte... Tan fantástico, tan imposible, que no sé
cómo voy a conseguir que usted lo crea, o cómo podré yo mismo tenerlo por cierto si vivo lo suficiente
para sentarme otra vez en un diván del Savage Club y observar desde allí la solidez pardusca del
Embankment. Sé que entonces me parecerá una pesadilla salvaje, un delirio febril. Por eso quiero ponerlo
por escrito, cuando todavía está fresco en mi memoria; alguien, al menos el hombre que está tendido a mi
lado sobre la hierba húmeda, sabrá si he mentido.
Un espacio amplio y abierto se extendía ante nosotros ––tendría unos centenares de yardas de ancho––
cubierto de césped verde y arbustos bajos hasta el mismo filo del precipicio. Rodeando este claro, crecía un
semicírculo de árboles que tenían unas curiosas chozas edificadas con follaje y apiladas unas encima de las
otras entre las ramas. Se parecía a un roquedal donde anidan las aves marinas, y cada nido era una pequeña
casa. Las entradas de estas casas y las ramas de los árboles estaban atestadas de una densa muchedumbre de
monos-hombres, de cuya estatura deduje que eran las hembras y los niños de la tribu. Ellos formaban el
fondo del cuadro y todos estaban mirando con ansiedad la misma escena que nos fascinaba y azoraba a
nosotros.
En aquel espacio abierto y cerca del borde del farallón estaba reunido un grupo de más de un centenar de
aquellos seres velludos, de pelo rojizo, muchos de ellos de enorme talla y todos de horrible apariencia.
Reinaba cierta disciplina entre ellos, porque ninguno intentaba romper la línea que habían formado. Frente
a ellos se hallaba un pequeño grupo de indios: eran unos individuos pequeños, bien formados, de piel rojiza
que brillaba como cobre pulimentado bajo la fuerte luz del sol. Junto a ellos estaba de pie un hombre blanco,
alto y delgado, con los brazos cruzados y la cabeza inclinada, expresando con toda su actitud el horror y
la congoja. No había error posible: era la angulosa figura del profesor Summerlee.
Delante y alrededor del abatido grupo de prisioneros había algunos monos––hombres, que los vigilaban
estrechamente y hacían la huida imposible. Después, separadas de todos los demás y cerca del borde del
precipicio, estaban dos figuras tan extrañas y (en otras circunstancias) tan cómicas que absorbieron toda mi
atención. Una de ellas pertenecía a nuestro camarada, el profesor Challenger. Los restos de su chaqueta aún
colgaban de sus hombros, pero su camisa estaba completamente desgarrada y su gran barba se mezclaba
con la negra maraña que cubría su poderoso pecho. Había perdido su sombrero, y su cabello, que había
crecido mucho durante nuestros vagabundeos, rodeaba en salvaje desorden. Un solo día había bastado para
convertir al más elevado producto de la civilización moderna en el más desesperanzado salvaje de
Sudamérica. Junto a él estaba su «amo», el rey de los monos––hombres. En todo, tal como había dicho lord
John, era la imagen exacta de nuestro profesor, salvo que la coloración de su pelo era rojiza en lugar de
negra. La misma figura corta y ancha, los mismos hombros vigorosos, la misma inclinación de los brazos
hacia adelante, la misma barba hirsuta que se confundía con el velludo pecho. Solamente la parte superior
de las cejas, donde la frente inclinada y estrecha terminaba enseguida en el cráneo bajo y curvo del mono––
hombre, contrastaba agudamente con el cráneo amplio y magnífico del europeo, y podía verse alguna
diferencia marcada. En todo lo demás, el rey era una absurda parodia del profesor.
Todo esto, que me llevó tanto espacio describir, se me quedó estampado en pocos segundos. Entonces
teníamos cosas muy distintas en que pensar, porque un drama curioso se estaba desarrollando. Dos de los
monos––hombres habían sacado a uno de los indios de en medio del grupo y lo arrastraban al borde del
precipicio. El rey levantó una mano a manera de señal. Agarraron al indio por sus brazos y piernas y lo
balancearon tres veces, atrás y adelante, con una tremenda violencia. Luego, con un espantoso envión,
dispararon al infeliz por encima del precipicio. Lo lanzaron con tanta fuerza que describió una elevada
curva en el aire antes de comenzar su descenso. Cuando desapareció de la vista, toda la concurrencia, con
excepción de los guardias, se precipitaron hacia el borde del precipicio, y hubo una larga pausa de silencio
absoluto, rota por un loco alarido de placer. Empezaron a dar saltos, agitando sus brazos largos y velludos
en el aire y aullando con regocijo. Luego se apartaron del borde, volviendo a formar en fila, para esperar a
la próxima víctima.
Esta vez le tocaba a Summerlee. Dos de sus guardias lo cogieron por las muñecas y lo empujaron
brutalmente hacia el frente. Su delgada figura y sus largos miembros lucharon y se estremecieron como los
de una gallina arrancada de la jaula. Challenger se había vuelto hacia el rey y movía frenéticamente sus
manos ante él. Estaba rogando, alegando, implorando por la vida de su camarada. El mono––hombre lo
apartó con rudeza y sacudió la cabeza. Era el último movimiento consciente que iba a hacer sobre la tierra.
Resonó el estampido del rifle de lord John y el rey se desplomó, quedando en el suelo como una revuelta
maraña rojiza.
––¡Dispare hacia donde están más apiñados! ¡Fuego, hijo, fuego! ––gritó mi compañero.
Hasta el hombre más vulgar esconde en el alma extraños abismos sanguinarios. Yo soy por naturaleza de
corazón tierno y más de una vez se me han humedecido los ojos ante los aullidos de una liebre herida. Sin
embargo, ahora me invadía la sed de sangre. Me vi en pie, vaciando uno de los cargadores y luego el otro,
abriendo la recámara para recargarla, cerrándola con fuerza otra vez, dando vítores y alaridos mientras
hacía eso, con la pura ferocidad y el júbilo de la matanza. Nosotros dos, con los cuatro rifles, hicimos unos
terribles estragos. Los dos guardias que conducían a Summerlee habían caído y aquél se tambaleaba como
un borracho en medio de su sorpresa, incapaz de comprender que era un hombre libre. La densa banda de
los monos-hombres corría aturdida de un lado a otro, atónita ante este huracán mortífero cuyo origen y
significado no podían comprender. Se agitaban, gesticulaban, chillaban y saltaban por encima de los que
habían caído. Luego, con un súbito impulso, se lanzaron como una masa vociferante buscando refugio en
los árboles, dejando tras de sí el suelo sembrado de camaradas heridos. Los prisioneros fueron abandonados
de momento, de pie en el centro del claro.
El rápido cerebro de Challenger entendió enseguida la situación. Cogió del brazo al azorado Summerlee
y ambos corrieron hacia nosotros. Dos de sus guardianes saltaron hacia ellos, pero fueron derribados por
dos balazos de lord John. Corrimos hacia el claro para unirnos a nuestros camaradas y pusimos un rifle
cargado en la mano de cada uno de ellos. Pero Summerlee estaba exhausto y apenas si podía moverse,
tambaleándose sobre sus pies. Ya los monos-hombres se estaban recobrando de su pánico. Avanzaban a
través de los matorrales amenazando con cortarnos el paso. Challenger y yo hicimos correr a Summerlee a
la par nuestra, llevándolo cogido de los codos, mientras lord John cubría nuestra retirada disparando una y
otra vez cuando la cabeza de algún salvaje asomaba gruñendo entre los arbustos. Aquellas bestias
parlanchinas nos pisaron los talones durante una milla o más. Luego, la persecución se fue debilitando,
porque comprendieron nuestro poder y ya no querían hacer frente a los infalibles rifles. Cuando por fin
alcanzamos el campamento, miramos hacia atrás y nos encontramos solos.
Eso nos pareció; pero estábamos equivocados, sin embargo. Apenas habíamos cerrado la puerta de
espinos de nuestra zareba, cambiado un apretón de manos y arrojados al suelo jadeantes, cerca de nuestro
manantial, cuando oímos un ruido de pasos y luego unos gemidos suaves e implorantes en el exterior de
nuestro portal. Lord Roxton se lanzó hacia allí, rifle en mano, y abrió la puerta de par en par. Allí,
prosternados hasta tocar el suelo con la frente, estaban tendidas las pequeñas figuras cobrizas de los cuatro
indios supervivientes, temblando de miedo ante nuestra presencia pero sin embargo implorando nuestra
ayuda. Con un expresivo ademán uno de ellos señaló los bosques que los rodeaban, queriendo significar
que estaban llenos de peligros. De inmediato, se precipitó hacia adelante y rodeando con los brazos las
piernas de lord John apoyó su cara contra ellas.
––¡Por Dios! ––exclamó lord John atusando su bigote con gran perplejidad––. ¿Qué vamos a hacer con
esta gente, digo yo? Levántese, muchacho, y aparte su cara de mis botas.
Summerlee se estaba incorporando y estaba cargando su vieja pipa de escaramujo.
––Debemos ponerlos a salvo ––dijo––. Usted nos ha arrancado a todos de las fauces de la muerte.
¡Palabra que ha sido una obra bien hecha!
––¡Admirable! ––exclamó Challenger––. ¡Admirable! No sólo nosotros como individuos, sino toda la
ciencia europea colectivamente, estamos obligados a usted por una profunda deuda de gratitud ante lo que
ha hecho. No vacilo en declarar que la desaparición del profesor Summerlee y la mía propia habrían dejado
un sensible vacío en la historia moderna de la zoología. Nuestro joven amigo aquí presente y usted han
hecho un trabajo estupendo.
Nos brindó la resplandeciente sonrisa paternal de siempre. Pero la ciencia europea se habría sentido algo
sorprendida si hubiera podido ver a su hijo dilecto, esperanza del futuro, con su cabeza enmarañada y
desaseada, su pecho desnudo y sus ropas hechas jirones. Tenía una de las latas de carne entre sus rodillas y
sostenía entre sus dedos un voluminoso trozo de carnero australiano en conserva. El indio levantó la vista
hacia él y luego, con un gañido, se prosternó en el suelo agarrándose a la pierna de lord John.
––No te asustes, jovencito ––dijo lord John palmeando la desgreñada cabeza que tenía delante––.
Challenger, su aspecto lo ha confundido. ¡Y, por Dios, que no me extraña! Bueno, bueno, mocito, él es un
ser humano, nada más, igual que todos nosotros.
––¡Verdaderamente, señor! ––exclamó el profesor.
––Bueno, Challenger, ha sido una suerte para usted que usted se salga un poco de lo ordinario. De no ser
por su gran parecido con el rey...
––A fe mía, lord Roxton, que usted va demasiado lejos.
––Bueno, es un hecho.
––Le ruego, señor, que cambie de tema. Sus observaciones son irrelevantes e ininteligibles. El problema
que se nos presenta es: ¿qué vamos a hacer con estos indios? Resulta obvio que deberíamos escoltarlos
hasta sus hogares, si supiéramos dónde viven.
––Sobre eso no hay dificultad alguna ––dije––. Viven en las cuevas que hay al otro lado del lago central.
––Nuestro joven amigo aquí presente sabe dónde viven. Sospecho que será bastante lejos.
––Unas veinte millas largas ––dije.
Summerlee lanzó un gruñido.
––Yo, por mi parte, no podré llegar hasta allí. Todavía estoy escuchando los aullidos de esas bestias
siguiendo nuestro rastro. Mientras hablaba, oímos venir desde muy lejos, desde los oscuros recovecos del
bosque, el agudo chillido de los monos––hombres. Los indios, de nuevo, lanzaron un débil lamento de
temor.
––¡Tenemos que irnos, e irnos rápidamente! ––dijo lord John––. Usted ayude a Summerlee, compañerito.
Estos indios pueden cargar con nuestras provisiones. Vamos, pues, antes de que puedan vernos.
En menos de media hora habíamos alcanzado nuestro refugio en la maleza y nos habíamos ocultado
dentro. Durante todo el día escuchamos las llamadas agitadas de los hombres––monos en dirección de
nuestro antiguo campamento, pero ninguno de ellos vino hacia donde estábamos, de modo que los cansados
fugitivos, rojos y blancos, gozaron de un largo y profundo sueño. Me hallaba yo adormecido, al anochecer,
cuando alguien me tiró de la manga y advertí que Challenger estaba arrodillado junto a mí.
––Señor Malone, usted lleva un diario de todos estos acontecimientos y espera eventualmente publicarlos
––dijo solemnemente.
––Estoy aquí solamente como un corresponsal de prensa ––contesté.
––Exactamente. Quizá haya escuchado usted algunas fatuas observaciones de lord John Roxton, de las
que parecía deducirse que había cierta... cierta semejanza...
––Sí, he escuchado.
––No necesito decirle que cualquier publicidad que se diera a semejante idea, cualquier ligereza en su
narración acerca de lo que ocurrió, resultaría altamente ofensiva para mí. ––Me mantendré dentro de los
límites de la verdad.
––Las observaciones de lord John son frecuentemente fantasiosas en exceso, y es capaz de atribuir las
razones más absurdas al respeto que siempre demuestran hasta las razas más subdesarrolladas hacia la
dignidad y el carácter. ¿Sigue usted mi razonamiento?
––Por entero.
––Dejo el asunto a su libre discreción.
Y añadió después de una larga pausa:
––En realidad, el rey de los monos––hombres era un ser de gran distinción, una personalidad de notable
belleza e inteligencia. ¿No le impresionó así a usted?
––Un ser extraordinario ––dije.
Y el profesor, que pareció haberse quitado una gran preocupación, se acostó de nuevo a dormir.
14. Éstas fueron las verdaderas conquistas
Habíamos imaginado que nuestros perseguidores, los monos––hombres, ignoraban por completo nuestro
escondrijo de la maleza, pero pronto salimos de nuestro error. No se oía el menor ruido en los bosques..., no
se movía una sola hoja de los árboles y todo era paz a nuestro alrededor... Pero nuestra experiencia anterior
nos debería haber puesto sobre aviso para advertir con cuánta astucia y paciencia estos seres podían vigilar
y esperar hasta que llegaba su oportunidad. No sé qué destino me espera en la vida, pero estoy muy seguro
de que nunca estaré tan cerca de la muerte como lo estuve aquella mañana. Pero voy a contárselo en su
debido orden.
Todos despertamos exhaustos, después de las terribles emociones y la insuficiente comida del día
anterior. Summerlee se hallaba todavía tan débil que tenía que esforzarse para tenerse de pie; pero el viejo
estaba lleno de ese áspero coraje que nunca admite la derrota. Celebramos consejo y se acordó que
esperaríamos calladamente durante una hora o dos en el lugar donde estábamos, y que luego emprenderíamos
el camino cruzando––la meseta y contorneando el lago central hasta llegar a las cuevas donde, según
mis observaciones, vivían los indios. Confiábamos en el hecho de que podríamos contar con las palabras
favorables de los que habíamos rescatado y que ello aseguraría una cálida acogida de parte de sus
compañeros. Luego, con nuestra misión cumplida y en posesión de un conocimiento más completo de los
secretos de la Tierra de Maple White, volcaríamos todos nuestros pensamientos en el problema vital de
nuestro escape y nuestro retorno. Hasta Challenger estaba dispuesto a admitir que para entonces habríamos
hecho todo aquello que nos habíamos propuesto al llegar y que nuestro primer deber, desde ese momento
en adelante, era volver a la civilización llevando los sorprendentes descubrimientos realizados.
Ahora podíamos observar con más comodidad a los indios que habíamos rescatado. Eran hombres
pequeños, nervudos, ágiles y bien conformados, de lacio cabello negro atado en manojo detrás de la cabeza
con una tira de cuero, siendo también de cuero sus taparrabos. Sus caras eran lampiñas, bien formadas y
cordiales. Los lóbulos de sus orejas, colgando ensangrentados y rasgados, demostraban que habían sido
perforados para colocar adornos que sus captores habían arrancado de un tirón. Su conversación, si bien incomprensible
para nosotros, era fluida entre ellos, y cuando señalándose unos a otros pronunciaban muchas
veces la palabra «Accala», colegimos que ése era el nombre de su nación. A veces, con sus rostros
convulsionados por el miedo y el odio, blandían sus puños cerrados hacia los bosques que nos rodeaban y
gritaban: «¡Doda, Doda!», que era seguramente su denominación de los enemigos.
––¿Qué opina usted de ellos, Challenger? ––preguntó lord John––. Para mí hay algo que está muy claro,
y es que ese hombrecito con la parte delantera de su cabeza afeitada es uno de sus jefes.
Era patente que aquel hombre se mantenía apartado de los demás y que éstos nunca se atrevían a dirigirse
a él sin dar muestras de profundo respeto. Parecía el más joven de todos, y sin embargo su ánimo era tan
altivo y orgulloso que en cierta ocasión que Challenger le puso su manaza sobre la cabeza saltó como un
caballo espoleado y se apartó del profesor con un rápido relampagueo de sus ojos oscuros. Luego se llevó
la mano al pecho y manteniéndose firme con gran dignidad pronunció la palabra «Maretas» varias veces. El
profesor, sin inmutarse, agarró del hombro al indio que tenía más cerca y comenzó a dar una conferencia
sobre él, como si fuese un ejemplar conservado en su clase.
––El tipo de este pueblo ––dijo a su manera retumbante––, ya sea juzgado por su capacidad craneana, por
su ángulo facial o por cualquier otra prueba, no puede ser considerado en un bajo nivel; por el contrario,
debemos colocarlo a considerable altura en la escala, por encima de otras tribus sudamericanas que podría
mencionar. Ninguna hipótesis puede explicarnos la evolución de una raza semejante en este lugar. Por
ejemplo, es tan grande el abismo que separa estos monos––hombres de los animales primitivos que han
sobrevivido en esta meseta que es inadmisible pensar que pueden haberse desarrollado donde los hemos
encontrado.
––Entonces, ¿de dónde demonios cayeron? ––preguntó lord John.
––Ésa es una pregunta que sin duda será vehementemente discutida en todas las sociedades científicas de
Europa y América ––contestó el profesor––. Mi propia interpretación del asunto, cualquiera sea su mérito –
–al decir estas palabras hinchó enormemente el pecho y miró con insolencia a su alrededor––, es que la
evolución ha avanzado, bajo las peculiares condiciones de este país, hasta la etapa de los vertebrados,
mientras sobreviven los tipos primitivos que viven en compañía de los recién llegados. Por eso hallamos
animales tan modernos como el tapir, un animal que tiene un árbol genealógico muy largo, con el gran
ciervo y el oso hormiguero, en unión con las formas de reptiles del tipo jurásico. Hasta ahí está muy claro.
Y ahora aparecen los monos––hombres y los indios. ¿Qué puede pensar una mente científica de su
presencia? Yo sólo puedo dar razón de ello a través de una invasión desde el exterior. Es posible que
existiera en Sudamérica un mono antropoide, que en épocas remotas haya encontrado el camino a este lugar
y que haya desarrollado aquí un tipo de animales como los que hemos visto, algunos de los cuales ––aquí
me miró fijamente–– eran de un aspecto y una conformación que, si hubieran estado acompañados de la
correspondiente inteligencia, hubieran dado prestigio, no tengo dudas, a cualquier raza viviente. En cuanto
a los indios, no me cabe duda de que son inmigrantes más recientes del mundo de abajo. Acosados por el
hambre o por invasiones de conquista, hallaron un camino para subir hasta aquí. Enfrentados a unos seres
feroces que nunca habían visto antes, buscaron refugio en las cuevas que nuestro joven amigo ha descrito.
Empero, deben haber tenido que luchar ásperamente para sostenerse contra las bestias feroces y en especial
contra los monos––hombres, que los mirarían como intrusos y les harían la guerra sin piedad, con una
astucia de que carecen las bestias más grandes. De ahí que su número parezca ser limitado. Bien,
caballeros, ¿creen que les he descifrado satisfactoriamente el enigma o hay algún otro punto que desean que
les aclare?
El profesor Summerlee estaba demasiado deprimido para argüir, pese a que sacudía violentamente la
cabeza como muestra de un desacuerdo general. Lord John sólo se rascó las ralas guedejas de su cabello,
señalando que no podía sostener una lucha porque no peleaba en el mismo peso o categoría. Por mi parte,
desempeñé mi habitual róle 28 de llevar las cosas a un nivel estrictamente prosaico y útil, señalando que
faltaba uno de los indios.
28. ‘Papel’, ‘función’. En francés en el original.
––Fue a recoger agua ––dijo lord Roxton––. Le proveímos de una lata vacía de carne y se fue.
––¿Al viejo campamento? ––pregunté.
––No, al arroyo. Está allí, entre los árboles. No deben ser más de un par de centenares de yardas. Pero ese
vagabundo se está tomando su tiempo, por cierto.
––Iré a ver si lo encuentro ––dije.
Cogí mi rifle y me fui caminando despaciosamente en dirección al arroyo dejando a mis amigos que se
esforzasen en preparar el escaso desayuno. Opinará usted que fue una imprudencia abandonar el refugio de
nuestro amigable bosquecillo, aun para recorrer una distancia tan corta, pero debe recordar que estábamos a
muchas millas del Pueblo de los Monos, y por lo que sabíamos hasta entonces las bestias no habían
descubierto nuestro asilo. En todo caso, con un rifle en mis manos no les tenía miedo. Aún no sabía a
cuánto llegaban su astucia y su vigor.
Alcanzaba a oír el murmullo de nuestro arroyo en algún lugar por delante de mí, pero entre él y yo había
una maraña de árboles y maleza. Cruzaba entonces por esta parte, que quedaba fuera de la vista de mis
compañeros, cuando debajo de uno de los árboles divisé una cosa cobriza acurrucada entre los arbustos. Al
aproximarme quedé espantado al ver que era el cuerpo muerto del indio desaparecido. Yacía sobre un
costado, con sus miembros estirados hacia arriba y su cabeza retorcida en un ángulo completamente
forzado, hasta dar la impresión de que estaba mirando en línea recta por encima del hombro. Lancé un grito
para avisar a mis amigos de que algo malo ocurría y corrí hasta que me incliné sobre el cuerpo.
Seguramente mi ángel guardián estaba en ese instante muy cerca de mí, porque ya fuese a causa de algún
temor instintivo o porque hubo un apagado roce de hojas, lancé una mirada hacia arriba. De entre el espeso
follaje verde que colgaba a poca altura sobre mi cabeza dos brazos largos y musculosos, cubiertos de vello
rojizo, descendían lentamente. Un instante más y aquellas grandes manos cautelosas me habrían rodeado el
cuello. Di un salto hacia atrás, pero a pesar de mi rapidez aquellas manos fueron aún más rápidas. A causa
de mi súbito brinco, erraron el apretón fatal, pero una de ellas me agarró por la nuca y la otra por mi cara.
Levanté las manos para proteger mi garganta y un momento después la enorme zarpa se deslizó por mi
rostro y se cerró por encima de ellas. Me alzaron del suelo fácilmente y sentí una presión intolerable que
forzaba mi cabeza más y más hacia atrás, hasta que el dolor sobre mi columna cervical fue mayor del que
podía soportar. Comencé a perder el sentido, pero aún trataba de separar la mano de mi barbilla forzándola
hacia afuera. Al mirar hacia arriba vi una cara horrenda, con unos fríos e inexorables ojos de color celeste
que se fijaban en los míos. Había algo de hipnótico en estos ojos terribles. Ya no podía luchar por más
tiempo. Cuando la bestia sintió que se debilitaba mi resistencia a su apretón, dos blancos caninos brillaron
por un instante a cada lado de su boca soez y aumentó aún más la presión de su garra sobre mi barbilla,
mientras continuaba empujándola arriba y hacia atrás. Una niebla tenue y opalescente se formó ante mis
ojos y resonaban en mis oídos pequeñas campanillas de plata. Muy lejos y apagado llegó a mis oídos el
estampido de un rifle y sentí débilmente el golpe que recibí al caer a tierra, donde quedé sin sentido ni
movimiento.
Cuando desperté, me hallé tendido de espaldas sobre la hierba en nuestro cubil entre la espesura. Alguien
había traído agua del arroyo y lord John me rociaba la cabeza con ella, mientras Challenger y Summerlee
me sostenían erguido, con la ansiedad pintada en sus rostros. Por un instante vislumbré un temple humano
detrás de sus máscaras científicas. Era en verdad el golpe, más que cualquier herida, lo que me tenía
postrado; y en media hora, a pesar de la cabeza dolorida y el cuello envarado, me había incorporado y me
sentía dispuesto a todo.
––¡De buena se ha escapado usted, compañerito––camarada! ––dijo lord John––. Cuando oí su grito y
corrí hacia allí, vi su cabeza doblada casi en dos y sus calzas pataleando en el aire, y pensé que ya éramos
uno menos. Con la prisa erré el tiro, pero la bestia lo soltó igualmente y huyó como un relámpago. ¡Por
Dios! Me gustaría tener cincuenta hombres armados con rifles. Echaría a toda esa pandilla infernal hasta
dejar a este país un poco más limpio de lo que lo hemos encontrado.
Ahora resultaba evidente que los monos––hombres habían hallado, la manera de ubicarnos y nos
vigilaban por todas partes. No teníamos mucho que temer de ellos durante el día, pero eran muy capaces de
caer sobre nosotros durante la noche. Por eso, cuanto antes nos alejásemos de su vecindad, era mejor. Por
tres lados nos rodeaba una selva tupida y de allí podía venirnos una emboscada. Pero sobre el cuarto lado –
–el que descendía en pendiente hacia el lago–– sólo se extendía un monte bajo, con árboles dispersos y
algunos claros poco frecuentes. Era, de hecho, el camino que yo mismo había seguido en mi viaje solitario
y nos conducía directamente a las cuevas de los indios. Por toda clase de razones, aquél debía ser nuestro
camino.
Sentimos un gran pesar y era el de abandonar nuestro antiguo campamento. No sólo a causa de los
pertrechos que allí quedaban, sino, en mayor medida, porque perdíamos contacto con Zambo, que era
nuestro vínculo con el mundo exterior. De todos modos, poseíamos una amplia provisión de cartuchos y
todas nuestras armas de fuego, de modo que por un tiempo al menos podíamos defendernos. Además,
confiábamos en que tendríamos una oportunidad de retornar y de restablecer las comunicaciones con
nuestro negro. Éste había prometido firmemente que permanecería donde estaba, y no teníamos dudas de
que haría fe de sus palabras.
Iniciamos nuestra jornada a primera hora de la tarde. El joven jefe caminaba a la cabeza como nuestro
guía, pero se negó con indignación a cargar con ningún bulto. Tras él marchaban los dos indios
supervivientes, con nuestras escasas posesiones sobre sus espaldas. Los cuatro hombres blancos
marchábamos a retaguardia, con los rifles cargados y prontos. En cuanto partimos, estalló en los espesos
bosques silenciosos que dejábamos atrás un súbito y fuerte ulular de los monos––hombres, que lo mismo
podía ser vítores de triunfo ante nuestra partida que una burla de desprecio al contemplar nuestra huida.
Mirando hacia atrás, sólo vimos la densa cortina de los árboles, pero aquel prolongado alarido nos
testimoniaba que entre ellos nos acechaba una gran cantidad de enemigos. Sin embargo no hubo señales de
persecución y pronto nos adentramos en parajes más despejados y fuera de su poder.
Mientras iba caminando, el último de los cuatro, no pude menos de sonreírme ante el aspecto de los tres
compañeros que me precedían. ¿Era éste el sibarítico lord John Roxton que había estado sentado en el
Albany entre los tapices persas y sus cuadros, en la sonrosada radiación de sus luces coloreadas? ¿Y era
éste el imponente profesor que se esponjaba orgulloso detrás de su gran escritorio, en su macizo despacho
de Enmore Park? Y, por último, ¿podía ser ésta la figura austera y pulcra que se levantó ante la asamblea
del Instituto Zoológico? Ni siquiera tres vagabundos hallados en los páramos de Surrey podrían haber
presentado un aspecto más mísero y mugriento. Es cierto que sólo habíamos pasado poco más de una
semana en la meseta, pero toda nuestra ropa de recambio había quedado en nuestro campamento de la base,
y esa única semana había sido muy rigurosa para todos nosotros, aunque algo menos para mí, que no había
tenido que soportar el manoseo de los monos––hombres. Mis tres compañeros habían perdido sus
sombreros y ahora llevaban pañuelos sujetos alrededor de la cabeza; sus ropas les colgaban en jirones y era
difícil reconocer sus rostros sucios y sin afeitar. Tanto Summerlee como Challenger cojeaban al caminar
pesadamente, mientras yo arrastraba mis pies, aún debilitado por el golpe recibido en la mañana, y mi
cuello estaba tan duro como una tabla como consecuencia del apretón asesino que había sufrido. Éramos
verdaderamente una cuadrilla lamentable y no me sorprendió ver que nuestros indios volviesen de vez en
cuando la cabeza para mirarnos con sorpresa yhorror impresos en sus rostros.
A última hora de la tarde llegamos a orillas del lago. Al salir de entre los arbustos y contemplar ante la
vista el espejo de agua que se desplegaba ante nosotros, nuestros amigos indígenas lanzaron un agudo grito
de alegría y señalaron ansiosamente hacia un punto situado frente a ellos. Sin duda era un panorama
maravilloso el que se extendía ante nosotros. Deslizándose velozmente sobre la cristalina superficie, una
gran flotilla de canoas venía en línea recta hacia la playa en que nos hallábamos. Cuando las divisamos por
primera vez estaban a algunas millas de distancia, pero se lanzaron hacia adelante con gran rapidez y
pronto estuvieron tan cerca que los remeros pudieron distinguir nuestras personas. Instantáneamente estalló
en sus bocas un atronador grito de deleite, y vimos cómo se alzaban de sus asientos, agitando sus remos y
sus lanzas en el aire con enloquecido entusiasmo. Enseguida se doblaron una vez más sobre sus remos y
con su esfuerzo hicieron volar sus embarcaciones hasta cruzar el espacio de agua que nos separaba y las
embarrancaron en el talud arenoso de la playa. Enseguida se precipitaron hacia nosotros y se prosternaron
con fuertes gritos de bienvenida ante el joven jefe. Por fin uno de ellos, un hombre anciano que llevaba un
collar, un brazalete de grandes y lustrosas cuentas de vidrio y la piel de algún hermoso animal, moteada y
de color ambarino, colgada sobre los hombros, se adelantó corriendo y abrazó con gran ternura al joven que
habíamos salvado. Luego nos miró y le hizo algunas preguntas, tras lo cual se aproximó con mucha
dignidad y nos abrazó también, uno por uno. Después, a una orden de su parte, toda la tribu se prosternó en
el suelo para rendirnos homenaje. Yo, personalmente, sentí timidez e incomodidad ante aquella obsequiosa
adoración, y leí los mismos sentimientos en los rostros de lord John y Summerlee, en tanto Challenger se
expandía como una flor al sol.
––A pesar de que son tipos algo subdesarrollados ––dijo mientras se mesaba la barba y los recorría con la
mirada––, su comportamiento podría servir de lección a algunos de nuestros europeos más adelantados. ¡Es
curioso observar cuán correctos son los instintos del hombre natural!
Era evidente que los indígenas venían por el sendero de la guerra, porque cada hombre transportaba su
lanza ––que consistía en una larga caña de bambú con la punta de hueso––, su arco y sus flechas, además
de una especie de maza o hacha de combate hecha de piedra, que colgaba de su costado. Sus miradas
sombrías e iracundas se dirigían hacia los bosques de donde nosotros habíamos llegado, y la frecuente
repetición de la palabra «Doda» indicaba con harta claridad que ésta era una partida de rescate que se había
puesto en marcha para salvar o vengar al hijo del viejo jefe, porque eso es lo que nosotros colegíamos que
debía ser el joven. Toda la tribu procedió a celebrar un consejo, sentada en cuclillas formando un círculo,
mientras nosotros, reclinados cerca de allí en una losa de basalto, observábamos sus actuaciones. Hablaron
dos o tres guerreros y por último nuestro joven amigo pronunció una briosa arenga. Animada por tales gestos
y ademanes tan elocuentes que pudimos entender su sentido tan claramente como si conociésemos su
lengua.
––¿De qué sirve que regresemos? ––decía––. Antes o después habrá que hacerlo. Vuestros camaradas
han sido asesinados. ¿Qué importa que yo haya regresado a salvo? A los otros se les ha dado muerte. No
hay seguridad para ninguno de nosotros. Ahora estamos reunidos y prontos ––apuntó hacia nosotros––.
Estos hombres extraños son nuestros amigos. Son grandes luchadores y odian a los monos––hombres al
igual que nosotros. Ellos manejan ––apuntó hacia el cielo–– el trueno y el rayo. ¿Cuándo volveremos a
tener una oportunidad como ésta? Vamos adelante y muramos ahora o vivamos el futuro en seguridad.
¿Cómo podríamos, de otro modo, volver junto a nuestras mujeres sin avergonzarnos?
Los pequeños guerreros bronceados estaban pendientes de las palabras del orador y cuando terminó
prorrumpieron en un estruendoso aplauso, blandiendo sus toscas armas en el aire. El anciano jefe avanzó
hacia nosotros y nos preguntó algo, al mismo tiempo que señalaba hacia los bosques. Lord John le hizo
señas de que esperase una respuesta y se volvió hacia nosotros.
––Bueno, ustedes dirán lo que piensan hacer ––dijo––; por mi parte tengo una cuenta que arreglar con
ese pueblo de monos, y si ésta termina borrándolos de la faz de la tierra, no creo que la tierra se moleste por
ello. Pienso ir con nuestros compañeros los hombrecitos bronceados y con eso quiero decir que estaré con
ellos en toda la riña. ¿Qué dice usted, compañerito?
––Por supuesto, iré.
––¿Y usted, Challenger?
––Cooperaré, sin duda.
––¿Y usted, Summerlee?
––Me parece que nos estamos dejando llevar muy lejos del objetivo de esta expedición, lord John. Le
aseguro que cuando dejé mi cátedra de Londres no cruzaba por mi mente que lo hacía con el propósito de
encabezar una incursión de salvajes contra una colonia de monos antropoides.
––A tan bajos menesteres llegamos a veces ––dijo lord John sonriendo––. Pero, ya que estamos metidos
en ello, ¿cuál es la decisión?
––Pienso que es un paso de lo más discutible ––dijo Summerlee, polémico hasta el fin––, pero si ustedes
van todos no veo cómo quedarme atrás.
––Pues entonces, es cosa hecha ––dijo lord John, y volviéndose hacia el jefe asintió con la cabeza, al
tiempo que daba unas palmadas a su rifle. El viejo nos estrechó las manos, uno tras otro, mientras sus
hombres nos aplaudían más calurosamente que nunca. Era demasiado tarde para avanzar esa noche, de
modo que los indios instalaron un tosco vivac. Encendieron hogueras, que comenzaron a brillar y humear
por todas partes. Algunos de ellos habían desaparecido entre la jungla y regresaron luego conduciendo ante
ellos un joven iguanodonte. Como los otros, tenía una mancha de asfalto en el brazuelo, y sólo cuando
vimos que uno de los indígenas se adelantaba con aire de propietario y daba su consentimiento para que la
bestia fuera sacrificada, comprendimos al fin que aquellos grandes animales eran tan de propiedad privada
como un rebaño de ganado vacuno, y que esos símbolos que nos habían dejado tan perplejos no eran más
que las marcas del propietario. Indefensos, torpes y vegetarianos, con miembros voluminosos y un cerebro
minúsculo, podían ser reunidos y arreados por un niño. En pocos minutos la enorme bestia había sido
despedazada y sus pedazos sobre una docena de fuegos de campamento, junto con un gran pez escamoso
del género ganoideo, que había sido alanceado en el lago.
Summerlee se había tendido en el suelo y dormía sobre la arena, pero nosotros erramos por el borde del
agua, tratando de aprender algo más de aquel extraño país. Un par de veces descubrimos pozos de arcilla
azul, iguales a los que habíamos visto en la ciénaga de los pterodáctilos. Eran antiguas troneras volcánicas
y por alguna razón suscitaban en lord John un enorme interés. Por otra parte, Challenger volcaba su
atención en un borboteante géiser de barro que gorgoteaba y donde algún extraño gas desprendía burbujas
que estallaban en su superficie. Clavó allí una caña hueca y lanzó gritos de placer, igual que un colegial,
cuando al tocarla con una cerilla encendida fue capaz de provocar una viva explosión y una llama azul en el
extremo superior del tubo. Se sintió aún más complacido cuando al colocar invertida una especie de bolsa
de cuero en el extremo de la caña y al llenarla de gas, fue capaz de hacerla remontar por los aires.
––Es un gas inflamable y mucho más ligero que el aire. Yo diría sin margen de duda que contiene una
considerable proporción de hidrógeno libre. Los recursos de G. E. C. no están exhaustos, mi joven amigo.
Podré demostrarle aún de qué manera una gran inteligencia puede moldear la naturaleza para ponerla a su
servicio.
Se le veía envanecido por algún propósito secreto, pero no quiso decir nada más.
Nada de cuanto veíamos sobre la costa me parecía tan maravilloso como la gran sábana de agua que
teníamos ante nuestra vista. Nuestro número y el ruido que producía tanta gente habían hecho huir a todos
los seres vivientes del contorno, salvo a unos pocos pterodáctilos que se remontaban en círculos a gran
altura sobre nuestras cabezas en espera de carroña, por lo que reinaba la quietud en torno al campamento.
Todo era diferente, en cambio, sobre las aguas teñidas de rosa del lago central. Éstas hervían y palpitaban
con una vida extraña. Grandes lomos de color pizarra y altas aletas dorsales dentadas salían disparados
fuera del agua con un destello plateado y luego se zambullían de nuevo en las profundidades. Los alejados
bancos de arena aparecían abigarrados por raras y reptantes formas: tortugas enormes, extraños saurios y un
enorme ser aplanado que parecía una estera negra de cuero grasiento que ondulaba flojamente avanzando
hacia el lago. Aquí y allá se proyectaban fuera del agua las cabezas alargadas de las serpientes, que
surcaban velozamente la superficie, levantando delante de ellas un pequeño collar de espuma y dejando
atrás una larga estela arremolinada, levantándose y cayendo en gráciles ondulaciones parecidas a las de un
cisne a medida que avanzaban. Cuando uno de esos seres subió serpenteando sobre uno de los bancos de
arena, a pocos centenares de yardas de nosotros, y expuso el cuerpo en forma de tonel y enormes aletas
detrás de su largo cuello, Challenger y Summerlee, que se habían acercado, estallaron en un dúo de
asombro y admiración
––¡Un plesiosaurio! ¡Un plesiosaurio de agua dulce! ––gritó Summerlee––. ¡He vivido para ver
semejante espectáculo! ¡Mi querido Challenger, somos los más benditos entre todos los zoólogos desde el
comienzo de los tiempos!
Sólo al caer la noche, y cuando las hogueras de nuestros salvajes aliados resplandecían rojizas entre las
sombras, pudimos arrancar a nuestros dos hombres de ciencia de las fascinaciones de aquel lago primitivo.
Aún en la oscuridad, cuando estábamos tendidos en la arena, seguíamos oyendo, de tiempo en tiempo, los
resoplidos y las zambullidas de las inmensas bestias que vivían en las profundidades.
En el temprano amanecer, nuestro campamento se puso en movimiento y una hora más tarde avanzamos
en nuestra memorable expedición. A menudo había pensado en mis sueños que viviría para ser
corresponsal de guerra. Pero ni en el más disparatado de ellos podría haber concebido la naturaleza de la
campaña de la que me tocaría en suerte informar. He aquí mi primer despacho desde un campo de batalla.
Nuestro número había sido reforzado durante la noche por un nuevo contingente de indígenas de las
cuevas, y cuando comenzó nuestro avance deberíamos tener una fuerza de cuatrocientos o quinientos
hombres. Se envió por delante un abanico de exploradores y tras ellos toda la fuerza en una sólida columna
que avanzó por la larga pendiente del monte bajo, hasta que estuvimos cerca de la línea de la floresta. Aquí
se desplegaron en una larga y dispersa línea de lanceros y de arqueros. Roxton y Summerlee tomaron posición
en el flanco derecho, mientras Challenger y yo ocupamos el izquierdo. Estábamos acompañando a la
batalla a una hueste de la Edad de Piedra... nosotros, con la última palabra en el arte de la fusilería que se
expone en St. James Street y en el Strand.
No tuvimos que esperar largo tiempo a nuestro enemigo. Un clamor agudo y salvaje surgió de las
márgenes del bosque y súbitamente se lanzó fuera del mismo un cuerpo de monos––hombres armados de
garrotes y piedras que avanzó hacia el centro de la línea de los indios. Era una maniobra valiente pero
alocada, porque los grandes brutos de piernas torcidas caminaban lentamente, mientras sus oponentes eran
ágiles como gatos. Era horrible ver a las fieras bestias de bocas espumajeantes y ojos feroces y fogosos
abalanzándose y tratando de hacer presa, pero errando siempre a sus elusivos enemigos, mientras las
flechas se clavaban una tras otra en su piel. Un enorme fulano pasó a mi lado aullando de dolor, con una
docena de dardos atravesándole el pecho y las costillas. Por compasión le metí una bala en el cráneo y cayó
de bruces al suelo entre los aloes. Pero éste fue el único disparo, porque el ataque había tenido lugar sobre
el centro de la línea y los indios no habían necesitado de nuestra ayuda para repelerlo. Creo que ninguno de
los monos––hombres que habían salido al descubierto pudo volver a refugiarse entre los árboles.
Pero la cuestión se puso más mortífera cuando llegamos al bosque. Durante una hora o más desde que
entramos en él, hubo una lucha desesperada en la cual, por un tiempo, apenas pudimos sostenernos.
Saltando de entre los arbustos, los monos––hombres irrumpían entre los indios, armados con sus enormes
garrotes. A menudo caían tres o cuatro de éstos antes de que aquéllos pudieran ser atravesados a lanzadas.
Uno de éstos hizo astillas el rifle de Summerlee y el próximo le habría aplastado la cabeza si un indio no le
hubiese atravesado el corazón a la bestia. Otros monos––hombres, desde los árboles, nos lanzaban piedras
y trozos de leños, descolgándose a veces entre nuestras filas y peleando furiosamente hasta que eran
derribados. En una ocasión nuestros aliados quedaron quebrantados ante la presión, y de no haber sido por
la mortandad efectuada por nuestros rifles hubieran puesto pies en polvorosa. Pero fueron gallardamente
reagrupados por su viejo jefe y avanzaron con tal ímpetu que los monos––hombres comenzaron a
retroceder a su vez. Summerlee estaba desarmado, pero yo vaciaba mi cargador con toda la rapidez de que
era capaz y en el flanco opuesto oíamos el estampido continuo de los rifles de nuestros compañeros.
Entonces, en un instante, sobrevino el pánico y el colapso.
Gritando y aullando, las grandes bestias huyeron en todas direcciones a través de la maleza, mientras
nuestros aliados, dando alaridos de salvaje placer, perseguían velozmente a sus enemigos desbandados.
Todas las contiendas de innumerables generaciones, todos los odios y crueldades de su mezquina historia,
todo un pasado de maltrato y persecución, iban a purgarse aquel día. Al fin, el hombre iba a confirmar su
supremacía y el hombre––bestia iba a hallar para siempre el lugar que le estaba asignado. En cualquier
dirección que intentasen huir, los fugitivos eran demasiado lentos para escapar de los ágiles indígenas; en
todos los rincones de los enmarañados bosques se oían los alaridos de júbilo, la vibración de los arcos y el
crujido de ramas seguido de un golpe sordo cuando los monos––hombres eran derribados de sus
escondrijos en los árboles.
Yo iba siguiendo a los demás cuando me encontré con lord John y Summerlee, que habían cruzado hacia
nuestro lado para reunirse con nosotros.
––Esto se acabó ––dijo lord John––. Creo que podemos dejarles a ellos la operación de limpieza. Quizá
cuanto menos veamos mejor dormiremos esta noche.
Los ojos de Challenger brillaban con la lujuria de la matanza.
––Hemos tenido el privilegio ––exclamó pavoneándose como un gallo de pelea–– de asistir a una de las
típicas batallas decisivas de la historia... Las batallas que han decidido el destino del mundo. ¿Qué
significa, amigos míos, la conquista de una nación por otra? Carece de sentido. El resultado es el mismo,
cualquiera sea el triunfador. Pero aquellas feroces luchas, cuando en el amanecer de los tiempos los
habitantes de las cavernas hacían frente a la raza de los tigres, o cuando los elefantes hallaron por primera
vez un amo, ésas fueron las verdaderas conquistas... las victorias que cuentan. En virtud de este extraño
giro del destino hemos visto y hemos ayudado a decidir una contienda semejante. Desde ahora, en esta
meseta, el futuro pertenecerá siempre al hombre.
Hacía falta una robusta fe en los fines para justificar medios tan trágicos. A medida que avanzábamos
juntos por los bosques, encontrábamos a los monos––hombres yaciendo en apretados montones,
traspasados de flechas o lanzas. Aquí y allá, un pequeño grupo de indios destrozados señalaba el lugar en
que un mono––hombre, al verse acorralado, había vendido cara su vida. Siempre por delante de nosotros
seguían oyéndose los alaridos y gruñidos que señalaban la dirección del acoso. Los monos hombres habían
sido empujados hasta su ciudad, y allí habían organizado su última resistencia; pero nuevamente habían
sido quebrantados y nosotros llegamos a tiempo para ver la escena final, la más espantosa de todas. Unos
ochenta o cien machos, los últimos supervivientes, habían sido obligados a retroceder hasta el mismo
pequeño claro que conducía al borde del farallón, el escenario de nuestra propia hazaña de dos días antes.
Cuando nosotros llegábamos, los indios, formando un semicírculo de lanceros, cargaban sobre ellos y en un
minuto todo había concluido. Treinta o cuarenta murieron ahí mismo, donde estaban. Los otros, aullando y
dando zarpazos, fueron arrojados al precipicio, donde quedaron ensartados, como desde antiguo sucedía
con sus prisioneros, en las agudas cañas de bambú que se alzaban seiscientos pies más abajo. Ocurrió como
Challenger había anticipado, y el reino del hombre quedó asegurado en la Tierra de Maple White. Los
machos fueron exterminados, la Ciudad de los Monos destruida, las hembras y sus crías conducidas afuera
para vivir en la esclavitud. Así halló su sangriento final una rivalidad que había durado incontables
centurias.
Para nosotros, la victoria significó muchas ventajas. Una vez más pudimos volver a nuestro campamento
y recoger nuestros pertrechos. Y otra vez pudimos comunicarnos con Zambo, que había quedado
aterrorizado ante el espectáculo, visto desde lejos, de una avalancha de monos que caía desde el borde del
farallón.
––¡Váyanse de allí, Massas, váyanse de allí! ––gritaba, con los ojos que se le saltaban de las órbitas––. El
diablo se los llevará seguro si se quedan allí.
––¡Es la voz del sentido común! ––dijo Summerlee con convicción––. Hemos tenido ya suficientes
aventuras que en absoluto resultan convenientes para nuestra posición ni para nuestras personas. Le tomo la
palabra, Challenger. De ahora en adelante deberá consagrar su energía a sacarnos de este horrible país y a
llevarnos de nuevo a la civilización.
15. Nuestros ojos han visto grandes maravillas
Escribo esto día a día, pero confío en que antes de terminar lo que corresponde a hoy, estaré en
condiciones de afirmar que la luz brilla, por fin, traspasando nuestras nubes. Seguimos retenidos aquí, sin
tener medios definidos para organizar nuestro escape, y eso nos irrita amargamente. No obstante, puedo
imaginar fácilmente que puede llegar el día en que nos alegremos de haber quedado retenidos aquí contra
nuestra voluntad, para ver algo más de las maravillas de este curioso lugar, y de los seres que lo habitan.
La victoria de los indios y la aniquilación de los monoshombres señaló el giro decisivo de nuestra suerte.
De allí en adelante, éramos verdaderamente los amos de la meseta, porque los indígenas nos contemplaban
con una mezcla de temor y gratitud, ya que por medio de nuestros extraños poderes los habíamos ayudado a
destruir a sus enemigos hereditarios. Quizá se habrían alegrado, por su propio bien, de ver marcharse a unas
gentes tan formidables e incomprensibles, pero por su parte no había surgido ninguna sugestión sobre el
camino que deberíamos seguir para alcanzar las llanuras de abajo. Hasta donde pudimos interpretar sus
señales, hubo un túnel por el cual era posible alcanzar el lugar, y cuya salida inferior habíamos visto desde
abajo. Por allí, sin duda, tanto los monos––hombres como los indios habían alcanzado la cima en épocas
diferentes, y Maple White y su compañero también debieron utilizar el mismo camino. Pero el año anterior,
sin embargo, había sobrevenido un terrible terremoto, desplomándose la parte superior del túnel hasta
desaparecer por completo. Ahora, los indios sólo movían la cabeza y se encogían de hombros cuando
nosotros tratábamos de explicarles por señas nuestro deseo de descender. Esto puede significar que no
pueden ayudarnos, pero también que no quieren hacerlo.
Al final de la victoriosa campaña, los supervivientes de la tribu de los monos fueron conducidos a través
de la meseta (sus gemidos eran horribles) e instalados cerca de las cuevas de los indios, donde serían, de
allí en adelante, una raza servil vigilada por sus amos. Fue una versión ruda, tosca y primitiva del éxodo de
los judíos en Babilonia o de los israelitas en Egipto. Por la noche podíamos escuchar entre los árboles su
aullido prolongado y desgarrador, como si algún primitivo Ezequiel se lamentase por la grandeza caída y
recordara las pasadas glorias de la Ciudad de los Monos. Desde entonces sólo fueron acopladores de leña y
transportadores de agua.
Volvimos con nuestros aliados cruzando la meseta dos días después de la batalla e instalamos nuestro
campamento a los pies de sus riscos. Ellos hubiesen querido que compartiéramos sus cuevas, pero lord
John no quiso consentirlo por nada del mundo, considerando que de ese modo nos poníamos en sus manos
si tenían intención de traicionarnos. Por lo tanto preservamos nuestra independencia, y si bien manteníamos
con ellos las más amistosas relaciones, teníamos siempre listas nuestras armas para cualquier emergencia.
Asimismo continuábamos visitando asiduamente las cuevas, que eran lugares notabilísimos, aunque nunca
pudimos determinar si eran obras del hombre o de la Naturaleza. Todas ellas estaban en un solo estrato,
horadadas en una especie de roca blanda que se extendía entre el basalto volcánico que formaba los riscos
rojizos de la parte superior y el duro granito de su base.
Sus bocas se hallaban a unos ochenta pies por encima del suelo, y se las alcanzaba por largas escaleras de
piedra, tan estrechas y empinadas que ningún animal de grandes dimensiones podía subir por ellas. En el
interior, eran cálidas y secas, y estaban recorridas por pasajes rectos de variada longitud labrados en la
ladera de la colina. Tenían paredes lisas y grises, decoradas con muchas pinturas excelentes hechas con
palos carbonizados y que representaban a diversos animales de la meseta. Si todas las cosas vivientes
fueran barridas de la comarca, el futuro explorador hallaría en estas paredes una amplia evidencia de la
extraña fauna: dinosaurios, iguanodontes y peces lagartos, que habían poblado la tierra en tiempos tan
recientes.
Desde que supimos que los enormes iguanodontes eran conducidos por sus propietarios como si fuesen
rebaños domesticados, y que eran sencillamente unos depósitos ambulantes de carne, habíamos supuesto
que el hombre, incluso con sus armas primitivas, había establecido su superioridad en la meseta. Pronto
íbamos a descubrir que no era así y que aún se hallaba allí por mera tolerancia. Al tercer día de haber
instalado nuestro campamento cerca de las cuevas de los indios ocurrió la tragedia. Aquel día Challenger y
Summerlee habían salido juntos en dirección al lago, donde algunos de los indígenas, bajo su dirección,
estaban dedicados a arponear ejemplares de los grandes lagartos. Lord John y yo habíamos permanecido en
nuestro campamento, en tanto una cantidad de indios esparcidos por la herbosa cuesta que se extendía
frente a las cuevas se dedicaban a diversos menesteres. De improviso se oyó un agudo grito de alarma, con
la palabra «Stoa» resonando en un centenar de voces. Hombres, mujeres y niños corrieron desde todos
lados buscando refugio, trepando como hormigas por las escaleras y entrando en las cuevas en loca
estampida.
Mirando hacia arriba vimos que agitaban los brazos desde las rocas y nos hacían señas para que nos
reuniésemos con ellos en su refugio. Ambos habíamos empuñado nuestros rifles de repetición y salimos
corriendo para ver qué clase de peligro podía ser. Súbitamente irrumpió del cinturón de árboles cercano un
grupo de quince o veinte indios que corría para salvar la vida. Pisándoles los talones, aparecieron dos de
aquellos espantables monstruos que habían perturbado nuestro campamento y me habían perseguido durante
mi excursión solitaria. Por su forma parecían horribles sapos y se movían en sucesivos saltos; pero
sus medidas eran increíblemente voluminosas, mayores que las del elefante más enorme. Nunca los
habíamos visto, salvo de noche, y en realidad eran animales nocturnos, excepto cuando eran molestados en
sus guaridas, como había sucedido esta vez. Quedamos estupefactos al verlos, porque sus pieles manchadas
y verrugosas tenían una iridiscencia curiosa, semejante a la de los peces, ylos rayos del sol se reflejaban en
ellos con fluorescencias de arco iris en continua variación cuando se movían.
De todos modos, poco tiempo tuvimos para observarlos, porque en un instante alcanzaron a los fugitivos
y consumaron entre ellos una horrible carnicería. Su método era caer por turno y con todo su peso sobre un
indígena tras otro, dejándolos aplastados y despedazados. Los acosados indios lanzaban alaridos de terror,
pero aunque corrían todo lo que podían se hallaban indefensos ante la inexorable determinación y la
horrible agilidad de aquellos seres monstruosos. Caían uno tras otro, y no quedaría más de media docena de
supervivientes cuando mi compañero y yo acudimos en su ayuda. Ésta de poco les sirvió, y sólo condujo a
que nos viéramos envueltos en el mismo peligro. Desde una distancia de un par de centenares de yardas
vaciamos nuestros cargadores, disparando una bala tras otra sobre las bestias, pero sin que les hiciera un
efecto mayor que si los hubiésemos apedreado con bolitas de papel. Su naturaleza de reptiles era de
reacciones lentas, sin que las heridas pareciesen afectarlos; y como sus conexiones vitales no estaban
comunicadas con un centro cerebral único sino diseminadas a través de sus médulas espinales, no eran
vulnerados por ninguna de las armas modernas. Lo más que pudimos hacer fue contener su avance
distrayendo su atención con el relampagueo y el estruendo de nuestros rifles y así dar tiempo a los indígenas
y a nosotros mismos para llegar a las escaleras que nos llevaban a la salvación. Pero donde las balas
cónicas explosivas del siglo xx no fueron de ninguna utilidad, triunfaron las flechas envenenadas de los
indígenas, impregnadas en el jugo del strophantus y maceradas luego en carroña podrida. Estas flechas no
eran de mucha utilidad para el cazador que atacaba a las bestias, porque su acción era lenta en aquella
circulación apática, y antes de que sus poderes se debilitaran, ya habían alcanzado y derribado a su
asaltante. Pero ahora, mientras los dos monstruos nos daban caza al pie mismo de la escalera, una nube de
flechas llegó silbando desde todas las aberturas del farallón que nos dominaba. En un minuto quedaron
como emplumados por las flechas, y sin embargo no daban señales de dolor mientras seguían tratando de
morder y aferrar los peldaños que los podían conducir hacia sus víctimas, con rabia impotente. Ascendían
pesadamente unas pocas yardas y volvían a deslizarse hasta el suelo. Pero por fin el veneno surtió efecto.
Uno de ellos lanzó un gemido profundo y sordo, dejando caer a tierra su enorme cabeza achatada. El otro
daba saltos en círculos excéntricos, prorrumpiendo en gritos agudos y gemebundos, para luego desplomarse
entre retorcimientos de agonía que duraron algunos minutos, antes de quedar tieso e inmóvil. Lanzando
alaridos de triunfo, los indios bajaron atropelladamente de sus cuevas y bailaron una frenética danza de
victoria en torno a los cadáveres; un júbilo demencial los dominaba al ver que otros dos ejemplares de sus
enemigos más peligrosos habían sido abatidos. Aquella noche despedazaron y trasladaron los cuerpos, no
para comerlos ––el veneno estaba aún activo–– sino para alejar la propagación de alguna peste. Sin
embargo, los grandes corazones de los reptiles, cada uno tan grande como un almohadón, quedaron allí,
latiendo con ritmo lento y regular, en suaves contracciones y dilataciones, conservando una horrible vida
independiente. Al tercer día sus ganglios dejaron de funcionar y aquellos espantosos músculos quedaron
inmóviles.
Algún día, cuando disponga de un escritorio mejor que una lata de conservas y de instrumentos más
útiles que un trozo de lápiz gastado y un último y estropeado cuaderno, escribiré un relato más amplio
sobre los indios accala: nuestra vida entre ellos y las fugaces visiones que tuvimos acerca de las extrañas
condiciones de la pasmosa Tierra de Maple White. La memoria, por lo menos, nunca me fallará, porque
mientras me quede un aliento de vida, cada hora y cada acción de esta época permanecerá grabada tan
firme y clara como los primeros acontecimientos extraños de nuestra niñez. Ninguna impresión nueva
puede borrar a las que han quedado tan profundamente impresas. Cuando llegue el momento describiré
aquella pasmosa noche de luna sobre el gran lago, cuando un joven ictiosaurio ––una extraña criatura,
mitad foca, mitad pez, con ojos cubiertos de hueso a ambos lados del hocico y un tercer ojo fijado arriba de
su cabeza–– quedó atrapado en una red de los indios y estuvo a punto de volcar nuestra canoa antes de que
pudiésemos hacerla encallar en la costa. Fue la misma noche en que una verde serpiente de agua atacó
desde un cañaveral y se llevó preso entre sus anillos al timonel de la canoa de Challenger. Hablaré también
del ser nocturno, grande y blanco ––hasta hoy no sé si era un reptil o una fiera–– que vivía en una ciénaga
detestable al este del lago y que se deslizaba en la oscuridad con una tenue luminosidad fosforescente.
Aquello aterrorizaba de tal manera a los indios que no querían acercarse al lugar y, a pesar de que
emprendimos dos expediciones y lo vimos en ambas, no pudimos abrirnos camino entre los profundos
marjales en que vivía. Sólo puedo decir que era más grande que una vaca y que exhalaba un extrañísimo
olor a almizcle. Me referiré también al enorme pájaro que dio caza a Challenger cierto día, hasta que éste
tuvo que buscar el refugio de las rocas... Era un gran pájaro corredor, mucho más alto que un avestruz, con
cuello parecido al de un buitre y una cabeza de aspecto cruel, que lo asemejaba a una muerte ambulante. Al
trepar Challenger para salvarse, un picotazo de aquel pico curvado y feroz le arrancó el tacón de la bota
como si hubiese sido cortado con un cincel. En esta ocasión, al menos, prevalecieron las armas modernas y
el corpulento animal (doce pies de cabeza a las patas) ––y que se llamaba phororachus, según nuestro
jadeante pero alborozado profesor–– cayó ante el rifle de lord John entre un revuelo de plumas agitadas y
pataleos, con dos implacables ojos amarillos echando fuego en el medio de todo eso. Espero vivir para ver
aquel cráneo chato y depravado en su correspondiente nicho entre los trofeos del Albany. Y por fin daré
algunas informaciones, sin duda, sobre el toxodón, el gigantesco cochinillo de indias, de diez pies de largo
y dientes salientes en forma de cincel, al que matamos cuando estaba bebiendo junto al lago, en una
mañana gris.
De todas estas cosas escribiré algún día con mayor extensión, y entre aquellos días agitados, trataré de
esbozar con ternura los intervalos de paz: aquellos atardeceres veraniegos tan bellos, con el profundo cielo
azul sobre nuestras cabezas mientras permanecíamos tendidos en buena camaradería entre las altas hierbas
del linde del bosque y nos sorprendíamos ante las extrañas aves que pasaban ante nosotros o los rarísimos
animales desconocidos que salían reptando de sus madrigueras para observarnos, mientras las ramas de los
arbustos se doblaban bajo el peso de frutos deliciosos, que pendían sobre nuestras cabezas. A nuestros pies,
bellas y extrañas flores parecían espiarnos por entre las hierbas. O recordaré aquellas largas noches de luna
que pasamos sobre la centelleante superficie del gran lago, observando con asombro y pavor los enormes
círculos que ondulaban ante la súbita zambullida de algún fantástico monstruo. O el resplandor verdoso,
allá en el fondo de las aguas profundas, de algún ser desconocido que salía de los confines de la oscuridad.
Tales son las escenas que mi mente y mi pluma tratarán en todos sus detalles cuando llegue el día.
Pero, me preguntará usted, ¿por qué todas esas experiencias y por qué esa demora cuando usted y sus
camaradas deberían estar ocupados día y noche haciendo proyectos para hallar los medios que les
permitiesen retornar al mundo exterior? Mi respuesta es que todos nosotros trabajábamos con ese fin, pero
que nuestra labor había sido en vano. Muy pronto descubrimos un hecho: los indios no harían nada para
ayudarnos. En cualquier otro sentido eran nuestros amigos ––casi podríamos decir nuestros esclavos
devotos––, pero cuando se les sugería que podían ayudarnos a transportar una tablazón que nos sirviera de
puente para cruzar el abismo, o cuando deseábamos pedirles tiras de cuero o lianas para tejer cuerdas que
nos pudieran servir, chocábamos con un amable pero invencible rechazo. Sonreían, pestañeaban, sacudían
sus cabezas, y nada más. Hasta el viejo jefe oponía idéntica negativa, y sólo Maretas, el joven al que
habíamos salvado, nos miraba con ansiedad y trataba de explicarnos mediante gestos cuánto le afligía ver
que nuestros deseos eran frustrados. Desde su completo triunfo sobre los monos––hombres, nos
contemplaban como a seres sobrehumanos, que llevaban la victoria en los tubos de armas desconocidas, y
creían que mientras permaneciésemos con ellos los acompañaría la buena suerte. Nos ofrecieron a cada uno
de nosotros una mujercita cobriza como esposa y una cueva propia, siempre que olvidásemos a nuestro
pueblo y nos quedáramos a vivir para siempre en la meseta. Siempre se habían mostrado amables, por más
opuestos que fueran a nuestros deseos, pero comprendimos con claridad que deberíamos mantener en
secreto nuestros planes de descenso, porque teníamos razones para temer que al fin ellos tratarían de
retenernos por la fuerza.
A pesar del peligro de los dinosaurios (que no es grande salvo durante la noche, porque corno he dicho
antes son de hábitos nocturnos), he vuelto dos veces durante las últimas tres semanas a nuestro antiguo
campamento, con el propósito de ver a nuestro negro, que sigue montando guardia al pie del farallón. Mis
ojos escrutaron con ansiedad la gran llanura, con la esperanza de divisar a lo lejos la ayuda que habíamos
solicitado. Pero los extensos llanos sembrados de cactos se dilataban en la lejanía vacíos y desnudos, tras la
distante línea de los cañaverales de bambúes.
––Vendrán pronto, ahora, Massa Malone. Antes de que pase otra semana el indio vendrá y traerá cuerda
y los haremos bajar.
Éstas eran las animadas exclamaciones de nuestro excelente Zambo.
Tuve una extraña experiencia al volver de esta segunda visita, en la que me vi envuelto como
consecuencia de haber pasado una noche lejos de mis compañeros. Regresaba por la bien conocida senda y
había alcanzado un lugar que distaba alrededor de una milla de la ciénaga de los pterodáctilos, cuando vi
que se me acercaba un extraordinario objeto. Era un hombre que caminaba dentro de una armazón hecha de
bambúes doblados de manera que lo encerraban por todas partes en una jaula en forma de campana. Al
acercarme mi asombro fue aún mayor al ver que era lord John Roxton. Cuando me vio se deslizó fuera de
su curiosa capa protectora y vino hacia mí riéndose, si bien me pareció advertir cierta confusión en su
actitud.
––Bueno, compañerito, ¿quién iba a pensar que lo iba a encontrar por estas alturas? ––dijo.
––¿Qué demonios está haciendo? ––pregunté.
––Visitando a mis amigos, los pterodáctilos ––dijo.
––¿Y para qué?
––Son unas bestias muy interesantes, ¿no cree? Pero muy poco sociables. Tienen modales muy rudos y
desagradables con los extraños, como recordará. Por eso aparejé esta armazón que les impide ser
demasiado importunos en sus atenciones.
––Pero, ¿qué busca usted en la ciénaga?
Me miró con ojos muy escuadriñadores y pude leer en su rostro cierta vacilación.
––¿No piensa usted que hay otras personas, además de los profesores, que quieren saber cosas? ––dijo
por último––. Yo estoy estudiando a estas preciosidades. Esto debe ser suficiente para usted.
––No quise ofenderle ––dije.
Recobró su buen humor y se rió.
––Yo tampoco, compañerito. Voy a capturar un polluelo de estos endemoniados pajarracos para dárselo a
Challenger. Ése es uno de mis empeños. No, no quiero que me acompañe. Yo estoy a salvo en esta jaula,
pero usted no tiene protección. Hasta luego. Estaré de regreso en el campamento al caer la noche.
Se alejó y le vi seguir su paseo por el bosque metido en su extraordinaria jaula.
Si la conducta de lord John era extraña en ese momento, todavía más lo era la de Challenger. Debo
señalar que ejercía, al parecer, una extraordinaria fascinación sobre las mujeres indias y por eso iba siempre
provisto de una ancha rama de palmera desplegada, con la cual las espantaba como si fueran moscas
cuando sus atenciones se volvían demasiado apremiantes. Verlo pasearse como un sultán de ópera cómica,
con aquella insignia de autoridad en la mano, sus negras barbas erizadas ante él, las puntas de sus pies
apoyándose a cada paso, llevando detrás un cortejo de muchachas indias asombradas (con su atavío
sumario de breves taparrabos de tejido de corteza), era uno de los espectáculos más grotescos que llevaré
en mi memoria al regresar. En cuanto a Summerlee, estaba absorto en la vida de los insectos y los pájaros
de la meseta, y dedicaba todo su tiempo (salvo la considerable porción que consagraba a insultar a
Challenger porque no nos sacaba de nuestras dificultades) a disecar y montar sus ejemplares.
Challenger había tomado la costumbre de marcharse solo todas las mañanas, regresando de tiempo en
tiempo con miradas de portentosa solemnidad, como quien carga sobre sus espaldas todo el peso de una
gran empresa. Un día, con su rama de palmera en la mano, y su séquito de fieles adoradoras detrás de él,
nos condujo a su oculto taller y nos reveló el secreto de sus planes.
El lugar era un pequeño calvero en el centro de un bosquecillo de palmeras. En él había uno de esos
géiseres de barro hirviente que ya he descrito. Alrededor de su borde había esparcida una cantidad de tiras
cortadas de la piel del iguanodonte, y una gran membrana aplastada que probó ser el estómago, seco y
raspado, de uno de los grandes peces––lagartos del lago. Esta enorme bolsa había sido cosida en uno de sus
extremos y sólo un pequeño orificio había quedado en el otro. En esta abertura habían sido introducidas
algunas cañas de bambú y el otro extremó de estas cañas estaba en contacto con unas tuberías cónicas de
arcilla que recolectaban el gas que burbujeaba elevando el barro del géiser. Muy pronto el fláccido órgano
comenzó a expandirse lentamente y mostró tal tendencia a actuar con movimientos ascendentes que
Challenger tensó las cuerdas que lo sujetaban a los troncos de los árboles circundantes. En media hora, se
había formado un globo de gas de buen tamaño y los tirones y tensiones ejercidos sobre las correas
demostraban que era capaz de una notable capacidad ascensional. Challenger, como un padre orgulloso en
presencia de su primogénita, permanecía sonriendo y mesando su barba en silencio, satisfecho de sí mismo
mientras contemplaba la creación de su cerebro. Summerlee fue el primero que rompió el silencio:
––No pretenderá que subamos a esa cosa, ¿verdad, Challenger? ––dijo con tono áspero.
––Pretendo, mi querido Summerlee, hacerle una demostración tal de su potencia, que después de verla
usted querrá, estoy seguro, confiarse a él sin ninguna vacilación.
––Quítese eso de la cabeza ahora mismo ––dijo Summerlee con decisión––. Por nada del mundo
cometería semejante desatino. Lord John, confio en que usted no apoyará semejante locura.
––Pues yo diría que es algo endemoniadamente ingenioso ––dijo nuestro par 29–– y me gustaría ver cómo
funciona.
29. Par del reino, título de nobleza británico.
––Pues entonces lo verá ––dijo Challenger––. Durante varios días he empeñado toda la fuerza de mi
cerebro en el problema de cómo descender por estos acantilados. Ya nos hemos convencido de que no
podemos descender por los farallones y de que no hay túnel. Tampoco podemos construir ninguna clase de
puente que nos permita volver al pináculo desde el cual cruzamos hasta aquí. ¿Cómo hallar, pues, otro
medio que convenga a nuestros fines? Hace poco tiempo señalé a nuestro joven amigo aquí presente que el
géiser desprendía hidrógeno libre. A esto siguió, naturalmente, la idea de un globo. Debo admitir que me
desconcertó un poco la dificultad de encontrar un recipiente para encerrar el gas, pero la contemplación de
las inmensas entrañas de estos reptiles me suministró la solución del problema. ¡He aquí el resultado!
Metió una mano en la delantera de su raída chaqueta y con la otra apuntó orgullosamente hacia el globo.
Ya aquel saco de gas se había inflado hasta llegar a una redondez muy considerable y tironeaba
fuertemente de sus amarras.
––¡Locura de verano! ––resopló Summerlee.
A lord John le encantaba totalmente la idea.
––El viejo es inteligente, ¿no? ––me susurró, y luego elevó la voz en dirección a Challenger––: ¿Tendrá
barquilla?
––La barquilla será mi próxima ocupación. Ya he proyectado cómo fabricarla y de qué modo irá sujeta.
Mientras tanto me limitaré a mostrarles que mi aparato es muy capaz de soportar el peso de cada uno de
ustedes.
––De todos nosotros, supongo.
––No; es parte de mi plan que cada uno descienda por turno como en un paracaídas. El globo será traído
de regreso por medios que no tendré dificultad en perfeccionar. Si puede soportar el peso de uno solo y
hacerlo descender suavemente, habrá dado de sí todo lo que se le requería. Ahora voy a demostrarles su
capacidad para esos fines.
Sacó un trozo de basalto de considerable tamaño, labrado en el centro de tal manera que resultase fácil
atarle una cuerda. Esta cuerda era la que habíamos traído nosotros a la meseta después de usarla para
escalar el pináculo. Tenía más de un centenar de pies de largo, y aunque era delgada poseía mucha
resistencia. Había preparado una especie de collar de cuero del que colgaban muchas tiras. Este collar fue
colocado en la cúpula del balón y las correas colgantes se unieron por debajo, de modo que la presión de
cualquier carga pudiera repartirse sobre una amplia superficie. Luego sujetó el trozo de basalto a las correas
y dejó que la cuerda colgase de uno de sus extremos. El profesor la envolvió en su brazo dándole tres
vueltas.
––Ahora ––dijo Challenger con una sonrisa de placer anticipado––, demostraré el poder de arrastre
ascensional de mi globo.
Al decir esto, cortó con un cuchillo las varias amarras que lo sujetaban.
Nunca había estado nuestra expedición en peligro más inminente de una completa aniquilación. La
membrana inflada se disparó hacia arriba con terrorífica velocidad. Al instante Challenger perdió pie y fue
arrastrado por los aires. Yo tuve el tiempo justo para abrazarle por la cintura cuando ascendía y también fui
arrebatado por los aires. Lord John me cogió por las piernas con la presión de la ballesta de una trampa de
ratones, pero sentí que también él perdía contacto con el suelo. Tuve por un momento la visión de cuatro
aventureros flotando como una ristra de salchichas por encima de la tierra que habían explorado.
Afortunadamente, empero, había límites en la tensión que la cuerda podía resistir, aunque no los había, en
apariencia, para la fuerza ascensional de aquella infernal maquinaria. Hubo un fuerte chasquido y caímos
en montón al suelo, con las espirales de la cuerda arrollándose por encima de nosotros. Cuando fuimos
capaces de ponernos de pie, tambaleantes, vimos en el profundo cielo azul, muy lejos, una mancha oscura.
Era la piedra basáltica, que se perdía en el horizonte a gran velocidad.
––¡Espléndido! ––exclamó el impávido Challenger, frotándose el brazo lastimado––. La prueba ha
resultado de lo más exhaustiva y satisfactoria. No podía prever un éxito tan grande. Dentro de una semana,
caballeros, les prometo que estará preparado un segundo globo y podrán hacer en él, con seguridad y
comodidades, la primera etapa de nuestro viaje de regreso a la patria.
Hasta aquí he escrito sobre todos los acontecimientos precedentes según el orden en que se sucedieron.
Ahora estoy redondeando mi narración en el campamento primitivo, donde Zambo nos ha esperado tanto
tiempo; todas nuestras dificultades y peligros han quedado atrás, como un sueño en la cima de estos vastos
acantilados rojizos. Hemos descendido sin daños, pero de la manera más inesperada; y todo va bien. En seis
semanas o dos meses estaremos en Londres y es posible que esta carta no llegue a destino antes que
nosotros mismos. Ya nuestros corazones anhelan y nuestros corazones vuelan hacia la gran ciudad madre
que encierra tanto de lo que amamos.
Fue precisamente la misma tarde de nuestra peligrosa aventura en el globo de fabricación casera de
Challenger cuando sobrevino el cambio en nuestra suerte. He dicho ya que la única persona que había
mostrado alguna señal de simpatía hacia nuestros intentos de salir de allí era el joven jefe que habíamos
rescatado. Él era el único que no deseaba retenernos contra nuestra voluntad en una tierra extranjera. Nos lo
había dado a entender claramente a través de su expresivo lenguaje de gestos. Aquella tarde, cuando ya
había oscurecido, volvió a nuestro pequeño campamento y me entregó (por alguna razón siempre me había
señalado con sus atenciones, quizá porque era el único de edad próxima a la suya) un pequeño rollo de
corteza de árbol. Luego, señalando solemnemente hacia la hilera de cuevas que había sobre él, se llevó el
dedo a los labios, como signo de que se trataba de un secreto, y se marchó a hurtadillas con su gente.
Llevé el pedazo de corteza cerca de la luz de la hoguera y lo examinamos juntos. Tenía alrededor de un
pie cuadrado de superficie y en el lado interno había una cantidad de líneas curiosamente dispuestas, que
aquí reproduzco:
Estaban nítidamente dibujadas con carbón sobre la superficie blanca y a primera vista me parecieron––
una suerte de tosca partitura musical.
––Sea lo que sea, puedo jurar que es algo importante para nosotros ––dije––. Lo pude leer en su rostro
cuando me lo dio.
––A menos que tengamos que enfrentarnos a un bromista primitivo ––sugirió Summerlee––, porque
según creo la broma fue uno de los más elementales factores del desarrollo del hombre.
––Sin duda es alguna clase de escritura ––dijo Challenger.
––Parece como un rompecabezas de esos concursos cuyo premio es una guinea ––comentó lord John,
estirando el cuello para observarlo. De improviso alargó su mano y cogió el rompecabezas––. ¡Por Dios! ––
exclamó––. Creo que ya lo tengo. El muchacho lo había acertado desde el primer momento. ¡Vean aquí!
¿Cuántas marcas hay en ese papel? Dieciocho. Y bien: si piensan en ello, verán que hay dieciocho bocas de
cueva en la ladera de la colina que está sobre nosotros.
––Cuando me dio el papel señaló las cuevas ––dije.
––Bien, esto lo aclara todo. Es un mapa de las cuevas, ¿eh? Dieciocho de ellas en una hilera, algunas
cortas, otras profundas, algunas bifurcadas, tal como las hemos visto. Es un mapa y aquí hay una cruz.
¿Para qué está colocada? Lo está para señalar una cueva que es mucho más profunda que las otras.
––Una que atraviesa todo el risco ––exclamé.
––Creo que nuestro joven amigo ha descifrado el enigma ––dijo Challenger––. Si la cueva no atraviesa
de parte a parte el risco, no comprendo por qué esta persona, que tiene toda clase de razones para desearnos
el bien, va a llamarnos la atención sobre ello. Pero si lo atraviesa y sale del otro lado por un punto situado a
la misma altura, no tendremos que descender más que un centenar de pies.
––¡Un centenar de pies! ––refunfuñó Summerlee.
––Bueno, nuestra cuerda todavía tiene más de cien pies ––exclamó––. Sin duda podremos hacer el
descenso.
––¿Y qué pasará con los indios que están en la cueva? ––objetó Summerlee.
––No hay indios en ninguna de las cuevas que hay por encima de nosotros ––dije––. Todas se utilizan
como graneros y depósitos. ¿Por qué no subimos ahora mismo y atisbamos el terreno?
Se halla en la meseta una madera seca y bituminosa ––una especie de araucaria, de acuerdo con nuestros
botánicosque siempre usan los indios como antorcha. Cada uno de nosotros cogió un manojo de éstas y
subimos por la escalera cubierta de maleza hasta la cueva marcada en el dibujo. Estaba, tal como ya había
dicho, completamente vacía, si se exceptúa un gran número de enormes murciélagos, que aletearon en
torno a nuestras cabezas a medida que nos adentrábamos en ella. Como no deseábamos atraer la atención
de los indios acerca de nuestras acciones, anduvimos dando traspiés en la oscuridad hasta que dejando atrás
varias cuevas penetramos una considerable distancia en el interior de la caverna. Entonces, por fin,
encendimos nuestras antorchas. Era un túnel hermoso y seco, con lisas paredes grises, cubiertas de
símbolos indígenas, el techo curvado con arcos sobre nuestras cabezas y una arena blanca que brillaba bajo
nuestros pies. Nos precipitamos anhelantes por este túnel hasta que, con un profundo gemido de amargo
desencanto, nos vimos forzados a hacer un alto. Ante nosotros aparecía un muro de roca pura, en la que no
había ni una grieta por la que pudiera deslizarse un ratón. Allí no había salida para nosotros.
Nos quedamos inmóviles, contemplando con amargura en el corazón ese inesperado obstáculo. Éste no
era el resultado de ningún cataclismo, como en el caso del túnel de ascenso. Aquello era, y había sido
siempre, un cul de sac 30.
30. ‘Callejón sin salida’. En francés en el original.
––No importa, amigos míos ––dijo el indomable Challenger––. Todavía cuentan ustedes con mi firme
promesa de otro globo.
Summerlee lanzó un quejido.
––¿No habremos seguido una cueva equivocada? ––sugerí.
––Es inútil, compañerito ––dijo lord John con el dedo apoyado en nuestro mapa––. La diecisiete
empezando por la derecha y la segunda desde la izquierda. Ésta es la cueva, con toda seguridad.
Yo miré la marca que señalaba su dedo y lancé un grito de repentina alegría.
––¡Creo que lo tengo! ¡Síganme, síganme!
Retrocedía a todo correr por el camino que habíamos seguido, con la antorcha en la mano.
––Aquí ––dije, señalando hacia unas cerillas que había en el suelo–– es donde encendimos las antorchas.
––Exacto.
––Bien, aquí está marcada como una cueva con una bifurcación. En la oscuridad hemos pasado la
bifurcación antes de que las antorchas estuvieran encendidas. Por la derecha, según vamos saliendo,
encontraremos el brazo más largo.
Así fue, tal como yo había dicho. No habíamos andado treinta yardas cuando apareció en la pared un
gran agujero negro. Nos metimos por él y descubrimos que nos hallábamos en un pasillo mucho más
amplio. Corrimos por él con impaciencia, hasta perder el aliento, por un espacio de muchos centenares de
yardas. Entonces, de pronto, divisamos en medio de la negra oscuridad del arco que se abría ante nosotros
un resplandor rojo oscuro. Nos quedamos mirando aquello, atónitos. Un velo de fuego estable y continuo
parecía atravesar el túnel y cerrarnos el camino. Nos apresuramos a correr hacia allí. No se oía ruido ni se
sentía calor ni se veía el menor movimiento en esa dirección, pero aquella gran cortina luminosa seguía brillando
ante nosotros, bañando de luz plateada toda la cueva y convirtiendo la arena en polvo de piedras
preciosas, hasta que al acercarnos más reveló que tenía un borde circular.
––¡Por Dios... es la luna! ––exclamó lord John––. ¡Hemos salido al otro lado, muchachos, hemos salido
al otro lado!
Era en verdad la luna llena, que brillaba fuertemente detrás de la abertura que se formaba en el
acantilado.
Era una hendidura pequeña, no mayor que una ventana, pero suficiente para todos nuestros propósitos.
Cuando alargamos el cuello por ella pudimos observar que el descenso no era muy difícil y que el nivel del
suelo no estaba a mucha distancia por debajo de nosotros. No era de sorprender que desde abajo no
hubiéramos podido distinguir el lugar, porque los riscos sobresalían curvados sobre él desde lo alto y una
ascensión al sitio parecía tan imposible que desalentaba cualquier inspección más minuciosa. Nos satisfizo
observar que con ayuda de nuestra cuerda podríamos llegar hasta abajo sin dificultades; luego regresamos
gozosos a nuestro campamento, para hacer nuestros preparativos. La salida sería la noche siguiente.
Teníamos que hacerlo todo con rapidez y secreto, porque los indios eran capaces de impedir nuestra
partida aun en este último momento. Dejaríamos allí nuestros pertrechos, con excepción de rifles y
cartuchos. Pero Challenger tenía algunos objetos pesados que deseaba ardientemente llevarse con él y un
bulto en particular, al cual no quiero referirme, que nos dio más trabajo que ningún otro. El día pasó con
lentitud, pero al caer la noche estábamos preparados para la partida. Con gran trabajo subimos nuestras
cosas por las escaleras. Entonces, mirando hacia atrás, examinamos largamente, por última vez, aquella
extraña tierra que me temo sería muy pronto vulgarizada, presa de cazadores y buscadores de minas, pero
que para nosotros todos era el país de los sueños, de la fascinación y la aventura novelesca. Un país donde
nos habíamos arriesgado mucho, habíamos sufrido mucho y aprendido otro tanto... Nuestro país, como
siempre lo llamaremos con afecto. A nuestra izquierda, las cuevas vecinas lanzaban sus joviales fuegos
rojizos en la oscuridad. Desde la cuesta que bajaba a nuestros pies ascendían las voces de los indios que
reían y cantaban. Más lejos, se extendían los profundos bosques, y en el centro, brillando vagamente entre
las tinieblas, estaba el gran lago, madre de extraños monstruos. Mientras estábamos mirando, vibró
claramente en la oscuridad un grito agudo y despiadado, la llamada de algún fantasmagórico animal. Era la
auténtica voz de la Tierra de Maple White dándonos su adiós. Nos dimos la vuelta y nos zambullimos en la
cueva que nos conducía de regreso a casa.
Dos horas después, nosotros, nuestros bultos y todo lo que poseíamos descansábamos al pie del farallón.
Salvo con el equipaje de Challenger, nunca tuvimos ninguna dificultad. Dejamos todo en el lugar donde
habíamos descendido y partimos de inmediato hacia el campamento de Zambo. Nos acercamos al mismo al
amanecer y, para nuestra sorpresa, no hallamos una sola hoguera sino una docena de ellas, esparcidas por la
llanura. La partida de socorro había llegado. Eran veinte indios ribereños, provistos de piquetas, cuerdas y
todo lo que podía ser útil para franquear el abismo. Finalmente, no tendremos ya dificultades para
transportar nuestros equipajes cuando comencemos mañana nuestro camino de regreso hacia el Amazonas.
Y así, en una disposición humilde y llena de gratitud, cierro este relato. Nuestros ojos han visto grandes
maravillas y nuestras almas se han purificado con todo lo que hemos sobrellevado. Cada uno de nosotros, a
su modo, es un hombre mejor y más profundo. Tal vez cuando lleguemos a Pará nos detengamos allí para
reaprovisionarnos. Si hacemos eso, esta carta llegará por correo antes que nosotros. Si no, arribará a
Londres el mismo día de mi llegada. En cualquiera de los dos casos, mi querido McArdle, espero que muy
pronto podré estrecharle la mano.
16. ¡En manifestación! ¡En manifestación!
Deseo hacer constar, en estas líneas, nuestro agradecimiento a todos nuestros amigos del Amazonas por
la grandísima gentileza y hospitalidad que nos demostraron durante nuestro viaje de regreso. Quiero
agradecer muy especialmente al Signor Peñalosa 31 y a otros funcionarios del gobierno del Brasil las
providencias especiales que tomaron para facilitar nuestro viaje, así como al Signor Pereira, de Pará, a cuya
previsión debemos el completo equipo, necesario para presentarnos decentemente en la civilización, que
hallamos preparado para nosotros en dicha ciudad. Resulta ingrata retribución a tanta cortesía como
encontramos que tengamos que engañar a nuestros huéspedes y benefactores, pero en verdad no teníamos
alternativas en tales circunstancias y desde aquí debo decirles que sólo perderán su tiempo y su dinero si
intentan seguir nuestras huellas. Incluso los nombres han sido alterados en nuestros relatos, y tengo la
absoluta certeza de que nadie, aun estudiándolos cuidadosamente, podría llegar ni siquiera a mil millas de
nuestra tierra desconocida.
3l. Así en el original. No se ha podido saber si Conan Doyle suponía que signor era el equivalente
portugués de `señor' o si sospechaba que en el Amazonas se hablaba italiano.
Nosotros creíamos que la conmoción causada en todos los lugares de Sudamérica que habíamos
atravesado era puramente local, y puedo asegurar a nuestros amigos de Inglaterra que no teníamos noción
de la bulla que el simple rumor de nuestras aventuras había causado en Europa. Sólo cuando el Ivernia se
halló a unas quinientas millas de Southampton y empezaron a llegar los cables inalámbricos de un
periódico tras otro y de una agencia tras otra ofreciéndonos grandes sumas por un breve mensaje de
respuesta acerca de nuestros descubrimientos, comprendimos hasta qué punto se había intensificado la
atención, no sólo del mundo científico sino del público en general. No obstante quedó acordado entre
nosotros que ninguna declaración precisa sería entregada a la prensa hasta que nos hubiésemos puesto en
contacto con los miembros del Instituto Zoológico, ya que como delegados suyos nuestro claro deber era
entregar nuestro primer informe al organismo del que habíamos recibido nuestra misión investigadora. Por
ello, aunque hallamos Southampton lleno de periodistas, rehusamos completamente cualquier información,
lo cual tuvo como efecto natural que la atención del público se concentrase en la reunión anunciada para la
noche del 7 de noviembre. El Zoological Hall, que había sido el escenario de los comienzos de nuestra
tarea, fue hallado demasiado pequeño para esta asamblea, y sólo se pudo encontrar acomodación para ello
en el Queen's Hall de Regent Street. Es ya de dominio público que si los organizadores se hubieran
arriesgado con el Albert Hall, aun en este lugar hubiera escaseado el espacio.
La gran reunión había sido fijada para la segunda noche después de nuestra llegada. La primera, sin duda,
la dedicamos a los propios y apremiantes asuntos personales que debían absorbernos. De los míos, no
puedo hablar todavía. Quizá cuando estén más alejados en el tiempo pueda pensar en ello, y hasta hablar de
ello, con menos emoción. He revelado al lector, al principio de este relato, cuáles fueron las fuentes que me
impulsaron a la acción. Quizá sea mejor que lleve esta historia adelante y muestre también sus resultados.
Y tal vez llegue el día en que piense que las cosas sucedieron de la mejor manera posible. Por lo menos, he
sido impulsado a tomar parte en una aventura maravillosa y no puedo menos que agradecer a la fuerza que
me empujó a ella.
Y ahora entro en el momento supremo y memorable que da fin a nuestra aventura. Estaba yo
atormentando mi cerebro para idear la mejor manera de describirlo cuando mis ojos toparon con la edición
de mi propio periódico que correspondía al 8 de noviembre, que contiene el excelente y exhaustivo
reportaje de mi amigo y colega Macdona. ¿Qué mejor puedo hacer que transcribir su relato... con titulares y
todo? Admito que mi periódico se portó de manera exuberante en este asunto, además de felicitarse a sí
mismo por su espíritu emprendedor, que le había llevado a enviar un corresponsal; pero los otros grandes
periódicos no se habían quedado muy atrás en la amplitud de sus informaciones. De este modo, pues, el
amigo Mac narró su crónica:
EL NUEVO MUNDO
GRAN ASAMBLEA EN EL QUEEN'S HALL
ESCENAS TUMULTUOSAS
UN INCIDENTE EXTRAORDINARIO
¿QUÉ FUE AQUELLO?
DESÓRDENES NOCTURNOS EN REGENT STREET
(Especial)
«La tan discutida reunión del Instituto Zoológico, convocada para escuchar el informe de la Comisión
Investigadora que fue enviada el año pasado a Sudamérica para comprobar las aserciones hechas por el
profesor Challenger acerca de la continuidad, en aquel continente, de la existencia de una vida prehistórica,
se celebró anoche en una sala más grande, el Queen's Hall, y se puede decir, con toda certeza, que marcará
con letras de fuego una fecha en la historia de la ciencia, porque lo allí actuado tuvo un carácter tan
extraordinario y sensacional que ninguno de los asistentes será capaz de olvidarlo. (¡Oh, hermano escriba
Macdona, qué párrafo inicial tan excesivo!) Teóricamente, las entradas estaban reservadas a los miembros
del Instituto y sus amigos, pero este último es un término muy elástico, y mucho antes de las ocho, la hora
fijada para comenzar el acto, cada rincón del gran salón estaba atiborrado de gente. Sin embargo el público
en general, que en forma totalmente irrazonable se sentía perjudicado por haber sido excluido, asaltó las
puertas a las ocho menos cuarto, tras una prolongada mêlée 32 en la que varias personas resultaron
lastimadas, incluso el inspector Scoble, de la División H, que resultó desgraciadamente con una pierna rota.
Después de esta imprevisible invasión, que no solamente colmó todos los pasillos sino que llegó a forzar el
espacio reservado para la prensa, se estimó en cinco mil el número de personas que esperaron la llegada de
los viajeros. Cuando aparecieron al fin, ocuparon sus puestos en la parte delantera del estrado, donde ya se
hallaban todos los científicos de primera fila, no sólo de este país sino también de Francia y Alemania.
Suecia también estaba representada en la persona del profesor Sergius, el famoso zoólogo de la
Universidad de Upsala. La entrada de los cuatro héroes de la jornada fue la señal para una notable
demostración de bienvenida, porque la concurrencia se puso de pie y los aplaudió durante varios minutos.
Algún observador agudo habría detectado, sin embargo, algunas señales de disentimiento entre los
aplausos, e inferido que el acto iba a ser, probablemente, más bullicioso que armónico. Puede jurarse, sin
embargo, que nadie podía prever el extraordinario giro que iban a tomar los hechos.
32. ‘Barahúnda’, ‘refriega’. En francés en el original.
»Poco puede añadirse acerca del aspecto de los cuatro viajeros, ya que sus fotografías vienen apareciendo
desde hace tiempo en todos los periódicos. Muestran pocas huellas de las penalidades que, según se dice,
han tenido que sobrellevar. Quizá la barba del profesor Challenger esté más hirsuta y las facciones del
profesor Summerlee aparezcan más ascéticas, mientras la figura de lord John Roxton se ve más
enflaquecida, y los tres aparecen bronceados con un tono más oscuro que cuando abandonaron nuestras
playas; pero todos parecen hallarse en un óptimo estado de salud. En cuando a nuestro representante, el
bien conocido atleta y jugador internacional de rugby E. D. Malone, parece haberse entrenado
perfectamente y, cuando examinó de una ojeada a la concurrencia, una sonrisa de satisfecho buen humor
llenó su cara honesta y sencilla. (¡Bien, Mac, ya verás cuando te coja a solas!)
»Cuando se restableció el silencio y la concurrencia retornó a sus asientos después de la ovación que
había rendido a los viajeros, el presidente, duque de Durham, se dirigió a la asamblea. No quería, dijo,
permanecer allí más que un momento, dilatando el instante en que la vasta asamblea recibiría el placer
esperado. No quería anticiparse a lo que el profesor Summerlee, que era el portavoz de la Comisión, tenía
que decirles, pero ya era un secreto a voces que la expedición había sido coronada por un éxito
extraordinario. (Aplausos.) Aparentemente, aún no se había extinguido la era de la aventura y existía un
terreno común en el cual las más extravagantes imaginaciones del novelista podían coincidir con las
investigaciones científicas actuales del buscador de la verdad. Sólo quería agregar, antes de sentarse, que se
regocijaba ––y con él todos los demás, seguramente–– de que aquellos caballeros hubieran regresado sanos
y salvos de su difícil y peligroso empeño, porque no podía negarse que cualquier desastre sobrevenido a
una expedición semejante habría infligido un daño casi irreparable a la causa de la ciencia zoológica.
(Grandes aplausos, a los cuales, según se observa, se une el profesor Challenger.)
»Cuando el profesor Summerlee se puso de pie, se produjo otro extraordinario brote de entusiasmo, que
estalló de nuevo a intervalos durante toda su intervención. No vamos a dar in extenso su alocución en estas
columnas porque ya se está publicando en ellas un completo informe sobre todas las aventuras de la
expedición en forma de suplemento, debido a la pluma de nuestro corresponsal especial. Por lo tanto, serán
suficientes algunas referencias generales. Tras describir la génesis de la expedición y ofrecer un elegante
tributo a su amigo el profesor Chafenger, al que unió su disculpa por la incredulidad con que habían sido
recibidas sus aseveraciones (que ahora quedaban plenamente reivindicadas), pasó a explicar el curso del
viaje, pero reteniendo cuidadosamente toda información que pudiese ayudar al público en cualquier intento
de localizar aquella notable meseta. Cuando hubo descrito en términos generales el recorrido desde el río
principal hasta el momento en que alcanzaron la base de los riscos o farallones rocosos, subyugó a sus
oyentes con su relato de las dificultades que tuvo que afrontar la expedición en sus repetidos intentos de
escalar los riscos. Por último explicó de qué manera sus desesperados esfuerzos alcanzaron el éxito, al
precio de que perdieran la vida sus dos fieles servidores mestizos. (Esta asombrosa versión de lo ocurrido
fue el resultado de los esfuerzos de Summerlee para evitar que se plantearan cuestiones sospechosas en la
reunión.)
»Después de haber transportado a su auditorio con la imaginación hasta la cima de la meseta, y tras
dejarlos abandonados en ella por la caída de su puente, el profesor procedió a describir los horrores y los
atractivos de aquel país asombroso. Habló poco de las aventuras de carácter personal, pero puso de relieve,
especialmente, la abundante cosecha obtenida por la ciencia con las observaciones acerca de la maravillosa
vida de las fieras, pájaros, insectos y plantas que se desarrollaba en la meseta. Es especialmente rica en
coleópteros y lepidópteros, habiéndose obtenido en el curso de unas pocas semanas cuarenta y seis nuevas
especies de los primeros y noventa y cuatro de estos últimos. Pero el interés del público, sin duda, estaba
centrado en los animales más grandes, y sobre todo en los animales gigantescos supuestamente extinguidos
desde hace mucho tiempo. Acerca de estos últimos pudo dar una lista considerable, pero señalando que no
cabían muchas dudas de que esa lista podría ampliarse mucho más cuando el lugar fuese investigado más a
fondo. Él y sus compañeros habían visto, por lo menos, a una docena de animales, la mayoría de ellos a
cierta distancia, que no se correspondían en nada con todo lo conocido hasta ahora por la ciencia. A su
tiempo serían debidamente clasificados y examinados. Citó una serpiente, por ejemplo, cuya muda de piel,
de color púrpura intenso, tenía cincuenta pies de longitud, y mencionó un ser blanco, que parecía ser un
mamífero y que en la oscuridad emanaba una fosforescencia muy marcada. También se refirió a una gran
polilla negra cuya picadura era, según los indios, sumamente ponzoñosa. junto a estas formas de vida
enteramente nuevas, coexistían en la meseta, y en abundancia, las formas prehistóricas conocidas y que en
algunos casos databan de la era jurásica primitiva. Entre estos animales mencionó al gigantesco y grotesco
estegosaurio, visto una vez por el señor Malone en un abrevadero junto al lago y que ya figuraba dibujado
en el álbum de aquel aventurero norteamericano que había penetrado por primera vez este mundo
desconocido. Describió asimismo al iguanodonte y al pterodáctilo: dos de las primeras maravillas que
habían encontrado. Luego hizo estremecer a la asamblea con algunas explicaciones acerca de los terribles
dinosaurios carnívoros, que en más de una ocasión habían perseguido a miembros de la expedición y que
eran los seres más formidables de todos los que habían encontrado. A continuación se detuvo en el enorme
y feroz pájaro, el phororachus, y en el gran alce que todavía vaga por aquellas tierras altas. Sin embargo,
sólo cuando esbozó los misterios del lago central se despertó el máximo interés y el entusiasmo de la
concurrencia. Teníamos que pellizcarnos para asegurarnos de que estábamos despiertos cuando oímos
cómo aquel profesor tan cuerdo y pragmático describía en fríos y mesurados tonos a los monstruosos
peces––lagartos de tres ojos y a las inmensas serpientes de agua que habitan aquella hechizada lámina de
agua. Se refirió luego a los indios, y a la extraordinaria colonia de monos antropoides, que podrían ser
observados como un estadio más avanzado que el pitecántropo de Java y por lo tanto mucho más próximo
que ninguna otra forma conocida a esa creación hipotética, el eslabón perdido. Por último describió, entre
la diversión del auditorio, el invento aeronáutico del profesor Challenger, tan ingenioso como lleno de
peligros, y concluyó su informe, auténticamente memorable, explicando los métodos hallados por la
comisión para retornar a la civilización.
»Todos esperaban que la sesión terminase allí, y que un voto de agradecimiento y congratulación,
promovido por el profesor Sergius, de la Universidad de Upsala, iba a ser secundado y aprobado
debidamente. Pero pronto se hizo patente que el curso de los acontecimientos no estaba destinado a
deslizarse con tanta suavidad. De tiempo en tiempo se habían hecho evidentes, durante la velada, algunos
síntomas de oposición, y ahora el doctor James Illingworth, de Edimburgo, sobresalía en el centro del
salón. El doctor Illingworth preguntó si era posible presentar una enmienda antes de votarse el acuerdo.
»EL PRESIDENTE: Sí, señor, si hay que hacer alguna enmienda.
»DOCTOR ILLINGWORTH: Hay que hacerla, señoría.
»EL PRESIDENTE: Preséntela ya, enseguida.
»PROFESOR SUMMERLEE (Poniéndose en pie de un salto): ¿Se me permite explicar, su señoría, que
este hombre es mi enemigo personal desde que mantuvimos una controversia en el Quarterly Journal of
Science acerca de la verdadera naturaleza del Bathybius?
»EL PRESIDENTE: Me temo que no puedo entrar en cuestiones personales. Proceda.
»El doctor Illingworth era escuchado de modo imperfecto en parte de sus afirmaciones porque los amigos
de los exploradores hicieron patente una ruidosa oposición. Hubo incluso algunos intentos para obligarlo a
sentarse. Pero como es un hombre de complexión enorme y poseedor de una voz muy potente, dominó el
tumulto y logró terminar su discurso. Era evidente, desde el momento en que se levantó, que tenía una
cantidad de amigos y simpatizantes en la sala, aunque formasen una minoría dentro de la concurrencia. En
cuanto a la actitud de gran parte del público, puede ser descrita como de atenta neutralidad.
»El doctor Illingworth inició sus observaciones expresando su alta estima por la labor científica del
profesor Challenger y del profesor Summerlee. Lamentó mucho que pudiera leerse en sus afirmaciones
algún prejuicio personal, ya que las mismas estaban enteramente dictadas por su deseo de alcanzar la
verdad científica. De hecho, su posición era sustancialmente la misma que había sostenido el profesor
Summerlee en la asamblea anterior. En ella, el profesor Challenger había hecho ciertas aseveraciones que
habían sido puestas en duda por su colega. Ahora este colega se adelantaba él mismo con idénticas
afirmaciones y esperaba que nadie dudase de ellas. ¿Era esto razonable? ("¡Sí!", "¡no!" y una prolongada
interrupción durante la cual se oyó desde la tribuna de la prensa al profesor Challenger, que pedía permiso a
la presidencia para poner en la calle al doctor Illingworth.) Hace un año era un solo hombre el que decía
ciertas cosas. Ahora son cuatro, que relatan otras cosas aún más sobrecogedoras. ¿Iban a ser éstas tomadas
como pruebas concluyentes, cuando los asuntos que se discutían eran del carácter más revolucionario e increble?
Había ejemplos recientes de viajeros que llegaban de lugares ignotos con ciertas historias que se
aceptaron como verdaderas con demasiada prontitud. ¿Iba a colocarse el Instituto Zoológico de Londres en
una posición semejante? Él admitía que los miembros de la Comisión eran hombres reputados. Pero la
naturaleza humana es muy compleja. Hasta los profesores pueden ser confundidos por el deseo de la
notoriedad. Como a las polillas, a todos nos gusta revolotear en torno a la luz. A los que se dedican a la
caza mayor les gusta estar en posición de sobrepujar los relatos de sus rivales, y los periodistas no tienen
aversión a los coups 1 sensacionalistas, aunque la imaginación tenga que ayudar a los hechos dentro del proceso.
Cada uno de los miembros de la Comisión tenía sus propios motivos para sacar el mayor provecho de
sus resultados. ("¡Qué vergüenza!", "¡qué vergüenza!") Él no deseaba ser ofensivo. ("¡Ya lo creo que lo
es!", e interrupción.) La confirmación de estos cuentos fantásticos resulta demasiado débil tal como se
describe. ¿Con qué cuentan? Con algunas fotografías. ¿Es posible que en esta época de ingeniosas
manipulaciones fotográficas, aquéllas se puedan aceptar como prueba? ¿Qué más? Tenemos el relato de
una fuga y de un descenso por medio de cuerdas que impidieron la presentación de ejemplares mayores.
Era algo ingenioso, pero que no resulta convincente. Se dio a entender que lord John Roxton aseguraba que
tenía el cráneo de un phororachus. Sólo podía decir que le gustaría ver tal cráneo.
33. ‘Golpes de efecto’. En francés en el original.
»LORD JOHN ROXTON: ¿Este fulano me está llamando embustero? (Alboroto.)
»EL PRESIDENTE: ¡Orden! ¡Orden! Doctor Illingworth, tengo que exigirle que concluya con sus
observaciones y presente su enmienda.
»DOCTOR IILLINGWORTH: Señoría, tengo algo más que decir, pero acato sus reglas. Propongo, pues,
que al mismo tiempo que se dan las gracias al profesor Summerlee por su interesante discurso, se declare
que la cuestión en su conjunto debe ser considerada como non proven 34 y que debe volver a manos de una
más amplia y, si es posible, una más fiable Comisión Investigadora.
34. ‘No comprobado’.
»Resulta difícil describir la confusión que causó esta enmienda. Un amplio sector de la audiencia expresó
su indignación ante semejante menosprecio por la reputación de los exploradores con ruidosos gritos y
frases de disidencia, como: "¡Que no se someta a votación!" "¡retírela!", "¡que lo echen!". Por otra parte los
descontentos ––y no podía negarse que eran bastante numerosos–– aplaudían la enmienda con gritos de
"¡orden!", "¡siéntense!" y "¡juego limpio!". Se trabó un forcejeo en los bancos del fondo y se cambiaron
golpes a discreción entre los estudiantes de medicina que colmaban aquella parte del salón. Sólo gracias a
la influencia moderadora del gran número de señoras allí presentes pudo prevenirse un tumulto absoluto.
De pronto, sin embargo, hubo una pausa, siseos para hacer callar a la concurrencia y, por fin, un completo
silencio. El profesor Challenger se había puesto de pie. Su apariencia y sus maneras atraen extrañamente la
atención y, cuando levantó su mano para exigir orden, toda la concurrencia se sentó para escucharle llena
de expectativa.
»––Muchos de los aquí presentes recordarán quizá ––dijo el profesor Challenger–– que escenas de
similar estupidez y mala educación caracterizaron la última reunión en que pude dirigir la palabra. En
aquella ocasión fue el profesor Summerlee el principal ofensor, y aunque ahora aparece castigado y
contrito, el asunto no podía caer enteramente en el olvido. Esta noche he escuchado expresiones similares,
pero aún más ofensivas, de parte de la persona que acaba de sentarse, y, aunque para colocarse en su mismo
nivel mental es necesario hacer un esfuerzo consciente de anulación personal, trataré de lograrlo, para
poder allanar cualquier razonable duda que pudiera existir en la mente de cualquiera. (Risas e interrupción.)
No necesito recordar a este auditorio que, a pesar de que el profesor Summerlee, como jefe de la Comisión
Investigadora, ha tenido que tomar la palabra esta noche, sigo siendo yo el verdadero e inicial promotor de
este asunto y a mí se debe principalmente cualquier resultado venturoso. Yo he conducido sanos y salvos a
estos tres caballeros al lugar mencionado, y soy yo, tal como ustedes lo han escuchado, quien los convenció
de la exactitud de mi experiencia anterior. Esperábamos que no hallaríamos, a nuestro regreso, a ninguna
persona tan estúpida como para contradecir nuestras conclusiones conjuntas. No obstante, prevenido por mi
experiencia anterior, no he dejado de traer pruebas suficientes como para convencer a personas razonables.
Como ha explicado el profesor Summerlee, cuando los monos––hombres registraron nuestro campamento
metieron mano en nuestras cámaras arruinando la mayor parte de nuestros negativos. (Burlas, risas y un
"cuéntanos otra" desde atrás.) Ya he mencionado a los monos––hombres, y no puedo dejar de decir que
algunos de los sonidos que ahora llegan a mis oídos me retrotraen vívidamente en mi recuerdo a las
experiencias con estos interesantes animales. (Risas.) A pesar de la destrucción de tantos negativos de valor
incalculable, todavía queda en nuestra colección un cierto número de fotografías que corroboran las
condiciones de vida en dicha meseta. ¿Nos acusan de haberlas falseado? (Una voz: "Sí", y considerables
interrupciones que concluyen con la expulsión de varios hombres, que son sacados de la sala.) Los
negativos estaban a disposición de expertos para que los examinasen. ¿Pero no había otras pruebas? En las
condiciones en que se produjo su huida era naturalmente imposible acarrear un equipaje de gran volumen,
pero se han rescatado las colecciones de mariposas y escarabajos del profesor Summerlee, que contienen
muchas especies nuevas. ¿No era esto una prueba? (Algunas voces: "No".) ¿Quién ha dicho no?
»DOCTOR ILLINGWORTH (Levantándose): Nosotros sostenemos que una colección semejante puede
haberse recogido en otros lugares y no en una meseta prehistórica.
»PROFESOR CHALLENGER: Sin duda, señor, debemos inclinarnos ante su autoridad científica,
aunque debo admitir que su nombre no me resulta familiar. Pasemos, pues, de las fotografías y de las
colecciones entomológicas para llegar a la variada y minuciosa información que hemos aportado con
nosotros acerca de puntos que hasta ahora nunca se habían elucidado. Por ejemplo, acerca de las
costumbres domésticas del pterodáctilo... (Una voz: "Tonterías", y griterío general...) Digo que podemos
proyectar un haz de luz sobre las costumbres domésticas del pterodáctilo. Puedo mostrarles a ustedes un
dibujo de mi álbum, tomado del natural, que los convencería de...
»DOCTOR ILLINGWORTH: Ningún dibujo va a convencernos de nada.
»PROFESOR CHALLENGER: ¿Necesitan ver la cosa en sí?
»DOCTOR ILLINGWORTH: Indudablemente.
»PROFESOR CHALLENGER: ¿Y entonces la aceptarían?
»DOCTOR ILLINGWORTH (Riendo): Sin la menor duda. »En este punto surgió la sensación de la
noche... una sensación tan dramática que no tuvo nunca paralelo en la historia de las reuniones científicas.
El profesor Challenger alzó una mano, a modo de señal, y pudo observarse que nuestro colega, el señor E.
D. Malone, se levantó al instante y se encaminó al fondo del estrado. Un momento después reapareció en
compañía de un gigantesco negro. Entre ambos arrastraban una gran caja cuadrada de las usadas para
embalaje. Era evidentemente muy pesada y fue arrastrada lentamente hasta colocarla delante de la silla del
profesor. Se había hecho el silencio más absoluto entre la concurrencia y todos estaban absorbidos por el
espectáculo que se desarrollaba ante ellos. El profesor Challenger abrió la tapa corrediza de la caja. Atisbó
dentro y chasqueó los dedos varias veces; desde la fila de la prensa se le oyó decir: "Vamos, ven ahora,
precioso, precioso", con voz insinuante. Un instante después, entre ruidos de arañazos y rechinamientos,
surgió de adentro de la caja el ser más horrendo y repelente, que se encaramó sobre uno de los costados del
cajón. Ni siquiera la caída inesperada del duque de Durham al patio de butacas, que ocurrió en ese
momento, pudo distraer la atención de la enorme concurrencia, petrificada ante la visión. La faz de aquel
ser era como la más descabellada gárgola que la imaginación de un constructor medieval enloquecido
podría haber concebido. Era maliciosa, horrible, con dos pequeños ojos rojos que brillaban como carbones
encendidos. Su boca alargada y feroz, medio abierta, estaba repleta de dientes en doble fila y parecidos a
los de un tiburón. Tenía las espaldas cargadas y las rodeaba una especie de mantón de un gris desvaído. Era
el diablo en persona, tal como lo imaginábamos en nuestra infancia. Estalló una barahúnda tremenda entre
los espectadores... algunos gritaban, dos damas que se hallaban en primera fila se cayeron de sus sillas,
desmayadas, y hubo un movimiento general en el estrado, como si fueran a seguir al presidente camino del
patio de butacas. Hubo por un momento el peligro de que estallase un pánico generalizado. El profesor
Challenger sacudió sus manos para calmar la conmoción, pero el movimiento alarmó al animal que se
hallaba junto a él. Súbitamente desplegó su extraño mantón en toda su amplitud y revoloteó con su par de
alas correosas. Su amo se aferró a sus patas, pero ya era demasiado tarde para retenerle. Había saltado de su
percha y circulaba lentamente alrededor del recinto del Queens's Hall, con el aleteo seco y correoso de sus
alas de diez pies, mientras un olor pútrido y solapado invadía toda la sala. Los gritos del público que estaba
en las galerías, que se alarmó ante la proximidad de aquellos ojos incandescentes y aquel pico asesino,
excitaron al animal hasta el frenesí. Volaba cada vez más rápido, chocando contra las paredes y las
lámparas en su ciego frenesí de temor. "¡La ventana! ¡Por amor de Dios, cierren esa ventana!", rugía el
profesor desde la tribuna, bailoteando y retorciéndose las manos en agónica aprensión. ¡Pero, ay, su
advertencia fue tardía! En un instante, aquella bestia, dando golpes y topetazos en las paredes como una
enorme polilla dentro de la pantalla de una lámpara de gas, llegó a la abertura, la atravesó comprimiendo su
hedionda corpulencia y desapareció. El profesor Challenger se dejó caer en su silla con la cara oculta entre
sus manos, mientras la concurrencia dejaba escapar un largo y profundo suspiro de alivio, al comprender
que el incidente había terminado.
»Y entonces... ¡Oh!, pero ¿cómo se puede describir lo que sucedió entonces...? La total exuberancia de la
mayoría y la reacción unánime de la minoría se unieron para engendrar una gran ola de entusiasmo, que se
agitó desde el fondo de la sala, cobró volumen al avanzar, barrió el patio de butacas, sumergió el estrado y
arrastró a los cuatro héroes sobre su cresta. (Bien por ti, Mac.) Si la concurrencia se había comportado antes
con injusticia, ahora se corregía ampliamente. Todos se habían puesto de pie. Todos se movían, gritaban,
gesticulaban. Una densa multitud de hombres que aplaudían rodeó a los cuatro viajeros. "¡Arriba con ellos!
¡Arriba con ellos!", gritaban cientos de voces. En un instante las cuatro figuras sobresalieron por encima de
la muchedumbre. En vano se esforzaron por soltarse: los sostuvieron en sus elevados puestos de honor. En
realidad hubiera sido difícil que los bajasen al suelo, aunque lo desearan, tan densa era la multitud que los
rodeaba. "¡Por Regent Street! ¡Por Regent Street!", resonaban las voces. Hubo un remolino en la apiñada
muchedumbre; luego una lenta corriente, sosteniendo a los cuatro sobre sus hombros, se abrió camino hacia
la puerta. En la calle la escena era extraordinaria. Una reunión de no menos de cien mil personas estaba
esperando. La compacta muchedumbre se extendía desde el otro lado del hotel Langham hasta Oxford
Street. Un bramido de aclamaciones acogió a los cuatro aventureros cuando aparecieron, muy por encima
de las cabezas de la gente, bajo el vívido fulgor de los focos eléctricos. "¡En manifestación! ¡En
manifestación!", fue el grito unánime. En una cerrada falange, que bloqueaba las calles de acera a acera, la
multitud avanzó rectamente, tomando la ruta de Regent Street, Pall Mall, St. James Street y Picadilly. Todo
el tráfico del centro de Londres quedó interrumpido, y muchas colisiones se registraron entre los
manifestantes por un lado y la policía y los conductores de taxicabs por otro. Por fin, no fue sino después
de medianoche que los cuatro viajeros fueron dejados en libertad a la puerta de las habitaciones de lord
John Roxton, en el Albany. La exuberante multitud, después de cantar "They are Jolly Good Fellows" a
coro, concluyó su programa con el "Good Save the King". Así concluyó una de las veladas más
memorables que Londres haya contemplado desde hace mucho tiempo».
Hasta ahí llega mi amigo Macdona; su relato de los sucesos podría considerarse bastante cuidadoso, si
bien algo florido. En cuanto al incidente mayúsculo, casi no hace falta que lo diga, fue una aturullarte
sorpresa para el público, pero no para nosotros. El lector recordará cómo encontré a lord John Roxton en la
precisa ocasión en que, dentro de su miriñaque protector, había ido a atrapar al «polluelo del Diablo», como
llamaba a la cría de pterodáctilo, para dárselo al profesor Challenger. También he aludido a los problemas
que nos ocasionó el equipaje del profesor cuando abandonamos la meseta, y si hubiera descrito nuestro
viaje, habría hablado mucho de las molestias que tuvimos para aplacar con pescado podrido el apetito de
nuestro sucio compañero. Si he hablado muy poco anteriormente acerca de ello fue, naturalmente, porque
el profesor deseaba prudentemente que ningún rumor acerca del irrebatible argumento que transportábamos
se difundiera hasta que llegase el momento de confundir a sus enemigos.
Una palabra acerca de la suerte corrida por el pterodáctilo de Londres. Nada puede confirmarse sobre
este particular. Según el testimonio de dos aterrorizadas mujeres, estuvo posado sobre el tejado del Queen's
Hall, donde permaneció durante algunas horas como una estatua diabólica. Al día siguiente los periódicos
de la tarde publicaban la noticia de que el soldado Miles, de los Coldstream Guards, que estaba de servicio
en el exterior de Marlborough House, había desertado de su puesto sin permiso, por lo cual había comparecido
ante una corte marcial. El soldado Miles contó que había arrojado su fusil y huido a todo correr por
el Mall abajo porque al mirar hacia arriba había visto de improviso al diablo, volando entre él y la luna; la
corte marcial no aceptó este relato, y sin embargo podría ser que el mismo estuviera directamente
relacionado con el asunto en litigio. La otra prueba, única que puedo aducir, procede del libro de bitácora
del S. S. Friesland, un navío holandés––americano, donde se asegura que a las nueve de la mañana
siguiente, teniendo en esos momentos a Start Point a diez millas y un cuarto de estribor, se les adelantó algo
que parecía estar entre una cabra voladora y un murciélago monstruoso, volando a una prodigiosa
velocidad hacia el sudoeste. Su instinto doméstico lo conducía en la dirección justa, por lo cual no cabe dudar
que el último pterodáctilo europeo halló su fin en algún lugar perdido entre las soledades del Atlántico.
Y Gladys... ¡oh, Gladys mía!... Gladys, la del místico lago, que ahora será rebautizado como Lago
Central, de ningún modo alcanzará la inmortalidad por mi intermedio. ¿Acaso no había advertido yo nunca
que en su naturaleza había alguna fibra inflexible? ¿Acaso no percibía, incluso en los tiempos en que estaba
orgulloso de obedecer sus mandatos, que era seguramente un amor muy pobre el que era capaz de enviar a
su amado a la muerte o al peligro que conduce a la aniquilación? ¿Acaso, en mis pensamientos más
verdaderos, que siempre se repetían y siempre echaba a un lado, no divisaba, más allá de la belleza del
rostro, e inclinándome dentro del alma, las sombras gemelas del egoísmo y de la inconstancia destacándose
oscuramente allá en el fondo? ¿Amaba ella lo heroico y lo espectacular por su misma nobleza o iba detrás
de la gloria que pudiera reflejarse sobre ella misma sin esfuerzo ni sacrificio? ¿O bien estos pensamientos
son el resultado de la vana sabiduría que sucede a los hechos? Fue el mayor golpe de mi vida. Por un
momento esa conmoción me convirtió en un cínico. Pero ha pasado ya, mientras escribo, una semana.
Hemos celebrado nuestra trascendental entrevista con lord John y... bueno, quizá las cosas podrían haber
sido peores.
Dejádmelo contar en pocas palabras. En Southampton no había carta ni telegramas para mí, de modo que
llegué a la pequeña villa de Streatham hacia las diez de la noche, invadido por una alarma febril. ¿Estaría
viva o muerta? ¿Dónde habían quedado todos mis sueños nocturnos de brazos abiertos, el rostro sonriente,
las palabras de alabanza para su hombre, el que había arriesgado su vida para complacer un antojo suyo?
Yo había caído ya de las altas cimas y estaba con los pies bien asentados sobre la tierra. Sin embargo,
algunas buenas razones me habrían hecho volar de nuevo hacia las nubes. Atravesé presuroso el sendero
del jardín, llamé a la puerta, oí dentro la voz de Gladys, hice a un lado a la atónita doncella e irrumpí en la
sala. Ella estaba sentada en un taburete bajo la luz de una lámpara de pie con pantalla que estaba junto al
piano. Crucé la habitación en tres pasos y cogí sus dos manos entre las mías.
––¡Gladys! ––exclamé––. ¡Gladys!
Ella levantó la vista para mirarme con asombro. Algo había cambiado en ella de una manera sutil. La
expresión de sus ojos, la mirada dura y levantada, los labios rígidos, todo era nuevo para mí. Retiró las
manos.
––¿Qué significa esto? ––dijo.
––¡Gladys! ––exclamé––. ¿Qué sucede? Tú eres mi Gladys, ¿no eres... la pequeña Gladys Hungerton?
––No ––dijo––. Yo soy Gladys Potts. Permíteme que te presente a mi marido.
¡Qué absurda es la vida! Me hallé inclinándome y estrechando la mano de un hombrecillo de cabellos
color de jengibre que estaba repantigado en el hondo sillón que en otro tiempo había estado consagrado a
mi propio uso. Ambos intercambiamos inclinaciones de cabeza y sonrisas forzadas, puestos de pie uno
frente al otro.
––Papá ha permitido que nos quedásemos a vivir aquí. Estamos terminando de arreglar nuestra casa ––
dijo Gladys.
––¿Ah, sí? ––dije yo.
––Entonces, no recibiste mi carta en Pará, ¿verdad?
––No, no recibí ninguna carta.
––¡Oh, qué lástima! Ella te lo hubiera aclarado todo.
––Todo está bastante claro ––dije.
––Le he contado todo a William acerca de ti ––repuso ella––. No tenemos secretos. Siento tanto lo
ocurrido... Sin embargo, la cosa no sería tan profunda si te permitió marcharte al otro lado del mundo
dejándome sola. No eres rencoroso, ¿verdad?
––No, en absoluto. Bien, creo que me voy.
––Tome usted algún refresco ––dijo el hombrecito, y añadió en tono confidencial––: Siempre sucede así,
¿no es cierto? Y debe ser así a menos que exista la poligamia, sólo que al revés. Usted me comprende.
Se rió como un idiota mientras yo me encaminaba hacia la puerta. Ya iba a atravesarla cuando un
impulso súbito y fantástico me hizo volver atrás para ir al encuentro de mi rival triunfante, que miró
nerviosamente hacia el timbre eléctrico.
––¿Querría usted contestarme una pregunta? ––pregunté.
––Bueno, si es razonable ––dijo.
––¿Cómo lo consiguió? ¿Buscó un tesoro escondido, descubrió uno de los polos, superó a algún pirata,
cruzó a nado el Canal de la Mancha, o qué? ¿Dónde está la fascinación romántica? ¿Cómo la conquistó?
Me miró fijamente con una expresión desesperanzada en su rostro vacío, bonachón, insignificante.
––¿No cree usted que todo esto es algo demasiado personal? ––dijo.
––Bueno, una sola pregunta más ––exclamé––. ¿Qué es usted? ¿Cuál es su profesión?
––Soy escribiente de un procurador ––dijo––. El segundo en las oficinas de Johnson and Merrivale's, 41,
Chancery Lane.
––¡Buenas noches! ––dije, y desaparecí entre las sombras, como todos los héroes desconsolados y con el
corazón deshecho; con la pena, la ira y la risa hirviendo dentro de mí como en una olla puesta al fuego.
Otra pequeña escena y habré terminado. Anoche hemos cenado todos en las habitaciones de lord John
Roxton, y de sobremesa nos sentamos a fumar en buena camaradería y hablamos otra vez de nuestras
aventuras. Resultaba extraño ver en este entorno distinto las caras y figuras tan conocidas y habituales.
Estaba Challenger, con su sonrisa condescendiente, sus párpados entrecerrados, sus ojos intolerantes, la
barba agresiva y su enorme torso, engreído y satisfecho mientras propinaba teorías a Summerlee. Y
también estaba allí Summerlee, con su corta pipa de escaramujo entre el delgado bigote y su gris barba de
chivo, adelantando su rostro consumido para debatir vehementemente todas las afirmaciones de Challenger.
Y por último allí estaba nuestro anfitrión, con su rostro ceñudo y aguileño y sus fríos y azules ojos de
glaciar en cuyas profundidades siempre resplandecía una llamita de humor y malicia. Ésta es la última
imagen de ellos que me llevo conmigo. Era después de la cena, en su propio sanctum ––la habitación de
luminosidades rosáceas y los innumerables trofeos––, donde lord John Roxton se proponía decirnos algo.
Sacó de un aparador una vieja caja de cigarros y la depositó encima de la mesa.
––Hay una cosa ––dijo–– que quizá debí haberles dicho antes de ahora, pero quería saber algo más
claramente qué cosa tenía entre manos. No tiene sentido despertar esperanzas que luego se disipan. Pero
son hechos, no esperanzas, lo que ahora tenemos con nosotros. Recordarán ustedes aquel día en que
hallamos el nidal de los pterodáctilos en la ciénaga... ¿no? Bueno, algo en la situación del terreno me llamó
la atención. Quizá ustedes no lo advirtieron, por eso lo refiero ahora. Era una tronera volcánica llena de
arcilla azul.
Los profesores asintieron con movimientos de cabeza.
––Y bien: de todos los lugares del mundo que he visitado, sólo en otro hallé una boca volcánica de arcilla
azul. Fue en la gran mina de diamantes De Beers, en Kimberley... ¿eh? Como ustedes ven, los diamantes se
me metieron en la cabeza. Aparejé una armadura para mantener a distancia a aquellas hediondas bestias y
pasé allí un día feliz empuñando una escarda. Esto es lo que saqué.
Abrió su caja de cigarros y dándole vuelta dejó caer unas veinte o treinta piedras toscas, cuyo tamaño
variaba entre el de un guisante y el de una castaña.
––Tal vez pensarán ustedes que debí haberlo contado antes. Bueno, así lo habría hecho, sólo que sé que
hay montones de trampas para el incauto y que muchas piedras de cualquier tamaño pueden resultar de
poco valor una vez que se aclara su color y consistencia. Por eso las traje, y el primer día de nuestro arribo
a casa llevé una al joyero Spink y le pedí que la tallase toscamente y que la tasase.
Sacó de su bolsillo una caja de píldoras y cogió un hermoso diamante que resplandecía, una de las
piedras preciosas más bellas que había visto en mi vida.
––Ahí está el resultado ––dijo––. El joyero tasó el lote en un precio mínino de doscientas mil libras. Por
supuesto lo repartiremos entre nosotros cuatro. No quiero oír nada en contrario. Y bien, Challenger, ¿qué
hará con sus cincuenta mil?
––Si realmente insiste usted en su generoso parecer ––dijo el profesor––, fundaré un museo privado, algo
que ha sido uno de mis sueños desde hace mucho tiempo.
––¿Y usted, Summerlee?
––Me retiraré de la enseñanza, y así hallaré tiempo para proseguir mi clasificación definitiva de los
fósiles calcáreos.
––Y yo usaré mi parte ––dijo lord John Roxton–– para equipar una expedición bien organizada y echar
otro vistazo a nuestra vieja y querida meseta. En lo que se refiere a usted, compañerito, por supuesto
gastará la suya en casarse.
––Pues no pienso hacerlo, todavía ––dije con una sonrisa apesadumbrada––. Creo que más bien me
gustaría ir con usted, si me acepta.
Lord Roxton no dijo nada, pero una mano morena se extendió hacia mí a través de la mesa.

º